Luz de la Interacción

De Casiopea


TítuloLuz de la Interacción, La Apertura del Dinamismo hacia la Permanencia
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras Claveluminosidad, dinamismo, permanencia
Período2015-2015
Del Curso1º Diseño 2015
CarrerasDiseño Gráfico, Diseño Industrial
Alumno(s)Antonia Martinez

Luz de la Interacción

La apertura del dinamismo hacia la permanencia

El acto del comer, es una actividad muy frecuente en nuestra sociedad, nos encontramos muy familiarizados con esto ya que se ve a diario y se puede llevar a cabo prácticamente en cualquier lugar que posea un ambiente óptimo para desarrollar esta acción, logrando establecer comedores de todo tipo y de todas las formas (ya sea una manta sobre el pasto, una mesa en un restaurant o las propias piernas con un plato sobre estas). Pero, si nos proponemos ver más allá de esta acción misma de personas alimentándose y vemos todo lo que sucede alrededor que incide directa o indirectamente en esta situación, podemos llegar a analizar una infinidad de factores que repercutirán en que este acto del comer varíe plenamente uno entre otro, obteniendo situaciones muy diferentes,

La luz, entendiéndola como luces tanto naturales como artificiales, es uno si no el más importante de estos factores ya que juega un rol fundamental en cuanto al ambiente que esta determinará, e incidirá, junto a otras cosas en los tiempos de permanencia que se lleven a cabo dentro de este lugar. De esta manera, se analizaron variados casos y situaciones en las que se podía observar la mesa de la comida, entre los que se encuentran los patios de comidas y cafeterías, resaltando en cada uno de estos lugares dos momentos contiguos y muy diferentes que se dan a lo largo de una comida. En los patios de comidas se observó todo lo que tiene que ver con el transcurso de la comida y la interacción con esta, y en las cafeterías lo que viene después, la sobremesa, en la que se abre esta interacción hacia el resto de los comensales. Luego, en un acto único unir estas dos instancias , en las que en un primer momento la luz del dinamismo de la comida da apertura a un segundo momento en que la luz de la permanencia genera la instancia óptima y un tiempo más prolongado para la recreación entre los integrantes de la mesa, o bien con uno mismo; y junto con esto, nombrar cuales son las cualidades y características de la luz que invita al dinamismo o a la permanencia. A lo largo del trabajo se definen estas luces y se ve como la interacción de éstas con su ambiente determinarán uno u otro momento, para posteriormente construir un objeto lumínico que de cuenta del acto del transcurso de un momento a otro.


Fundamento

Momento 1: La luz del Dinamismo

Croquis 1: Los espacios amplios y altos permiten la abundancia de gente

El lugar optimo para lograr observar todo este movimiento, ligereza y dinamismo que ofrece el acto en si del estar comiendo, es el centro comercial. La gente se sienta, come, intercambia bocados, echa sal, toma y suelta cubiertos, levanta y deja el vaso, se limpia la boca, y al terminar se va; todos estos pequeños movimientos van generando cortos destellos luminosos que generan un plena sensación de movilidad, por lo que se vuelve una instancia muy corta y no genera un gran nivel de permanencia. Pero ¿cuáles son los factores que inciden en esta brevedad? La verdad, son incontables, varían desde la ligereza y movilidad que nos entrega una bandeja, que no da espacio a los momentos previos y posteriores de la acción del comer ya que existe una rápida acción en llevar y sacar el alimento de la mesa; hasta la sensación de inseguridad que nos da la magnitud de un patio de comidas, ya que este gran espacio con tanta información lumínica y sonora, compartido con tantas personas genera un ambiente poco intimo e impersonal (croquis 1). Pero, quizás el factor más incidente en el dinamismo es la luz.

Croquis 2: La cantidad de focos multidireccionales generan una tonalidad homogénea e intensa.

Los focos lumínicos dentro de un patio de comidas en un centro comercial son incontables, existen muchas luces artificiales de gran intensidad y gigantescos ventanales y tragaluz, de manera que existe una luz casi homogénea dentro de el lugar que abarca todo el espacio con una misma e intensa tonalidad (croquis 2). Todo esto se debe en parte a el gran espacio que deben abarcar, y a la imagen limpia y salubre que da un lugar bien iluminado con una luz fría. Pero, el propósito final de esta luz específica, es que invita a una acción del comer rápida y efectiva, con un recambio continuo de personas que se sientan en una misma mesa, ya que la intensa luminosidad, junto a el constante ruido y flujo, no permite a los comensales relajarse ni sentirse plenamente cómodos en el lugar como para estar más del tiempo necesario, es más, las personas adquieren una posición despierta, ágil y atenta.

AMCcroquis3.jpg

Bajo todas estas observaciones, llamamos a la luz de este primer momento: “La luz del dinamismo” y a partir de los datos obtenidos del patio de comidas, se abstrajeron las características esenciales que generan esta movilidad, de manera que esta luz fuese la que estuviese presente durante el acto mismo del comer (en la mayoría de los casos, ya que el acto del comer en una cena romántica bajo la influencia de la luz de una vela es absolutamente distinto). Por lo tanto, podemos concluir que la Luz del dinamismo es: intensa, nos mantiene despiertos y atentos; concéntrica, con respecto a la mesa y todo lo que rodea la comida; fría, ya que no genera una sensación de confort que prolongue la permanencia; y homogénea, ya que los focos multidireccionales no generan grandes contrastes que den espacio al descanso de la vista.

Momento 2: La Luz de la Permanencia

AMCcroquis5.jpg

El lugar en que la permanencia se da con mayor evidencia, es en una cafetería, ya que el momento al que llamamos “sobremesa” toma protagonismo y mayor duración que el momento de comer. La gente llega al lugar, se sienta, espera lo que comerá, mientras interactúa con el resto de las personas presentes en la mesa, o bien, si se encuentran solos, utilizan el tiempo para leer, trabajar en el computador, o simplemente disfrutar del tiempo de ocio. Cuando llega el café, sólo o acompañado de algo que comer, como una torta o una tostada, la comida posee tan poca complejidad, que el momento de la luz del dinamismo es casi imperceptible debido al corto tiempo que requiere comer o tomar un café, además estas acciones se pueden realizar mientras se interactúa con el resto de los comensales. Al acabar esto, la gente suele seguir conversando por largos ratos, pueden pedir un nuevo café y extender el momento de permanencia por un prolongado tiempo.

Pero ¿cuáles son los factores que inciden en esta prolongada estancia? Nuestro factor principal, nuevamente es la luz debido a las siguientes razones: Dentro de una cafetería, la luz es cálida, tenue y escasa, los focos de luz se combinan armónicamente entre los naturales y los artificiales para no generar una saturación lumínica del lugar; vale decir, los focos lumínicos artificiales se ocupan escasamente, principalmente, sobre algunas mesas y se complementan con ventanales que dejan pasar una luz unidireccional que proyecto sombras alargadas. De esta manera, la tenue tonalidad general permite el descanso de la vista, llamando a la relajación y llevando a mayores tiempos de permanencia.

AMCcroquis4.jpg

Además, en estos lugares los contrastes de luz y sombra abundan. Debido a la cantidad de sub-espacios que podemos encontrar, generalmente mas “encerrados”, “arrinconados” y con techos bajos; de manera que la luz se distribuye de una manera poco uniforme y focalizada, generando espacios lumínicos únicos, que en conjunto al cobijo de los espacios mas cerrados, genera una atmosfera de intimidad y comodidad.

La luz de este segundo momento, será “La luz de la Permanencia” la cual posee rasgos similares en la sobremesa que se genera después de cada comida, por lo que podemos definirla bajo las siguientes características: es cálida y tenue, ya que llama a la relajación y a un ritmo poco acelerado, genera comodidad e intimidad; posee variados contrastes, que permite el descanso de la vista; y por último, es una luz abierta, ya que se rompe este núcleo que gira en torno de la comida, y la gente se abre hacia la interacción con el resto (gesto de acomodarse en el respaldo de la silla “echado” hacia atrás).

Resumen y características de la luz observada sobre las que se construyó el fundamento


Proceso constructivo del objeto luminoso

Las tres fases del objeto luminoso

A partir de nuestro acto: "la apertura desde el dinamismo hacia la permanencia", se construye un objeto luminoso que de cuenta de esta acción. Para esto el objeto cuenta con dos momentos y un transcurso que une a ambos:

  • Primer momento: La luz ausente
  • Transcurso: El dinamismo de la luz
  • Segundo Momento: La permanencia de la luz

En mejores palabras, podemos decir que a partir desde una luz ausente (oscuridad) se generará un dinamismo en la superficie de la mesa con pequeños y rápidos destellos de luz fría que abrirá paso a una luz homogénea, quieta y cálida como la permanencia.

Vista interior del objeto luminoso.



Construcción de la caja oscura.

Primer momento (construcción de la oscuridad) Para lograr la oscuridad absoluta, se construye una caja con tres capas de cartón forrado, con una apertura por abajo para que la luz pueda salir sin reflejar hacia la superficie. Además, la caja pequeña es pintada negra en su interior para que la luz se absorba y no refleje.

Construcción de la "barra luminosa" y sus secciones.

Transcurso (construcción de la luz dinámica) Se construye una barra luminosa de luces led contiguas (40 cm de luces., 10 cm. de pilas e interruptor y 20 cm. que sobresalen de la caja y actúan como palanca para generar el movimiento.)

Esquema de capas interiores.

Por otra parte se construye una placa de cartón dúplex doble de lado a lado desde el término de la caja de oscuridad del primer momento hasta 55 cm más. La placa es perforada aleatoriamente con hoyos de 1 cm de diámetro, para luego pasar la barra luminosa desde el punto A al B, y refleje en la superficie el movimiento de pequeños destellos de luz fría.

Reflexión de la luz al interior del objeto luminoso en el segundo momento.

Segundo Momento (construcción de la luz de la permanencia) Entre la Placa perforada y el contorno de la caja queda un espació de 10 cm. por los que se asomará la barra luminosa al terminar su transcurso por el dinamismo. Arriba de este espacio se pone un velo de papel celofán amarillo de manera que cubra todo el espacio, y se forra, algunas caras de la caja de cortón corrugado y superficie de la placa perforada y la caja de la oscuridad, con papel vinílico plateado que actúa como reflector. La luz en este segundo momento subirá por esta apertura reflectando el papel vinílico la luz homogénea y cálida del papel celofán.

1. La luz comienza a aparecer débilmente entre la sombra marcando distintas tonalidades, intensidades y tamaños dentro de la misma figura concéntrica que irradia la luz radialmente.
2. El conjunto de focos lumínicos de distintas intensidades alumbra de manera gradual produciendo un juego entre luces que dan dinamismo a la superficie.
3. Las luces frías y cálidas comienzan a vislumbrarse entre ellas dejando aparecer el momento exacto de la transición.
4. Los tenues destellos luminosos tienden a homogenizar la superficie de manera progresiva hasta perderse en la oscuridad.