Gabriel Salinas Ciclo 3 - Primer Semestre 2018

De Casiopea




TítuloGabriel Salinas Ciclo 3 - Primer Semestre 2018
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras Claveciclo 3
Del CursoTaller del Acto y el Vacío: Habitabilidad y Riesgos en el Borde Costero 1° Semestre 2018
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Gabriel Salinas
ProfesorFelipe Igualt, Tomás Valladares Vergara


T E R C E R C I C L O: PROYECTO DE VIVIENDA EN LAGUNA VERDE

ACTO: CONTEMPLAR EN APERTURA DESDE UN BORDE URBANO

CROQUIS CONDUCENTES

La composición del acto está determinada por el carácter y las virtudes espaciales que disponen y emplazan al cuerpo de manera que este adopte un habitar en co-relación intrínseca a su entorno. En primera instancia, el sitio y sus alrededores dan de forma gruesa y radical los rasgos fundamentales del acto. El principal acceso al sitio se da por calle Edén, una extensión alargada que desde sus extremos conecta una de las calles principales con zonas eriazas próximas a la Laguna. En el transcurso de la aproximación del cuerpo al sitio, aparecen vacíos urbanos que dan lugar a que la mirada pueda atravesar y sostenerse en la apreciación del paisaje costero que abruptamente aparece ante el ojo. Esto da cuenta de la relación que establece el ojo con el paisaje costero y la disposición abierta que adopta el cuerpo durante la contemplación. Entonces, desde los primeros rasgos que muestra el sitio se define un acto único que da forma, tanto espacial como del habitar, a la proposición del proyecto de vivienda.

Desde lo urbano se accede a un borde propio que aparece por en apertura a raíz de vacíos urbanos que dan paso al atravesar de la mirada hasta el horizonte. El atravesar da paso a una contemplación de una extensión al llegar hasta el vacío último, apareciendo así el paisaje costero. Se determina una relación directa de lo costero y lo urbano a través de la contemplación.


El acto de contemplar lo defino como el perdurar de la mirada en pos y en homenaje de la virtud y belleza de una extensión, que otorga una disposición del cuerpo y del ojo de forma holgada. La vista tiende a escapar orientada al vacío, de manera que no encuentre una contención y se deje llevar hacia la extensión en una satisfacción visual. La importancia de la extensión radica en tener una visión general del horizonte y, a la vez, poder recorrer distancias con el ojo. De esto se desprende que la vista relaciona espacialmente lo urbano y el paisaje costero, ya que el cuerpo permanece emplazado en lo urbano, pero con el ojo es capaz de atravesar los vacíos intermedios y poder extenderse en el encuentro con el horizonte. Dicho esto, se define el modo en que el cuerpo y el ojo se disponen ante la extensión. La apertura da cuenta de una orientación y un vuelco desde lo contenido hacia lo abierto. Esto determina tanto el acto como la extensión espacial en el que el cuerpo habita: la curva. La forma radical de la curva distingue un límite en el espacio, donde aparece de forma separada –pero complementaria- un rasgo de interior y de exterior . El exterior está directamente construido a partir de la apertura, ya que da una forma panorámica de contemplar la extensión que aparece. Su rasgo abierto proyecta una amplitud, dando lugar a que el cuerpo quede ante un vacío extendido hasta el horizonte. La amplitud entrega lo holgado al cuerpo y define la extensión que aprovecha el ojo para la contemplación. Dicho esto, se determina que la apertura y su espacialidad curva dan noción a a definir el borde (que es una actualización de la ya definida en el primer ciclo de observación). El borde es una extensión prolongada y volcada hacia un vacío, que se recorre siguiendo el límite que existe con este. El límite está definido por distintos factores espaciales según su contexto, pero en este caso la elevación y su condición vertical dan c uenta del linde entre lo exterior y lo interior.

El cuerpo se emplaza en un borde y extiende su vista a través de una sucesión de vacíos y texturas urbanas.
El borde aparece como antesala de una transición de vacíos que se extienden hasta el horizonte, dando amplitud y espacio al escape de la vista y su atravesar. La postura que adopta el cuerpo da cuenta de una orientación para la contemplación de la extensión que aparece ante sí. .

Para concluir, la elevación del borde y su rasgo abierto hacen que el cuerpo se disponga a la contemplación de un vacío que aparece ante sí y que se extiende hasta un vacío último que sería el horizonte. La extensión otorga un recorrer y un escape de la mirada desde un interior contenido por la verticalidad hacia el paisaje costero.El borde como límite recorrible a una serie de transición de vacíos aparece de esta manera a partir de lo urbano. En otras palabras, el sitio como zona urbana -que mantiene una distancia considerable de la playa- adopta características y el rasgo de un borde costero, estando construido a partir de una elevación y recorriendo un vacío que se extiende hasta el horizonte. Esto permite que se pueda asociar y relacionar el acto del borde en lo urbano y en lo costero, pudiendo así determinar un acto que abarca desde la playa, los alrededores del sitio y el proyecto mismo.


POLIGONO DE RELACIONES

GS poligonoR.jpg


FORMA:PALCO BORDEANTE ORIENTADO HACIA UNA EXTENSION

El acto definido da cuenta de la forma en la que el cuerpo y el gesto se desenvuelven en un espacio dadas ciertas características y sus rasgos. A partir de esto, la proposición de una vivienda se debe proyectar en pos del perdurar del acto y su expresión. La zona construida de Laguna verde tiene como virtud la existencia de bordes interiores que pertenecen propiamente a lo urbano. Esto ya que existen vacíos urbanos que disponen al cuerpo ante la extensión del horizonte al igual que en el borde costero. Aparece un atravesar del ojo y con ello una vista, donde la mirada y su gesto mantienen un dinamismo en la contemplación. El cuerpo se emplaza en un borde, donde la apertura aparece como una condición espacial que se proyecta desde una extensión convexa orientada hacia el vacío. El borde da lugar a un recorrer del cuerpo en su prolongación, persiguiendo el límite que existe con el cuerpo y extendiéndose a través del vacío con la mirada en amplitud. La apertura del borde da cuenta de un permanecer ante el horizonte en un constante enfrentamiento con su tamaño a través del cuerpo una distensión contemplativa con el ojo.

El acceder del sitio aparece desde lo urbano y su condición de esquina orienta hacia lo vacío. La vista se extiende en una amplitud dirigida que abarca el paisaje de la laguna y del mar. El sitio mismo llama a una orientación y una disposición natural por su ubicación y su entorno.

Dicho esto, el carácter abierto del borde urbano entrega los primeros a rasgos determinar la forma y la orientación del ERE. El rasgo fundamental y radical inicial que articula la proposición es la curva. La curva da cuenta de un límite entre un exterior y un interior, en su apertura y contención respectivamente. La curva construida por su rasgo abierto entrega una amplitud y una extensión, disponiendo tanto al cuerpo y la vista hacia un afuera. Por otra lado, el interior se construye por la acotación y proyección de un centro, donde el gesto se dispone hacia un adentro, contenido por el mismo cuerpo y determinante para su guiño de interioridad.

El elemento arquitectónico determinado fue un palco, ya que expresaba de forma directa el concepto de curva y apertura que distingue en el acto. El palco es una extensión que bordea y acoge al cuerpo con una orientación en pos de la contemplación. De esta manera, la construcción del palco cumple con el rasgo exterior y el interior que articulan el proyecto.

GS figura5.jpg

La parte A explica como rasgos espaciales determinan una forma dadas sus características. La curva aparece como un elemento bordeante en apertura a raíz de un vacío atravesable y amplio. Define un distingo entre el exterior y el interior tan solo con su forma, dando una disposición hacia fuera por su parte convexa y una hacia dentro por su parte cóncava. El interior se construye de forma natural como un centro de permanencia al estar contenido. La sección B es la abstracción de la forma dispuesta en un elemento arquitectónico. El palco y su carácter bordeante comparte las mismas virtudes que la curva. El cuerpo habitando podrá hacer la distinción entre la intimidad contenida por el borde y su condición abierta y orientada a contemplar de la extensión.




La proposición da cuenta de un centro que aparece por la articulación del palco bordeante. La luminosidad de un centro marca sus propios límites y así su rasgo de temperie íntima que otorga una permanencia.

La elevación del proyecto debido a los resguardos naturales propios de una zona costero dan cuenta de un vacío entre el piso natural y su cielo. El vacío está contenido por elemento verticales que le van dando su forma. La proposición es un breve paseo que conecta el acceso principal del proyecto hasta el acceso secundario que da directo al dormitorio. El paseo adquiere el mismo carácter curvo relacionándose directamente con el acto.

La forma otorga un habitar en lo bajo que conecta los extremos/accesos a través de un breve paseo. El cuerpo es contenido y dirigido por la condición vertical de la elevación y la mirada se sostiene en lo vacío.
Se accede a partir de lo expuesto, donde se da una sucesión de vacíos interiores que acercan al cuerpo a lo íntimo. Un leve desnivel vertical (escalón) pone límite entre el placo como interior expuesto y el comedor como interior íntimo.

El balcón aparece como una expansión del borde y está expuesto a diferencia de los demás elementos. Da cuenta de la relación entre el exterior y el interior y, en relación a la casa, aparece como un escape hacia lo expuesto y conector a un acceso secundario.


ORGANISMO PROGRAMÁTICO

GS organismo1.jpg

TABLA DE SUPERFICIES

GS superficie.jpg


MAQUETAS

FOTOS MAQUETA 1:50


FOTOS MAQUETA 1:20 PORMENOR