Hay que ser absolutamente moderno. Edición anotada

De Casiopea
Portada del libro hay que ser absolutamente moderno.jpg



TítuloHay que ser absolutamente moderno. Edición anotada
Año2016
AutorGodofredo Iommi, Godofredo Iommi M.
CoautoresJaime Reyes
Tipo de PublicaciónLibro
EditorialEdiciones ead
ColecciónPoética
CiudadValparaíso
Palabras Clavepoesía, taller de amereida, taller de América
LíneaFormación y Oficio
Carreras RelacionadasArquitectura, Diseño, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Náutico y Marítimo, Ciudad y Territorio, Formación y Oficio, Interacción y Servicios, Otra, Magíster
NotaLibro digital con fotografías, audios y escritos.
  • Hay que ser absolutamente moderno. Edición anotada. De Godofredo Iommi M., 1979. Este libro contiene la clase del poeta Godofredo Iommi Marini para la asignatura Taller de América del 18 de mayo de 1979, de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la P. Universidad Católica de Valparaíso, Chile. La edición presenta una transcripción de la clase, el audio original y unos apuntes que refieren las lecturas y los autores mencionados por el poeta. Este libro, entonces, permite leer y oír a Godofredo Iommi, en uno de los discursos esenciales de su poética, que es, hasta el día de hoy, parte de los fundamentos poéticos y artísticos de esta Escuela y de la Ciudad Abierta de Amereida. Formato ePub, puede visualizarse en múltiples plataformas. Se puede descargar en:

En el año 1979, en el ámbito de la asignatura Taller de América, varios de los profesores fundadores de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso realizaron una serie de clases. Estos profesores eran concretamente el arquitecto Alberto Cruz (1917-2013), el escultor Claudio Girola (1923-1994), el pintor Francisco Méndez y el poeta Godofredo Iommi M. (1917-2001), y sus clases fueron recopiladas en un libro editado por el Taller de Investigaciones Gráficas de nuestra Escuela, en 1982. Se titula Cuatro Talleres de América en 1979. Hay que ser absolutamente moderno y está compuesto por cuatro textos: “Estudio Acerca de la Observación en la Arquitectura” de A. Cruz, “Contemporaneidad en la Escultura” de C. Girola, “El Cálculo Pictórico” de F. Méndez y “Hay que ser Absolutamente Moderno” de G. Iommi.  

El libro de 1982 se convirtió en uno de los textos fundamentales de la Escuela y de la Ciudad Abierta y ha sido ampliamente estudiado desde entonces. Se encuentra la edición original en la biblioteca de la Escuela y una versión digital en la Biblioteca Con§tel. Esa edición de 1982 se basta a sí misma para exponer con profundidad y suficiencia las proposiciones de nuestros maestros y puede considerarse como un texto completo y definitivo. Sin embargo, nos parece que, teniendo el registro del audio original, hoy es posible pretender nuevos alcances. Este libro digital es una edición especialmente preparada como material para el estudio y gracias a las posibilidades técnicas de las que disfruta este soporte, junto con la transcripción de la clase podemos presentar el audio mismo. Es un libro que permite leer y oír. En la edición de 1982 del Cuatro Talleres de de América, para el capítulo de Iommi, se incluyó la transcripción casi íntegra de su primera clase, y en cambio de su segunda y tercera clases se escogieron apenas unos breves pasajes, que quedaron principalmente en una sección titulada “Notas”. Este libro trabaja sobre la transcripción literal y el audio completo de la primera clase del poeta. La segunda y tercera clase de Iommi las hemos reunido bajo el título Buscadores de lo Desconocido y la presentaremos próximamente como un siguiente libro de esta colección.

Este libro presenta como texto escrito todos los momentos, detalles y desvíos de la clase, que hasta ahora no se habían publicado; son inéditos. Por supuesto que esta, como toda transcripción del habla en lo escrito, se encuentra con que la puntuación es siempre una apuesta y desde luego una interpretación. La acentuación de las palabras en la voz no se condice con las reglas del lenguaje escrito, y aunque no llega a tener las dificultades y los horrores que siempre se cometen en una traducción, este ejercicio de escribir con la mano lo que se ha dicho con la voz, es definitivamente riesgoso.

En la grabación desde la cual se obtuvo o se editó el texto “Hay que ser absolutamente moderno”, oímos muchos pasajes que fueron fielmente traspasados al texto escrito en 1982 y también otros momentos en que se nos ahorraron, no sin acierto, partes redundantes y hasta innecesarias. Sin embargo, también podemos apreciar que el discurso se extiende y se desvía hacia consideraciones que nunca aparecieron en el texto editado, y que podrían tenerse como fundamentales a la hora de comprender íntegramente las proposiciones del poeta. Es más, sucede que estas indicaciones son parte sustancial de la tradición que nuestra Escuela de Arquitectura y Diseño y la Ciudad Abierta han sostenido los últimos sesenta años. En este sentido, en esta clase, Godofredo Iommi expone los principales antecedentes y componentes teóricos, poéticos y artísticos de su poesía y de las relaciones que estableció entre esta poesía, que es también la de Amereida, y la construcción del mundo a través de la obra de los oficios. Y sucede también a la inversa; el texto publicado en 1982 contiene algunas detalles que nunca se dijeron en la clase. En este sentido ambas publicaciones se complementan.

Por último nos parece importante hacer estas transcripciones y tocar estos temas porque el mismo Iommi invita e implica en su discurso, parafraseando a Rimbaud, a los “horribles trabajadores que vendrán” cuando dice:

Posiblemente no se repita [la exposición de estos temas] hasta dentro de muchos años y que lo hagan otros más jóvenes que nosotros. Es, de alguna manera, una luz sobre los fundamentos mismos de una tarea que lleva treinta años. Recogemos aquí y ahora la exhortación, sin dejar de contar que esta vez son sesenta los años de la misma tarea, considerando muy especialmente a nuevas generaciones que puedan entrar en estos horizontes creativos.

Este libro se divide en tres capítulos.

El primer capítulo es la transcripción de la clase. Esta se podría descomponer, a su vez, en tres partes. La primera parte es un resumen que hace Iommi sobre lo dicho, en estas mismas clases, por el arquitecto Alberto Cruz y el escultor Claudio Girola, que serían luego los capítulos de ambos profesores, mencionados más arriba, del libro de 1982. La segunda parte de este libro es lo que vendría luego a convertirse en el capítulo correspondiente a Iommi, arriba referido y que trata, entre otros muchos temas, del traspaso de la armonía como objetivo a lo desconocido como horizonte en la poesía y las artes de la modernidad. La tercera y última parte de este primer capítulo es una lectura que hace Iommi sobre la experiencia de un viaje con la Santa Hermandad de la Orquídea.

El segundo capítulo son los apuntes. Estos apuntes no intentan servir de base teórica ni son un apoyo a las ideas expresadas. No pretendemos revelar unas fuentes que desde luego no son secretas ni quisiéramos fundamentar académicamente las proposiciones expuestas por el poeta. Los apuntes tienen otra intención básica y que nos parece de más agrado; es conocer las lecturas y los autores que Iommi tuvo ante sí para decir lo que dice y para establecer sus proposiciones. Un apunte es entonces intervenir sin ser visto para dar curso a la voz, al parlamento, como el apuntador del teatro, que de espaldas y oculto a los espectadores va recordando a los actores sus diálogos. Pero también es como apuntarle a algo o alguien con un estoque, que sólo puede herir de punta. Estos apuntes son en verdad para convocar, para poner en movimiento y hacer acudir aquellas indicaciones que nuestros maestros tuvieron fluyendo entre sus manos e inmiscuidas en sus oídos cuando realizaron sus clases, conferencias, conversaciones o discursos. El tono que quisiéramos dar a estos apuntes es el propuesto por el mismo Iommi en la nota nº 37 del volumen segundo de Amereida: (Amereida II, p. 212):

La cita es un duelo de esgrimas, un arte, un apunte. La antigua pregunta ¿de dónde vienes? ¿a dónde vas? Ya no, no. La cita desvanece esas preguntas. La cita “per se” que no tiene otro quehacer sino la de su estoque. Un arte puro, riguroso y suelto a la vez. Todo lo aprendimos así de golpe con la entrada de Tronquoy a quien ya no esperábamos. Pero poco de esto sabrán quienes citan como eruditos para legítimas formas de trabajo o que citan por ejemplo, como citas de amor.

Esperamos además que estos apuntes o citas puedan verse incrementados constantemente a propósito de la continuación en los estudios de estos contenidos, con la ayuda incluso de los lectores.

El tercer capítulo de este libro es el audio completo de la clase. Un registro de una hora y cuarenta y tres minutos que hemos remasterizado y adecuado a este soporte. Este audio además se encuentra publicado, junto con la colección completa del Archivo de la Palabra en SoundCloud.