Elisa Vergara Tarea 3 - Módulo investigación T2 2015

De Casiopea



TítuloPrimera revisión de autores
AsignaturaTitulo 1
Del CursoMódulo Investigación T2 2015
CarrerasArquitectura
3
Alumno(s)Elisa Vergara

Asentamientos informales en la periferia de Valparaíso y su arraigo a un territorio vulnerable

  • Nombre: Elisa Vergara
  • Carrera: Arquitectura
  • Profesor guía: Salvador Zahr

Abstract

La siguiente revisión propone investigar acerca de la consolidación de barrios en la periferia de Valparaíso. Esto parte del interés por hacer ciudad en un territorio accidentado y con una traza singular, espontánea e irreproducible que posee la ciudad. Para entender este fenómeno es necesario estudiar lo que se entiende por periferia en las ciudades y cómo funciona la periferia de Valparaíso. Aquello se liga con las problemáticas habitacionales que existen y lleva a las personas a tomarse un terreno. A partir de esto se revisarán las diversas razones que han llevado al habitante a vivir en la vulnerabilidad que da el territorio accidentado y por lo mismo vivir con escasez de equipamientos, especialmente equipamientos públicos. Por esto surgen las interrogantes ¿Cómo se logra consolidar un barrio carente de equipamientos públicos?, ¿Qué ha llevado a los habitantes a permanecer en un lugar vulnerable? Estas interrogantes surgen a partir de las políticas habitacionales en Chile que permiten optar a viviendas sociales, sin embargo no es opción para muchas personas.

Nota previa

Esta investigación surge desde el interés por llevar a cabo como proyecto de título el desarrollo urbano y consolidación del barrio El Vergel en el Cerro La Cruz de Valparaíso. Luego del incendio de abril del 2014 este barrio quedó siniestrado, por lo que está en proceso de rehabilitación y crecimiento lo que deja en evidencia su carencia de equipamientos.

Palabras clave

Barrio, arraigo territorial, periferia, equipamientos públicos.

Periferia urbana: La lucha por la consolidación barrial

La constante de las ciudades en proceso de crecimiento

La periferia es un fenómeno que se puede observar claramente en cualquier urbe que se encuentre en desarrollo, es un proceso habitacional que se genera por diversas razones, así como también su impacto es distinto en cada una de las ciudades.

Como indica Arteaga esta situación se vuelve un problema social bastante perjudicial para los habitantes generando segregación social y desigualdad. “La periferia, nace y se establece como fenómeno típico de la ciudad contemporánea, cuando las ciudades comienzan a expandirse más allá del perímetro de su muralla de forma acelerada y el territorio que se empieza a urbanizar por partes alrededor de la ciudad consolidada, sosteniendo aún una fuerte relación de dependencia con el centro urbano. […] Se conforma un medio urbano incompleto donde no existen suficientes servicios y equipamientos y las actividades son poco diversificadas, obligando a sus residentes a estar en constante relación con la ciudad central.” (Arteaga 2005:100).[1]

Valparaíso y la ciudad informal de cambio incesante

En el caso de estudio, Valparaíso, debemos evidenciar que su destino no era ser ciudad, comenzó como un puerto que permitía a Santiago su conexión al exterior. El barrio Puerto y el Almendral era más fácil de planificar y poblar, por lo que fueron los primero terrenos en ser ocupados. Los cerros han sido poblados de forma parcial ocupándose primeramente las quebradas. De ésta manera Valparaíso comienza a formar una periferia en constante cambio. Puentes reconoce una periferia de carácter efímera, que está en constante movimiento. Aquella línea de límite urbano reconocible va variando constantemente de lugar, por esto que, lo que el nombra como periferia efímera, se ha ido consolidando. “Se considera como periferia –en el caso de Valparaíso- aquella franja que circunda la ciudad en una suerte de cinturón urbano que no solo la rodea en un proceso de expansión en que escala por las laderas hacia las cotas más altas, sino que además ocupa los intersticios dentro de la ciudad misma, los que tradicionalmente han sido dejados como extensión natural debido a sus múltiples complejidades.” (Puentes 2013:140).[2]

Si estudiamos la periferia de forma más cercana notamos que esta se fue formando principalmente a través de tomas de terrenos. Por variadas razones las personas se han ido tomando estos terrenos y adelantándose a la urbanización de las quebradas y cerros de manera improvisada. Se fue desarrollando una trama compleja dada por el terreno y la topografía que ha transformado a Valparaíso en una ciudad irreproducible. Esta particularidad conforma una de las riquezas más grandes de la ciudad, haciendo frente a diversas complejidades del territorio. Pino y Ojeda indican la diferencia entre dos formas de habitar haciendo alusión a la manera de adquirir el territorio, reconociendo la periferia dentro de la llamada ciudad informal. ”Por una parte, la ciudad formal estaría conformada por asentamientos legales que cumplen con las leyes y ordenanzas, tanto en los procesos de adquisición de los bienes como en los procesos de construcción de los mismos. Y la ciudad informal estaría conformada por todas aquellas prácticas que se instauran, desarrollan y consolidan fuera de las leyes y ordenanzas, en este caso nos referimos a las formas de apropiación por las cuales se accede al suelo urbano y a la vivienda, desde la adquisición de los terrenos, hasta la autoconstrucción de la vivienda.” (Pino, Ojeda 2013).[3]

Tomas de terreno como generatriz de la ciudad informal

Para entender las razones de por qué se comienza a generar ésta ciudad informal lo principal es conocer los motivos que llevan a las personas a una toma de terreno, ya que esta forma de habitar conduce a una constante vulnerabilidad de la periferia, manifestándose en varios aspectos, el más común a nivel país es la delincuencia generada por el abandono e incomunicación que ocasiona la falta de equipamientos y control del perímetro de la ciudad. Sin embargo uno de los principales problemas que presenta Valparaíso es la vulnerabilidad con respecto a desastres naturales, incluyendo dentro de estos incendios y aluviones, que afectan aún más a la población por la precaria construcción de las tomas. Pino y Ojeda reconocen que en Latinoamérica la expansión de la ciudad informal se debe principalmente por la dificultad de obtener una vivienda. ”La expansión de la ciudad informal en Latinoamérica obedece a variados aspectos, uno de ellos es que la vivienda formal se ha vuelto inalcanzable para las familias de niveles económicos bajos. Como lo expone Davis, ‘la vivienda formal se volvió inasequible para cientos de miles de personas y la única alternativa que quedaba para la población era arriesgar la vida en los esteros, las zonas propensas a inundaciones, establecerse en los cauces de ríos’. Así se comienzan a gestar nuevos procesos y formas de acceso al suelo urbano.” (Pino y Ojeda 2013).

Pino y Ojeda describen diversas razones por las que las que los habitantes en Chile lleguen a tomarse un terreno: “En Chile, particularmente la crisis de la vivienda obedece a varios aspectos que derivaron paulatinamente en diferentes formas informales de acceso al suelo urbano y a la vivienda. Este es un problema que comienza a gestarse en algunos centros urbanos del país desde mediados del siglo XIX, producto de la modernización y la industrialización.” (Pino, Ojeda 2013). Una de las causas más preocupantes es la “ineficacia e insuficiencia de las políticas y programas gubernamentales, generados para dar una solución eficaz a la problemática de la vivienda.” (Pino, Ojeda 2013).

Arraigo al territorio como identidad principal

Pino reconoce el arraigo como una lucha del individuo por un sueño que espera cumplir. “El arraigo social, en cuanto que pertenencia a un grupo, se expresa en los habitantes mediante el sentimiento de pertenencia y la identidad colectiva. Y en cuanto a la participación se expresa en los habitantes mediante: la soberanía comunitaria, la solidaridad, la reivindicación de los espacios públicos y las micro economías familiares […] El hombre se arraiga espacialmente cuando se fija, se ancla, en un territorio, lo traza, lo marca, lo delimita, lo modela, lo construye y lo reconstruye en virtud de sus necesidades deseos y sueños.” (Pino 2015:105).[4] Este arraigo los liga a un lugar aunque sea vulnerable, esto se evidencia en entrevistas estudiadas por Pino, donde se denota la razón por la cual las familias al llegar a estos lugares prefieren permanecer ahí y no emigrar del territorio.

El arraigo al territorio también hace evidente en los habitantes cuando ellos señalan que no les gustaría irse de este lugar, a pesar de que las condiciones de habitabilidad y económicas que poseen puedan ser difíciles. Las familias prefieren quedarse en las quebradas antes de emigrar a otro lugar de la ciudad, donde, supuestamente, tendrían mejores condiciones de vida, como por ejemplo, en las viviendas sociales. Es decir, en este caso, algunos habitantes aceptan una condición de habitabilidad complicada en términos de seguridad y materialidad, en vez de migrar a otra zona de la ciudad, que podría ofrecer mejores condiciones.” (Pino 2015:120).

Espacio público en la periferia, demanda significativa para la consolidación del barrio

Como hemos mencionado anteriormente la carencia de equipamientos es lo que más caracteriza a estos barrios en la periferia, especialmente equipamientos públicos formales, Nicolini destaca la importancia de estos “En tanto, el espacio público podría ser aquel que da soporte a la capa exterior de nuestra vida cotidiana, y donde la importancia de ésta reside en que es el espacio (momento, lugar) donde se sociabiliza (se externaliza, se arman vínculos y relaciones), proceso trascendental, ya que en este espacio, es donde se va formando la identidad del individuo (identidad que ya viene un tanto moldeada desde la primera capa, la casa, el hogar).” (Nicolini 2015).[5]

Por otro lado Pino se refiere a los espacios públicos informales como un espacio que evidencia aquella lucha por un lugar propio, “los espacios públicos informales en las quebradas son una expresión de una autoría colectiva y la materialización de una demanda anhelada. Es una reclamación hacia el derecho de tener y de beneficiarse de espacios de encuentro, de recreación, y de sociabilización, en el entorno inmediato a sus viviendas. Los habitantes imaginan y demandan la consolidación de sus barrios, pero consideran que esta consolidación solo es posible mediante la consolidación del espacio público." (Pino 2015:128).

Conclusiones

Las diversas demandas que tienen los habitantes de la periferia sumado al arraigo hacia un territorio conforman parte importante de la consolidación de un barrio. Esto se basa en las dificultades que ha generado el llegar a vivir en ese territorio junto con la historia que conlleva aquella lucha constante, lo que se ha ido traspasando de generación en generación. Estos elementos han permitido que los habitantes cercanos se vayan uniendo, ya sea por la cercanía de sus viviendas, los proyectos de vida similares, una calidad de vida semejante o la lucha incesante que tienen en común y que tiene como principal vía los escasos espacios públicos que se muestran como el lugar de encuentro pero por sobre todo de unión, lo que lo hace más potente.

Fichas bibliográficas

1.

Patrick Geddes. (2009). Ciudades en evolución. Madrid: KRK Ediciones.

El autor habla sobre las nuevas conciencias sociales acerca de la forma de ver y hacer ciudad. Se cuestiona el cómo debemos comenzar a estudiar la ciudad, si desde un presente o desde su historia. Se comenta que no sólo hay que cuestionarse el ¿cómo? Y ¿dónde?, sino que también el ¿a dónde? Presenta diversos ejemplos de ciudades europeas y las ciudades del medievo, sus formas espaciales y arquitectónicas.

2.

Vio A., Aguirre D., Bustos C., Morales N., Varas L. (2014). PROGRAMA RECUPERACIÓN DE BARRIOS II Foro Internacional de Recuperación de Barrios. Santiago: Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Este libro trata sobre el programa Quiero Mi Barrio, llevado a cabo por el gobierno, se presentan diversas reflexiones de distintos autores donde se toman temas como la inclusión social en las ciudades y regeneración urbana a escala barrial identificando la importancia del estado en las políticas sociales.

3.

Puentes M. (2013). La Observación Arquitectónica de Valparaíso: Su periferia Efímera. Valparaíso: EUV.

Este libro presenta la periferia de Valparaíso a través de la observación, evidencia el proceso actual de hacer ciudad en aquella periferia llamada por el autor como efímera porque nunca está estática y que guarda el secreto del origen formal de la ciudad y como nuca fue trazada, su condición de efímera se ha ido consolidando.

1/ “La situación, el sitio que da lugar a la ciudad de Valparaíso, que ha trepado por las laderas de este anfitearto topográfico reconociendo que en rigor asume la forma de un teatro, es aquello que ha condicionado el carácter de la ciudad y, principalmente, ha gobernado la forma actual de la ciudad.” (Pág. 121)

2/ “Hacer del lugar en un proceso de adaptabilidad a sus particularidades topográficas y no a la inversa, o bien, adaptar el lugar a los procesos urbanos, es sin duda el destino constante de la ciudad, destino que no ha sido asumido ni reconocido por las políticas urbanas y habitacionales que insisten en la modificación territorial para emplazar sistemas urbanos.” (Pág.121)

1/ “Se considera como periferia –en el caso de Valparaíso- aquella franja que circunda la ciudad en una suerte de cinturón urbano que no solo la rodea en un proceso de expansión en que escala por las laderas hacia las cotas más altas, sino que además ocupa los intersticios dentro de la ciudad misma, los que tradicionalmente han sido dejados como extensión natural debido a sus múltiples complejidades.” (Pág. 140)

2/ “En toda su historia la relación de Valparaíso con sus límites ha sido la relación con el mar y con los cerros, una relación de borde, de borde de ciudad con borde de suelo entendido como su territorio: topografía.” (Pág. 141)

4.

Pino A., Ojeda L. (Agosto 2013). Ciudad y hábitat informal: Las tomas de terreno y la autoconstrucción en las quebradas de Valparaíso. Revista INVI, 28, 78.

El artículo evidencia el fenómeno de las tomas de terrenos en las quebradas de Valparaíso, las que definen una forma de apropiación característica de la ciudad. Se presentan los resultados del análisis de entrevistas realizadas a los habitantes de las quebradas, destacando las causas principales que influyeron en la ocupación ilegal de las quebradas.

1/ “Fernández, refiriéndose a los procesos de producción informal de la ciudad, señala que: ‘este proceso es constituyente del espacio urbano latinoamericano, tratándose de un proceso estructural que, como tal, no está aislado, no constituye una excepción y no se trata de una cuestión exclusiva de las grandes ciudades.’ ”

2/ ”Por una parte, la ciudad formal estaría conformada por asentamientos legales que cumplen con las leyes y ordenanzas, tanto en los procesos de adquisición de los bienes como en los procesos de construcción de los mismos. Y la ciudad informal estaría conformada por todas aquellas prácticas que se instauran, desarrollan y consolidan fuera de las leyes y ordenanzas, en este caso nos referimos a las formas de apropiación por las cuales se accede al suelo urbano y a la vivienda, desde la adquisición de los terrenos, hasta la autoconstrucción de la vivienda.”

  • Motivos para una toma de terreno

3/ ”La expansión de la ciudad informal en Latinoamérica obedece a variados aspectos, uno de ellos es que la vivienda formal se ha vuelto inalcanzable para las familias de niveles económicos bajos. Como lo expone Davis, ‘la vivienda formal se volvió inasequible para cientos de miles de personas y la única alternativa que quedaba para la población era arriesgar la vida en los esteros, las zonas propensas a inundaciones, establecerse en los cauces de ríos’. Así se comienzan a gestar nuevos procesos y formas de acceso al suelo urbano.”

4/ “En Chile, particularmente la crisis de la vivienda obedece a varios aspectos que derivaron paulatinamente en diferentes formas informales de acceso al suelo urbano y a la vivienda. Este es un problema que comienza a gestarse en algunos centros urbanos del país desde mediados del siglo XIX, producto de la modernización y la industrialización. Así, encontramos las siguientes causas comunes:

1- Migración campo-ciudad, generada por la concentración de los servicios en los centros urbanos. 2- Hacinamiento en los centros urbanos, producto de un agolpamiento de la clase trabajadora y campesina en insalubres conventillos, cuartos redondos y cités. 3- Inaccesibilidad a la vivienda formal, ya que la población más pobre del país no tiene acceso a comprar viviendas ni terrenos. 4- Ineficacia e insuficiencia de las políticas y programas gubernamentales, generados para dar una solución eficaz a la problemática de la vivienda. 5- Existencia de terrenos baldíos en los centros urbanos y grandes propiedades en las periferias urbanas que suscitan la especulación. 6- Desregulación del mercado del suelo urbano.”

  • La toma como una opción habitacional viable

5/ “Las tomas de terrenos en Valparaíso han sido la forma principal de generación del hábitat informal y por medio del cual la ciudad ha crecido y se ha consolidado. Esta toma de carácter familiar y/o de pequeños grupos es la que ha originado los Conjuntos Residenciales Familiares (C.R.F). Lo entendemos en el sentido propuesto por Agier, quien los define como sistemas familiares de vivienda donde cada familia recompone y reconstruye una parte del medio urbano complejizándolo y dándole forma, generando así una red de interconexiones y ramificaciones residenciales, pero siempre ligadas a un conjunto visible.”

6/ “El hecho de tomarse un terreno en una quebrada se concibe como una ocupación viable, con más posibilidades de permanencia por presentarse como territorios de bajo avalúo fiscal, de fácil acceso, sin control municipal efectivo, de poca o nula oposición de posibles propietarios privados, y por ser territorios históricamente estigmatizados y catalogados popularmente como tierra de nadie.”

7/ “Con el concepto de movilidad familiar nos referimos a un tipo de movilidad residencial, que establece una lógica de ocupación administrada por las familias integrantes de la toma. Es un mecanismo solidario de acceso al suelo urbano, donde una persona o familia que se encuentra materialmente en posesión de un sitio, propone o invita a sus familiares y/o amigos a instalarse junto a ellos, en vista de que se encuentran en situación de necesidad o de crisis habitacional. Esta forma de acceso a la toma genera los conjuntos residenciales familiares, ya que son los primeros ocupantes quienes asumen en su justa medida un rol de administradores del territorio de las quebradas, y son quienes toman la decisión de aceptar o rechazar a alguien nuevo, en la medida que son ellos quienes extienden la invitación de compartir un terreno.”

8/ “La toma de terreno y el hábitat informal tanto en Chile como en el resto de Latinoamérica tienen como factor común su carácter incremental y de agenciamiento de partes, producto de la acción directa de la gente, que Davis ha definido como “favelización”. En este contexto y gracias a los relatos de vida que hemos recogido, hemos podido constatar que la toma de terrenos en las quebradas de Valparaíso se diferencia de la toma santiaguina en cuanto ésta se genera en un periodo indeterminado, formalizándose poco a poco gracias a la adición de pequeñas tomas familiares, que responden a una lógica de movilidad familiar generalmente asociada a los terremotos. En este contexto la toma porteña, al ser paulatina, se diferencia de la santiaguina en cuanto no tiene organización socio-espacial. Es por ello que la construcción social del paisaje de las quebradas de Valparaíso constituye un modelo de barrio abierto y de escala variable sustentado en el modelo de soberanía comunitaria de los C.R.F., que en sí son producto de una red de procesos socio-espaciales evolutivos.”

5.

Nicolini C. (2015). Opinión: La garantía de ser ciudadano. 8 de julio de 2015, de Plataforma Urbana Sitio web: http://www.plataformaurbana.cl/archive/2015/03/04/opinion-la-garantia-de-ser-ciudadano/

Opinión acerca de las políticas habitacionales y la integración de la ciudad en los proyectos de diseño urbano en la periferia de Valparaíso.

  • Reemplazo de un terreno por el subsidio

1/ “En las comunidades de campamentos, la ausencia de este derecho (vivienda) podría ser lo más notorio, puesto que se tiende a asociar a los campamentos con una carencia habitacional, si bien muchas veces puede ser así, también existen casos donde la casa no es deficiente, pero si está el problema de tenencia de terrenos, el acceso a servicios básicos y entorno urbano.”

2/“Cuando se opta a una vivienda definitiva con subsidios del estado, se está dejado de lado una historia de lucha por construirse lo propio y se opta por la construcción del ideal del barrio, donde se ofrece seguridad territorial, en la materialidad de la vivienda y en el acceso a los servicios básicos.”

  • Sobre el espacio público: identidad del individuo

3/ “En tanto, el espacio público podría ser aquel que da soporte a la capa exterior de nuestra vida cotidiana, y donde la importancia de ésta reside en que es el espacio (momento, lugar) donde se sociabiliza (se externaliza, se arman vínculos y relaciones), proceso trascendental, ya que en este espacio, es donde se va formando la identidad del individuo (identidad que ya viene un tanto moldeada desde la primera capa, la casa, el hogar).”

4/”Si bien, se deben generar estrategias para, por un lado mejorar los espacios reducidos, la deficiencia en diseño urbano, así como para mejorar convivencia, seguridad y mantenimiento del entorno barrial, se debe pensar en el aspecto general, en la integración de la ciudad con estos proyectos.”

6.

Andrea Pino. (2015). Quebradas de Valparaíso, memoria social autoconstruida. Santiago, Chile: Grafica LOM.

1/ “Las quebradas se configuran como territorios desestimados por la planificación urbana, ya que no son reconocidos como barrios consolidados, básicamente porque son definidad por el PRV como áreas verdes. Sin embargo sus habitantes las consideran como auténticos barrios auto gestionados, y expresan que la cohesión social generada al interior del grupo en algún momento después del proceso inicial de ocupación informal de la quebrada, y en función de las necesidades y carencias que ellos comparten, son hechos reales y suficientes que les permiten definir y entender la quebrada como un barrio.” (Pág. 103)

  • Acerca del arraigo social a un lugar que le da identidad a un lugar.

2/ “El arraigo social, en cuanto que pertenencia a un grupo, se expresa en los habitantes mediante el sentimiento de pertenencia y la identidad colectiva. Y en cuanto a la participación se expresa en los habitantes mediante: la soberanía comunitaria, la solidaridad, la reivindicación de los espacios públicos y las micro economías familiares.” (pág. 105)

3/ “El hombre se arraiga espacialmente cuando se fija, se ancla, en un territorio, lo traza, lo marca, lo delimita, lo modela, lo construye y lo reconstruye en virtud de sus necesidades deseos y sueños.” (Pág. 105)

  • Se habla del arraigo territorial desde un principio humano

4/ “Del Acebo define el arraigo espacial como ‘ese ‘imperativo’ territorial, presente incluso en el reino animal, que hace que el hombre tienda a fijarse localmente en un espacio que lo conforma en su uniformidad. Conformación que continúa vigente aun en los momentos en que el sujeto no está físicamente en el: puede no ocupar ese espacio, pero lo lleva dentro, sabe que el mismo sigue estando y le pertenece, al menos en un sentido metafísico.’ “ (Pág. 105)

  • El arraigo los liga a un lugar inseguro, aunque se tenga la posibilidad de ir a una vivienda social.

5/ “El arraigo al territorio también hace evidente en los habitantes cuando ellos señalan que no les gustaría irse de este lugar, a pesar de que las condiciones de habitabilidad y económicas que poseen puedan ser difíciles. Las familias prefieren quedarse en las quebradas antes de emigrar a otro lugar de la ciudad, donde, supuestamente, tendrían mejores condiciones de vida, como por ejemplo, en las viviendas sociales. Es decir, en este caso, algunos habitantes aceptan una condición de habitabilidad complicada en términos de seguridad y materialidad, en vez de migrar a otra zona de la ciudad, que podría ofrecer mejores condiciones.” (Pág. 120)

  • Sobre cómo la ausencia de espacios públicos genera unión entre los habitantes.

6/ “En el caso de las quebradas, el espacio público expresa un sentido y simbolismo en cuanto que los habitantes se apropian y reivindican aquello ausente, faltante y anhelado. La palabra reivindicación es empleada para designar una reclamación tendiente a hacer reconocer en justicia un derecho contestado por un tercero. Significa reclamar algo a lo que se cree tener derecho o reclamar para sí la autoría de una acción. Sus sinónimos son demandar, desear, atribuir, exigir, solicitar, pedir, etc.”

7/ “Desde esta perspectiva, los espacios públicos informales en las quebradas son una expresión de una autoría colectiva y la materialización de una demanda anhelada. Es una reclamación hacia el derecho de tener y de beneficiarse de espacios de encuentro, de recreación, y de sociabilización, en el entorno inmediato a sus viviendas. Los habitantes imaginan y demandan la consolidación de sus barrios, pero consideran que esta consolidación solo es posible mediante la consolidación del espacio público." (Pág. 128)

7.

Arteaga I. (Enero-diciembre de 2005). De periferia a ciudad consolidada. Bitácora, 9, 98-111.

1/ “la periferia, nace y se establece como fenómeno típico de la ciudad contemporánea, cuando las ciudades comienzan a expandirse más allá del perímetro de su muralla de forma acelerada y el territorio que se empieza a urbanizar por partes alrededor de la ciudad consolidada, sosteniendo aún una fuerte relación de dependencia con el centro urbano. Primero, porque allí se ubican vivienda (en busca de terrenos menos costosos) e industria (buscando suficiente espacio para su localización), sin otras actividades complementarias a la vida urbana tradicional. Segundo, porque se conforma un medio urbano incompleto donde no existen suficientes servicios y equipamientos y las actividades son poco diversificadas, obligando a sus residentes a estar en constante relación con la ciudad central.” (Pág. 100)

  • Carácter ambiguo de la periferia

2/ “Esta parte de la ciudad ha tenido una historia tan ambigua como indefinida. Muchos pueden hablar de periferia, incluso algunos podrían armar un paisaje completo de ella. Pero hasta ahora es muy difícil que se pueda superar la problemática conceptual en torno a este espacio, pues ha existido una constante dificultad para establecer una noción clara y sin ambigüedades, sobre todo para determinar los criterios y los instrumentos con los cuales razonar sobre ella e intervenirla.” (Pág. 101)

3/ “En este ámbito, la distancia ya no es un factor relevante al momento de definir la periferia. Primero porque su condición de temporalidad en cuanto a la localización con relación a un centro va desapareciendo con las sucesivas fases de crecimiento, y segundo porque las distancias se han reducido con la articulación dada por las nuevas infraestructuras de comunicación. La dependencia tampoco es un término clave ya que las nuevas periferias se han convertido en piezas autónomas respecto al centro metropolitano dentro de una región urbana. Finalmente la deficiencia deja de ser un factor relevante ya que las nuevas periferias se destacan por sus valores formales y medioambientales, por ofrecer todo aquello que las áreas centrales ya no poseen.” (Pág. 102)

  • Se habla sobre la periferia residencial, esta es reconocible en el caso de Valparaíso.

4/ “La periferia residencial, segunda corona en torno al centro urbano, se identifica en las décadas centrales del siglo XX, a partir del crecimiento acelerado que experimentaron muchas ciudades debido a fuertes procesos de industrialización. Aquí el vínculo inicial de la residencia con la industria se rompe por la conformación de barrios dormitorio. Estos se caracterizan por la segregación social, las graves deficiencias de accesibilidad, servicios y urbanización de la nueva residencia masiva, construida entre la ilegalidad y la legalidad, tanto por el sector público como el privado en medio de una fuerte especulación del suelo. También se define como la periferia urbana –desligada del concepto de distancia– considerándose como un espacio incompleto por ‘falta de servicios, de centralidad y/o simbolismo e imagen’ (BUSQUETS, 1985, 1992). Con estas características se generaliza la calificación patológica de la periferia en general.” (Pág. 103)

  • Características de la periferia

5/ “El bajo nivel de accesibilidad en dos niveles: por una parte, desde y hacia las zonas de centralidad, y por otra hacia el conjunto urbano y territorial que le rodea.” (Pág. 106)

6/ “El predominio de la actividad residencial (periferia dormitorio), donde la presencia de actividades terciarias se reduce a pequeños puntos o ejes urbanos, especialmente localizados en núcleos urbanos antiguos. (Pág. 106)

7/ “La ausencia de un modelo previo para la periferia y de una concepción global de ésta dentro del sistema urbano, que la referencie tanto al crecimiento en sí misma, como al formar parte del conjunto.” (Pág. 106)

Referencias bibliográficas

  1. Arteaga I. (Enero-diciembre de 2005). De periferia a ciudad consolidada. Bitácora, 9, 98-111.
  2. Puentes M. (2013). La Observación Arquitectónica de Valparaíso: Su periferia Efímera. Valparaíso: EUV.
  3. Pino A., Ojeda L. (Agosto 2013). Ciudad y hábitat informal: Las tomas de terreno y la autoconstrucción en las quebradas de Valparaíso. Revista INVI, 28, 78.
  4. Pino A. (2015). Quebradas de Valparaíso, memoria social autoconstruida. Santiago, Chile: Grafica LOM.
  5. Nicolini C. (2015). Opinión: La garantía de ser ciudadano. 8 de julio de 2015, de Plataforma Urbana Sitio web: http://www.plataformaurbana.cl/archive/2015/03/04/opinion-la-garantia-de-ser-ciudadano/