EAD Rodrigo Daine seminario de américa Tarea 1s 2023

De Casiopea



TítuloRodrigo Daine_ Reflexión
AsignaturaSeminario de América
Del CursoSeminario de América 2. 2023
CarrerasMagíster
Alumno(s)Rodrigo Daine

¿Qué es lo que sucede cuando jugamos en la mañanas?

Para responder está pregunta se referirá a dos instancias llevabas a cabo durante el inicio de la Jornada del Seminario de América. Primero comenzamos con el juego del Ajedrez, entre dos personas se enfrenta un combate a contrarreloj, luego en una segunda instancia se suma el juego Big Boggle.

El ajedrez

Al inicio de cada jornada, preparamos un tablero de ajedrez y establecemos un tiempo límite de 5 minutos para jugar. Durante este tiempo, jugamos al "protegido", lo que significa que cada movimiento debe ser cuidadosamente pensado y enfocado en proteger nuestras piezas mientras buscamos una jugada ofensiva segura. Los demás observadores se unen al juego, aludiendo posibles jugadas y participando entre risas y concentración. En ocasiones, se forman pequeños grupos o bandos deliberadamente que apoyan con sugerencias y gestos para indicar si un movimiento ha sido ofensivo o no. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, el tiempo se agota y su tic tac nos pone en alerta, el juego termina y las tensiones se difuminan.

El tiempo, el elemento, las reglas hacen de ese comienzo de la jornada un presente inédito y cambiante. En ese sentido, se está en alerta con el otro o en sí mismo.

Big Boggle

Este juego convoca a todos alrededor de un tablero, su atención esta en sus elementos cúbicos. La cara de ellos tienen una letra, la cual debe asociarse a otras para formar una palabra. En este juego no nos miramos, pero miramos un punto común. A diferencia del ajedrez el cual tiene un enfrentamiento de miradas y movimientos, expresado en la audacia de reunir un movimimiento concatenado para derribar la pieza más importante del contrincante. El Big Boggle pone en juego la visualización de palabras, a partir de la asociación continua e irrepetible de las letras. La seriedad y concentración evade las risas y movimientos aletarios. En una quietud corporal, se permanece jugando teniendo al otro u otros en una mirada periferica. De pronto el tiempo se acaba y se hace el conteo de palabras.

¿Qué se pone en juego?

La discusión respecto a la esencia del juego, nos invita a preguntarnos el para qué jugar, cuál su utilidad, lo ínutil del juego. Huizinga señala que " la capacidad transformadora del juego se basa en la «abstracción especial de la atracción del curso de la vida corriente»" (Huizinga, 1972). En ese sentido la construcción de un nuevo tiempo, que es supeditado a reglas permite transformar lo fome, lo corriente de la vida. Este cambio de acción implica tiempo, espacio y dialogo verbal o no verbal.

Encontrar lo que se pone en juego, es una deriva de múltiples combinatorios, pero en sumatoria la instancia del juego pareciera que se aproxima a una misma emoción dado por lo inédito.

Por ejemplo en el tablero chino se juega en virtud de la estrategia del movimiento, con el cruce y salto, el cual desencadena una serie de posibilidades para trasladar todas las piezas al otro lado. La diagonal es la forma en que el juego se enfrenta entre pares, buscando la distancia corta para conseguir el objetivo. Lo inédito está en la audacia del movimiento, la construcción de la jugada que logre reunir la mayor cantidad de saltos para cruzar. Está expresión del movimiento se vuelve dinámica al incluir al otro en la jugada.

Sin embargo, todo lo dicho hasta el momento ha expresado las reglas del juego, quedando latente la pregunta sobre la esencia del juego, lo que se pone en juego. Huizinga abre una reflexión al señalar que los animales también juegan y en su observación se revelan todos los aspectos fundamentales del juego. Para ello distingue la presencia de un elemento inmaterial en el juego, cierto espíritu ordenador. Sin embargo el juego es irracional para que animales y seres humanos lo hagan.(Huizinga,1972)