Encargo 8: Aproximación al Bote a Remo

De Casiopea



TítuloAproximación al Bote a Remo
AsignaturaTaller de Construcción de Diseño Industrial 4
Del CursoConstrucción 4° DO 2015
CarrerasDiseño Industrial
8
Alumno(s)Luciano Morales


Bote a Remo

Un bote es cualquier construcción cóncava y fusiforme, de madera, metal, fibra de vidrio u otro material. Es, por consiguiente, un término genérico con el que se puede referir tanto a una ligera canoa como a una embarcación pesada.

También se puede considerar como bote a todo cuerpo flotante de forma simétrica respecto de un plano longitudinal vertical, llamado plano de crujía, provisto de medios de propulsión y gobierno, que reúne las siguientes condiciones:

Flotabilidad Solidez o resistencia Estanqueidad Capacidad de carga Estabilidad Gobernabilidad Movilidad

Un bote es una embarcación de pequeña eslora con capacidad para flotar y moverse en el agua, ya sea dirigido o no por sus ocupantes. Responde a las necesidades de vía marítima o fluvial y ofrece diversas actividades como el transporte de personas o mercancías, las guerras navales, la pesca, la navegación u otros servicios tales como la seguridad de otros buques.

Historia del bote a remo

Embarcaciones Egipcias y Fenicias

Los egipcios navegaron por el Nilo, sus naves era aptas para el trafico fluvial no para el marítimo, también estuvieron en el mar rojo y Mediterráneo. Ellos construían embarcaciones desprovistas de quilla, de estructura ligera y dotadas de una vela. Cuando tuvieron necesidad de alcanzar puertos lejanos optaron por fletar buques extranjeros, sobre todo cretenses y fenicios.

Construían tres tipos de embarcación:

Los Arcos: naves ligeras y rápidas, con un espolón en la roda y una cabeza de caballo roja en la proa. Disponían de dos cubiertas y se propulsaban principalmente a remo. Lo utilizan como buques de guerra o para incursiones de piratería.

Las Birremes: Hacia el siglo VIII a. C. el diseño de las antiguas galeras fue modificado, perfeccionada que tienen dos hileras de remeros por los fenicios.

Los Gaulos: Transporte para las mercancías, son mercantes pesados de aspecto redondeado, con amplias bodegas y la borda alta, que se desplazaban la vela y solo empleaban los remos para maniobrar.

Los Griegos

En sus vasos y ánforas, tiene una extensa documentación gráfica de sus naves, a bordo de las cuales realizaron grande viajes de exploración por el mundo conocido de entonces. Fueron discípulos de los fenicios en las artes náuticas, de donde aprendieron las técnicas de construcción naval. Construían dos tipos de embarcación:

Las primeras naves de los griegos Galeras, un tipo de barco Bizantino:3 Son de tipo similar a las fenicias, se utilizaban para el transporte de mercancías y para la guerra. Los griegos desplegaron una gran habilidad en la construcción de los trirremes: son galeras con tres hileras de remeros que alcanzaban un gran impulso y eran muy adecuadas para los combates marítimos. Tenía el fondo casi plano y su calado era muy escaso.

El pentecóntero o pentecóntera era un barco de guerra griego impulsado por 50 remeros (de ahí su nombre), además de un timonel y quizás otros marinos. También podía navegar a vela.

Tenía una eslora de 35 m de largo, y una manga de 5 m de ancho.

Es el tipo de barco usado, según el relato de Homero, en la Guerra de Troya (siglo XII a. C.). Heródoto señala que fueron los focenses los primeros que hicieron largos viajes por mar, navegando no en «naves redondas» (barcos mercantes), sino en pentecónteros. Este tipo de navío fue abandonado en favor de la trirreme, que se impuso a partir del siglo VI a. C.

Barco Bizantino

La galera fue un tipo de barco bizantino. El origen del término es oscuro, tal vez relacionado con galeos, «galeus». Es un barco impulsado por la fuerza de los remos, y en ocasiones por el viento; por eso poseía una o más velas grandes.

Las dimensiones de los mayores barcos de esta especie en las fechas últimamente citadas eran: eslora, 140 pies: manga, 20: puntal, 9. Hasta el siglo XVI, en que se perfeccionó el uso de la artillería a bordo de las embarcaciones, iban armadas las galeras de un espolón a proa hecho de bronce o de madera reforzado con zunchos de hierro y colocado muy bajo, casi en la línea de flotación con el objeto de desfondar el barco enemigo a quien embistiesen. Sobre la cubierta de la galera iban dispuestos a una y otra banda los bancos de los remeros, existiendo una división, llamada crujía, que permitía ir de la popa a la proa: en este paso se colocaba el cómitre o nostromo (hortator entre los romanos) para vigilar y animar a los remeros.

Había galeras que llevaban uno, dos y tres palos variando según el tamaño El elemento propulsor principal eran los remos y el auxiliar la acción del viento sobre las velas. Los remeros, hasta 7 por bancada, tomaban asiento en bancos que iban empotrados de una parte en el mamparo del corredor o crujía y del otro en el costado. El número de bancos, y por tanto, desde la más pequeña que tenía 20 por banda, normalmente solía ser de 25 o 26, aun cuando hubiera buques de la familia de las galeras, las medias galeras y los leños, que tenían algunos menos, y otras en cambio muchos más, como las cuatro galeras portuguesas que fueron con la Armada Invencible, cada una de las cuales contaba 306 remeros. La longitud de los remos era de unos 50 pies próximamente que se manejaban apoyando el primer tercio en las postizas o piezas rectangulares de madera adosadas por fuera de la embarcación, una por cada costado y que corrían a lo largo desde los yugos de popa hasta los del brazal o de proa. Las más antiguas galeras tenían las velas cuadrangulares, siendo la más grande la del trinquete, aunque después eran latinas y la vela del trinquete fue más pequeña que la del palo mayor. Unas veces, a imitación de las naves romanas, tenían parapetos en los costados, gruesas planchas o una serie de paveses o escudos que servían de abrigo en el combate a remeros y soldados; y otras, altos castillos a popa y a proa desde donde arrojaban las flechas, dardos y aún el fuego griego.

Liburna

La liburna o libúrnica es una embarcación que tuvo su origen en Liburnia, provincia de Dalmacia y que empleaban en la piratería.

Con el auxilio de estas naves venció Augusto a Marco Antonio en la célebre batalla de Actium y desde entonces se les dio la preferencia en las armadas romanas. Las construían con las maderas de ciprés y del alerce y abeto y con clavazón de cobre con preferencia a la de hierro.

Había liburnas con un orden de remeros (monorremes), como dice Jal en su Arquéologie Navale, París, 1840. Añade que debían de ser ligeras, fáciles de gobernar y poco elevadas. Otras más capaces de dos, tres, cuatro, cinco y aun aseguraban que en la batalla de Actium las hubo de seis órdenes y de más, como admite Vegecio en Epitoma rei militaris. Según Eutropio llevaban espolón.

Cada una tenía un contramaestre que enseñaba y ejercitaba diariamente en sus respectivas maniobras a los remeros, pilotos y soldados. Las mayores llevaban de avanzada una falúa de cuarenta remos para hacer la descubierta, sorprender las naves enemigas, interceptar sus convoyes y avisar de su derrota y de sus intenciones. Para que no fuesen avistadas por los enemigos las pintaban, así como sus velas y jarcias de un color verde pardo para que pasaran inadvertidas en el mar y del mismo color vestían a los marineros y soldados que iban embarcados en estas naves.

Dromon

Era un buque de tres velas triangulares, también llamadas latinas, y dos filas de remeros, lo que le daba gran velocidad. Podía albergar entre 150 y 200 hombres, que solían ser esclavos. Estos barcos estaban armados con balistas y máquinas pesadas que proyectaban dardos de hierro, además del famoso Fuego griego, así como catapultas para dispararlo, otra muestra del Imperio bizantino.

Pertenecía a la flota imperial de Constantinopla, y su diseño viene precedido por el trirreme, una nave rápida que a su vez estaba basada en la de los ilirios de la costa adriática. Para albergar a un número tan grande de hombres tenía 30-50 metros de eslora y 5-7 metros de manga.

Trirremes

El trirremenota era una nave de guerra inventada hacia el siglo VII a. C. Desarrollado a partir del pentecóntero, era más corto que su predecesor, un barco con una vela, que contaba con tres bancos de remeros superpuestos a distinto nivel en cada flanco, de ahí su nombre.

Los trirremes aparecieron en Jonia y se convirtieron en el buque de guerra dominante en el mar Mediterráneo desde finales del siglo VI hasta el siglo IV a. C. A partir de estas fechas fue desplazado por el quinquerreme, hasta que tras el dominio del Mediterráneo por Roma de nuevo fue utilizado debido a su efectividad por el Imperio romano hasta el siglo IV.2

A pesar de las dificultades iniciales en la arquitectura del trirreme, esencialmente sus dimensiones, ángulo de inclinación y recorrido de los remos a los que se sumaba el entrenamiento de las tripulaciones para conseguir una boga organizada, la concentración de esfuerzos permitía un mejor gobierno del buque y el aumento de la potencia en tramos de boga cortos durante el combate para emplear el espolón de proa.

La primera y más famosa batalla naval de la Antigüedad en que los trirremes se utilizaron fue la de Salamina, en el 480 a. C., que enfrentó a la flota griega, principalmente la de Atenas, a la armada persa, numéricamente muy superior.

Drakkar

Un drakkar o långskip es una embarcación de casco trincado que data del período comprendido entre los años 700 y 1000. Fue utilizada por los escandinavos, sajones y vikingos en sus incursiones guerreras tanto costeras como del interior. Fueron el mayor exponente del poderío militar de los escandinavos, que los consideraban como su más valiosa reliquia. En las Islas Lofoten (Noruega), algunos barcos de pesca aún siguen fabricándose siguiendo las mismas técnicas.

Las mejores pistas sobre las técnicas de construcción de los drakkars provienen de los barcos fúnebres. En la sociedad vikinga era común que los reyes fuesen incinerados junto con su drakkar y sus más valiosas posesiones. El barco funerario de Oseberg en Noruega y el drakkar anglosajón de Sutton Hoo en Inglaterra son buenos ejemplos.

Los drakars eran extraordinariamente estrechos en relación a su longitud, sobre todo si los comparamos con los estándares actuales. El mayor drakkar descubierto (en el puerto de Roskilde) tiene 35 m de eslora, y el encontrado en el puerto de Hedeby tiene la mayor relación longitud/anchura: 11,4 a 1. Sin embargo, embarcaciones más recientes, optimizadas para la navegación, tenían ratios más bajos, a menudo de 1 a 7 o incluso de 1 a 5.

En contraste, los barcos escandinavos dedicados al comercio, llamados knarrs, tenían mayor calado y eran más anchos para acomodar la carga; para navegar dependían mucho más de las velas. Es posible establecer una relación similar entre las galeras mediterráneas y los barcos mercantes, más redondeados.

Más tarde se empezaron a utilizar velas rectangulares hechas de lana y reforzadas con cuero. Los drakkars eran muy rápidos y veloces, alcanzando velocidades de 14 nudos. Eran naves con una excelente navegabilidad, pero, al ser esencialmente embarcaciones abiertas, no eran muy habitables. Sin embargo, esto no impidió a los primeros exploradores escandinavos descubrir y asentarse en Islandia, Groenlandia e incluso llegar hasta Terranova (Vinland).

Mapa de Origen de las Primeras Embarcaciones

Mapa 12.jpg

Hidrodinámica en un Bote a Remo

Posiciones corporales de las fases de remado