Los días

De Casiopea



TítuloLos días
AutorGodofredo Iommi
Páginas18
Imágenes35
Ancho 21 cms.
Alto 25 cms.
Fecha1985
ColecciónPoesía
FondoIommi-Amunátegui
ConjuntoCarpeta Celeste UCV
Número de Ingreso010
NotaManuscrito en tinta negra sobre papel de cuaderno de matemáticas en ambas caras. No tiene fecha, podría ser 1985. No se reconoce como un texto publicado anteriormente. Revisar: la numeración corresponde a lo anotado –no de mano de Godo– con lápiz grafito en el extremo inferior izquierdo de la página, un número dentro de un círculo; algunos retiros tienen otro número no necesariamente correlativo.
PDFArchivo:Los días.pdf
Código
IOM-POE-IAM-CCU-DIA-985-010


día 1

tantos y cual y antiguas
                                  (que uno u otro azar
por esa laya nimia
                                que me despierta dentro
                                como la luz se sala inaprehensible
si murmurables y no [murmurables]
                               donde pensar enamora los párpados

      ¿ y aún ?

                      Un ángulo del vaso dista, se dista
      de ángel o cabello
                      cuan sutiles van y vienen (oído decir)


día 3

si quien dado al habla
                     – ¿hincarse inverso
                     sin ningún [sen]?

ah – (¿por qué no escribir ah?)

                     ni siquiera la mano
                                                       roza los casos

pero ellas,
                     ellas miraban


día 4

¿ otro adagio el asa?

                           suave y excepta

si luego a luego los números

o el sueño que distancia entre
                                               o acaso entre
                                               acaso
                                                      intermedios vecinos
                   del cuerpo a la memoria

¡ Si tanto más fácil !


día 5

[Atenúa, Atenea] la inducida en la ventana

– página que cuanto a voz conceden

                                                            o ala
           del adorable desierto
                                                     que temblante

el desliz señorial

                      al desolado amor de las casas.


día 6

rasa luz su mero donde
                                      en cuerpo,

sale a impalpable
                                donada como resto

de sí,
               un ángulo alarga
                                      prez a prez su silencio

        Una castidad sin reto

                                              en los pechos.


día 7

Ingrávida hacia el hilo
con un fin
                       apenas vuelto sonido

         – más ya y ya no más –
que riesgo de aires concita
sombras de madre
                                        a todos
y a los distantes, distantes
– Melódica acepción inaudita
                                                      nos reconoce
y mece la intención
                                  en semisueños

         donde el amor al amor

                                              sin amarras.


día 8


       sólo viniente,
                                 dícete viniente

del abandono a su abandono
                                                               tras
                             el beso inconcluso

del mendigo.


día 9

¿El alce en las sombras intactas
                                               (¿No fue así?)
                                                              el juego herido?

       cuando el amor
       estremecía la mano a mediodía
                                               y luego pares
                                                    al giro de los verbos

para llegar
                con su vientre todo lúcido
                sin interrumpida memoria

                                            Llévanos a estar.


día 11

Asoma sin que
                            sin para
                                           irreprensible

pues la vista
                  de relevo en relevo persuade
   la de alba
                         que roza
                                               a los débiles

              – en tanto su tacto fino
         siquiera lábil,
                                         sumisa –


día 12

erguir
          en la espléndida repetición
el dado suave del nombre
                            y todavía vivir de por sí
         si recuerdas que no recuerdas
Acaudalado
                 ¿puedes entender las distancias?


día 13

Una salud demás siquiera
         que busca el aire en tu seno
                               Tu acogedora latitud
         con que se acceda
         a la miseria pura

      Tu mismo rostro
                                    al menor giro


día 14

[apuras del arco]
                               invernal, libre
        capaz –

        Llega compasiva niebla de ofrenda
        a tu juego abierto, impensable
        para el cuerpo entero que pretendes
                                       Así dan,
                                                       dan.


día 15

Aguda y vez
que incierto el día ya no semeja
y la virtud se resta en el himno
con pasos sueltos
                 miedo a miedo
                 de volver o no del río
                 hacia la sombra que abraza
                                 Tú
                                       cuyas ayudas.


día 16

sin última tristeza de colina
– reclino la migaja
                                 como una lágrima
que redime cierta cortesía,
                                                  esa bondad
que fue invisible lejanía
                                                   y resiste,

Canturreo sin hojas, esos vientos vueltos
mirándonos.
                                             Condónanos.


día 17

                        – si la que canta
en el rescoldo
                        cuida
                                  vuestra precisión audaz,
hasta el llanto
                que no recurra al borde
                del boscaje azul
                difundiendo ya en los placeres
                de ambas rodillas
                y más…


día 19

Pido
la energía,
no ser impedido,
el consuelo.
Tu continua presencia suave,
la proporción de lo que haga
paz,
algunos años sin que el orden se exceda,
que el cuerpo no se atribule en el alma,
para dormirme feliz
en ti
y cuidas a todos con tu amor
desde el seno de tu amor

Nada sino tu misericordia
nada
nada
nada

El gusto de la obra por hacer;

el mundo que tú nos diste
                                                    nos
confunde con su exceso

Fuerte apego a esta vida
                                       Sí, pero también tuya


día 20

(Los extraños) Éramos, éramos.
                    Un aire va a otro viento
          en tolerante olvido de la piel,
         que menester en el paseo
         por otro miedo, excesivos silencios
                                                        pero hay rostros
                                     y sus piadosos ornatos


día 21

Asura en el valle
                       maestro, femenino

las primerizas tocas en la cabeza

calmas e inciertas

afines
          tras el bajío íntimo
          para reunir
                             la credulidad del aire

(¡Devuélveme el camino,
su imposible!)
                                                A favor de.


día 22

De números indican
                    (¿sólo números?)
van por velos presurosas
como a filo de vaso

              – construida doncella
de celo o esperanza

              [en tanto] lenta, pulida
la abstención
                      [cuela] sus figuras
                                                    (¿me reconocen?)

Han de encender donde haya día que haya noche

Pero ¿cuál [puerta] entorna?

No bastó el habla sino el canto

necio
            necio, mío


día 23

Haz un fuego

tú,
apersonado
                  bellísimo
                                   desapego

para sobresalir del cuerpo con el propio cuerpo

ese retorno justo de ala

en la primera exclamación
 
                                        al [desasirnos]

Duras rodillas bajo tales lluvias

como cimas de voz

¿Y si él fuese?

Entonces la familia rápidamente

se recoge el seno.


día 24

Sonante y contante
el silencio
                 guarda tu promesa

¿Qué inclina la [fruta]
                                    a la sonrisa

                           lejos de tal amor

       Y tú
              desde una esquina
con una carta que tiembla en la tarde

       Insisto sin saber ¿sabes?
       que el tiempo existe sólo
       porque tiene [pies].


día 25

   Todo inicio saluda el cálculo
   la advertencia
                en el cuello que danzo
como sube del gusto al ánimo la caricia
                 Apenas hoy en la repisa
                  donde la cabeza
                                               deja
                                                           [longénima]
                   dados también
                                         a los menesterosos


día 26

Deshaz la meta

de mi lágrima

derruida

con tibieza de mar

abandona el agua

pues aún después

las obras siguen.


día 27

Entre callejas y lumbres
como toca la interjección
                     de tanto ignorar al inocente

Ellos []
            el soliloquio solar
                                   dolidas remembranzas
cuyo sigilo
                    tiembla en el día
                                               entre tus dedos

Entonces giró su voz a la confusa lástima
de los deseos
                       y como ocaso rasgada
                       fue sana.


día 28

Bienvenidas de manos
en alcuza
                Ella lava la sangre
en la promesa que danza

Los gozos no pueden cederse

Una indecisa muchedumbre

cruzaba el campo.


día 29

Otra vez el pedido
reposa en la llanura
dice a borde de idiomas

Suelta la capa al deshecho
y embellece el robo
con el rastro
                           de lo efímero.


día 30

enriquecidas
                     en el furor de la trama
y lejos los cambios tras la polvareda

         Mas tan envuelto el gracil
brazo
            entre desperdigados

                     ¿Pena otra vida en la apuesta?

pero los más queridos son sin relatos
y temen las brisas.
                                  Sólo después,
                                                         sólo después.


día 31

La presa de amor
                         en su muerte

(otro aún en expandidas auroras)

Cuando la estancia
asciende en cada uno
y el talento tiñe
con íntimos distingos
                                                  la libertad

Escondía el vino en la sangre
sobre labios extranjeros
                              con pies impredecibles
del único amante.


día 32

Nunca sendero va
                               mas viene
los regalos
                   abren sus retornos

ella que nombra,
                                  que nace
textura de destierro

                                         hasta el oficio

El sueño custodia el dios.


día 33

Su discurso teje el brazo
la humildad de la calle

esta suerte que se [es...va]
por sí misma

una libertad más tímida en el cedro

porque apagas
                                largo
                                           
                                           el dulce nombre


día 34

Da olvido
            a bodas,
                     ese pasado cava
en la aventura
                           su barca

Un desamparo se descubre
como el oído
                       pierde la historia
en el oleaje.

       Sensual argucia
                                   finura del jalón
                                                             en el dominio

Pero un solo pan
                         [abunda] sin caminos

                                                   Y bellezas extremas.


día 35

Los nudillos al muro
nunca concluso pasa el canto

huyo sin detrás
                       y los setos cruentos

           [que] el amor aún enamora

   (no puedo morir
    porque tú sólo has muerto,
ruidos inexactos
                              entre mis días

                                                mas tú expiras
y un aire va sin sueño ni vigilia
(que sólo juega en tu juego)


día 36

Epístola de S. Pedro

Un allegado
                    despoja el suelo
despoja su ausencia en la propia sombra
deja la prenda
                          en un espejo
donde pueden retenerlo las lejanías
          las que padecen espacios
va de injusto al nadador ciego
      para elevar las aguas


día 37

          El abra aquieta su navío

es el elogio del tiempo cuando desprende el horizonte

                        y con tan sencillas

                        cose orillas

Repetirán las bandadas
        ese solo crepúsculo
                                   un nombre
                                   que da nombres

Tantos vientos regalan al poblado arrodillado
con labios que se deslíen
yemas a tientas
                           a la ciega hermosura

Cuida del primero
y descienden por el río los peces
                                                             promisorios


p. 38

             Inicial más antigua que sí misma

             aleja su amor con la ternura

             – Cortinas despiertan la tarde

manos aún que el aire febril
                                              y la memoria baja
a las paces
                donde entre rostros mueve a estos huérfanos

con luz de pies en la alfombra

– gazofícilio –

                cede al comienzo imposible

---

Fondo Iommi-Amunátegui / Carpeta Celeste UCV:

---