Ensayo amereida 2014

De Casiopea



Títuloensayo amereida 2014
AsignaturaTaller Amereida
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Pamela Ibañez

La poesía como una puerta directa al alma

Recuerdo hace algunos años mi hermana menor tenía una tarea para el colegio, era analizar algunos cantos de Altazor y como yo soy mayor, pidió mi ayuda. Nos acurrucamos en la cama y empecé a leerle en voz alta como si fuera un cuento de niños, sin embargo nunca me esperé que este poema conmoviera tanto mi corazón. Comencé leyendolo con buen ánimo, poniéndome en el lugar de Altazor, que subía y subía al cielo sin parar, sin dudar, sin temer nada. Como si te regalaran unas incansables alas que solo quieren llevarte más alto, hasta las estrellas. Sin embargo las estrellas estaban mucho más lejos de lo que se veían y me di cuenta de que Altazor no podría alcanzarlas, no podría alcanzar sus sueños no importa cuánto intentara. Y al darse cuenta de eso no le queda más remedio que caer… Al terminar el poema el aire en la pieza cambió totalmente y ahora era una atmósfera derrotista, mi hermana entonces me leyó la pregunta que tenía que responder para su tarea ¿Que representan las estrellas?... ¿Que representan las estrellas? Ni siquiera era necesario pensarlo, son los sueños rotos de Altazor. Recuerdo cuando iba en 4° medio leí completo altazor, pero fué como leer una noticia que no me interesa, como solo pasear los ojos sobre las líneas sin entender ni querer entender nada, pero 2 años después, con unos cuantos sueños rotos en mi espalda lo pude entender de inmediato y entonces me pregunté ¿Por qué hacen a los niños de 4° medio leer este poema? ellos todavía tienen sueños, ¡están llenos de sueños!, ¡creen que son capaces de hacer cualquier cosa! Ven esas estrellas resplandecer tan cerca de ellos que simplemente no entenderían el momento donde Altazor tiene miedo y empieza a caer. Y aún así, si hay niños que a esa edad lo entienden es muy triste entonces. En fin, con el paso de los años tal vez pueda darle otra interpretación a Altazor, porque esa es una de las cosas entretenidas de la poesía, que cada vez que uno la lee, aunque sea el mismo poema, es como leer un poema nuevo, que te dice otras cosas pero con las mismas palabras. La interpretación de la poesía va más allá del humor del lector, sino que se relaciona más con las experiencias del lector. Por eso cuando han pasado años uno encuentra que en realidad el poema iba dirigido a otra parte, no a la que antes se pensaba.


“ ALTAZOR, CANTO I

Altazor ¿por qué perdiste tu primera serenidad? ¿Qué ángel malo se paró en la puerta de tu sonrisa Con la espada en la mano? ¿Quién sembró la angustia en las llanuras de tus ojos como el adorno de un dios? ¿Por qué un día de repente sentiste el terror de ser? Y esa voz que te gritó vives y no te ves vivir ¿Quién hizo converger tus pensamientos al cruce de todos los vientos del dolor? Se rompió el diamante de tus sueños en un mar de estupor Estás perdido Altazor Solo en medio del universo Solo como una nota que florece en las alturas del vacío No hay bien no hay mal ni verdad ni orden ni belleza

¿En dónde estás Altazor? “

“¿Por qué un día de repente sentiste el terror de ser?”

“¿Por qué un día de repente sentiste el terror de ser?”

“¿Por qué un día de repente sentiste el terror de ser?” Esa pregunta me quedó rondando en la cabeza, uno es lo que es y no hay forma de cambiar lo que uno es, sin embargo, ¿Por qué está mal ser así? Porque si no cambias te van a cerrar las puertas.

“La nebulosa de la angustia pasa como un río Y me arrastra según la ley de las atracciones La nebulosa en olores solidificada huye su propia soledad Siento un telescopio que me apunta como un revólver La cola de un cometa me azota el rostro y pasa relleno de eternidad Buscando infatigable un lago quieto en donde refrescar su tarea ineludible

Altazor morirás Se secará tu voz y serás invisible La Tierra seguirá girando sobre su órbita precisa Temerosa de un traspié como el equilibrista sobre el alambre que ata las miradas del pavor. En vano buscas ojo enloquecido No hay puerta de salida y el viento desplaza los planetas Piensas que no importa caer eternamente si se logra escapar ¿No ves que vas cayendo ya? Limpia tu cabeza de prejuicio y moral Y si queriendo alzarte nada has alcanzado Déjate caer sin parar tu caída sin miedo al fondo de la sombra Sin miedo al enigma de ti mismo Acaso encuentres una luz sin noche Perdida en las grietas de los precipicios”


“¿No ves que vas cayendo ya? Limpia tu cabeza de prejuicio y moral Y si queriendo alzarte nada has alcanzado Déjate caer sin parar tu caída sin miedo al fondo de la sombra”

A Veces después del fracaso hay un murmullo en la parte de atrás de tu cabeza que incita a terminar de darte por vencido, aceptar la derrota y no tratar de superarla nunca más porque es casi como si el destino lo quisiera de ese modo. ¡Ay Altazor cuanto te entiendo! Todos pasamos por esos terribles sentimientos. Sin embargo como tu lo expresas es como bañarte con ellos, sentirlos en carne viva y sufrirlos pero al mismo tiempo gozarlos por lo acertados que son.


“Soy yo Altazor Altazor Encerrado en la jaula de su destino En vano me aferro a los barrotes de la evasión posible Una flor cierra el camino Y se levantan como la estatua de las llamas La evasión imposible Más débil marcho con mis ansias Que un ejército sin luz en medio de emboscadas”

(...)

“Habitante de tu destino ¿Por qué quieres salir de tu destino? ¿Por qué quieres romper los lazos de tu estrella Y viajar solitario en los espacios Y caer a través de tu cuerpo de tu zenit a tu nadir?”


¿Por qué quieres salir de tu destino? ¿Por qué quieres salir de tu destino? ¿Por qué quieres salir de tu destino? ¿Por qué quieres salir de tu destino? Pero ¿Cual es tu destino? yo no sé el mío, no tengo idea, solo sé que no hay una infinidad de opciones para elegir, hay sólo un número de estrellas que soy capaz de alcanzar y sin menospreciarlas yo diría que son muy cercanas, sin embargo no quiero alcanzarlas, me conformo con verlas brillar siempre, inagotables e inalcanzables… No hay nada que quiera hacer en este mundo, ojalá fuera como tú Altazor y ver un espacio lleno de estrellas que se mueven como las ondas de una posa de agua. Por lo menos para mi no hay un destino… Altazor siempre me pone melancólica.