Desviación arqueada del apoyo contraído en el reposo

De Casiopea


TítuloDesviación arqueada del apoyo contraído en el reposo
Palabras Clavelycrajón, lycrajon
AsignaturaTaller del Habitar 2016,
Del CursoTaller del Habitar 2016,
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Doyma Henríquez Atlagić
ProfesorMarcelo Araya, Carlos Chávez

El trabajo se basa a partir de la observación del comportamiento gestual de las extremidades y la columna en el ensimismamiento producido por la búsqueda del soporte en lo propio.

En un principio se observó a la persona en el acto del contemplar una lejanía, y cómo este contemplar lo conllevaba a un apoyo y ensimismamiento, seguido de una curvatura de su columna debido al apoyo: en el caso de las personas que visitaban el paseo costero de la estación puerto, existía una tendencia de preferir el reposo de pie en vez del reposo en un asiento. Las barandas acompañan este reposo y lo hacen posible.

En los primeros croquis, aparece la persona en una contemplación más ligada a sí mismo, es decir, sin un objeto externo/impropio para la colocación de sus extremidades y el apoyo total de éstas. En este contemplar, la persona deposita su peso sobre un asiento el cual carece de una estructura que invite al apoyo de la columna baja. Existen situaciones en las que, en este asiento, busca el apoyo en sus extremidades para el reposo parcial, lo que lleva a la persona al apoyo de extremidades sobre extremidades (superiores sobre inferiores). En el ensimismamiento, existen gestos que hablan de la magnitud del apoyo, como lo son el apego de hombros y cuello, y el arqueo de la columna.

Existe también este apoyo ensimismado cuando se cuenta con un objeto externo que permite la plena colocación de las extremidades sobre él, como es el caso de la baranda. Se posan apoyos de pie y codos/brazos y se crea un diálogo entre el equilibrio y el peso del cuerpo destinado en su mayoría a una de las dos extremidades inferiores. La flexión en las piernas distribuye la fuerza empleada para dar con el equilibrio.

El apoyo contraído consta de tres momentos: lineal o inicial, que es en la cual la columna aún se encuentra en su posición extendida, previa al acto; contracción y apoyo, cuando la persona ya ha tomado su posición de reposo y su cuerpo se comienza a adaptar al habitar este objeto externo; y arco o final, que es la forma final que toma la columna en esta contracción al habitar el objeto que proporciona el reposo.

Ahondando la observación, se repara con que la condición de apoyo, reposo y arco no se dan sólo en el acto del contemplar sino que más bien existe una tendencia a las condiciones cuando se cuenta con este objeto externo que lleva a la persona a habitarlo en su metafunción, teniendo como único factor previo a las condiciones, el reposo.


La construcción de la tesela se lleva a cabo con una especie de cajón de 40x20, lycra y alambre. Estos dos últimos, claves en el aspecto formal.

Archivo:Lchenr.jpg
Vista frontal sin tensar
Archivo:Lchenr1.jpg
Vista trasera


Trabajamos la tesela a partir de guías imaginarias que consta de un eje vertical y uno apaisado, creando cuatro cuadrados de la misma medida sobre los cuales nuestra figura del fundamento ha de aparecer cuatro veces, en todas sus variaciones (rotado, trasladado, etc).

Archivo:Lchenr2.jpg
Vista frontal con lycra tensada
Archivo:Lchenr3.jpg
Vista en perspectiva con lycra tensada