Desde la obra que dibuja el interior natural, hasta el aparecer sutil de lo construido en la extensión

De Casiopea


TítuloDesde la obra que dibuja el interior natural, hasta el aparecer sutil de lo construido en la extensión
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras Claverecorrido
Período2014-2014
AsignaturaTaller de Diseño Gráfico 7ª Etapa
Del Curso4º DG 2014
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Melany Marin
ProfesorHerbert Spencer, Katherine Exss
URLhttp://melany-marin.github.io/recorrido-ciudad-abierta

Preguntas de enfoque de propuesta

Recorrido

El recorrido esta pensado en tres momentos:

  • El exterior en el que se descubren los limites de lo construido
  • El interior construido que dibuja desde el interior lo natural
  • El aparecer sutil de lo construido en la extensión

Obras visitadas

  • Pozo
  • Cementerio
  • Escultura Adagio Cumplido
  • Hospedería del Megaterio
  • Vestal del Jardín

Elección de lectura: Ciudad Abierta - Agora 7.1.1971

Dentro de este texto se seleccionan dos capítulos en particular:

  • Otras Consecuencias
  • Bases del partido arquitectónico de la Ciudad Abierta

El texto de por si tiene una estrecha relación con el lugar observado, ya que habla de su fundación y los fundamentos e ideologías de la Ciudad Abierta, mas se seleccionan capítulos particulares debido a su contenido más concordante con el recorrido propuesto.

El capítulo Otras Consecuencias dice "Cuanto hemos visto hasta aquí del vínculo entre palabra y lugar o apertura poética de los terrenos da, también, luz sobre la posibilidad concreta de construir la ciudad abierta.", fundamenta que la palabra y el lugar dan la posibilidad de construir, del mismo modo se construye con la palabra de la lectura y el lugar observado a través del dibujo el recorrido. el vínculo de texto e imagen para conformar un relato.

Sobre Bases del partido arquitectónico de la Ciudad Abierta explica que la inversión de la cruz del sur es una orientación propia del norte, lo cual va en concordancia con la re orientación gráfica que cada uno propone en el modo de mostrar el recorrido.

Ciudad Abierta - Agora 7.1.1971

Propuesta de recorrido

Primera propuesta

Se busca construir con el blanco de la página la obra, el aparecer de los bordes por medio de la ausencia. De este modo se realza la observación de como la obra en el exterior aparece sutil mientras que en el interior aparece dibujando lo natural. Se agrega la dimensión del trazo negro que delimita lo natural para darle mayor contraste con el blanco de la obra.

Segunda propuesta

Se dibujan más sectores del recorrido para poder conectar el paso de un sector a otro. El trazo ahora no solo delimita lo natural, sino que también lo construido. Se mantiene la decisión de dibujar con el blanco la obra, mas se le agrega el contraste del trazo negro para ayudar al reconocimiento de la obra no solo sea por sus bordes externos, sino que se complemente con las formas internas.

Tercera propuesta

Se busca un mayor grado de abstracción en lo cromático; para ello se utilizan pequeñas secciones de tinta china de color aguadas agrandadas para crear superficies, pintadas con elementos naturales encontrados en el mismo terreno en el que se observó las obras. Se abstraen los tonos de los planos de color pintados más semejantes a la forma en los dos recorridos anteriores y se reemplazan por estas superficies texturadas.

Se mantiene la semejanza en lo formal para conservar el rasgo de reconocimiento de la Ciudad Abierta.

Se alternan trazos negros y blancos en la superficie de cada dibujo según el momento del recorrido en el que se encuentran. Los croquis con trazos negros y fondo blanco aparecen en el primer y ultimo momento, el cual es de las observaciones del exterior del recorrido. Los croquis con fondo negro y trazos blancos son los del momento medio, en donde la obra se encuentra en el interior de la naturaleza y la dibuja.

Momentos del recorrido

El exterior en el que se descubren los limites de lo construido
El interior construido que dibuja desde el interior lo natural
El aparecer sutil de lo construido en la extensión

storyboard

Modo de aparecer de los elementos

Los croquis son separados en capas según los planos de profundidad, y se le agrega un plano final de trazos que delimitan y definen.

El orden general de aparición de las capas es:

  1. Aparición de planos
    • Cercanos a lejanos
    • Lejanos a cercanos
  2. Aparición del fondo (solo en el segundo momento del recorrido)
  3. Aparición del trazo (negro en primer y tercer momento, blanco en segundo momento)

Al aparecer todos los elementos comienzan a desaparecer las capas para dar pazo a la lectura en el siguiente orden:

  1. Desaparece trazo
  2. Desaparece fondo
  3. Desaparece una capa (dependiendo de la forma de la imagen)
  4. Aparece el texto
  5. Se desplaza la imagen

Construcción del Relato

A partir de la relación de citas de diferentes textos en conjunto con el relato propio se construye un recorrido más completo. Este constara de tres momentos, al primero se le agrega una introducción explicativa

Introducción

El recorrido de la Ciudad Abierta desde el Pozo, pasando por el Cementerio, la escultura del Adagio Cumplido, la Hospedería del Megaterio hasta llegar a la Vestal del Jardín forman un recorrido que se guía a través de tres momentos luminosos que se dan en la relación entre lo natural y lo construido. El primer momento que es nombrado como: “El exterior en el que se descubren los límites de lo construido”. El segundo momento “El interior construido que dibuja los bordes de lo natural”. El tercer momento “El aparecer sutil de lo construido de la extensión”.

El acto tomó esta forma. Todos quedaron sin ojos. Fueron vendados a excepción hecha de uno que guiaba el grupo ciego. Esto traía consigo la absoluta disponibilidad, es decir, la desorientación cabal porque nadie veía nada y una fianza total en quien lo guiaba. A quien entraba en tal juego se le creaba un estado de suspensión, que en la simple historia diaria se guarece en un juego de niños, el juego de la gallina ciega. El estado de suspensión, en la absoluta disponibilidad y fianza, provoca corporalmente el estado de arjé, que no es palpablemente un principio, sino más allá de la voluntad, el intelecto, la imaginación, la memoria y el instinto, una inescrutable vigilia.

Momento 1: “El exterior en el que se descubren los límites de lo construido”.

Observando el encuentro de la obra en lo natural a partir del borde que esta construye, a través de la contra forma de lo construido y el no aparecer de lo propiamente obra, se encuentra como primer instante los bordes ocultos tras lo natural.

Son estas pausas las que permiten los distingos en todas las obras humanas, no sólo en las palabras sino en todos los hechos humanos. ¿Qué son estas pausas? ¿De dónde proceden? ¿Hacia dónde van?

En el acto de acercarse comienzan a clarificarse los rasgos constructivos característicos del borde de la periferia del cementerio, el quiebre ortogonal descendiente, que difiere de las características del ritmo natural y permite reconocer un indicio de la obra. La obra irrumpe el espacio natural, mas la irrumpe constructivamente.

…la interrupción la tengo que inventar y tiene que ser coherente en su incoherencia

Momento 2: “El interior construido que dibuja los bordes de lo natural”

Señalamos que lo que hay es una distancia, por la cual y en la cual se produce la lectura o viceversa, es decir, podemos pensar que porque somos «lectura» somos «distantes»

El cambio radical que aparece en el cambio de punto de vista: aparece la irrupción de la profundidad en la verticalidad, como rasgo potente de lo construido que hace sobresalir geométricamente la obra y a su vez invita, en su lateralidad, al ingreso a la obra contigua. Este aparecer de la irrupción permite leer la invitación al adentrarse.

¿Qué queremos decir con «re-lectura»? Pensamos en que no podemos dejar de leer, puede decirse que somos una lectura que no cesa, permanente. No somos más que una «lectura». La pregunta se precipita sobre esta idea: ¿Pero qué leemos?. No sólo letras y palabras, esa es una de las formas de «lectura». Leemos lo que aparece siendo a la vez aparecientes.

El signo de borde ahora revela su interior y la construcción de su propia naturaleza. Cada signo que aparece en la consumación de un total revela su propia luminosidad, su propia geometría, forma, interior, ubicación en el espacio y relación con los planos anteriores y posteriores.

¿Qué es lo que «aparece»? Pensamos que antes que nada dos modalidades de la luz, lo oscuro y lo claro, que no son contrapuesto sino que son diferentes. Por ello las llamamos modalidades y no con la forma habitual de afirmación-negación, es decir, luz y no luz. Lo oscuro y lo claro en un permanente «aparecer oculto» que se despliega.

El quiebre diagonal contrastado de lo construido en la geometría horizontal revela la esencia que caracteriza cada plano, ese digno que por el distingo abre la posibilidad de ver lo diferente de su contexto.

En la abertura los obstáculos se padecen pero, de suyo, no constituyen obstrucción. Se diría que una suerte de metamorfosis los revela en aquello que guardan de más propio y real y de ese modo los incorporan a la realidad que, por abierta, es constantemente inaugurada.

La obra, como borde ortogonal que irrumpe lo natural, dibuja una nueva base por sobre la cual aparece el ritmo natural, lo sostiene en su rigidez y permite reconocer las oscilaciones propias del fluir del crecimiento natural de su contexto.

Momento 3: “El aparecer sutil de lo construido de la extensión”

La transformación trae lo «oculto» como «oculto» a la «apariencia»... La nota preponderante es la transformación o luz transformante que se da en lo más propio del ser humano: en la «lectura» que llamamos «mirada».

Traer a presencia, el encuentro con la forma sin traer la forma propiamente tal, sino que la conformación del total aparezca revelándose, conectando piezas ocultas que se develan, que se lean las conexiones visuales, el “entre” lo que va apareciendo desde lo oculto hasta el total que permite el encuentro con la obra y el lugar.

Los ejes en horizontal no son ya, pues, lo que va de lo conocido a lo desconocido, ni la navegación de dominio. Ellos abren una equivalencia real que anula las situaciones preferenciales y, en consecuencia, la dirección para, en cambio, traer delante la presencia sin opción de los horizontes de la propia destinación americana. Allí, entonces, la invención. ¿Desde dónde, cómo?

El espacio natural no aparece como tal, sino como una extensión sobre la cual irrumpen elementos fuera de su naturaleza extendida, lo vertical; y no lo vertical rítmico y vibrante que posee la extensión, sino la verticalidad construida angular y recta que se le contrasta, mas construye en conjunto a esta un horizonte múltiple.

Tratar el espacio como paisaje es tratarlo como opciones. Pero bajo la nueva orientación, en los terrenos mismos, el eje horizontal no va de lo conocido a lo desconocido, sino que Mar Interior y Océano Pacífico son suertes idénticas, el uno por el otro en su manifestación, ya no dominio. Así, la Ciudad Abierta no ve el espacio como paisaje, sino como manifestación de su libertad, es decir, de lo sin opción.

Leve signo en la lejanía, un distingo que invita al acercarse, lo oculto entre lo natural que devela señales de distingo formal, que llama a ser develado.

¿Aparecer o desaparecer es en función de la señal? ¿Sin señal se puede aparecer o desaparecer, hay aparición o desaparición? Se diría que la aparición o desaparición tienen lugar gracias a un tercer elemento que las descubre: la señal.

Tanto en el modo utilizado para revelar cada lugar -desde las partes a la totalidad utilizada en el recorrido-, se observa que la misma ciudad abierta posee este dinamismo del revelar, el hacer aparecer lo oculto. Se presenta al final, como un regalo, que se descubre en al adentrarse y al ir reconociendo sus rasgos esenciales en el cada vez.