Diseño de la información y Visualización de datos, necesidades metodológicas para el Diseño Gráfico actual.

De Casiopea


TítuloDiseño de la información y Visualización de datos, necesidades metodológicas para el Diseño Gráfico actual.
Palabras Claveensayo
Período2014-2014
Asignatura4º DG 2014,
Del CursoPresentación 4º DG 2014,
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Mauro Villena
ProfesorHerbert Spencer, Katherine Exss

Resumen

El presente ensayo aborda una problemática recurrente el día de hoy; la necesidad de incluir las disciplinas de Diseño de Información y Visualización de datos en las competencias del diseñador gráfico. Esto, en función de que el profesional pueda posicionarse como un actor de gran importancia en proyectos en que se manejen datos complejos que necesiten ser puestos a disposición de la comunidad, departamento, o directorio que los necesite, y que no cuente con personal capacitado para interpretarlos en su forma bruta. De este modo, la información se convierte más un beneficio que un cuerpo de datos ininteligibles.

Introducción

Hoy en día el diseño más allá de ser una disciplina que se encarga de solucionar problemas puntuales, se está transformando gradualmente en una fuente de innovación para todas las áreas de estudio y negocios, es por esto que el diseñador gráfico ya no es sólo un agente que produce elementos visuales atractivos, sino que debe entender y aplicar metodologías con raíces en otras disciplinas, tal como el diseño de la información y la visualización de datos, de modo que sea un agente central en el desarrollo de proyectos en una escala propositiva, por medio del entendimiento de las diferentes circunstancias, escenarios y modelos de trabajo. La necesidad de aplicar el diseño de información a los proyectos de diseño gráfico es imperante. El 25% de la población de los países desarrollados es funcionalmente analfabeta, la mitad de la misma población no es capaz de hacer lectura estratégica, por lo que no puede comprender textos de un nivel de madurez por encima del de un niño de nueve años[1]. De esto se deriva el problema: ¿Cuántas de estas personas serán capaces de entender e interpretar conceptos complejos como leyes, estadísticas, o sistemas de transporte modernos? Es por esto que es urgente que el diseñador gráfico sea capaz de entender y comunicar de manera eficaz mucha de esta información por medio de estas metodologías.

Desarrollo del problema

¿Cual es la diferencia entre diseño de la información y visualización de datos?

Diseño de información y visualización de datos son dos disciplinas diferentes con un mismo objetivo, ambas buscan comunicar ideas complejas de una manera sencilla y fácil de entender e interpretar. La diferencia entre ambas radica en su metodología de trabajo; ambas disciplinas utilizan lenguajes diagramáticos, es decir, representaciones visuales sintéticas de un alto grado de abstracción [2]. El diseño de información es un conjunto de metodologías tradicionales del campo del diseño y la semiótica, que busca la comprensión de los datos a ser presentados por medio de la organización y análisis del tema a tratar, para poder generar un diagrama fácil de interpretar, teniendo dentro de sus posibles resultados piezas tan variadas como documentos formales, esquemas de sistemas de transporte, infografías, señaléticas, etc. Estos métodos pueden apoyarse en herramientas digitales, y otras tecnologías, pero el trabajo de campo siempre va más allá de las posibilidades que estas ofrecen, puesto que no son esenciales ni imprescindibles para el diseño de información. No así, en el caso de la visualización de datos, donde la metodología de trabajo se basa en las herramientas digitales, las que tienen sus propias reglas y lenguajes codificados y abstractos. Es por esto que la visualización de datos suele ser un campo de trabajo incompatible con las metodologías tradicionales de diseño. Hoy en día, al adquirir datos es necesario considerar cómo estos pueden cambiar, tanto de forma esporádica como continuamente, esto expande la noción del diseño gráfico que se centra tradicionalmente en la resolución de un problema específico para un determinado conjunto de datos, y en su lugar considera un meta-problema de cómo manejar un cierto tipo de datos que podrían ser actualizados en el futuro [3]. Básicamente la gran diferencia entre el Diseño de la Información y la Visualización de Datos son las variables a tomar en cuenta, donde el primer caso aspira a un total entendimiento de los datos a presentar por parte del diseñador (por lo que se suele trabajar en equipos, o departamentos multidisciplinarios), para que este pueda buscar una manera óptima de sintetizarlos y exponerlos. En cambio, en el segundo caso la preocupación se vuelca sobre la cantidad de datos y su naturaleza dinámica, por lo que se desarrolla como una metodología sostenida sobre las herramientas digitales, las cuales permiten modificar las variables a medida que transcurre el tiempo, sin tener que realizar los pasos posteriores a la recopilación de datos nuevamente, puesto que estas herramientas deben ser capaces de incluir las nuevas variables de forma automática en la representación visual final. En un sentido más amplio, es posible encontrar también similitudes entre estas disciplinas en cuanto a su impacto social, poniendo en tela de juicio la calidad del diseño de información y la visualización de datos en la entrega de testimonios importantes para la ciudadanía - en cuanto a lo público - o a los consumidores - respecto del área privada - donde observando sencillos ejemplos podemos darnos cuenta cómo un mal diseño de la información (sea por una deficiencia o descuido, o a propósito, con la intención de ocultar algún detalle desfavorecedor, como por ejemplo la conocida “letra chica” en los contratos) puede cambiar drásticamente la interpretación y el entendimiento de la audiencia ante una pieza con valor informativo. Así mismo ocurre cuando la información comunicada corresponde a una gran cantidad de datos estadísticos, y la visualización de datos es mal realizada, o simplemente no se utiliza.

¿Por qué estas disciplinas deben ser integradas en el trabajo del diseñador gráfico?

Respecto a cual disciplina dio origen a la otra, al día de hoy el debate se mantiene abierto, sin embargo, es posible asegurar una cosa; el diseño de información es una disciplina que debe integrarse a la del diseño gráfico, independientemente de cual haya dado origen a la otra.

De modo similar ocurre con la visualización de datos, debemos conciliar estos campos como partes de un mismo proceso. Los diseñadores gráficos pueden aprender la ciencia de la computación necesaria para la visualización de datos, y los estadísticos pueden comunicar sus datos de manera más eficaz mediante la comprensión de los principios de diseño visual detrás de la representación de datos. Los métodos en sí no son nuevos, pero su aislamiento dentro de campos individuales les ha impedido que se utilicen juntos [4]. Estamos hablando de herramientas sumamente necesarias según los requerimientos actuales en el mercado del diseño.

En la era de la información y las telecomunicaciones es imprescindible que el diseñador gráfico esté familiarizado con el Information Design Thinking, es decir, que sea capaz de aplicar de manera metodológica la extracción de ideas principales en todo ámbito, desde un texto académico, hasta el modo de funcionamiento de una empresa o un nuevo emprendimiento, para poder constituir en base a esas ideas una organización visual que le permita dejar en evidencia nuevas relaciones entre los factores que determinan el resultado del trabajo anterior, y de ese modo abarcar nuevos puntos de vista que permitan proponer una amplia gama de soluciones a los problemas que se detecten. De este modo, el diseñador gráfico deja de ser un simple ejecutor de la imagen, y se convierte en parte activa del proceso de mejora de cualquier emprendimiento, detectando y reconociendo diferentes falencias en los sistemas de funcionamiento dependiendo del proyecto, y proponiendo soluciones a estas. Así es como la disciplina del diseño gráfico es capaz de adaptarse a las exigencias de un medio que cada vez requiere de un manejo de la información más rápido y eficiente.

Si bien es cierto que el diseño de información es una disciplina con más de 300 años de antigüedad[5], es hoy en día cuando mayor importancia cobra como herramienta en casi todas las áreas de trabajo imaginables, sobre todo en los departamentos de investigación y desarrollo. Dado la gran cantidad de datos que se requieren para desarrollar nuevas estrategias es imprescindible aplicar metodologías que permitan canalizar toda la gran masa de información y presentarla de tal manera que pueda ser entendida e interpretada con rapidez y facilidad por cualquier persona que la necesite.

¿Por qué debe ser el diseñador gráfico quien adquiera estas metodologías?

Al ser un campo de trabajo relacionada con flujos de datos complejos es perfectamente factible que un profesional del área de la estadística, la contabilidad, o cualquier otra similar pueda trabajar como diseñador de información, sin embargo, es preferible que la persona que guíe un proyecto de estas características sea un diseñador gráfico, puesto que el producto final, teniendo la posibilidad de ser o no ser una pieza visual, es siempre una pieza comunicacional, y asumiendo que una persona con formación de diseñador gráfico profesional cuenta con la capacidad de observar el entorno de trabajo con una sensibilidad característica de su oficio y proponer realidades nuevas y originales, es un actor mucho más potente que una persona que se ha especializado sólo en el análisis de los datos. Por otra parte, es imprescindible una correcta utilización de los recursos visuales, y esto no quiere decir que se deba generar ninguna especie de gran despliegue de ellos, muy por el contrario, es necesaria la sobriedad que puede encontrar un diseñador gráfico en la utilización del color y otros recursos para representar la complejidad y riqueza del mundo visual de la experiencia y las mediciones en una mera planicie[6] como lo son los son los soportes bidimensionales en la impresión y en la computación. Es decir, que la utilización de recursos se debe mantener al mínimo: Fundamentalmente el color cumple con las funciones de etiquetar (color como sustantivo), medir (unidad color), representar o imitar la realidad (representación del color), y animar o decorar (belleza del color)[7], este último punto, pese a la sobriedad de la que se habla anteriormente se justifica bajo la premisa de que una visualización de datos, o diseño de información, lejos de aburrir o abrumar al lector, debe ser capaz de cautivar y mantener su atención, puesto que de otro modo no cumpliría su objetivo de simplificar el entendimiento e interpretación de los datos en cuestión.

Es por esto que el diseñador gráfico debería adoptar ambas disciplinas como parte de su metodología de trabajo, y dependiendo del caso, aplicar las diferentes herramientas que proporciona cada una de ellas, siempre bajo los criterios establecidos por el Information Design Thinking.

Conclusión

Finalmente, de esta reflexión se desprende el rol que debe asumir el diseñador gráfico en el mundo profesional en el campo de la información; debe ser un actor esencial dentro de los procesos de organización y transformación de datos duros, crípticos, o ininteligibles, que sólo son comprendidos por especialistas de su respectiva materia, en síntesis explicativas que rescaten la esencia de lo que se busca comunicar, desechando todos los datos irrelevantes, para poder dejar la información a disposición de cualquier persona, sea investigador, académico, comerciante, empresario, o cualquier ciudadano común y silvestre que la pueda necesitar, y se pueda beneficiar de su fácil comprensión.


Referencias

  1. Frascara J. (2011). La necesidad del diseño de información
  2. Pontis, S.(2011). Qué es el diseño de información
  3. Fry, B. (2007) Visualizing Data. Editorial O'Reilly, Pág. 15.
  4. Fry, B. (2007) Visualizing Data. Editorial O'Reilly, pág. 5.
  5. Stiff, P.; Esbester, M. & Dobraszczyk, P. (2010) History boys. Special report: information design. Grafik, the magazine for graphic design, 184, págs.48-51.
  6. Tufte, E. (1990) Envisioning Information, Graphics Press.
  7. Tufte, E. (1990) Envisioning Information, Graphics Press.