El recargo como simbolismo del barroco Latinoamericano

De Casiopea

Remontándonos a los orígenes del barroco, son varios los hechos que influyeron su presencia en Latinoamérica, consideremos que en el siglo XVII luego del descubrimiento de América, Europa se sumió en una crisis económica y social. Pestes y hambrunas, así como guerras entre católicos y protestantes, devastaron a la población principalmente en el mediterráneo. Dentro de este contexto surge el barroco, en Italia, específicamente en Roma, que como sede papal utilizó nuevos recursos para que la iglesia católica no decayera.

El barroco se forma desde la concepción religiosa a manera de potenciarla y, bajo este concepto se inserta en América mezclándose con la cultura del nuevo mundo, con todo el recargo y la grandiosidad que éste ostentaba. En su primer momento, en Europa, el barroco se consideró como algo exagerado y fuera de toda proporcionalidad, absolutamente contrario al renacimiento que era extremadamente cuidadoso con las proporciones.

Entonces, ¿Cómo el concepto de recargo, encaja de buena manera en la cultura latinoamericana?

El intercambio cultural, permitió que el barroco fuese bien asimilado por los exponentes latinoamericanos y es que en la evangelización de pueblos indígenas éste fue utilizado para insertar el cristianismo. En este contexto, todo simbolismo estaba cargado de expresividad, haciendo referencia al dolor y al sufrimiento. Es donde considero que el recargo en el barroco, nace de este afán de impresionismo y exageración, para imponer una idea y una presencia magnificada en cada obra creada. Pero esta nueva tendencia es aprovechada por los indígenas para representar el cristianismo a su manera, llenando de nuevos matices al barroco traído de Europa.