ENSAYO: El Barroco, lo geométrico en la dimensión urbana

De Casiopea

INTRODUCCIÓN

El barroco es el período donde se comienza a pensar la ciudad con lo urbano, la creación de edificios en virtud a su relación con su entorno, como dimensión urbana, dando origen a espacios públicos que vinculan, lo que se lleva a cabo a través de trazados, los cuales, en esta época, se diseñan a partir de una geometría que ordena y algo trae en el modo de habitar, lo que aparece, de acuerdo al contexto, como una dimensión política, lo que atenderemos más adelante en el estudio. Para entender lo urbano en la época del Barroco debemos detenernos en lo que es este período creativo, y el contexto en el que se desenvuelve. Para ello, haremos un estudio en relación al origen del Barroco, montado en Roma, y su visión artística de entender el mundo.


Plaza del Popolo, presenta la intención urbana de hacer plaza, donde se construyen dos edificios gemelos que conforman un umbral.

EL BARROCO Y LA PERSPECTIVA: LA CIUDAD CONCEBIDA COMO VISTA

A partir de la perspectiva, el barroco constituye y ordena el mundo a modo de PANORAMA, lo que trae un entendimiento de la ciudad como una vista. El barroco se basa en los principios de perspectiva monumental y la uniformidad (programa). De esto surge la idea de abordar la ciudad a través de lo urbano, pensando espacios, como el caso de los jardines, cuyos trazados geométricos influyeron en tanto a los conjuntos urbanos, como la forma de vida. Por ello, los trazados fueron pensados estratégicamente en relación al modo de habitar, y las situaciones socio-políticas que ocurrían. La ciudad se convierte en la expresión de una realidad política. Entonces, de la relación entre la perspectiva y los requerimientos tanto políticos como sociales, es la dimensión urbana que se intenta abordar, lo que es el explícito producto de estos dos aspectos: modo de pensar (mundo creativo) y el contexto político y social.


Iglesiadelgesu-interior.jpg

CONTEXTO POLÍTICO Y SOCIAL

Nos situamos en el siglo de la Ilustración y de las Luces, siglo en el que comienzan a surgir problemas sociales, muchas inquietudes intelectuales y científicas. El de Barroco se desarrolla fundamentalmente durante los siglos XVII y XVIII. Existe una etapa de transición desde el Renacimiento, lo que se llama Manierismo. El barroco en Europa se considera una etapa de plenitud, aunque existía una división por las guerras religiosas, y de esto una división ideológica, como consecuencia de la Reforma y la Contrarreforma de la iglesia (Trento), lo que trasciende en la estructura de la sociedad y forma de vida. La aristocracia pasa a ser una burguesía mercantilista. La Roma nueva era de la Reforma y la Contrarreforma. La iglesia pensó que había perdido importantes territorios en Europa, pero que había salvado la fe y la autoridad de Roma. Los Papas llevan una soberanía espiritual, la que, para ser afirmada, cuentan con un ideario, una doctrina y una dogmática, que ha quedado firmemente establecida en el Concilio de Trento, en el cual la iglesia romana se definió de una manera clara en su dogmática, estableciéndose la separación entre católicos y reformistas.


LA CIUDAD CAPITAL

La ciudad comienza a conformarse con instituciones de toda índole, las cuales el Estado después tenía dificultad para trasladarlas, el resultado de esto, fue una burocracia permanente que tenía un lugar “asiento” en una corte, tanto archivos, tribunales, etc. Lo que trae la necesidad de crear edificios que den cabida a ello. El concepto de asentar estos edificios trae la idea de “hacer capital”.

EL BARROCO TRAE COMO HALLAZGO LA CREACIÓN DE UNA CIUDAD COMO UNA OBRA DE ARTE, DE INMEDIATA PERCEPCIÓN VISUAL.


ARQUITECTOS DEL BARROCO

Lorenzo Bernini (1598-1680) y Borromini (1599-1677), ambos protagonizan la revolución antimanierista, rompiendo con el mundo de formas contenido, reservado y aristocrático, en busca de una popularización mayor de los medios expresivos, en busca de una nueva poética que llegar de forma más completa y plena a los sentidos.

VISIONES DE BERNINI Y BORROMINI

Para Bernini la universalidad de Roma reside en su historicismo, y por tanto en su función política; mientras que para Borromini, reside en su religiosidad, y por tanto, en su función ardorosa de propaganda. Bernini tiene por clientes grandes familias patricias, incluso el Rey de Francia, en cambio Borromini trabaja en las órdenes religiosas. Bernini es el gran escenógrafo del barroco, sabieno provocar nuevos estímulos, apoyándose en un soporte clásico. La grandiosa Plaza de San Pedro es un buen ejemplo de ello, presenta un gran atrio, renovando gigantescas ordenaciones del imperio romano. Todo parece estar calculado; las expansiones y retracciones del espacio. Sant´ Andrea al Quirinale es una versión interiorizada del espacio de la Plaza de San Pedro, lo que abre una relación entre interior y exterior, trayendo una continuidad.

BORROMINI Y SU OBRA

Construye el Oratorio de San Felipe de Neri. Se trataba de una capilla oratorio, una biblioteca y un convento, junto a la iglesia de Santa María in Vallicella. La concentración de filipinos dio gran impulso a la música religiosa como un medio de atraer a los fieles y que éstos escucharan la palabra de Dios.


ANÁLISIS SINTÁCTICO DE LA GEOMETRÍA BORROMIANA

La obra de Borromini fue censurada por los críticos del neoclasicismo. Se dedicó a trabajar en forma independiente para sobrepasar a Bernini. Se propuso llegar a la excelencia mediante la novedad. Apareció su ansia de adornar, le alejó de la sencillez, que es la base de la belleza, con la extravagancia, aún así descubre lo armonioso y selecto, revelando su talento sublime. La vida artística de Borromini termina con la iglesita de San Carlino, que había quedado sin fachada. Es la primera fachada ondulada de la historia, tema que aparece levemente en el oratorio, más bien fachada convexa. Manifestar los esquemas geométricos que subyacen en las plantas de Borromini y ver como éstos han ido produciéndose y desarrollándose dinámicamente en la mente del arquitecto, los trazados no aparecen como un plan regulador sino a partir de una operación mental del creador.

Se estudian dos plantas: la de San Carlino y la de San Ivo.

a. San Carlino

El óvalo de la planta se basa en dos triángulos equiláteros opuestos por su base. Los centros de las curvas se encuentran en sus vértices de la base y en la intersección de las medianas de los triángulos. El óvalo queda perfectamente inscrito en el rectángulo oblicuángulo que forman los dos triángulos. El triángulo equilátero es símbolo de la Trinidad. La compleja planimetría se va ordenando en un riguroso proceso geométrico. Corteiglesiasancarlino.jpg Geometriasancarlino.jpgFachadasancarlino.jpg Plantasancarlino.jpg


b. San Ivo El esquema también es el triángulo equilátero y el hexágono inscrito, luego una división del triángulo base, en nueve triángulos girados 180° que dan lugar a un polígono estrellado de seis puntas, conocido como estrella de Salomón. Las puntas de la estrella las convierte Borromini en ábsides semicirculares, y otras en ángulos achaflanados por una superficie convexa.

Plantas-iglesiasanivo.jpg Sanivo-procesogeometrico.jpg Sanivo-interior.jpg


Inspiración de Francesco Borromini

Una de las primeras formas de influencia que podemos ver en Borromini es la herencia de Miguel Angel y los clásicos. Son frecuentes las citas en que hemos encontrado a Borromini justificando o defendiendo su obrar arquitectónico revolucionario citando a Miguel Angel. Es un hecho contradictorio de que un arquitecto de común acuerdo considerado transgresor se inspirase en la tradición clásica. Al contrario de los renacentistas no utilizó las reglas de Vitrubio, considerado por diversos autores como bastante conservador.


Nadie como Borromini iba a comprender las imprevisibles consecuencias que se hallaban latentes en los revolucionarios hallazgos de Miguel Ángel. Borromini es considerado un creador desordenado, desprovisto de reglas y ajeno a las aportaciones de la antigüedad, lo cierto es que su arte se sustenta en tres pilares básicos: expresada devoción, derivada de un detallado análisis y estudio, por las creaciones de Buonarroti, adquiriendo de él sobre todo los principios fundamentales del trazado, los cuales, una vez asimilados, eran empleados con absoluta libertad a los propios fines de nuestro artista; de otra parte, su respeto y admiración por el arte de construir de los antiguos, como lo demuestra su celoso interés por aquellos elementos tradicionalmente considerados como marginales respecto a los que eran conceptuados como clásicos; por último, la autoridad de la Naturaleza misma, en el buen entendimiento de que para su justa comprensión ha de ser identificada con el reino de la matemática, como indicaba Galileo y como lo manifiestan las elaboradas plantas de sus creaciones más sublimes, las cuales fueron concebidas a partir, rigurosamente, de figuras geométricas como círculos y triángulos.


En esta obra se muestra claramente la sección áurea en la disposición de elementos, lo que potencia la intencionalidad de la obra misma, el foco

EL MÓDULO COMO MEDIDA

Todos los arquitectos del Barroco trabajaban con figuras geométricas. La forma del edificio y el diseño, progresaba sobre todo en función de un módulo, siendo entre ellos el más común –el diámetro de una columna- y tanto la planta global como sus partes derivaban de este módulo.


LO ESCÉNICO

El Barroco romano es un –estilo urbano- armando una suerte de escenografía arquitectónica, con la conjugación entre accesos y edificios como fondo. Las fachadas curvas avanzan hacia la calle, y las estatuas se relacionan directamente con el habitante, las alas que se proyectan desde el edificio rodean el espacio público, lo que trae la AFECCIÓN de los edificios en lo que es el habitar, aparece lo urbano.

Versalles, los jardines de Andre Le Notre, iniciados en 1660; Las relaciones axiales entre la villa y sus jardines no estaban centradas en el edificio principal, el cual cobra el sentido de representar a la nación y albergaba una corte de 100.000 personas, por ello aparece la relación entre residencia y trabajo, constituido en lo que es un conjunto habitacional


CONCLUSIÓN

En el Barroco poedmos comprender la obra como producto de los sistemas políticos y religiosos cristianos de la contrarreforma. Sin embargo, se le suma la dimensión social, que se resuelve con lo urbano. En esta época surge la premisa del conjunto, dar solución a lo habitacional en una relación de vínculo. Aparecen trazados que replantean ciudades, pensándolas con el aspecto estético y estratégico para un control social, aquí se revela la problemática a nivel soccial, en cuanto a las direferencias tanto clases como religión, lo que influye en el modo de vivir, y directamente en el modo de plantear la arquitectura, implicando lo urbano. El trazado y el edificio, lo público y lo privado, se ve vinculado por una geometría que es lo que hace conjunto. El módulo geométrico con la ecuación matemática, permite combinacionbes que dan la posibilidad de crear por ejemplo, una cúpula, con una determinada composición, un rasgo esencial, o patrón que gobierna la obra, pero que no es reconocible al ojo.


BIBLIOGRAFÍA:

Historia de la arquitectura occidental, barroco en Europa/ Fernando Chueca Goitía.

Suenosdeunladrillo.blogspot.com

artehistoria.jcyl.es/ciudades/monumentos

islasterritorio.blogspot.com