Estética de la sombra: la penumbra como elemento esencial en la construcción de la imagen

De Casiopea



TítuloEstética de la sombra: la penumbra como elemento esencial en la construcción de la imagen
Tipo de ProyectoProyecto de Curso
Palabras Clavesombra, claroscuro, penumbra, goya, pinturas negras
Período2014-2014
AsignaturaPresentación al Diseño Gráfico 2
Del CursoPresentación 3º DG 2014
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Samira Bajbuj
ProfesorSylvia Arriagada, Karen Carrera

Estética de la sombra, la penumbra como elemento esencial en la construcción de la imagen

¿Qué se presenta?

Se presentan las obras de Francisco de Goya de la serie “Pinturas negras”. A partir de la obra de Goya se busca destacar el uso de las sombras como elemento esencial para captar las formas o cualidades que aparecen en el lienzo.

En la estética o visión habitual se piensa en la sombra como una sustancia cuyos efectos suelen hacer desaparecer la imagen o figura, y que se encuentra mucho más relacionada con el acto de ocultar que con el acto de hacer aparecer. Sin embargo, al igual que sucede con una llama de fuego que aparece en todo su esplendor y belleza cuando está en la oscuridad, y que al ser expuesta a la luz pierde su presencia y naturaleza refulgente.

Podemos observar cómo en las obras de Goya el principal aliado de la forma es la sombra. Ésta otorga un valor estético a la obra ya que favorece lo “sutil”, la gracia de lo que no es obvio y que se presenta como un enigma a resolver.


Francisco de Goya

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) fue un pintor y grabador español. Su obra abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura el Romanticismo.

El arte goyesco supone, asimismo, el comienzo de la pintura contemporánea, y se considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX.

La serie de pinturas al óleo sobre el muro seco con que decoró su casa de campo (la Quinta del Sordo), las Pinturas negras, conforman la obra culminante y, posiblemente, su obra cumbre, tanto por su modernidad como por la fuerza de su expresión.


Pinturas Negras

Con el nombre de Pinturas negras se conoce la serie de catorce obras murales que pinta Goya entre 1819 y 1823 con la técnica de óleo al secco sobre la superficie de revoco de la pared de la Quinta del Sordo.

Los críticos proponen que el asunto de estas obras y su particular cromatismo, los cuáles reflejan un estado de debilidad, decadencia y cercanía a la muerte, se deben a causas psicológicas y sociales del autor. Se sugiere que la situación en que se encontraba el pintor durante el período en que fueron pintadas; su decadencia física consecuencia de una grave enfermedad, fueron reflejadas en esta serie de obras.


¿Para qué se presenta?

El reconocimiento del valor de la sombra, o mejor dicho, el valor que ésta otorga a la imagen, nos permite visualizar la posibilidad de fijar nuestra mirada en una relación diferente de lo que resulta armonioso o “bello” convencionalmente; es decir, la valoración estética que habitualmente se le otorga a lo luminoso o detallado, aquello que aparece clara y nítidamente.

En cambio, nos abrimos al campo del estudio de las sombras y las cualidades que ésta nos trae consigo. Esto nos permite establecer relaciones gráficas o visuales, sobre cómo estos opuestos se vinculan entre sí y configuran la imagen a través de la sutil yuxtaposición que otorga la penumbra y el juego de las sombras.


La "penumbra" como posibilidad constructiva

Se habla que en las obras de “Pinturas negras” de Goya, el objeto de arte no es la belleza, si no que es el “pathos”. Sin embargo es posible observar que si bien la belleza no reside en el mensaje de su obra, ni en las emociones que provoca o de las que surge, la belleza de estas obras reside en la manera en que el autor hace aparecer o expone las figuras y las formas a través de la penumbra y no a través de la luz, el color o el detalle. Entonces decimos que la manifestación de la belleza o armonía se establece en relaciones que son generadas por el juego de sombras que construye la imagen.

Las imágenes en estas obras no están pensadas para ser vistas con una sola mirada, sino para ser adivinadas por el ojo en medio de la penumbra que las componen.


Relación sombra-forma

Los detalles en la imagen que el autor desea hacer aparecer aparecen fulgurantes sobre el lienzo. Esta cualidad sólo puede ser posible gracias a la penumbra que los rodea, no podrían valerse de esta característica si se ilumina su entorno.

Además, la imagen no tiene bordes concretos, al estar construida a través del juego de sombras, sus bordes se vinculan con su entorno, estableciendo una relación entre forma - oscuridad cuyo vínculo es inalterable.

La forma armoniza con su entorno a través de la sombra.


Relación sombra-profundidad

Pareciera que la penumbra que rodea la imagen tiene como fin, o mejor dicho, su existencia se justifica para recoger la frágil luminosidad que se enfoca en la camisa de uno de los personajes ("Dos mujeres y un hombre", Francisco de Goya).

Además, pareciera que este espacio en oscuridad hubiese sido creado como una dimensión de profundidad, como cualidad estética de la obra. Este vínculo que la penumbra establece con la forma y la profundidad, genera una imagen en el que luces y sombras se confunden, otorgando una consistencia mayor a la figura (tal como la consistencia que adquiere el fuego al estar en un espacio completamente oscuro.)


Presentación I y II


Reproducciones

Reproducciones en tinta china y acuarela sobre canson.

La manera en que Goya construye las formas parece que buscase hundir los gestos en la penumbra que los rodea, ésto provocan que estas formas adquieran un relieve en la profundidad que provocan las sombras.

El juego de sombras vuelve significantes elementos que de lo contrario pasarían desapercibidos, entonces ¿Es la penumbra un elemento que hacer aparecer y que destaca las formas, antes que un elemento que las oculta?

El acto de la sombra: la condensación de la luz.

Aparecen reflejos claros que dan la sensación de percutir o rebotar sobre el fondo sombrío, esto genera un juego vibrante entre luces y sombras que otorgan valor estético por su particularidad a la obra de Goya.

La sombra otorga una cualidad a la forma al condensar la luminosidad, le concede una densidad propia.


Presentación III


Presentación IV


Conclusión

En este estudio se buscaba comprender como Francisco de Goya componía la imagen en sus obras de la serie “Pinturas negras” a través del uso de la penumbra como posibilidad constructiva. A partir de esto se observa cómo la penumbra adquiere un valor esencial dentro del lienzo actuando de diferentes formas; construyendo figuras, generando capas de profundidad, destacando elementos de la escena, condensando y otorgando sustancia a la luminosidad y agregando una dimensión temporal a la escena. Estas acciones generarán un resultado inequívoco y valioso: el aparecer dramático y eminente de la forma, tal como sucede con la llama del fuego en medio de la profunda oscuridad.


547px


Presentación V


Presentación Final