Estudio de Superficies: Maqueta de propuesta contenedor comestible

De Casiopea



TítuloMaqueta de propuesta de contenedor comestible
Tipo de ProyectoProyecto de Curso
Palabras Claveencargo 3
Período2016-2016
AsignaturaTaller de Construccion 3
Del CursoConstrucción 3º DO 2016
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Mariana Boubet Neumann
ProfesorRicardo Lang, Pedro Garretón

Propuesta

Se realiza una propuesta de superficie contenedora comestible, que tenga una formalidad morfológicamente análoga al gesto humano del comer, en relación al vínculo entre la dimensión de la mano y el traer hacia la boca.

Se establece, según lo observado en Estudio de Superficies: Eficiencia Contenedora y comestible, una temporalidad que compete en un acto de tres tiempos, donde nos basamos en la gestualidad de consumir sus partes en un bocado respectivamente, generando una continuidad y armonía al vincular las porciones.

Materialidad

Para ello, la materialidad de la propuesta consta de una masa horneada de harina y verduras, a excepción de la zona en la que se toma el contenedor, la cual estará compuesta de un sabor dulce para establecer la diferenciación y ritmo de los bocados contenidos en la porción. A través de esta materialidad, el contenedor desaparece como sólo una superficie y pasa a ser parte directa y esencial de la completitud del bocado.

Se realiza una maqueta de pasta para moldear, la cual traduce la forma de una matriz construida con cartón piedra la cual sostiene el material mientras se seca.

Gesto y tiempos

Archivo:MBNT03CONST2016 1.jpg
Croquis de gesto de la mano al sostener el contenedor. Se observa cómo éste se incorpora a la mano, haciendo aparecer su condición de alimento al tener una lectura relacionada al sostener con una dirección y temporalidad establecida en la porción.

El contenedor puede ser sostenido con una mano, en un gesto que permite a la mano establecerse de un modo holgado (natural) y concreto a la vez, otorgando un equilibrio al sostener sin necesidad de exagerar el gesto. De esta manera, con la otra mano puede consumirse el lado opuesto al que se enfrenta, quebrando la porción para consumirse sin que el contenedor pierda estabilidad en la mano.

Así, observamos que el gesto de la mano, al tener la naturalidad de lo holgado, da cuenta de que el contenedor se sostiene en sí mismo, y el comer aparece como un acto de la mano haciendo desaparecer el "plato" o superficie contenedora, dejando en presencia la comida en totalidad, invitando al comer a través del eros de lo inmediato y continuo, tal como se observa en el estudio anterior, en relación al comer mariscos desde su concha.