Escuela cuzqueña JMM

De Casiopea



TítuloBarroco americano, escuela cuzqueña
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras ClavePresentación 2DO 2014
AsignaturaPresentación 2ºDO 2014
Del CursoPresentación 2ºDO 2014, 2° DO 2014
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Josefina Molfino Maggi
ProfesorDaniela Salgado

línea de tiempo

  • (1) Bernardo Bitti trajo consigo el movimiento denominado Manierismo, el cual se comienza a practicar y donde aparecen los primeros rasgos naturalistas.
  • (2) Diego Quispe será más adelante una de las grandes personalidades indígenas en la Escuela Cuzqueña
  • (3) El Obispo Manuel de Mollinedo y Angulo fue el gran propulsor de la Escuela Cuzqueña, quien llegó tras el terremoto de 1650.
  • (4) El conflicto gremial, entre los españoles frente a los indígenas por el derecho de cargar el arco efímero, constituyó el inicio más creativo de la escuela. Se da una mayor importancia a los nativos.
  • (5) La “guerra iconográfica” es en la cual los distintos estratos sociales de Cuzco pugnan una sutileza ideológica y de claridad de pensamientos sus aspiraciones sociales. Éstos conflictos tendrán como epílogo la revolución de Tupac Amaru II.

Investigación

Barroco

El barroco es un estilo que dominó el arte y la arquitectura durante el siglo XVII. Surgió en Roma y estrechamente vinculado al movimiento religioso de la Contrareforma, se extendió y alcanzó su máximo esplendor en los países católicos. En algunos aspectos, el barroco retornó a la grandeza, la dignidad y la sinceridad del alto renacimiento, pero también tomo aspectos del manierismo- la intensidad emocional y la sensación de movimiento. Aunque la religión fue el eje central del arte a lo largo del siglo XVII, existía una gran demanda de retratos, el paisaje, asuntos mitológicos y alegóricos.

  • (1) “La ronda de la noche”, obra realizada por Rembrandt van Rijn. Una de las obras representativas del barroco.

Barroco americano: La escuela Cuzqueña

La escuela cuzqueña nace de un estilo artístico propio del período de las colonias americanas, que tuvo su más característica producción en Cuzco, Perú, entre los siglos XVII y XVIII. El gran propulsor de la escuela cuzqueña fue el obispo del Cuzco Manuel de Mollinedo y Angulo, quien llegó en 1673. Su obra fue la reconstrucción de las iglesias dañadas por el terremoto de 1650, con tal propósito se hizo la re-decoración total de la catedral de Cuzco.

La escuela se formó con jesuitas influídos por el tenebrismo característico de la pintula barroca española (Zurbarán) que desarrollaba fuertes contrastes de luz y sombras.

Paulatinamente se fue alejando de la influencia europea, para conformar un estilo local característico, en lo temático, por el interés en asuntos costumbristas como, por ejemplo, la procesión del Corpus Christi, y por la presencia, por primera vez, de la flora y fauna andina.

En cuanto al tratamiento técnico, ocurre un desentendimiento de la perspectiva, sumado a una fragmentación del espacio en varios espacios concurrentes o escenas compartimentadas. También se comienza a utilizar una gama de colores más intensos.

  • (2) Catedral de Cuzco, re-decorada por el obispo Manuel Mollinedo y Angulo.
  • (3) “San Serapio”, obra pintada por Francisco de Zurbarán en 1628.
  • (4) “La última cena” de Marcos Zapata. En la obra aparecen rasgos indígenas, además de fauna andina, representada por el “cui” que se tiene sobre el mesón.

Historia de la Escuela Cuzqueña

El arte americano comienza con la llegada de Bernardo Bitti en el año 1583, quien trajo consigo el movimiento denominado Manierismo. Así se comienza a practicar este moviemiento donde empiezan a aparecer los primeros rasgos naturalistas, los cuales llevarían más adelante, al estilo propio de la escuela cuzqueña, el Barroco.

Con la llegada del obispo Manuel de Mollinedo y Angulo, quien traía desde España una gran colección de obras de arte, se comienza a practicar el barroco como sí, y se da origen a la escuela cuzqueña adoptando carácteres originales de los habitantes del lugar. El comienzo de la escuela tiene dos grandes personalidades indígenas; Diego Quispe Tito y Basilio de Santa Cruz Pumacallao. Diego Quispe Tito comienza como pintor con el manierismode Bitti, en 1621 hasta terminar con el barroco en 1681.

El conflicto gremial de 1688, entre los españoles frente a los indígenas por el derecho de cargar el arco efímero, constituyó el inicio más creativo de la escuela cuzqueña. La importancia de los nativos en este entonces, era cada vez mayor.

Uno de los fenómenos más interesantes en el ambiente cuzqueño es el denominado Renacimiento Inca, donde se incorporaron elementos incas a la escuela, apareciendo, por ejemplo, el ya nombrado Corpus Christi. Luego comienza una guerra denominada “guerra iconográfica”, en la cual los diferentes estratos sociales del Cuzco (españoles, criollos, mestizos, indígenas) pugnan con una sutileza ideológica y de claridad de pensamientos sus aspiraciones sociales. Éstos conflictos tendrán como epílogo la revolución de Tupac Amaru II, lo que desencadena la drástica, pero no completa desaparición de la escuela cuzqueña, en el año 1780.

  • (1) Procesión de cofradías incas de San Juan Bautista y San Pedro”, obra anónima, perteneciente a uno de los 15 cuadros que conforman el Corpus Christi.
  • (2) “La virgen de Belén”, obra realizada por Basilio de Santa Cruz Pumacallao.
  • (3) “Visión de la cruz”, una de las primeras obras de Diego Quispe Tito, realizada en el año 1631.

Reproducción de una obra

Púlpito de San Blas

Autor: No se sabe con exactitud el autor de la obra, sin embargo, se dice que fue realizada por el quechua Juan Tomas Tuyro Tupaq.

Ubicación Actual: Iglesia de San Blaz, Cuzco, Perú.

Relevancia: Se dice que la obra fue un pedido del obispo Manuel de Mollinedo y Angulo, mostrando un claro estilo del barroco andino.

Técnicas utilizadas: La obra está construída en madera de cedro, la cual fue tallada completamente con gubias y las piezas fueron ensambladas con espinas de cactus.

Identificación de partes en la obra: El púlpito de San Blas tiene una base (pedestal), un antepecho (tórax o taza), un respaldo, un dosel (tornavoz), y un corredor (entrada). La Base es esférica y está sostenida por una estructura de bronce, contiene ocho bustos humanos que representan a los herejes del catolicismo y son: Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrico Zwinglio, Enrique VIII, Isabel de Inglaterra, Arrio, Focio y Catalina de Bora. Encima, en la Taza se hallan columnas barrocas entre las que se encuentran la imágenes talladas de los cuatro evangelistas, San Mateo, San Juan, San Marcos y San Lucas; y en la porción central la imagen de la “Inmaculada Concepción María Santísima del Buen Suceso”. En el Respaldo está grabada la efigie de San Blas, Patrón de la Parroquia. Encima de esa imagen está el escudo del obispo Mollinedo y Angulo. En el Tornavoz se hallan esculturas de los doctores de la iglesia. Finalmente coronando el púlpito, sostenido por cinco arcángeles aparece la escultura de San Pablo de Tarso con un crucifijo en la mano; a los pies de San Pablo se encuentra el cráneo que según se aduce pertenece al autor del púlpito.

Proceso Constructivo: No se saben con certeza cómo fue realizada esta obra, ni cuanto tiempo demoró, como muchas otros detalles del mismo.