EAD4220-01 Seminario América 2. Manuel Araneda Tarea 2

De Casiopea



TítuloEAD4220-01 Seminario América 2. Manuel Araneda Tarea 2
Del CursoSeminario de América II (2021 2º semestre)
CarrerasArquitectura, Diseño, Ciudad y Territorio, Magíster, Formación y Oficio
Alumno(s)Manuel Araneda Castex
Leyendo en un bote a Juan Fernandez, Fotografía Claudio Leiva, 1984.


1 Introducción. Escuchar el rio, el sonido de la nostalgia. Elegía a los poetas que partieron

¨daquele que eu conheci¨ ¨Eu so conheço esse caminho do Paraiso¨


1.1 El poeta, el profesor y el mar

Durante el programa de MAD, el jefe de investigación de la EAD, el poeta y diseñador Jaime Reyes, a cargo del Taller de Amereida, nos ha desafiado a estudiar durante un año la obra del poeta Godofredo Iommi. En mi caso, por mi experiencia directa con el poeta me invita a una reflexión en primera persona, también pensando en otro poeta, Gonzalo Rojas con quien tuve la fortuna y el honor de trabajar por más de ocho años, (1999-2007), que fueron posibles sólo gracias a los seis que pasé muy joven con Godofredo Iommi y los maestros fundadores de la Ciudad Abierta (1983-1989). Tal vez no tendrá valor para los estudiosos sino en la transcripción que hay de esta enseñanza en el tejido construido en mi quehacer como editor y museógrafo.

El desafío de Jaime con su ojo y oído de poeta, fue leer y escuchar las clases de Godo y ensayar sobre esa base. Entonces fue tan fácil como esperar la noche, apagar todas las luces, escuchar y dejar aparecer, y mi maestro apareció con su pañuelo al cuello como el mago de la lámpara, en esta silenciosa cumbre donde vivo, en la negra noche de esta montaña. Al escucharlo mi mente rápidamente buscó aquellos momentos, aquellos años cuando nos veíamos a diario y su voz se ¨colaba por nuestros parietales ¨, formando una cuerda que nos unía y que nos une aún.

Después de la nostalgia, el re maravillarse, el re apasionarse como él diría, vino la lectura desde hoy, sin dejar de estar perplejo. Tantos años han pasado desde aquellos días en la lozanía de la juventud, cuando podíamos estar con él en los patios o en los pasillos, o cuando el poeta nos mandó a remontar las olas de Humboldt. No era una relación de aula era de vida, eran relaciones que para algunos de nosotros resultaron vitales.

La ausencia, el absoluto de la muerte y del tiempo, el camino escrito en el andar, la misma huella en la arena, que se desvanece como la phalene, el instante de eternidad, esa ausencia que sólo puede volver en la memoria, esa ausencia de quienes amamos y que a veces es absoluta, Jaime nos muestra que puede aliviarse en la voz, al escuchar la voz, puede ser duro, sólo es necesario dejar que los recuerdos se redibujen, aparezcan nítidos en la memoria. La vida es exactamente eso, nuestros recuerdos y eso lo dijo Proust y es la batalla de Ulises en La Odisea, el re-aparecer desde las nubes del olvido.

La voz iluminada de Godofredo Iommi nos llevaba a la fascinación, a la perplejidad, al deslumbramiento, abría las mentes con el campo explosivo de su erudición, hablaba musicalmente con la música encantadora del juglar medieval, tan natural en los argentinos. Podíamos estar horas, en la plaza de La Recoleta en Baires o regresar al mar Egeo, a la Pax romana, a una plaza del renacimiento, o al mismísimo infierno de Dante Alighieri, el eterno renacer en la primavera, horas pensando juntos adentro de un globo en la necesidad de un misterio, la ilusión de las esperanzas, el regreso al origen, el eterno retorno, la certeza de la incerteza. Nosotros éramos como las orquídeas debajo de su árbol.[1]

Godofredo Iommi, Alberto Cruz, Claudio Girola, estos tres octogenarios, y en especial Iommi, Godo para nosotros, tenían esa altura del Nostoi, del iluminado que viene de regreso de sus viajes, y quizás en su propia nostalgia de la vida, viajaban en nosotros, que alumbrados por su voz intentábamos recoger las palabras que alcanzábamos de este árbol de conocimiento que era el poeta.

Lo que digo es que ese viaje de ellos en nosotros es nuestra obra, o se transcribe en nuestra obra, lo que hemos construido quienes tuvimos el privilegio de haber sido sus alumbrados.

Tuve muchos momentos con el poeta, por ejemplo, antes de las travesías en arengas y al regreso en abrazos. Él quiso enviarnos en las travesías, para que viviéramos la experiencia de viajar en obra y para que lleváramos la buena nueva, una nueva arquitectura, una vida, fundada en la poesía.[2] [3]

Tuvimos taller de primer año, todos los días, con estos tres octogenarios, Alberto, Claudio y Godo, a las clases también a veces asistían los profesores, Pertenezco a una generación muy afortunada, pienso esto en la distancia de lo vivido, en la nostalgia de las voces que me han construido, voces escritas con fuego en el río que corre por mi y que se transcribe en lo que he hecho.


1.2 Los in-numerables viajes

De la carta a Jaime del 29 de abril del 21:

¨(…) Con Gonzalo Rojas tuve un ir y venir de años entre su casa y la mía e incontables viajes en tren e incontables días y libros en las muchas bibliotecas que tenía el poeta en su ¨casa larga ̈. Nos unió el amor por los libros, le llegaban a su casa 2 o tres al día, se los enviaban editores y autores, yo cuidaba de sus bibliotecas y de sus discos y casettes, todo habrá quedado ahí ordenado desde el último día que estuve en esa casa donde pasaba semanas iluminadas con el poeta, que me cocinaba sopas en la noche, y desayunábamos juntos con la nana y a veces solos, pasábamos días solos, leyendo, muchas veces yo leía para él, sus ojos estaban cansados, también muchas veces escribí cartas y textos para él que me dictaba al computador.

Entonces lo que me está pasando es que se me cruzan las ideas en una especie de nostalgia de la experiencia que tu taller me permite re pensar, reconfigurar, ser con esa experiencia de una nueva manera.¨

A GR lo conocí en la Biblioteca Nacional, a raíz de los libros que editaba la Biblioteca con ProChile, una organismo de la cancillería que trabajaba la imagen-país. La historia comienza aun antes, en Lisboa donde hice el libro del pabellón chileno en la Exposición Universal, luego dio lugar a otro libro del pabellón chileno, que encantó a Rojas en Guadalajara, propuso hacer el próximo libro. La Biblioteca organizó un concurso abierto, presenté varias maquetas para ganar y el año siguiente, para el pabellón chileno en Guadalajara hicimos con Rojas un libro de amor, nos demoramos un año. Ahí comenzaron siete años de viajes y semanas en casa del poeta en las que trabajábamos de sol a sol de lunes a domingo.

Me gané su aprecio en un principio por la poesía de memoria, una vez había escuchado a Godo decir que Nietzsche decía que la poesía se escribe con la sangre por lo que no es para ser leída sino para ser aprendida de memoria, como los griegos. Entonces pude encantar a Rojas con versos de ¨Las flores del mal¨, ¨Las iluminaciones¨, pedazos de ¨Amereida¨ que me sabía de memoria a lo que él lógicamente respondió de memoria, con Catulo, Teresa de Ávila, el Quijote, Paz. Trabajar con él era vivir en el deslumbramiento.

Con el libro de amor fuimos a México, fue el primero de mis viajes al país mágico. Inauguramos la FIL en nombre de España porque así lo pidió el Ministerio de Cultura español. El libro, ganó el premio Altazor y abrió la posibilidad de hacer una trilogía de su obra en tres años, el amor, la muerte, el silencio.

Entonces justo desde lo recogido en México le construí su segunda casa de papel, ¨Réquiem de la mariposa¨ con los colores de la muerte, con la membrana que se cruza en ese trance.

El tercer año fue lo absoluto, lo sagrado, lo inefable, editamos ¨Al silencio¨. Dedicaba tardes a explicarme las interpretaciones de lo propio o de otros, versos a verso, la exégesis, la hermenéutica, Huidobro, Vallejo, Paz y luego el silencio, textual. Caminábamos por la casa, nos quedábamos en las bibliotecas, uno por aquí el otro por allá, a veces podía ver la luz en la habitación del poeta en la madrugada, escribía sus memorias, al día siguiente impecable, de corbata como Claudio, muy temprano, o a veces antes de muy temprano, lo encontraba de noche 4 o 5 am hablando por la radio en España o Suecia, lugares donde el sol ya estaba arriba.

Después de los tres años de la Trilogía, seguí trabajando para él y viajando a su casa y finalmente formaba parte del ¨personal de la casa¨ con su chofer, su nana y su secretaría.


Gonzalo Rojas el día del premio Cervantes, foto Manuel Araneda

Un día me llamó muy apurado y me dijo que viajara temprano que me estaba esperando. Al día siguiente antes del tren pasé por mi taller, entonces escucho por la radio, ¨El poeta GR¨ …pensé, oh no, ha muerto, la voz continuó, ¨ha ganado el premio Cervantes, es considerado el poeta vivo más importante de habla castellana¨. En ese momento sentí que era un punto culminante en mi trabajo, y en mi vida.

Continué trabajando para el poeta algún tiempo, estaba muy encantado con mi trabajo en el Museo Antropológico Martin Gusinde en puerto Williams. Un día, flotando a oscuras frente a Punta arenas, con motivo de mi zarpe a más al sur, me encargó un libro, ¨hagamos un pacto¨ le gustaba decir, me pidió que escribiera un libro con el nombre de ¨El tratado de las aguas¨, yo lo edité con el título ¨Un jardín que viajaba¨, las notas de mi bitácoras, de los muchos viajes con él, de los incontables días, del mar, de los canales, la Isla Navarino y del Cabo de Hornos.

El tiempo es implacable y todo pasa, nosotros mismos vamos pasando y en un cerrar de ojos ya no estaremos. Me costó muchos años recuperarme de su ausencia y a veces para aplacar la nostalgia veo su ¨Discurso en el paraninfo¨, que es justamente ese momento del Cervantes, porque al igual que en el desafío del poeta Jaime Reyes, con la voz de Godofredo Iommi, renuevo las preguntas, me asomo un poco al abismo de estos maestros, verdaderos nostoi octogenarios.

Es impresionante como se entiende a Iommi cuando se conoce a Gerardo de Mello Mourao. ¨O que as sereias dizem a Ulisses na noite do mar¨, me parece una perfecta ligazón con Rojas. No sé muy bien por qué pero Mello está entre los dos.

LO QUE DICEN LAS SIRENAS A ULISSES EN LA NOCHE DEL MAR

Sobre la frase musical de Ivar Frounberg
"Was sagen die Sirenen como Odysseus vorbei segelte"


Nadie ha escuchado una canción como esta
a la esquina te canto
escucha: las olas y los vientos callan y la noche y el mar
ellos solo escuchan mi voz - la noche y el mar y tu
marinero del mar de rosas verdes: marinero del mar de rosas verdes

vendrás: es un lecho de rosas y sábanas de jazmín - y al ritmo
de tu cuerpo entre tu cintura y tus caderas

más la hoja de aromas de mi cuerpo
en un montón de pétalos rotos:

y tu dormirás conmigo
y los que se acuestan con diosas
los dioses serán - verás
cada arco de mis curvas
daremos forma a tu cuerpo y a tu piel
aprenderá de la mía
aroma y suavidad y música
y entre garganta y cuello aprenderás
la noche de los que duermen el amanecer de los que despiertan
en los pechos de diosas también dioses.

Ven a dormir conmigo
y conmigo
y todas las sirenas.

Todas las diosas se rinden
al amante que una vez tuvo una diosa
y luego todos los machos hembras
Helenas, Briseidas y Penélope tua
suplicará a las Musas - y las Musas a Eros y Afrodita
el placer de una velada contigo.
¡No te vayas!
si te vas
las velas de tu barco escasearán
para enjugarte las lágrimas, y nunca
nunca más volverás a tocar la piel de las diosas
nunca mas la ingle de las hembras de los hombres
y nunca volverás a ser un dios

y nunca más la melodía de una canción de amor
de los himnarios del himenus:
las abejas muertas vivirán para siempre
en la piedra del depósito de cera
de tus oídos ciegos.

Pero ven
y ven a dormir conmigo
y conmigo
y mis hermanas y todo
las sirenas del mar
las sirenas de la tierra
y las sirenas de los cielos.


GERARDO MELLO MOURÃO
Río de Janeiro, 1998




2

Sobre el río en que nos fundamos (los americanos)

Llegada a América, Newark Museum

America


Centre of equal daughters, equal sons,
All, all alike endear’d, grown, ungrown, young or old,
Strong, ample, fair, enduring, capable, rich,
Perennial with the Earth, with Freedom, Law and Love,
A grand, sane, towering, seated Mother,
Chair’d in the adamant of Time.


América

Centro de hijas iguales, hijos iguales,
Todos, todos queridos por igual, grandes, pequeños, jóvenes o viejos,
Fuerte, amplio, justo, perdurable, capaz, rico,
Perenne con la Tierra, con Libertad, Ley y Amor,
Una Madre sentada, imponente, cuerda, grandiosa,
Dirige la firmeza del Tiempo.

Walt Whitman
[4]


2.1 Resumen:

El texto aborda sintéticamente la visión de los poetas Godofreo Iommi y Gonzalo Rojas, en especial en base a la clase ¨Eneida Amereida¨ [5]¨ y al ¨Discurso en el Paraninfo¨ [6] respectivamente. La revisión se centra en un espacio discreto, el de las preguntas sobre el ¨río del lenguaje¨ en que nos fundamos, sobre el origen y el destino. Se trata de la relación hombre continente, Le Corbusier dijo ya no el -hombre en la hoguera- (hogar) ahora el -hombre y la ciudad-, Alberto Cruz dijo, el -hombre y el continente-, América. (Amereida, con el poeta Godofredo Iommi). Entonces se trata de poesía y arquitectura pero también de lenguaje y cultura, la perspectiva de Iommi, America Latina tiene su origen en la Eneida poema fundador de lo latino, se contrasta con la visión del poeta Gonzalo Rojas, un poeta de otros paradigmas, y para quien nos fundamos en el ¨el respirar del mundo¨ y es la Antártica el continente de nuestro destino.


2.2 Eneida, Amereida, Godofredo Iommi y el ¨ser americano¨

2.2.1 Un jardín en Rosario

Como el viaje de Eneas funda lo latino, nuestra Escuela también se funda en un viaje, que se ha llamado Amereida y que se ha construido en Ciudad Abierta, sin dejar de seguir siendo un viaje, en las travesías y en su renovar la tradición fundada.

Podríamos decir que parte importante de nuestra Escuela[7] proviene de un jardín, de un viaje que partió en un jardín, en una mesa bajo un árbol donde inmigrantes italianos cantaban todos los domingos. Podríamos decir, que en el renovar la tradición en ese jardín y en los talleres y fundiciones de la casa del virtuoso escultor Santiago Girola, en Rosario, una tradición que se traducía en una herencia, a través de su hijo Claudio y Godofredo Iommi se transformó en nuestra propia herencia.

Su extraordinaria maestría, mezcla de talento y erudición hicieron de ambos maestros pilares fundamental en la formación de generaciones de arquitectos y diseñadores. El proto-viaje de nuestra Escuela podría comenzar en el renovar de la tradición en ese jardín, en esa fundición que forjó tanto en el oficio como en la forma de vivir, la educación y el temple, que dieron lugar a la obra tanto de Claudio Girola, de su hermano Ennio y de su tio Godofredo Iommi de edad muy cercana.


2.2.2 El camino de Godo

Claudio y Ennio son más reconocidos por los historiadores del arte argentino. Claudio firmó el manifiesto del arte concreto en Buenos Aires en 1947, considerado por los trasandinos como una pieza crucial. Godo buscó otros caminos. Con la idea de llegar a Europa, a Paris, en plena 2da GM, hizo escala en Rio de Janeiro donde encuentra un ¨lugar poético¨ en el grupo que formara bajo el lema ¨Dante o nada¨, la ¨Santa Hermandad de la Orquídea¨.

¨Esto significó que nosotros nos quedamos en Brasil y ahí se fundó la “Santa Hermandad de la Orquídea” Este era un grupo que se formaba bajo el lema “o Dante o nada” había que ser Dante o nada. Eramos Efraín Tomas Bó, Raúl Yung, Napoleón López (…) estaba también Gerardo Mello¨

Entre ellos el poeta Gerardo Mello ha sido reconocido en la lengua lusitana, la épica de la América lusitana. Incomprendido y perseguido tuvo una vida difícil, estuvo 18 veces en prisión, sin embargo, hoy se le reconoce como uno de los poetas fundamentales para entender la identidad de Brasil, su obra principal es ´La invención del mar¨.

¨(…) Suas obras mais famosas são Invenção do Mar, com a qual venceu o Prêmio Jabuti, e a trilogia Os Peãs. A respeito desta trilogia, Ezra Pound comentou: "em toda minha obra, o que tentei foi escrever a epopeia da América. Creio que não consegui. Quem o conseguiu foi o poeta de O país dos Mourões" ¨

[8]

Los poetas de la Santa Hermandad de la Orquidea¨ emprendieron un viaje por el rio Amazonas, para cruzar América hacia el Pacífico, luego el viaje continúo y la pregunta que fue naciendo fue la del ¨ser americano¨, ¿cual es la voz de Latinoamérica?. Mientras sus amigos cruzaron América, el destino quiso que Godo tuviera que regresar producto de una enfermedad, y en su afán por escapar de Buenos Aires, reúne algunos de sus amigos poetas y en un tren cruzan Los Anes para ver a Vicente Huidobro

¨Entonces dijimos: como no podemos pasar por abajo, tomemos un tren y crucemos la cordillera. Eramos Raúl Young, Bo y Napoleón. Bo había llegado solo a México, no me acuerdo bien cómo nos reunimos nuevamente en Argentina. Así llegamos a Chile. El propósito era encontrarse con Huidobro.¨

llega a Chile a inicios de los 40 y ¨ya en Santiago, casado con Ximena Amunátegui Lecaros y nacionalizado chileno, y a través del cineasta Patricio Kaulen, conoce a Miguel Eyquem y Alberto Cruz; el grupo se extiende a Fabio Cruz, Jaime Bellalta, Francisco Méndez, José Vial y Arturo Baeza, todos arquitectos.¨[9]

Iommi llegó a Chile en busca de Huidobro y encuentra un nuevo destino en su propio ¨viaje de Eneas¨ al conocer al arquitecto Alberto Cruz y el grupo de arquitectos con quienes, al modo como la Bauhaus no se formó en Berlín sino en Weimar, se trasladó de la Universidad Católica en Santiago a la Universidad Católica de Valparaíso, donde participaron en la reforma universitaria, fundaron el Instituto de Arquitectura (IA) y la Escuela. En 1953 con motivo de la exposición ¨arte concreto¨ vino Claudio, ambos se quedaron en Viña del Mar hasta el fin de sus días, junto a Alberto y al grupo de arquitectos, en el forjar la obra de la Escuela (EAD) y la Ciudad Abierta (CA).


2.2.3 Las preguntas

Las preguntas de la cátedra de Alberto, giraban en torno a una metodología de enseñanza de la arquitectura a través de la observación y el ensayo, en el croquis y en ejercicios como los ¨cubos de la luz ¨, para tener la experiencia de la luz y el espacio y la relación con la palabra. Fundan entonces el I.A. para estudiar la relación entre arquitectura y poesía, en la mañana enseñar y en la tarde estudiar e investigar. La investigación como el centro de enseñanza.

Aprender por la experiencia. reflexionar a partir de la observación, el croquis, esta metodología en la que se observa para ¨encontrar una relación entre los actos y lo que sucede en el espacio ¨ (C. Valdez). [10]

Las preguntas de la cátedra de Godo eran múltiples, sólo por nombrar algunas, ¿cual es la relación de la poesía con la arquitectura y el habitar?, ¿cómo la poesía construye un lugar?, o ¿cómo es que la condición humana, es una condición poética?, ¿qué significa para nosotros el pensar abstracto y la no figuración?. Godo construye una poesía abstracta no significante, sin embargo llena de sentido, la poesía del ¨ha lugar¨, el ¿por qué fundamos? en este ¨existir que es un construir¨[11], ¿que ha querido decir Hölderlin con esto de que poéticamente vive el hombre sobre la tierra?.

Godo continua su viaje y finalmente se traslada a Europa con su familia,

¨A los pocos años, Godo viaja a Francia con su familia, y concibe la phalène –el acto poético como la mariposa que se quema en su propia luz–, recogiendo la proposición de Lautréamont de que «la poesía debe ser hecha por todos»; participan François Fédier, Carmelo Arden Quin, Barbara Cassin, Josée Lapeyrère, Henry Tronquoy, Enrique Zañartu, entre otros; con Michel Deguy fundan en 1964 en París¨

[12]

Luego vinieron los proyectos como la reconstrucción de las iglesias del sur, después del terremoto de 1960, o el proyecto ¨Avenida del Mar de 1969, entre ambos el viaje Amereida en 1965, la fundación de la CA en 1970. Todo esto trajo las preguntas sobre la relación con las matemáticas, la filosofía y la poesía, la pregunta por el ¨ser americano¨, y las preguntas abiertas para la arquitectura y el diseño en la CA, ¨el proyecto de aunar vida, trabajo y estudio a partir del encuentro entre la poesía y los oficios.¨


America amereida.png


2.2.4 Amereida, viaje fundacional americano

En 1965 un grupo de profesores, los poetas Jonathan Boulting, Michel Deguy, Godofredo Iommi y Edison Simons; los arquitectos Alberto Cruz y Fabio Cruz; los escultores Claudio Girola y Henry Tronquoy; el filósofo François Fédier y el pintor Jorge Pérez Román. emprendieron un primer viaje, cruzando América bajo la idea del mar interior y la cruz del sur posada sobre Sudamérica, se propuso hacer el viaje desde Punta Arenas por uno de estos ejes hasta llegar a Santa Cruz, ¨centro poético ¨ americano, la pregunta por el ¨ser americano¨ es entonces una pregunta poética. Aunque no llegaron a Santa Cruz, sobre la base de las anotaciones del grupo y textos de los cronistas, Godofredo Iommi editó el libro-poema anónimo Amereida.

América, aparece como regalo, los europeos buscaban ¨las Indias¨, América es una invención como había dicho O´Gorman. [13]

Godo dice:

¨La cosa es la experiencia de vida frente a América, libres de los ismos humanos¨

Siguiendo ideas del historiador Mario Góngora, ¨no habrá identidad mientras no haya un mito fundante¨, y de Edmundo O’Gorman, historiador mexicano autor de “La Invención de América”, y de los propios cronistas, ente otras fuentes , desarrollan una teoría sobre el ¨ser americano¨ y la relación -del hombre ya no con la casa o la ciudad_, como habría dicho Le Corbusier sino esta vez Alberto dice, -el hombre con el continente-, en la relación con el hacer lugar del espacio (ha lugar).

Existen muchas fuentes en el pensamiento de Godo, se puede encontrar algunas en su relato autobiográfico del Archivo José Vial Armstrong. [14]

Amereida significa una visión poética de América del Sur, O´Gorman propone que América era la cuarta parte que le faltaba al mundo, Iommi propone una palabra fundacional para América del Sur llamándola América Latina atravesada por la Cruz del Sur, nuestro propio norte y enraizándola entonces con el origen del imperio romano, la Paz y la Piedad romana, la épica del piadoso Eneas.

Otros artistas también llegaron a similares teorías, como la ¨América Invertida¨ de Joaquín Torres García de 1943.

América invertida Joaquin Torres Garcia 1943

[15]


2.2.5 Eurocentrismo, de-colonialismo y la refundación de América

De Godo y Claudio se podría decir que heredamos su universo, bonaerense, cosmopolita, euro-centrista y al mismo tiempo rebelde de Europa, y se podría suponer que esa rebeldía fue la razón de su viaje a Chile.

Las ¨Teoría del propio norte¨, la ¨Teoría del mar interior americano¨ en las que se basa el viaje Amereida, que luego se convierte en poema, en libro, en la dirección de una escuela de arquitectura y fundamento de una ciudad, se bautizan como Amereida en honor o en juego con la Eneida de Virgilio, poema fundador de lo latino, por lo tanto, de lo Latinoamericano.

La teoría rinde tributo a Heidegger y en especial a Holderlin.

Esta pregunta por el de ¨ser americano¨, está situada en las raíces fundacionales, y la discusión de los movimientos filosóficos, artísticos, políticos y poéticos europeos. Todo esto podría tener explicación porque antes más que ahora, la cultura bonaerense ha sido muy distinta a la de Chile, un archipiélago al otro lado de Los Andes, más lejano y más rebelde de la cultura occidental nacida del latín.

El gran mito de este lado de Los Andes es ¨La Araucana¨, más aún que épica una verdadera epopeya, considerada a la altura de los originales italianos, es citada por Cervantes y es Voltaire quien compara a Ercilla con Virgilio. [16].

Gabriela Mistral acuña junto a Victoria Ocampo el concepto de ¨Americanidad¨ circa 1950. [17].

Para Godo somos americanos y eso quiere decir ¨Una mezcla de razas dispares¨, bajo una misma lengua. Las lenguas latinas que nos unieron en cuanto mestizos, como a Europa la unió hablar un solo idioma bajo la cultura romana. Ese es el río de nuestro lenguaje.

La Escuela se forja en el encuentro de la poesía con la arquitectura. La idea es fundar el continente. Y en este caso se funda en la palabra poética.

¨Poéticamente habita el hombre en este mundo¨ [18].

La pregunta que hace Godo por los héroes de la Iliada renovados por la Eneida

¨¿y tenemos q abordarlos para saber como vivir y morir, nuestra pieta se funda en nuestra fratitusd….nuestro pregunta americana no es de orden antropológico o psicológico, nos va el ser en ello¨, lo propio de nuestro heroísmo es decir de nuestro eros es asumir lo desconocido….en todos los niveles….de la gratitud, del regalo, de la muerte, por lo tanto de las relaciones humanas q deben aflorar como propios….

De la carencia de lo impropio ….de un ir y venir¨

¨Reconociéndonos como latinos y eso significa dar cabida a todas las razas y costumbres q se enraiza en los q nos dieron forma como América es decir los latinos es decir la herencia del imperio romano. Si esto es posible Hay que ponerse en marcha vamos a conocer la carencia , lo impropio y la forma de vivir y morir¨

¨Debemos volver a mirarnos bajo esta luz para volver a reniciar las travesías so pena de dormirnos, pienso q la Escuela podría partir de la Eneida como luz….trabajar desde los oficios trabajar sin mas tramites y a ciegas en el mar interior y en el pacífico¨

¨Estudio es arrojo, con todo los q tiene… para hacer de Amereida, de verdad , la sangre misma aquello q hace andar….¨la cosa¨ de la escuela…nos arrojamos a la herencia recibida, la lengua y el amor a los desconocido¨

Aunque euro-centrista y en ese sentido colonial, paradójicamente Godo funda un pensamiento proto-de-colonial, que pide a nosotros los que habitamos es decir construimos este continente, construir un pasado y una idea de futuro propias, definiendo lo identitario como lo esencial, lo propio de nuestra herencia como (latino) americanos que es necesario constantemente renovar.

Cuarenta años después de la clase inaugural del Taller de América de Godofredo Iommi se puede constatar que las tradiciones heredadas del poeta y de los arquitectos hoy llamados ¨fundadores¨ siguen vivas, así como su teoría sobre el fundamento poético de la arquitectura. Los actos conmemorativos en la Escuela, de recepción de primer año, del día de San Francisco, etc., siguen aconteciendo de una forma renovada, así como la metodología basada en la observación, para entender el acontecer de los actos y para entender como acontece el espacio.

Libro del pabellón de Chile en Guadalajara,¨Requiem de la Mariposa ¨. fotografía de Ximena Labra


2.3 ¨Ya Cervantes lo dijo todo¨, Gonzalo Rojas un poeta del mundo, tataranieto de Quevedo.

2.3.1 El rio al que pertenecemos

Godofredo Iommi para hablar del ser americano va al origen fundacional del imperio romano, a la obra de Virgilio y al latín como lengua ¨piadosa¨ origen de las lenguas de América Latina.

(...)Ya Cervantes lo dijo todo en esta lengua de nacer y seguir naciendo desde la meseta hermosa hasta los últimos parajes insulares, de los trópicos a la Antártida,(...) (G. Rojas, Discurso en el paraninfo)

Para el poeta Gonzalo Rojas, la pregunta por nuestro origen o nuestra identidad, entendiendo la identidad como una búsqueda de este origen, quizás sea más cercana al noble hidalgo Don Quijote de la Mancha y a Ercilla. Para Rojas, nosotros estamos en el flujo del lenguaje de Cervantes o Quevedo y el mito de El mío Cid.

Rojas se pregunta por la ¨respiración del mundo¨ y no hay cadenas creativas, del ¨prodigio¨ creativo, a la tierra cercana, sino a la respiración del Mundo (c/mayúsculas), como ancestralmente, ligada al fluir del agua, al mar y los ríos, y no sólo de los ríos geográficos sino el rio metafórico del lenguaje.

No hombre y continente, sino la patria intangible de la lengua ¨que nos une a todos por aire y por oxigeno¨. Quizás en las puertas del Antropoceno sea otro el paradigma hacia el futuro, más ligado a cómo crecemos, porque ¨ser es crecer¨ y ¨cuando estamos más bien crecemos¨… a lo que se refiere Rojas es que esto ocurre en el lenguaje, a que este crecer es posible o se manifiesta porque ¨vivimos colgados del lenguaje como dijo Niels Bohr¨ (…) ¨de los trópicos al hielo ¨.

Somos del Mundo, con mayúsculas y pertenecemos a un río de lenguaje. Además, re-sitúa la brújula:

¨No estoy tan seguro de que el juego dé para tanto en el bellísimo Paraninfo como para decir algo nuevo. No hay nuevo. Apollinaire habló con insistencia de le nouveau al empezar el otro siglo. ¿Qué será le nouveau? Un minuto, y se arruga.¨ (Discurso en el paraninfo, premio Cervantes, 2003)

No hay tal búsqueda de lo nuevo, más bien apostaba por la lozanía, por el ¨encantamiento y el desollamiento¨ del cual surge la palabra poética.

Para este poeta aunque se declara telúrico, o de la tierra, pertenecemos a las aguas, a nuestros ríos como el ¨Buibui¨ q luego se transformó en Bio-bio, nuestros ríos nos han traído la cultura, la sabiduría crece en torno a los ríos, desde el Tigris y el Eufrates, el Nilo, las aguas del Egeo, y también el río del lenguaje, desde Homero, Virgilio o Cervantes.

Reconoce a Cervantes, Quevedo, a Góngora, ¨todos a la siga de Juan de Yepes¨, Teresa de Ávila, más adelante Lorca, los poetas del 27, Vallejo, Rulfo, Darío, Neruda, Borges, Cortazar, De Roka, Huidobro y especialmente a Paz.

¨Somos imaginación abierta¨ y se trata del riesgo y del coraje, en el parpadeo de la historia. ¨El Aleph¨ de Borges, Carpentier y sus ¨Pasos perdidos¨, Vallejo en ¨Trilce¨ y Huidobro en ¨Altazor¨, Neruda en ¨Residencia en la tierra¨, y la obra de Ruben Dario.

¨Los grandes ríos arrastran la sabiduría¨, es una frase que solía repetir, para Rojas, Alonzo de Ercilla, en su caballo andaluz, es el fundador de Chile en la Araucana, ese es nuestro mito.

2.3.2 El parpadear de las estrellas

Rojas dice haber aprendido mucho más de los mineros en el desierto del norte que de los surrealistas, pues le enseñaron el parpadear de las estrellas. El poeta, para Gonzalo Rojas, casi sin querer está en un balbucear el mundo, imantado por el encantamiento.

¨Uno no merece la palabra¨, el poeta es ¨o fingidor¨, (Pessoa) y el ¨Alumbrado¨, más animal de instante que de eternidad, y con una determinación a toda prueba, lo dice Santa Teresa, ¨si quiera se hunda el mundo¨.

¨Difícil enhebrar la aguja lúcida para este barbarofonón. La poesía encarna en uno como por azar. Y es que uno no la merece a la palabra. Se la dan porque se la dan. Será cosa de los dioses pero también del obseso de ser y más ser que anda en el mísero alumbrado que soy yo mismo, ese otro alumbramiento más allá de la madre, de la niñez a la reniñez, del vagido al velorio, y por ahí cosa más de fisiología que de metafísica, más de animal de instante que de loco de eternidad, aunque siempre hice mías unas parcas líneas de Teresa de Ávila, a unos milímetros de Gabriela.¨ “Tengo una grande y determinada determinación de no parar hasta llegar, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabaje lo que trabajare, murmure quien murmurare, siquiera me muera en el camino, siquiera se hunda el Mundo”.

De encantamiento a desollamiento. Insiste. ¨Es bueno que te digan que no¨, porque el poeta ¨cree q dice el mundo¨ en el parpadear de las estrellas.

¨Este oficio es sagrado y no se llega nunca. Claro, uno cree que de repente dice el Mundo, y puede ser ¿por qué no? cada 10, cada 5, cada 3, cada nunca, ¿por qué no?. Se escribe y se desescribe, Kafka, Rulfo, Vallejo incomparable.¨

El aparecer de la palabra en el vacío que abre la existencia, la condición y el tiempo extendido a nuestros pies, ese suelo de tramas culturales donde estamos parados, o que intentamos construir como ambos poetas.

¨De golpe se me dio el hartazgo. ¿Hartazgo de qué? De nada, como es el hartazgo; en ese asomo al ser que dice Heidegger. Entonces me aparté de todo y me marché a las cumbres de Atacama en búsqueda de mí mismo como son todas las búsquedas o en busca de mi padre muerto, que casi siempre es uno mismo.¨

Rojas ve nuestro destino ¨más allá de lo patagónico y de lo antártico¨, por esa razón, no fundó una ciudad como Godo o Virgilio, fundó una escuela en Villa las Estrellas, en la Antártica.

¨volvamos al re hallazgo en la cumbre de las estrellas¨, ¨me engendró Vallejo y Quevedo, poetas como Ezra Pound, Borges y Matta ¨que hablaban solos¨.

Pero, para Rojas, el ingenioso hidalgo, ¿quien es realmente?, Pound, Octavio Paz, TS Eliot ¨el mejor hacedor¨. ¨Borges será el único q no ha muerto nunca¨.

¨No pensaremos en inglés como dijo Darío, leeremos
otra vez a los griegos, volverá a hablarse etrusco
en todas las playas del Mundo, a la altura de la cuarta
década se unirán los continentes
de modo que entrará en nosotros la Antártica con toda su fascinación de mariposa de turquesa, siete trenes
pasarán bajo ella en múltiples direcciones a una velocidad
desconocida.
(¨una carta al Nadie que anda en lo efímero del hombre¨, parte final del ¨Discurso en el paraninfo¨)


2.4 Conclusiones preliminares

Aunque sitúan el foco y construyen un constructo poético distinto, en cuanto a mirada, luces y desvelos, tanto Iommi como Rojas están en el desvelar, el Aletheia, y el misterio del ser, parados ante el parpadear de las estrellas, “miein” el parpadear originario de los griegos [19], que no es distinto al parpadear del lenguaje. Rojas no está sentado frente a un grupo de arquitectos quizás por eso no busca un nuevo lenguaje abstracto para la poesía, que Godo llamó ¨la música del sentido¨, una maravillosa música que abre el alma. Rojas, también hijo de los surrealistas tiene en ese sentido menor (o mayor) libertad para construir su poesía con imágenes, Iommi al separar la construcción de la palabra, de su significado, construye un lenguaje enigmático, hay una de-construcción de la imagen poética en favor del desvelar un sentido.

Ambas Ars-poética buscan una amarra entre ciencia y poesía y ambos poetas estaban fascinados por la física. Poetas musicales, la poesía de GR en una relación psíquica con el hombre mejor dicho con la mujer y a través de la fascinación con el idioma. Iommi en cambio, es un académico que construye en un laboratorio en las dunas junto al mar, con un grupo de arquitectos, casi no le interesa publicar.

Rojas es primero profesor y luego más bien conferencista, experto en teoría literaria y del lenguaje. Dicta conferencias y lee poesía por el mundo, no sólo en Europa y distintas universidades de los EU, sino también en Asia, en China donde fue agregado cultural, incluso tuvo una cita con Mao, amaba Oriente, vivió también muchos años en Chicago, Nueva York y otras ciudades de los EU, y especialmente en Alemania, donde vive parte de su familia y está su editora, en Köln. En especial en España y México fue muy querido y ampliamente reconocido, situado en un lugar prominente entre los poetas de habla hispana. Múltiples premios lo atestiguan El Cervantes, el Reina Sofía, El Octavio Paz en su primera edición, como a Borges sólo le faltó el Nobel.

El ejemplo del funeral de Octavio Paz es una evidencia de la profunda amistad y a veces co-construcción que pocos conocen, ambos poetas se comunicaban por fax casi a diario y hablaban muy seguido por teléfono, incluso pocos días antes de su muerte. México literalmente no quiso enterrar a Octavio Paz, se suspendieron todos los actos, hasta la llegada del poeta chileno que en su consuelo leyó un discurso en el funeral.

¨Ninguno nunca me fue más próximo en el plazo de mi respiro que este Octavio Paz, quien dijo el fundamento entre nosotros como nadie: lúcido y adivino hasta el fin, desde la transparencia del rigor y el vaticinio, no hablamos mucho, pero dialogamos mucho, línea a línea, sobre la apuesta de ser, pues como dice Hölderlin: Was bleibt aber, stiften die Dichter. Pero lo permanente, eso, lo fundan los poetas.¨

¨Octavio Mismo dijo que él era un aprendiz, todos somos aprendices, no hay originalidad, somos un coro, y el coro es estricto y es muy minoritario el número de los exponentes…la palabra va a persistir¨ (extracto del Discurso de GR en el funeral de OP.)


¨En la primavera de 1998, Gonzalo Rojas llegó a México para recibir la primera edición del premio de poesía Octavio Paz. En lugar de una llamada de su "hermano de horizonte", recibió la escueta noticia de su muerte, en la noche que se cerró después de un domingo asoleado y apacible como fue el 19 de abril de 1998. Para todos los que estuvimos en la cercanía de Octavio Paz y hoy permanecemos a solas con su obra, la presencia de Gonzalo Rojas, en esos días de duelo y desamparo, fue como la presencia de la poesía: en otra voz, desde la otra voz, hacia la otra voz que acababa de extinguirse. La sola presencia de Gonzalo Rojas nos refrendó una certeza desdibujada por la pérdida de la persona: la poesía no muere con la muerte del poeta; la poesía de pronto calla y reencarna como si tuviera una existencia y una resistencia a toda prueba.

Como los ánimos no estaban para festejos, una sola de las actividades programadas se mantuvo: la lectura pública de Gonzalo Rojas en el Palacio de Bellas Artes. Así lo hubiese deseado Octavio Paz.¨

Fabiene Bradu.

[20]


Rojas y Iommi son poetas del arrojo, ¨Godo apuesta por el mito¨ es una conclusión a la que llega Claudio Leiva, ante la propia construcción de un poeta que no publica. En efecto poco o menos aún sabríamos si no es por las publicaciones de la Escuela, que lo considera su poeta culminante y que se ha esmerado en recoger y resguardar su voz constituida en Patrimonio. Nuestro patrimonio.


LOS VERDADEROS POETAS SON DE REPENTE
Gonzalo Rojas
  
sobre un acorde de Chihuahua:
—Los niños en el río
miden el fondo
de la transparencia.
Los verdaderos poetas son de repente:
nacen y desnacen, dicen
misterio y son misterio, son niños
en crecimiento tenaz, entran
y salen intactos del abismo, ríen
con el descaro de los 15, saltan
desde el tablón del aire al roquerío
aciago del océano sin
miedo al miedo, los hechiza
el peligro.
Aman y fosforecen, apuestan
a ser, únicamente a ser, tienen mil ojos
y otras mil orejas, pero
las guardan en el cráneo musical, olfatean
lo invisible más allá del número, el
vaticinio va con ellos, son
lozanía y arden lozanía.

Al éxtasis
prefieren el sacrificio, dan sus vidas
por otras vidas, van al frente
cantando, a cada uno
de los frentes, al abismo
por ejemplo, al de la intemperie anarca,
al martirio incluso, a las tormentas
del amor, Rimbaud
los enciende:
—Elle est
Retrouvée. Quoi? L´Eternité.
Pero la Eternidad es esto mismo.


(¨Borges del bote¨. Leyendo en el bote de la goleta Darwin camino a Juan Fernandez, Fotografía Claudio Leiva, 1984.)

(¨Sobre el río en que nos fundamos (los americanos)¨,19 de abril de 2021, 23 años de la muerte de Octavio Paz)

  1. https://wiki.ead.pucv.cl/Alocuci%C3%B3n_de_Gerardo_Mello
  2. Recuerdo momentos afortunados como un día domingo en que Godo se me apareció entre los rayos de luz en el bosque de la quebrada de Ritoque, ese día yo estaba ahí, sólo, con un libro de arte de mi madre en las manos. ¨Mira, ¿ves? ¨, a partir de una foto de una escultura etrusca, me enseñó cómo es que era única y que por eso más allá de los siglos, aún estaba presente ante nosotros en ese ¨libro de arte¨, jugando con la eternidad, dialogando con la eternidad, luego desapareció entre los arboles.
  3. En mi caso el viaje iniciático, ganado en un concurso de diseño de laberintos, nos llevo a 12 alumbrados del taller, con cuatro maestros, Casanueva, Balcells, Mastrantonio y Lang a la Isla Robinson Crusoe. En la ¨Travesía a Juan Fernández¨, remontamos, subimos literalmente por montañas inmensas de mar, de las que bajábamos y volvíamos a subir, y así una y otra vez, montañas de la Corriente de Humboldt. Al tercer día, afirmados de las manillas de la Goleta Darwin, divisamos nuestra Isla. No estaba en el horizonte, sino que de golpe se nos apareció en el cielo, flotando entre las nubes, grande, negra, misteriosa, pavorosa, era el adjetivo que había usado el capitán. Esa travesía nos marcó la vida, algunos permanecemos unidos.
  4. (Traducción propia)
  5. (https://wiki.ead.pucv.cl/Eneida_-_Amereida._Edici%C3%B3n_anotada)
  6. https://www.rtve.es/rtve/20141024/discurso-gonzalo-rojas-premio-cervantes-2003/1035004.shtml
  7. Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV, (EAD)
  8. (Wikipedia), en el siguiente link habla sobre Amereida, la invención del mar, https://www.youtube.com/watch?v=mG8meW_cmhA
  9. (http://amereida.cl/Ciudad_Abierta)
  10. Maestros de la Forma y el Espacio: Alberto Cruz (2015)
  11. Heidegger, M. (1951). Construir, habitar, pensar. (ensayo)
  12. (Casiopea)
  13. O´Gorman,E. (1961), La Invención de América, por la Indiana University Press,
  14. https://www.josevial.cl/documex/godo
  15. https://www.researchgate.net/figure/Figura-3-america-invertida-Joaquin-Torres-Garcia-1943_fig1_274197560
  16. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-araucana-ilustraciones--0/html/016456e2-82b2-11df-acc7-002185ce6064_19.html
  17. Meyer, Doris.(1996) La correspondencia entre Gabriela Mistral y Victoria Ocampo, reflexiones sobre la identidad americana [artículo] Archivo de Referencias Críticas. Disponible en Biblioteca Nacional Digital de Chile ¨http://www.bibliotecanacionaldigital.gob.cl/bnd/628/w3-article-171691.html
  18. (Heidegger, M. (1951). Construir, habitar, pensar. (ensayo))
  19. https://wiki.ead.pucv.cl/Hay_que_ser_Absolutamente_Moderno
  20. http://www.letras.mysite.com/gr130804.htm#:~:text=En%20la%20primavera%20de%201998,19%20de%20abril%20de%201998.