Márgenes Urbanos: Recuperación Barrial de las Quebradas de Valparaíso

De Casiopea




TítuloMárgenes Urbanos: Recuperación Barrial de las Quebradas de Valparaíso
Palabras Clavemárgenes, milan, arquitectura, barrios, quebradas, valparaíso
Carreras RelacionadasArquitectura
Período2011-
LíneaCiudad y Extensión
ModalidadAsociado (interuniversitario)
Investigador ResponsableAndrés Garcés
CoinvestigadoresAntonia Scarella
PDFArchivo:Recuperacion Barrial de las Quebradas de Valparaiso.pdf

Valparaíso, ciudad no fundada, si bien su origen data de 1536, sus primeros asentamientos aparecen en 1646 producto de un importante desarrollo portuario que trae consigo la presencia de un gran numero de inmigrantes que llegan al sector, configurándose en 1850 como el Puerto Principal del Pacifico y gran plaza comercial para el país. Producto del crecimiento espontáneo de la ciudad, y la instalación de recintos públicos sin una planificación estudiada, Valparaíso al día de hoy contiene una serie de Márgenes Urbanos de los cuales podemos distinguir al menos 3: márgenes de implantación, márgenes naturales y márgenes de borde. Su estructura morfológica en forma de herradura orientada hacia el mar, conforma la ciudad a partir de un tejido compuesto de una explanada rodeada por un vaivén de 50 cerros que en sus uniones conforman una gran cantidad de quebradas. Éstas, desde sus inicios fueron los accesos a las cotas más altas, para luego, dado el crecimiento espontáneo del puerto comenzaran a poblarse sus laderas y a configurarse como ejes públicos dentro de la estructura urbana principal, los llamados ejes transversales Plan-Cerro. Las quebradas, hoy son parte de los márgenes naturales que la ciudad no ha sabido vincular urbanísticamente y que, sin embargo, se configuran como elementos estructurales del tejido urbano puesto que están en medio de la ciudad y porque vienen a ordenar los flujos naturales del agua como también de las personas que suben y bajan todos los días por ellas y que viven en los cerros que las rodean. Las quebradas no han podido cumplir con la destinación vertical de esta ciudad portuaria, principalmente por sus características físicas que las constituyen como elementos de difícil proyección arquitectónica, lo que en conjunto con su condición natural de bajadas de aguas lluvias genera importantes degradaciones en sus entornos. Esta problemática la hemos estudiado los últimos 5 años en los talleres de arquitectura de quinto año junto a alumnos de título, logrando tener un catastro y análisis de unos 50 casos de estudio en las quebradas de la ciudad, desde sus dimensiones urbanas, sociales, históricas y culturales y proponiendo proyectos que las integren a la trama urbana. La estructura del taller se basa en un estudio a partir de la observación y experiencia personal en el sector por parte de los alumnos, quienes dibujan, ob cuantifican servan, entrevistan y los valores y problemas que surgen de sus salidas a terreno, para luego pasar al estudio especifico de diferentes sectores de la ciudad definiendo las áreas de influencia y áreas afectas para una intervención urbano-barrial, logrando como producto, un levantamiento en profundidad de las problemáticas y características sociales, geográficas y culturales los que terminan con la propuesta de un Plan Maestro general para la reactivación de las quebradas de Valparaíso, teniendo como objetivo la recuperación de su “identidad barrial”. Trabajamos a distintas escalas urbanas de tal modo de ir aproximándonos a la escala arquitectónica del proyecto. Esto lo hacemos siguiendo metodológicamente un concepto arquitectónico que llamamos “la Estructura Radical de la Extensión”, ERE, la cual a través de un minucioso proceso de modelos, con un alto porcentaje de abstracción, pretenden extraer de la propia morfología urbano-geográfica, los elementos radicales de la forma, que los alumnos toman como principio para el desarrollo de sus proyectos. Decimos, la Arquitectura es” la extensión orientada que da cabida”, y con esto intentamos no gravitar en los problemas de la forma por la forma, mas bien insistimos en que la arquitectura, por sobre todo, es la extensión misma, que orientada por factores sociales, culturales, geográficos, etc. Dan cabida, de un nuevo modo, a los actos humanos que subyacen en la realidad donde ya se inscriben, puesto que para el taller la arquitectura emerge del “lugar”.