Ivanna Badilla Mariscal- La calle y sus capacidades para un espacio escénico y cultural

De Casiopea



TítuloEnsayo
AsignaturaTaller del Programa y Forma de la Edificación
Del CursoTaller del Programa y Forma de la Edificación 1º Semestre 2020
CarrerasArquitectura
1
Alumno(s)Ivanna Badilla Mariscal


La calle y sus capacidades para un espacio escénico y cultural

Introducción

En la actualidad, entorno al teatro callejero, este lleva a cabo obras en todas las ciudades del mundo, donde sus inicios se remontan a la antigua Grecia, situando a los viajeros que llegaban a la ciudad de Atenas y contaban sus historias de viaje. Las calles son un lugar distinto, descontracturado y sin las condiciones técnicas que abarca un teatro convencional, y que, a pesar de aquello, las expresiones culturales han sabido ganarse este espacio en las ciudades. Esta manera de expresar representaciones, hace que cualquiera pueda acceder a presenciarlas, diversificando así a un público, y que personas que no concurren al teatro puedan gozar de ello.

Cualquier expresión teatral puede ser trasladada a la calle, desde algo clásico, ópera, infantil, danza, etc., sin existir un estilo definido, abarcando así principalmente, en el presente ensayo, sobre agrupaciones carnavalescas como las comparsas y escenarios populares en distintos países, su manera de llevarse a cabo, y su impacto en la población. De acuerdo con la Real Academia Española, la palabra comparsa proviene del idioma italiano y se refiere al “conjunto de personas que en las representaciones teatrales o en los filmes figuran y no hablan”. Así, el comparsa surgió del requerimiento de la presencia de actores secundarios sobre el escenario para llegar a la improvisación y espontaneidad en las producciones dramatúrgicas, donde su papel consistía básicamente, en hacer acto de presencia, en que no se le escuchaba cantar ni bailar. Sin embargo, hasta el día de hoy esa imagen ha cambiado, y las comparsas representan grupos de personas, vestidos con llamativos trajes que bailan y cantan mientras recorren las calles de cualquier ciudad.

Cuerpo

Contextualizados primeramente en Argentina, en la capital de la Provincia de Corrientes, se da el Candonva italiano, disfraces, desfiles, y fiestas en la calle, que se realiza sobre todo en horario nocturno a lo largo de las calles destinadas a tal fin, o, en algunas ciudades, en las instalaciones específicas. Cada año, las comparsas que participan elaboran un tema o argumento que desarrollan a través de distintas secciones.

Pero también, debido a la magnitud alcanzada por el carnaval tradicional, se realizan los denominados carnavales barriales que tienen por objetivo mantener vivo el espíritu original de la fiesta, que se fue perdiendo. Así, sin intención de otorgarle una connotación negativa a las distintas magnitudes que un “espectáculo” pueda alcanzar, estas definen en cierta forma la llegada al espectador, como algo más íntimo o bien sentirse un poco ajeno. Entonces, los espacios y sus capacidades de albergar son una parte de generar estos ambientes, ya que también los “altera” la forma y la interacción. Ivannacroquis.jpgEl quiebre rutinario de la tarde, momento destinado al ocio desde la comodidad y acogida, en un ambiente de disfrute, lejos de distracción alguna

Una comparación y similitud importante surge espontáneamente de las lecturas previas de “La Ciudad Teatro, el lugar de la escena y otros lugares”, con el domingo de Carnaval en Villanueva y Geltrú, España. En el domingo de Carnaval, las comparsas, salen a la calle agrupados en banderas que representan a las distintas entidades y asociaciones de Carnaval y acompañados por bandas de música provenientes de todas las regiones de España. Son ese día, "Els Comparsers" los animadores de la fiesta, que van en pareja, vistiendo con la indumentaria representativa de cada entidad para ese día. Inician el “espectáculo”, danzando y saltando al son de la música de las charangas que acompaña durante todo el trayecto a "La Comparsa", tirando y lanzando caramelos por todas las calles y plazas de la ciudad hasta llegar a la "Plaça de la Vila" en donde todas las agrupaciones se reúnen al son de la música para iniciar la batalla de caramelos y lanzarlos a todo el mundo.

Es en este momento, en que la la comunidad se hace parte desde los balcones de la plaza donde se puede apreciar un colorido espectacular en cada una de las batallas, aumentando con el tiempo la dulzura de la plaza, donde se recogen miles de caramelos, naciendo una mayor reciprocidad de las partes en la fiesta.

La manera correcta de los usos del espacio,se condice en cuanto a la manera de quién decide cómo hacerlo. Se aprovecha la luz y ventilación (cualidades del espacio) al final de la cocina como un espacio propicio y alternativo para secado de ropa, que se "monta" como pueda-Elaboración Propia


Asimismo, nace una estrecha relación con la plaza de Aínsa, vista con anterioridad, donde su “disposición y forma rectangular, permite recoger el ACTO DE LA FESTIVIDAD, de manera bastante efectiva, donde los balcones de las casas acogen a gran parte de la población que asiste a la ceremonia y se dispone como si fueran palcos de la escena, lo que invita a reflexionar sobre el rol de los elementos arquitectónicos para el espectáculo, y que terminada la fiesta, vuelven a ser los espacios domésticos y cotidianos.”


Tablados de barrio- Tocho Ribeiro


En Uruguay, las comparsas que son llamadas de Las Sociedad de Negros y Lubolos, son agrupaciones carnavalescas que interpretan diversos ritmos musicales vinculados al candombe y Tango. Estas comparsas están integradas por un cuerpo de bailarines, una numerosa "Cuerda de tambores" y la participación de los personajes típicos del candombe. Aunque tienen su esplendor en los desfiles callejeros, también participan en tablados barriales con una actuación bastante distinta, en la que solo participan un pequeño grupo de tambores y bailarines, con vestuarios espectaculares y un especial énfasis en el canto y la coreografía.

Un teatro performativo, en espacios,calles barriales que son el escenario de una lucha y resistencia cultural. Un escenario que dialoga con los espectadores orientados a ello, dando forma al espacio de espectáculo-Registro "festival cultural", Gómez Carreño-Elaboración Propia


Los tablados que participan adornan sus escenarios con creativas propuestas aportadas por vecinos e instituciones barriales, que se esmeran en embellecer el entorno creando una atmósfera carnavalera, familiar y mágica. De esta manera se avanza en la tarea de fortalecer ámbitos colectivos de trabajo y de sumar valor al tablado de barrio. Los tablados barriales o populares, además de acercar el Carnaval a los barrios más alejados, permitiendo el acceso de toda la sociedad a los espectáculos, (manera en que se describe las representaciones callejeras en un principio), fomentan y fortalecen el vínculo social y comunitario. Esto acoge al punto de la magnitud ya mencionada, donde se facilitan las cercanías entre las partes y el sentimiento de ser un espectador importante, que tiene valor en la asistencia.


Sin embargo, hay quienes podrían sostener que el teatro o cualquier representación artística en la calle podría ser un acto invasor, que hace uso de espacios y crea una ruptura de los flujos y hábitos cotidianos. Así lo proponen André Carreira y Antonio Vargas en “teatro en la calle como performance invasora”. “Los habitantes de una zona de la ciudad establecen con sus padrones de uso una imagen y múltiples sentidos que finalmente conforman aquello que es percibido como el barrio, es decir, como un espacio apropiado por el habitar, un espacio de pertenencia.” A raíz de esto, un acto teatral callejero que se sitúa en espacios con “pertenencia”, consolidados y de hábitos cotidianos de sus cercanos podría tomarse como una práctica invasora.

Conclusión

Así entonces, desde las restricciones o circunstancias a las que se expone el espectáculo y el actor se piensa el desarrollo de lo escénico. El ruido, movimiento, luces y distintos estímulos a los que se expone el teatro en la ciudad no representan ningún inconveniente, si no ser el material con el cual trabajar. Tomando al ambiente urbano como la matriz, el espacio y sus flujos (transeúntes) conducen a ser elementos básicos para la sustentación del trabajo de los procedimientos a la puesta en escena. Finalmente, el teatro callejero, como idea invasora sucede de un gran potencial que tiene de crear rupturas en las operaciones del cotidiano. Así, el objetivo de esta ruptura en la cotidianeidad del espectáculo callejero, traería consigo un elemento de quiebre que hace repensar los usos de la calle y/o similares. Un teatro que revele costumbres y conciencia.


Referencias

Tocho Ribeiro.(2020). Tablados de barrio-Otros Carnavales.Urugay.Medium(https://medium.com/otros-carnavales-2020/tablados-de-barrio-c0487f520537)

André Carreira, Antonio Vargas. Teatro en la calle como performance invasora: ocupación de espacios y ruptura de flujos cotidianos. Arg.: Territorio teatral(http://territorioteatral.org.ar/html.2/articulos/pdf/n6_01.pdf)

Andrés Garcés. (Mayo 2019). La ciudad Teatro. El lugar de la escena y otros lugares.Valparaíso, Chile.