El Cubo de Troya, el museo sobre la mesa

De Casiopea





TítuloEl Cubo de Troya, el museo sobre la mesa. Construyendo andamiajes museográficos para la infancia
Año2022
AutorManuel Araneda Castex
CoautoresHerbert Spencer
Tipo de PublicaciónTesis de Magister
Páginas217
Palabras ClaveDiscapacidad, estructuras, museografía, Reggio Emilia, UX design, cronotopo, diseño, arquitectura, educación, lenguaje, integración, cohabitación, psicología
Área de InvestigaciónForma, Cultura y Tecnología
Código
727.6 ARA 2022
URLhttps://drive.google.com/file/d/15xtUNR2o1IpFyDR0gdYzsOX-lNFVJuU2/view
Carreras RelacionadasMagíster

Esta investigación busca desarrollar un dispositivo museográfico basado en juego, (“game based”) que pueda llevar el fenómeno de la luz desde la experiencia del museo a la escuela. El proyecto construye un espacio escénico y metafóricamente, a través de la escala, intenta llevar el fenómeno, de las vitrinas y escenas del museo, al aula y a través de otra metáfora, la del Caballo de Troya, atravesar los anillos de cuidado de la infancia, desde el espacio público al privado, a la construcción de un espacio íntimo, llegando a la mesa y desplegando una experiencia “juguetona”. Lo que se despliega es la experiencia de la luz (Reggio Emilia), de la voz, de la imaginación y la memoria, en un acto, que puede ser individual o grupal. Se construye un imaginario, y de ese modo territorialidad. La pregunta sobre si es posible construir estructuras que dialoguen con las estructuras de pensamiento, nos lleva a preguntas que parecen simples pero que no lo son. La mano que piensa, la mano y la retina en el trabajo de la memoria. El proyecto propone una manifestación física, una estructura mínima, neutra, para ser objeto de escenografías, de actos, vestida de imágenes y relatos. Los principales hallazgos son que el Cubo se ha instalado en el aula como un “vehículo” pedagógico, de comunicación, presentación, diálogo y reflexión grupal, en el que prevalece el patrimonio como fuente de resiliencia. La discusión se centra en la posibilidad de una estructura mínima y en desobediencia tecnológica, como espacio para la experiencia de la mano y la retina y de ese modo construir voz, memorias y saber. La forma recíproca como memoria y patrimonio se retroalimentan y crean resiliencia, rescatando espacios para la infancia, de las pantallas. El Cubo de Troya da lugar a la posibilidad de construir resiliencia desde la paz y podría tener alcances como herramienta y vehículo en el tratamiento del trauma, como el caso del Origami. La definición de Tokhi Yenn, resume en tres líneas este proyecto, sobre las estructuras museográficas y de pensamiento, y la construcción de una estructura mínima como herramienta para la educación con niños con y sin discapacidad.