ENCARGO 1: Ciudades Griegas, Romanas, Medievales

De Casiopea

CIUDADES ANTIGUAS

Una de las formas de ver la arquitectura en el tiempo es analizando las ciudades en la historia, la forma en que se proyectan y expanden.

Plano griego de Mileto. ”En Mileto el trazado ortogonal se adapta bien al contorno sinuoso del promontorio que penetra en el mar donde se asienta la ciudad, que consta con dos partes, una de cuadrícula menor en la parte más estrecha y otra mayor en la base de la península. En medio, como soldándolos, está el ágora o conjunto de edificios representativos, y el gran espacio del famoso mercado. Es una composición arquitectónica muy sabia y contrastada, en la que las plazas se encadenan con sutil lógica rompiendo la monotonía de la cuadrícula.” Breve historia del urbanismo – Fernando chueca. p. 54

CIUDADES GRIEGAS

“Con el desarrollo de la democracia en las ciudades-estado de Grecia, aparecen en ellas nuevos elementos urbanísticos […] Aparte de los templos […] surgen en la ciudad diversos edificios dedicados al bien público y al desarrollo de la democracia”[1]. Estos edificios se situaban en torno al Ágora, llegando a construir el verdadero centro político de la ciudad.

Plano romano de la ciudad de Itálica

CIUDADES ROMANAS

Las ciudades romanas, posteriormente, “fueron herederas de las helenísticas, de las que tomaron todos sus refinamientos técnicos: alcantarillado, traída de agua, agua corriente, baños, pavimentos, servicios de incendios, mercados, etc”[2].”En cuanto a su trazado, o eran desarrollo de poblados indígenas […] que luego fueron ampliados y magnificados, o eran ciudades helenísticas romanizadas que habían continuado al tradición hippodámica, o eran ciudades de nueva implementación, como las que provenían de antiguos campamentos militares”[3]. Las ciudades de origen militar eran las más regulares: “formaban un perímetro rectangular […]; el recinto estaba cortado por dos grandes ejes o calles principales”[4] llamados cardo y decumanus máximo. En su encuentro, el foro, templos, la cuna y al basílica.

Plano de Constantinopla medieval

CIUDADES MEDIEVALES

La ciudad medieval, por su parte, tiene una proyección propia en cada caso (depende de la topografía del terreno, de la nucleización que promueven sus edificios y estructuras fundamentales, de sus caminos de acceso y comunicación, etc). “El trazado de las calles tenía que acomodarse a las dificultades del emplazamiento, y por eso resultaban irregulares y tortuosas. En general, las calles importantes partían del centro y se extendían radialmente hasta las puertas del recinto fortificado. Otras calles secundarias unían estas radiales, muchas veces formando círculos en torno al centro. Éste es, en líneas generales, el patrón que se ha llamado radiocéntrico y que se repite mucho en la ciudad medieval. […] El centro de la ciudad lo ocupaba siempre la catedral o el templo, por lo cual la ciudad adquirió una prestancia espiritual de primer orden.”[5] Junto a la catedral o templo se elevaban los edificios más característicos de la organización ciudadana (centro cívico). Otras características son el amurallamiento de las ciudades y su situación en lugares difícilmente expugnables, como colinas, sitios abruptos o islas. La importancia de los edificios sobresalientes (catedrales, abadías, etc.), es decisiva en la morfología de la ciudad medieval. En la Edad Media predomina la ciudad irregular o muy levemente geométrica ya que “no existen ideas previas y todas surgen con crecimiento natural y orgánico.”[6]

Referencias Bibliográficas

  1. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 51
  2. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 59
  3. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 59-60
  4. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 62
  5. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 97
  6. Breve Historia del Urbanismo. Fernando Chueca. Pág 100