La Ciudad no es un Árbol

De Casiopea



TítuloA City is not a Tree
Año1965
AutorChristopher Alexander
Tipo de PublicaciónEnsayo
URLhttp://habitat.aq.upm.es/boletin/n40/acale.es.html
Carrera(s)Arquitectura, Diseño Gráfico, Ciudad y Territorio
Cursos RelacionadosTaller de Diseño Gráfico Titulación 1
Proyectos RelacionadosLenguajes Visuales para la Ronda de los Oficios
NotaLa ciudad se puede clasificar según su organización en dos esquemas mentales básicos. La ciudad ¨semiretículo¨ es una ciudad natural mientras que la ciudad ¨ árbol ¨ es una ciudad artificial, diseñada y planificada.

Si entendemos como sistema a los elementos de un conjunto cooperativo, podemos definir a la ciudad como un sistema de sistemas que es abierto y muy complejo. Dentro de estas concepciones, un subsistema puede ser considerado como una unidad conformada por una parte fija y una mutable. Por ejemplo la fija podría ser una acera, un semáforo o una tienda mientras que la mutable estaría representada por la gente, las luces o el dinero. En la estructura de árbol no hay sobreposiciones, es un sistema simple y primario. En el semiretículo en cambio hay sobreposiones, es muy complejo y sutil. Como ejemplo de ciudades árbol podría nombrarse a las new-towns inglesas o a Brasilia donde se identifican claramente sistemas concebidos en forma aislada. LeCorbusier y la separación entre el peatón y el vehículo. Hoy en dia es preciso que esto no sea así. Imaginemos una persona cargada con bolsas luego de realizar sus compras en pleno Manhattan. Pues para esto existen ahora los taxis y la locomoción pública. Una de las tendencias de los primeros CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna) a separar las zonas de diversión del resto es un claro ejemplo. Pocos niños que se aprecien juegan en estas zonas valladas. El juego se produce en cualquier lado, es la forma de un niño de tomar contacto con lo que lo rodea, de relacionarse con la ciudad.

¿Una sala de conciertos tiene que estar al lado de una Opera?¿Pueden ayudarse mutuamente? En una ciudad como París, Viena o Londres cada espectáculo encontró su lugar más adecuado. Crean su propia atmósfera. Tienen influencia sobre una zona de la ciudad.