De la gratuidad y el obrar

De Casiopea



TítuloDe la Gratuidad y el Obrar
AsignaturaTaller Amereida VII
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Donny Ahumada


El vacio que muestra el continente, lo contenido, la búsqueda del vacio, como objeto, ese es el objetivo, ese es el No objeto.

Cuando lo gratuito aparece inesperadamente y se "presenta" como un regalo, es ahí donde la obra se manifiesta, donde la esencia del desconocido se encuentra, así como los primeros europeos en pisar la América describen las tierras, las gentes y las cosas que ven en comparación a lo que ellos ya habían conocido, porque del desconocido no sabían mas que lo que aparentaba ser para ellos, y ahí gratuitamente esta el desconocido queriendo ser descubierto en su esencia y no porque lo aparenta.

"Estando el Adelantado en aquella isla, con deseo de saber sus secretos, quiso su buena suerte que llegase entonces una canoa tan larga como una galera, de ocho pies de anchura, toda de un solo tronco, y de la misma hechura que las demás, la cual venía cargada de mercancías de las partes occidentales, hacia la Nueva España. Tenía en el medio un toldo hecho de hojas de palma... el cual defendía lo que estaba debajo de tal modo que ni la lluvia ni el oleaje podían mojar nada de lo que iba dentro. Bajo aquel toldo estaban los niños, las mujeres y todos los bagajes y mercancías. Los hombres que llevaban la canoa, aunque eran veinticinco, no tuvieron ánimo para defenderse contra los bateles que les persiguieron... Luego mandó —el Almirante— que se sacase de la canoa lo que pareció ser de mayor vista y precio, con algunas mantas y camisetas de algodón sin mangas, labradas y pintadas con diferentes colores y labores; y algunos pañetes con que cubren sus vergüenzas, de la misma labor y paño con que se cubrían las indias de la canoa, como suelen cubrirse las moras de Granada; y espadas de maderas largas, con un canal a cada lado de los filos, a las cuales estaban sujetas con hilo y pez navajas de pedernal, que entre gentes desnudas cortan como si fueran de acero; y hachuelas para cortar leña, semejantes a las de piedra que usan los demás indios, salvo que eran de buen cobre; y también de aquel metal llevaban cascabeles y crisoles para fundirlo; y por vituallas llevaban raíces y grano, que comen los de la Española, y cierto vino hecho de maíz semejante a la cerveza de Inglaterra, y muchas de aquellas almendras que tienen por monedas los de la Nueva España...” Hernando Colón.


Entre los hechos que se presentan a nuestro conocimiento ningun otro puede ser más extraordinario y luminoso que la condición humana. La condición humana que une el uno con el otro, la naturaleza con la geometría, y es a través de la geometria, del circulo, les triangulo que manifiesta su condición es de este modo que, es en la unión con el otro, la reunión, en ese extraño encuentro entre los unos con los otros, que el hallazgo aparece. Los ismos no pueden expresar la autentica individualidad.

Buda creía solo en el esfuerzo no sustitutivo, en el espiritu; es decir, sólo en el esfuerzo disciplinado del interior. Quizás el individuo mismo nunca alcanzará la esencia del hombre sobre la tierra.

Es en esto que recae el obrar, en el Obrar para un otro, para el individuo, es la diferencia entre individualismo e individualidad, como la diferencia entre sentimiento y sentimentalismo. Si no se encuentra esa gratuidad que se nos presenta, esa gratuidad que es el espíritu de la forma, el arte creador no puede ser obra del alma, obra que revela el obrar.

Es entonces la poesía la que nos revela esta gratuidad, a través de la palabra, es el oficio y la poesía trabajando en conjunto para con el obrar.


Amerediadahumada2014-09-04 001.jpg Amereidadahumada2014-09-04 002.jpgAmereidadahumada2014-09-04 003.jpgAmereidadahumada2014-09-04 004.jpgAmereidadahumada2014-09-04 005.jpg Amereidadahumada2014-09-04 006.jpg