Glosa a lo Divino

De Casiopea


Por toda la hermosura
nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se alcanza por ventura.

Tabla de Contenidos

1

Sabor de bien, que es finito, 5
lo más que puede llegar
es cansar el apetito
y estragar el paladar;
y así, por toda dulzura
nunca yo me perderé, 10
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.

2

El corazón generoso
nunca cura de parar
donde se puede pasar, 15
si no en más dificultoso;
nada le causa hartura,
y sube tanto su fe,
que gusta de un no sé qué
que se halla por ventura. 20

3

El que de amor adolece,
del divino ser tocado,
tiene el gusto tan trocado
que a los gustos desfallece;
como el que con calentura 25
fastidia el manjar que ve
y apetece un no sé qué
que se halla por ventura.

4

No os maravilléis de aquesto,
que el gusto se quede tal, 30
porque es la causa del mal
ajena de todo el resto;
y así, toda criatura
enajenada se ve,
y gusta de un no sé qué 35
que se halla por ventura.

5

Que estando la voluntad
de Divinidad tocada,
no puede quedar pagada
sino con Divinidad; 40
mas, por ser tal su hermosura
que solo se ve por fe,
gústala en un no sé qué
que se halla por ventura.

6

Pues de tal enamorado 45
decidme si habréis dolor,
pues que no tiene sabor
entre todo lo criado;
solo sin forma y figura,
sin hallar arrimo y pie, 50
gustando allá un no sé qué
que se halla por ventura.

7

No penséis que el interior,
que es de mucha más valía,
halla gozo y alegría 55
en lo que acá da sabor;
mas, sobre toda hermosura,
y lo que es y será y fue,
gusta de allá un no sé qué
que se halla por ventura. 60

8

Más emplea su cuidado
quien se quiere aventajar
en lo que está por ganar
que en lo que tiene ganado;
y así, para más altura, 65
yo siempre me inclinaré
sobre todo a un no sé qué
que se halla por ventura.

9

Por lo que por el sentido
puede acá comprehenderse 70
y todo lo que entenderse,
aunque sea muy subido,
ni por gracia y hermosura
yo nunca me perderé,
sino por un no sé qué 75
que se halla por ventura.