La escala

De Casiopea



TítuloLa escala
AutorGodofredo Iommi
Páginas8
Imágenes8
Ancho 21 cms.
Alto 27 cms.
Fecha1941
ColecciónPoesía
FondoIommi-Amunátegui
ConjuntoCarpeta Celeste
Número de Ingreso007
NotaVersión original mecanografiado. Poema perteneciente al conjunto editado con el título Fuese (Escuela de Arquitectura UCV, Viña del Mar 1984). Al final del poema, se lee manuscrito: «1941».
PDFArchivo:La escala.pdf
Código
IOM-POE-IAM-CCE-ESC-941-007


p. 1

Seña de mi carruaje
la garza
dice adiós sobre los vientos
y como un párpado
en el corazón
tiembla la noche


p. 2

LA ESCALA


oculto en el viento
y aquella
geografía extendida
delante del viento

(para sobrepasar el hambre, la alegría, la sed ajena de en-
frentarse como dos ojos)



desprende nuevos seres
hurtos veloces
el ademán que sustraiga
los nombres interiores
de una virgen
un vínculo
en la activa muerte con que las presas de caza
                  aumentan el mundo


p. 3

Sin alrededor
para sentir el fuego
la justa presión de la especie tu desobediencia
transparente
                               uno que abría las parvas
                               y aparecían las estrellas
                               sobre las manos culpables

              las almas viejas nos embisten en mi sombra

                               el hambre el hambre
              que ensancha la campana
                               y en los vientos pobres
                               hay otras medidas, más nuevas
                               y duras
                                            para que solo las guerras
                               abran la caricia cierta
                                                                          generosa


p. 4

Se llenaba de estampidos procaces
de calles
                      la voz golpea contra
                                                           los bordes de este cuerpo
                      y la imagen se hunde
                                                                                            en el mar


                      – con signos suaves
                          volvía a la superficie
                          entre destellos muertos.

El único día que el tiempo pierde
                                                               – tantas vésperas indefinidas
el agua el orgullo
consume las energías del parto
el origen cálido
que sube a la mirada
                                        – un animal entero en tu desorden
                                                                  invicto
con el rigor de la verguenza
y las manos en alto
                                                                  vértebra salvaje
las luces portuarias
ofenden vuestra clemencia vuestras
y el vestigio
                      un origen
                                         la escollera
que en la fuente se levanta sin reparo
tenaz
            entre los miedos y las cobardías.


p. 5

                          Tu secreto de iguales pasados
                          en la cara del mendigo

                          Un aire deja sus leyes femeninas
sobre el pasto
                          las custodias
                          abren sus términos
                                                                   nos duele la inminencia
                          y alguien se descalza

– el llanto
                  para que el joven encuentro su huella
                  encima de los usos de este cuarto
                  bajo una misma luz pareja, inhabitable

                  que guarda la bahía
                  entre dos noches


p. 6

ellos me someten a su esfuerzo
a bocanadas de pájaro que crece y disminuye
los indicios en el mueble
el objeto
un eco

de rodillas
te niegas al duro perfil
de las camas
                        del océano
prendido en las luces de las candelas

y el ruido blando
                   que se derrama en el suelo
                   ante los ojos del orante
                   y la vida
                                    desnuda tu
                   exacta y circular en el
                                                           miedo


p. 7

tanta facilidad
acomoda sus maderas
              hoteleras
y la oscuridad insensible al azar
                         por su odio
                                su odio interno al hombre

                                con reflejos en las hilachas

en vano, en vano dios mío
                 porque él está lleno de ciencia
                                                      impío
                 y el hombre, solo el hombre llora

– sus papeles asienten
   su indiferencia no abre
                                                        el cautivo

   nada de su silencio
                                       resuena en otro astro


p. 8

O la ida delicada con que un objeto noble
en el repostero
deja abierto su espacio

para que el hombre alcance una existencia
                       y el llanto entraba
                                     y se hacía

                                                                                                  otro

                    el miedo, el miedo, sus grandes estadios

                Tu no viniste nunca, la sombra en el vidrio
                                           la madrugada rota
– Así también he sido pasado. Una noche de 1941
   Abril en Bahía, desde las once a las seis de la madrugada
   o poco menos.
                                          Después empezó el día.

---

Fondo Iommi-Amunátegui / Carpeta Celeste:

---