Isaías de la Sotta: Taller Amereida IV

De Casiopea



TítuloEntrega Taller de Amereida IV
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Isaías de la Sotta

“Un hombre de nosotros en un cuarto a solas puede pensar el mundo” -Godofredo Iommi

Pensar el mundo, arreglar el mundo, crear un mundo, sentir un mundo, cosas que nos abocan al oficio y que nos dejan una claridad hacia lo que hay que hacer. Cada cual con sus respectivos quehaceres que nos encierran en una libertad del pensar hacia que puede ser mejor. Es esto lo que nos define, ser capaces de pensar el mundo, de tal forma que cada cual pueda llegar a la meta de una manera más conveniente. Así como Colón que llego a su descubrimiento pensando en una forma más fácil de llegar a las Indias y demostrativa en su recorrido, trazando un viaje a lo inesperado, viajando hacia la incertidumbre y lo desconocido, que para él era un mundo conocido en su mente, pero nuevo en sus sentidos. El pensar se refleja en nuestro cuerpo dando paso a como esto lo expresamos a lo que nos rodea, sintiendo lo que a veces queremos sentir, viendo lo que queremos ver, escuchando lo que queremos escuchar, discriminando una cosa de la otra para así llegar a lo propio de la idea pensada y dar paso a lo corporal de lo pensado, esto para Colón fue el viaje emprendido hacia su destino en el que vio lo que quiso ver, sentir lo debía sentir y enfocándose en que este era su lugar. Cuando Colón pensó en que América eran las Indias, hasta allí llego el pensar de su mundo, limitándose a un solo enfoque y no seguir pensando en que hay algo más allá que solo sentir un mundo con una pre concepción, si no crear un mundo nuevo, a partir de lo que veía sin una discriminación de lo que quería ver. Es por esto que pensar el mundo abarca la creación de algo nuevo que envuelva el más allá de los sentidos y que el pensar y crear sea lo imperante en nosotros.


La vida en un modo poético

La vida en este modo abre al crear, de tal forma que conlleva a la originalidad del pensar, viendo cada cosa como algo nuevo y de un modo diferente al resto. Esto forma una lucidez en la mente haciendo que cada cosa que se ve, se escucha, se siente, se huele y se toca lleve a una interacción de la mente con el cuerpo, situando una conexión directa con lo que nos rodea. Esto al llevarnos a la originalidad hace que cada cosa en el oficio se haga mejor pensada y con un criterio que ve lo empático, lo recíproco y lo que acontece, dando forma a cada uno de los objetos creativos que se dan, ya sea un mueble, una casa, una melodía o bien un invento que nos haga la vida más fácil. Cada cosa creada crea un nuevo acontecer que junta la vida en poesía con nuestro ambiente, dando cabida a una nueva conjunción de elementos que a su vez crean tal reciprocidad en las cosas y su modo diferente de vivirlo. La vida en un modo poético se junta con muchas disciplinas y artes, uno de ellos en el que se va de la par es con la música, estos dos siendo un mismo tipo de vida se abren hacia un total creativo que da a la neta forma de vivir a partir de lo que nuestros cinco sentidos captan y transforman en una palabra (poesía) o en una melodía, armonía y ritmo (música). Estos se adaptan a esta forma de vivir y se hacen parte de uno por completo, sintiendo cada cosa como algo nuevo, una melodía nueva, una palabra nueva, todo esto dado por la dependencia del acontecer y la mutualidad propia entre el ambiente y el sentir del cuerpo llevados a la vida y a lo propio.


La poesía libre de significado

Cuando Godofredo Iommi habla sobre que la poesía se encuentra libre de significado, se puede decir que hay un libre pensar pleno, y esto a su vez aborda a un mundo de cohesión con las cosas, conectando cada cosa con la poesía. Al suceder esto de un libre pensar, una poesía libre, la mente se expande a un sinfín de crear, de ahí el poder crear y pensar un mundo, y vivir en un modo poético. Esto da paso a la completa libertad, al completo sentir del cuerpo con respecto a su entorno y pensar, sin tener que cerrarse a un modo limitado de vivir, sino comenzar a crear. Crear cosas que nos permitan nuestro libre significado, que nos permitan definirnos como personas y definir nuestro modo de vivir; sea la música, arquitectura, poesía, etc, un conjunto de cosas que nos den paso a nuestra expresión y nuestro ver y entender del mundo, abriendo paso a tal libertad en este modo de vivir. Cada cual tiene la capacidad de vivir en un modo, cualquiera sea que nos dé el traspaso de un libre significado hacia lo que podemos crear. Es esto lo hará de nuestros actos un oficio, un pasa tiempo, una manera de vivir, pero que siempre nos dejará a plena libertad lo que formaremos a partir del pensar y vivir libre de significado, llegando a la abstracción de lo que seremos y haremos, para dar el paso de lo construible en nuestro oficio y continuar hacia el siguiente paso de lo contemplativo hacia nuestro pensar que forme parte de un entorno que forme una conexión recíproca y que transmita este libre significado.


El descubrir, el asombro y lo desconocido

El descubrimiento forma parte importante del ser humano, esto refleja nuestro máximo potencial en el aprender haciendo que lo descubierto se haga parte de nosotros, a esto se le llama asombro. El asombro no es otra cosa que nuestra expresión hacia lo nuevo que nos reúne con nosotros mismos y nos hace pensar y ver de otra forma. Esto nos hace llegar a ver por primera vez. Lo desconocido para nosotros generalmente figura como algo a lo que se le teme y que no se le quiere explorar, pero una vez cuando esto se ve cercano y se comienza con la búsqueda, luego aparece el descubrimiento, prontamente el asombro hace cambiar nuestra percepción de lo desconocido hacia un foco de ideas que hace seguir investigando y explorando. Esto es lo que incentivó a nuestros descubridores en seguir explorando nuestros territorios y hallar más aun de lo que veían en su horizonte y su continente. Gracias a esto tomamos forma como esta vasta extensión de tierra que lleva de norte a sur recorriendo el globo en su esplendor, América.


La incertidumbre de cada cual hay que volverla a favor

La incertidumbre, sensación que nos domina hacia el pensar de que habrá más allá, siendo este uno de los principales factores que mueven el mundo haciendo que nuestra historia haya sido construida a partir de esto. Es esta sentido de curiosidad lo que nos impulsa a un nuevo crear y un nuevo saber, formando nuestro carácter a partir de lo que no se sabe y llegar hacia una respuesta que cambiará nuestro pensar, nuestras experiencias y las de otros. Es esto lo que hay que buscar constantemente, una incertidumbre que nos revele lo variante de las cosas para así lograr que ese cambio, esa variación sea algo en nuestro favor de tal forma que esto nos haga pensar e indagar en el qué habrá más allá y no quedarnos limitados en la ignorancia. Que hubiera sido de nuestros descubridores si no hubiesen tenido ese instinto de curiosidad sobre el qué hay cruzando el horizonte o que hay más debajo de nuestros pies, el dónde se encuentra nuestro antípodas y cómo son. Son estas preguntas que nos definieron, que nos hicieron tal cual somos ahora, el cómo hablamos, como vestimos, qué somos. La incertidumbre nos hizo, la curiosidad hizo que descubriéramos, la necesidad nos hizo que creáramos nuestro hoy y lo que hará nuestro futuro. La incertidumbre somos nosotros, llevando cada cosa a un nuevo entender y saber que trascenderá nuestro tiempo y a nosotros mismo, será algo que deje una sombra continua en nosotros y que siempre formara parte de nuestra identidad, cambiando nuestra apreciación de las cosas y los sentidos que nos llevan a esto, el querer saber más.


La coexistencia de los naturalistas y la coexistencia del ser

Cada ser vivo tiene su propio modo de vivir, esto implica que se debe coexistir en conjunto sin interferir uno con otro siguiendo parámetros que limitan cierta relación de mutualidad entre cada ser vivo. Pero, ¿qué pasa cuando esto deja de ser? Cuando esto deja de suceder y se interfiere se crea un desorden en la naturaleza afectando a cada organismo desfavoreciendo a esta relación de coexistir unos con otros. Esto mismo pasa cuando la coexistencia entre nuestro pensar y nuestras acciones deja de existir y nuestro entorno se desordena en base a que no aplicamos lo que pensamos y dejamos de expresar con nuestro cuerpo lo que se quiere crear, es ahí cuando la coexistencia del ser deja de fluir y nuestra armonía y percepción de las cosas cambian y nos desfavorecen. El antropólogo D. Leonardo Polo habla de una dualidad del hombre en su coexistir propio y con su entorno haciendo referencia a esta dualidad como el cuerpo y el alma, voluntad e inteligencia, interioridad y medio externo, sujeto y objeto, individuo y sociedad. La relación cuerpo y alma (mente o psique) se ve arraigada a este coexistir propio de la lucha entre la acción y el pensar, junto con la de individuo y sociedad, visto como la lucha entre nuestra opinión y la del resto. Estos factores crean esa relación de retroalimentación de lo que se hará, como nuestro entorno responderá a lo que hacemos y pensamos de modo tal que siempre existe esta lucha en el convivir, cohabitar y en definitiva coexistir con el otro y no solo con nuestros pares sino con todo nuestro entorno en general.


El héroe, el constante vivir en un modo poético

¿Qué es un héroe?, ¿cómo se define un héroe?, ¿cuando viene un héroe? Preguntas que nos hacen pensar el por qué de estos individuos, y que nos hacen entender un modo de actuar puramente abocado a la libertad y enseñorear sobre esta. Que es la libertad si no más que vivir en un modo poético constante como se habló anteriormente; este modo es el que viene con un camino que abre al “heroísmo”. ¿Por qué este modo abre al heroísmo? Abre al heroísmo por el hecho de que querer hacer presenta un modo de pensar, un modo de vivir en crear lo bueno a partir de la libertad que se da en lo reciente y aprovechar cada momento para hacer presente esto, un pensar y formar cosas para un descubrir benigno, que dé al asombro y que beneficie a muchos. ¿Por qué muchos de nuestro descubridores son pensados como héroes? Esto se debe a que por un libre pensar que tuvieron de ir más allá en busca de algo, dieron descubrimiento de algo importante que trascendió al mundo por completo y que cambió nuestra historia, enfrentándose a los desconocido y al abismo que da la densidad de la ignorancia, sin importar estas cosas se aventuraron a un viaje más allá. Si bien con el descubrimiento se dieron desgracias tales como las masacres a nuestro pueblos aborígenes y extracción de nuestros minerales, estas cosas reflejan el instinto nato del hombre de no saber enfrentar los desconocido, pero aquellos que lograron hacerlo pasaron a la historia como héroes, sabiendo coexistir unos con otros, en lo que a pesar de las diferencias supieron llevar esto a través de su modo de vivir pensante y libre, su modo de vivir poético.


Lo que espesa al hombre

¿En qué consiste el espesor del hombre? Esto es lo que nos hace y nos revela nuestro carácter y forma de actuar, lo que nos da el oficio y lo que nos lleva al camino venidero. Cada cosa que nos crea como personas, se convierte en algo neto, que nos mantiene en un mismo sentir por el resto de nuestras vidas, esto es lo que nos espesa, lo que nos hace densos en nuestro pensar y nos guía hacia un vivir de ideas que salen a partir de nuestra integridad como seres humanos. El espesor crea un sinfín constante al asombro de lo que se ve a diario, haciéndose parte del entorno como una suerte de abismo que nos atrapa para ser parte de tal densidad y cocrear en conjunto con esto con nuestro territorio, formando un continuo descubrir de rincones y recovecos que dejan de lado a la incertidumbre para pasar a lo inequívoco. Lo inequívoco del pensamiento es una de las cosas que nos mantienen densos en nuestro espesor guiando nuestras ideas a ser plasmadas en un punto físico, ya sea a través de la música que es plasmada en una melodía, en el diseño a partir de un objeto o un dibujo, en la arquitectura a partir de una construcción. Lo que nos espesa dará a nuestro oficio lo denso de la idea y la creatividad del pensar.