EAD3212-01. Poética General. Gabriel Silva. Tarea 2

De Casiopea



TítuloParque Fundo el Carmen, la re significancia de la donación y herencia
AsignaturaPoética General 2021 S1
Del CursoPoética General 2021 S1
CarrerasArquitectura
2
Alumno(s)Gabriel Silva

La herencia americana figura a las subcentralidades locales

Poligono emplazamiento proyecto. En azul predio del parque, en verde vías conectoras con el centro de Quilpué y en amarillo Vía ferrea (punteada) y Avenida los Carreras.

El proyecto, Centro educativo socio-ambiental el Carmen, guiado por el profesor arquitecto Iván Ivelic, se desprende de un plan maestro mayor, por contraparte del SECPLA Quilpué, Una primera obra de confianza y primer paso del Parque metropolitano Fundo el Carmen.

El proyecto particular tiene por objetivo construir el acceso principal del parque, además de los espacios de circulación que vinculen los hitos importantes del parque, como lo es la Cruz de Quilpué y el símbolo de la paz.

Actualmente el parque es un espacio autogestionado, reconocido por las personas como santuario de la naturaleza. El proyecto por consiguiente intenta dar valor a las organizaciones que ya hacen gestión de este lugar, sumado a vincularse con el actual zoológico de Quilpué, en un ideal de reformular la figura administrativa para tender a una modalidad de granja educativa y santuario animal. Se busca dar cabida en las detenciones del acceder a los oficios del cuidado ambiental, educación y recreación deportiva. Acogiendo y congregando al entorno ciudadano a tomarse estos espacios pensados para la Reunión, haciendo más accesible para el sector los espacios de esparcimiento y ocio.

Propone y regala un ordenamiento, orientación en el acceder al santuario natural, en sus virtudes de educación de la hospitalidad heredada. Por lo que el relato formulado intenta justificar espacialmente el gesto de generar momentos en el acceso. Aquello a través de hitos como el estero, la llegada al parque y posteriormente sitios claves de la educación socioambiental ya preexistentes. Da cabida y reunión a la diversidad de actividades como también vinculación explicitada con la ciudad como un subcentrolocal identitario.

Sobre el Parque

Dado el contexto de parque metropolitano, la escala en la que se emplaza más allá de la volumetría del proyecto o su tamaño programático, dice de dos magnitudes enfrentadas. El territorio, patrimonio natural y la ciudad construida urbe.

El ser americano, como una pregunta poética, una conciencia colectiva identitaria, se busca entenderla de dos maneras:

El parque en su condición de "vacío fronterizo"(Jane Jacobs,1961)[1] (límite ciudad-territorio) y sus características morfológicas, al subir por el cerro, es posible caer en la cuenta de la locación en donde uno se sitúa. Más allá de un reconocimiento de coordenada espacial, tiene que ver con un modo de hallazgo en el cual el territorio se muestra como una extensión absoluta mayor que la ciudad, continuidad que se pierde a la vista.

Una dimensión evidente pero oculta en el cotidiano diario. Este hallazgo se asocia a un momento fundacional, una propiedad vivencial (videncial) que da cuenta de la extensión americana. La extensión lograda que cobra propósito y destinación con los actos humanos, además del lugar orientado. Por otro lado de una manera más indirecta, se piensa en como las cualidades de la orientación espacial/arquitectónica hacia el territorio, llega a una conciencia de americana por como los oficios y los actos a su vez son orientados. Aquello expresando una identidad, un modo en el quehacer de los oficios.


Amereida, "a través de la lectura de este texto se conduce a la permanente pregunta por el ser americano y qué implica este ser, reconociendo el carácter de regalo o hallazgo fortuito del continente. El poema invita a un constante encuentro con el desconocido, buscando y abriendo nuevas posibilidades para entender este nuevo mundo como un don"(Casiopea [e]ad,2018).[2]

Este modo en que son orientados los oficios y como se manifiestan, tienen que hacerse de una manera americana. El espacio es orientado al territorio, pero ¿Cómo se reconoce que este dialogo interno identitario y externo espacial, dice del ser americano? El parque en este contexto no es solo un gesto de reapertura espacial del enfrentamiento de dos magnitudes, dos tamaños, ya que la historia del sitio dice de una constante resignificación de la donación y herencia. Respondiendo a la pregunta anterior, las variables de actos y oficios en el contexto de la orientación territorial dicen de una identidad permanente y americana, que solo se reproduce en aquel sitio.

Resignificación de la donación y herencia

Popularmente conocido como el pulmón verde de Quilpué y santuario natural, el Fundo el Carmen es un predio, sitio de diversas polémicas entorno a la destinación de suelo a la cual corresponde. diversas agrupaciones y organizaciones que lucharon por evitar la modificación de el PREMVAL, el cual presentaba una modificación, donde el santuario pasaría a ser zona de extensión urbana. No queriendo explayarse más en este asunto, es necesario detenerse en las significancias de las reiteradas veces que el parque significó un espacio para la reunión y exposición de posturas de la comunidad.

Moncanda en una lectura al testamento del propietario, Francisco Valencia Simms, dice lo siguiente:

“…lugar de descanso, recreación y recogimiento para empleados, obreros y estudiantes, centros de juventud, y religiosos y religiosas del clero católico” [...] obedece al reconocimiento de su propietario (Francisco Valencia Simms), de un uso tradicional previo, de larga data, registrado por Francisco Fonck en su obra “La Lanceta de Quilpué”, y por lo tanto, mediante su donación testamentaria intenta “ratificar a perpetuidad” el uso tradicional del sector conocido como “paseo de las Pataguas”. Además, se caracteriza el actual estado de conflicto en contraposición a las condiciones de la donación.” (Moncada, 2013).[3]

El testamento habla sobre una tradición previa que se mantiene, por lo que la identidad habla sobre una permanencia que invita a reunirse. La educación socio ambiental, que acoge el proyecto, es un modo en que se hace presente la hospitalidad de la tradición del parque, en la herencia de valorar y disfrutar las áreas verdes apropiadas de manera pública

"La tradición por la herencia es una invitación a recrearla"(Godofredo Iommi, 1982).[4] Por consiguiente, se busca heredar la tradición de paseo, de hospitalidad e invitación abierta que en su destinación se encuentra con el territorio y comprende su identidad. Se piensa que la extensión orientada es la que reproduce una tradición heredada, un modo de oficiar sobre el espacio por la orientación espacial. Y con esto decir que el modo no es condicionante, más bien es una invitación hospitalaria.


La identidad americanda, en palabras de Victor Ramos, habla sobre la perspectiva contextualizadora y dialéctica, intrínseca a la pluralidad y diversidad étnica o identitaria cultural.

"...aportar su singularidad al mundo es un acto vital para participar de él creando, para defender su espacio de libertad de las tendencias dominadoras y para posibilitar el diálogo y la cooperación con otras identidades compartiendo lo nuestro y recibiendo lo ajeno..."(Ramos, 2003)[5]

El documento dice que la identidad americana representa una postura, y es precisamente eso la imagen que figura el parque, una postura ideológica y cultural-ambiental dado sus cualidades comunitarias convocantes. El santuario de la naturaleza y sus espacios autogestionados, su reconocimiento y palabra traspasada durante el tiempo, es fruto de una postura ideológica de permanecia. De hacer uso de los espacios verdes públicos, y hospitalidad fruto de una herencia de apropiación pública de los espacios americanos.

Sobre la ciudad y herencia

Cabe preguntarse esta resignificacia de la herencia, y qué significa para la ciudad. De una perspectiva urbana a humana-americana. Conceptualizando desde la poesía, la herencia en este caso, como modo particular de los oficios emplazados en la extensión, moldea a la hospitalidad convocante. Para la urbe esto pareciera traducirse como un hito o nodo subcentral de personas, que se reúnen y dan identidad a un sector dada las características de su historia con el parque como comunidad, como población y como americanos.

La resignificancia en este sentido brinda la potencia de subcentralidad. En los nuevos tiempo, la reunión y convocatoria de personas trae más a presencia la palabra, política, el dialogo, que en su sumatoria y conjunto cimenta un concepto crucial, "hacer escuela". Mientras que el emplazamiento es el medio que posibilita el modo en que se da esta subcentralidad.

¿Qué hace la ciudad con sus herencias?

Ahora las herencias tratadas como espacios para ser destinados por la tradición, la identidad que da cabida al acto de subcentralidad-reunión en contexto de áreas verdes, parques, humedales paseos, etc.

Jacobs (1961), en su libro Vida y muerte de las grandes ciudades, en el capítulo de parques vecinales comienza su análisis desde la perspectiva del desuso de parques públicos y vecinales, "parques impopulares", distinguiendo la escala y destinaciones comerciales. Ella afirma que la destinación del parque no recae en la función programática que se inserta o a la que se vincula forzosamente. "Una de las más amargas decepciones de la historia de los planes de vivienda es el fracaso de los parques y espacios para incrementar el valor de los establecimientos contiguos"(Jane Jacobs,1961)[6].El parque no es un medio para suplir un déficit de esparcimiento, por consiguiente, el rol de estas áreas debe surgir de las mismas personas, que en un cotidiano diario y figura como red neuronal urbana, hacen uso de este y termina formando parte de su día a día. Por otro lado el parque en su calidad popular hereda la hospitalidad identitaria. "La introducción casual de la vida cultural es la histórica misión de la ciudad".(Jane Jacobs,1961)[7]

Jane Jacobs habla también sobre los vacíos fronterizos, contextualizando a la cualidad particular del Parque Fundo el Carmen, las áreas de periferia o límites urbanos generados por el territorio, carreteras, líneas férreas o bordes costeros. El parque en Quilpué esta separado de la ciudad por la vía del tren, luego una pequeña franja residencial bastante cohesionada y en relación al zoológico, acabando con el estero. Esta doble condición de vacío fronterizo representado por la vía del tren y en paralelo el estero, en la práctica y de manera autogestionada existen vínculos directos aunque discretos con la franja residencia y el parque a través del estero. Son espacios no construidos que guardan el potencial que nombra Jacobs en su capitulo Maldición de los vacíos fronterizos. Aunque comienza de manera negativa en lo que respecta estos espacios, ella concluye que guardan el potencial de proyectar las espacialidades contiguas de la ciudad y el parque en la situación intermedia, el vacío mismo como virtud. En este caso representado por el estero en su ocupación de acceso y paseo.(Jane Jacobs,1961)[8]

Volviendo a la pregunta inicial del subtítulo. Lo que hace la ciudad con sus herencias como merced de tierra, es mal gestionarla olvidando lo que ya se ha argumentado como ventajas urbanas de esta subcentralidad local, tipificada como socio-ambiental. Esto visto desde la institucionalidad claramente. Por el contrario los usuarios, pobladores y organizaciones develan la insistencia de la herencia de permanencia y revaloración de estos espacios en general.

Hacer escuela y la herencia de la ciudad, la subcentralidad local

La condición de subcentralidad, la capacidad de convocatoria, el ambiente comunitario, en la construcción de una identidad socioambiental; en el caso particular del parque es "haciendo escuela". Se enseña sobre la flora y fauna a través de rutas guiadas (interpretativas), talleres de fotografía, danza, etc. Es pertinente recoger las prexistencias dado que son decires de "la tradición por la herencia"(Godofredo Iommi, 1982) [9],De este paseo que en la diversidad de actividades se apropia públicamente de lo que convenimos, Santuario de la naturaleza de Quilpué.

Además extrapolando la situación de las subcentralidades urbanas en contexto de las áreas verdes recuperadas. En su intento de recuperación y a través de la autogestión, son un modo de hacer escuela.

Conclusiones

Mapa conceptual. Del modo en que se manifiesta la herencia a su rol en la subcentralidad local

Cabe recalcar que la comprensión de las distintas frases (subtítulos) como marcos conceptuales de este ensayo buscan ordenar el entendimiento de la situación contextualizada del parque Fundo el Carmen. Con sus cualidades de herencia ya mencionadas y siendo extrapoladas a casos generales de subcentralidades verdes (para acortar el nombre)

Hacer escuela explica el rol del subcentro local y el modo de la hospitalidad heredada. Es un modo en que se expresa la herencia y permite generar un hito urbano (subcentro) en una localidad cohesionada.

Es por ello que se piensa que la herencia americana del emplazamiento particular es la cual irá por delante para orientar la destinación de los espacios, en pos de la descentralización de las ciudades. Son las insistencias locales que se dan con tal naturalidad las que muestran las virtudes más grandes del regalo americano, particular para cada sitio. Desde un punto de vista institucional, las organizaciones conectadas por este espacio físico crean la institución de lo abierto, un parque urbano con localidad arraigada.




Bibliografía

  1. Jane Jacobs. (1961). Muerte y Vida de las grandes ciudades. Recuperado de https://urbanasmad.files.wordpress.com/2016/08/muerte-y-vida-de-las-grandes-ciudades-jane-jacobs.pdf/
  2. Casiopea [e]ad. (2018, 22 agosto). Visión poética: El destino del ser americano. Recuperado de https://www.ead.pucv.cl/2018/vision-poetica-el-destino-del-ser-americano/
  3. Mocanda. M. (2019). EL Boletín Histórico De la Provincia de Marga-Marga, AÑO II (6), 69-82. Recuperado de http://www.bibliotecanacionaldigital.gob.cl/colecciones/BND/00/RE/RE0000520_0006.pdf
  4. Godofredo Iommi. (1982).Eneida-Amereida. Recuperado de https://wiki.ead.pucv.cl/Eneida-Amereida
  5. H. Ramos, Victor (2003). ¿Existe una identidad latinoamericana? Mitos, realidadesy la versátil persistencia de nuestro ser continental. Recuperado de https://produccioncientificaluz.org/index.php/utopia/article/view/2642/2642.
  6. Jane Jacobs. (1961). Muerte y Vida de las grandes ciudades. Recuperado de https://urbanasmad.files.wordpress.com/2016/08/muerte-y-vida-de-las-grandes-ciudades-jane-jacobs.pdf/
  7. Jane Jacobs. (1961).Uso de los parques vecinales. Muerte y Vida de las grandes ciudades(pp.119-142). Recuperado de https://urbanasmad.files.wordpress.com/2016/08/muerte-y-vida-de-las-grandes-ciudades-jane-jacobs.pdf/
  8. Jane Jacobs. (1961).La maldición de los vacíos fronterizos. Muerte y Vida de las grandes ciudades(pp.293-305). Recuperado de https://urbanasmad.files.wordpress.com/2016/08/muerte-y-vida-de-las-grandes-ciudades-jane-jacobs.pdf/
  9. Godofredo Iommi. (1982).Eneida-Amereida. Recuperado de https://wiki.ead.pucv.cl/Eneida-Amereida