Gonzalo Gallo amereida V

De Casiopea



TítuloGonzalo Gallo amereida V
AsignaturaTaller Amereida V
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Gonzalo Gallo

Tierra y Latinoamericanos.

Que Latinoamérica en pleno siglo XXI sigue siendo vista como una tierra de bárbaros por el resto del mundo, es algo sabido por todos. Que los habitantes de esta parte del planeta no pueden simplemente deambular por la tierra como lo hacen tantos europeos y gringos, porque se les cierran las puertas, es también una penosa realidad. Pero decir que por eso -o por cualquier otra cosa-, los demás continentes son mejores que nosotros, eso sí es muy discutible. Porque a pesar de sus problemas crónicos de violencia, pobreza y analfabetismo y de las dos inmensas deudas que tiene (la conocida deuda externa y una enorme deuda cultural con el mundo, consecuencia de 15 siglos de atraso) lo cierto es que el mundo nos debe un sinnúmero de oportunidades y el reconocimiento que esta tierra merece en muchísimos aspectos. “Los metales arrebatados a los nuevos dominios coloniales estimularon el desarrollo económico europeo y hasta puede decirse que lo hicieron posible”. Por esto resulta ridículo que este continente siga siendo blanco de prejuicios y burlas, cuando se sabe que su situación actual puede ser la principal consecuencia del exagerado abuso que sufrió por parte de los países desarrollados hace más de quinientos años y del cual no se ha podido recuperar.

Los europeos son una sociedad más avanzada y liberal. No tienen esa doble moral estúpida que es tan característica de los gringos. Los europeos aprecian otras cosas del tercer mundo como la buena literatura por eso son los europeos quienes les dan el Nobel a García Márquez o a Vargas llosa. Historias cargadas de ese realismo mágico que tanto los seduce la imaginación de los latinos, realismo mágico como en”Cien Años de Soledad “. Estas dos sociedades tan diferentes, convergen en sus apreciaciones sobre América Latina, coinciden en señalar y juzgar la guerra en Colombia, (aunque no se interesan por solucionarla), una guerra que se tilda de estúpida, pero definitivamente, mucho menos que las que organiza Estados Unidos para demostrarle su poderío al mundo, o las guerras religiosas que se escenifican en Asia y el oriente de Europa. No somos tan malos, en Latinoamérica no solamente hay indios; también hay negros y algunos blancos, pero lo que más hay, son soñadores libres y mágicos que viven y poseen una conexión con la más rica de las tierras.