Contexto del uso de mapas conceptuales en la educación

De Casiopea



TítuloContexto del uso de mapas conceptuales en la educación
Palabras Claveensayo
Período2014-
Del CursoPresentación 4º DG 2014
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Javiera Ulzurrún
ProfesorHerbert Spencer, Katherine Exss

Resumen

Análisis a través de las teorías educativas, como el constructivismo y cogniscitivismo, que fomentan el uso de mapas conceptuales para evidenciar el aprendizaje significativo por parte del estudiante y la contextualización del desarrollo de esta habilidad en el aula, para presentar estos principios como el antecedente del oficio de Diseño en la educación temprana.

Introducción

La aplicación concreta de recursos gráficos en etapas de aprendizaje, tanto a nivel escolar como en general, significan hoy en día una competencia fundamental a la hora de introducir, facilitar, estructurar y evaluar contenidos, prestando su dinamismo para la intervención en diversas áreas. Los mapas conceptuales significan para el estudio lo que el diseño gráfico aporta a la incorporación cognitiva de contenidos, lo cual se refleja en la visión crítica y creativa que tiene el desarrollo de ambos conceptos. La pregunta que cabe hacerse es ¿de qué forma se abordan estas materias en los distintos procesos de aprendizaje? ¿cómo se desarrollan por el docente?

Desarrollo del pensamiento

Basándose en el texto "Aprendiendo a Aprender”[1] sobre el uso de mapas conceptuales en la educación, se logra comprender que el empleo de esta herramienta desarrolla el pensamiento a partir del desglose de una idea o concepto, y que la realización "adecuada" de este debe estar trabajada tanto por el alumno como por el profesor. Además, se hace énfasis en que su óptimo desarrollo se da en un proceso de ensayo y error, en el cual el estudiante dará cuenta del avance de su pensamiento y la adquisición de nuevos conocimientos, comprendiendo que la correcta realización del ejercicio se completa con el tiempo, donde las conexiones entre conceptos progresan y el orden visual comenzará a primar en el desarrollo de la idea.

Con esto en mente surgen las siguientes preguntas:

  1. ¿En qué contexto se enseña el mapa conceptual?
  2. ¿Cómo utiliza el mapa conceptual el docente?

Para responder a la primera pregunta hay que acudir a las teorías educativas que promueven el uso de mapas conceptuales como lo son el Constructivismo y Cognoscitivismo en educación.

Constructivismo

Apoyándose en los modelos: Teoría Evolutiva de Piaget (1947), el Enfoque Socio-Cultural de Vigotsky y el Aprendizaje Significativo de Ausubel (1986)[2] se puede establecer que los principios del constructivismo son los siguientes:

  1. El sujeto construye el conocimiento de manera activa, interactuando con el objeto de estudio.
  2. El nuevo conocimiento adquiere significado cuando se relaciona con el conocimiento previo.
  3. El contexto social y cultural de la persona influye en la construcción de significado.
  4. Aprender implica participar de forma activa y reflexiva.

De acuerdo con esta corriente, la elaboración de mapas conceptuales corresponde a un mecanismo generador de conocimientos, al ser una herramienta que permite hilar tanto las experiencias personales como el mundo interno del estudiante, con los conceptos abordados en la asignatura de estudio.

Cognoscitivismo

Teniendo como fundamento los conceptos piagetanos: asimilación y acomodación, los cuales declaran que el verdadero aprendizaje no sólo se desarrolla a través de la comprensión, si no también de la acción, en donde el niño por medio de su relación con la información construye un modelo operacional básico del mundo que luego puede utilizar para asimilar el mundo en donde se desarrolla, el real, esto le proporciona sentido y significado confirmando su identidad con respecto a su entorno. A partir de esto la autora Dina Taky (2000)[3] afirma que los procesos cognoscitivos básicos son:

  1. Percepción representativa (resultante de la observación).
  2. Análisis discriminatorio de diferentes pautas de estímulos.
  3. Formulación de hipótesis sobre los elementos comunes abstraídos.
  4. Transferencia de las hipótesis a otras situaciones.
  5. Orientación de la memoria para seleccionar datos complementarios.
  6. Representación de la información obtenida mediante símbolos lingüísticos.

En este contexto el mapa conceptual es la principal herramienta metodológica de la teoría de asimilación para determinar lo que el estudiante ya sabe[4], resaltando el planteamiento gráfico en la elaboración de estos, ya que rescata el hecho de verbalizar y nombrar los conocimientos que posee el estudiante, junto con otras habilidades cognitivas, como la capacidad de discriminar situaciones con una mirada crítica, en pos de desarrollar ideas más complejas que las abordadas en otros medios de estudio.

Habiendo indagado en qué contextos se materializa la utilización de mapas conceptuales como medio de estudio, se puede responder la segunda pregunta planteada: ¿Cómo utiliza el mapa conceptual el docente?

Mapas conceptuales

Para responder a lo anterior se acude nuevamente a las enseñanzas de Novak y Gowin (1984)[5] con respecto a las características que deben reunir los mapas:

  1. Dirigen la atención.
  2. Son jerárquicos.
  3. Fomentan la creatividad.
  4. Evidencia los conceptos y proposiciones.
  5. Fomentan la cooperación entre alumno y profesor.

A raíz de esto se puede determinar que el docente al momento de impartir sus lecciones puede abordar el uso de esta herramienta en distintas etapas del aprendizaje efectivo. Por ejemplo: frente a la exposición de nuevos contenidos se suele usar el mapa conceptual como recurso gráfico que presenta a los estudiantes los temas a abordar desde una mirada jerárquica de los conceptos. Otro ejemplo, es la utilización de los mismos a modo de resumen de las temáticas abordadas en clases, en este caso el recurso se elabora desde la experiencia del alumnado, el cual debe organizar la información entregada en el periodo de estudio, complementando la materia del ramo con la visión global de su entorno.

Por otro lado está la dimensión evaluativa como la etapa cúlmine del proceso de aprendizaje, en donde el docente prestará mayor interés en las habilidades adquiridas y desempeñadas por los estudiantes, en búsqueda de una información válida sobre la forma en que los alumnos progresan en el desarrollo de sus capacidades generales y singulares, en este contexto la utilización de mecanismos como el mapa conceptual, presenta un extenso contenido en sí mismo, que le permitirá observar dos caracteres intrínsecos en el proceso como son la inducción y la abstracción [6]. La inducción es el razonamiento a partir de la experiencia de aprendizaje, en donde el alumno realiza generalizaciones que permiten la creación de reglas y principios, para de esta manera superar el manejo concreto llegando a la abstracción, esta última consiste en identificar un patrón general y transferirlo a otras situaciones. Permite ver como dos cosas aparentemente diferentes están conectadas.

A partir de lo antes mencionado se postula que el desarrollo de mapas conceptuales en la educación básica y media se convierten en la antesala del oficio del diseñador.

Diseño en la educación temprana

Para comprobar esto se presenta el perfil de egreso de la carrera de diseño en la Universidad de Chile[7]:

Artículo 2
Los estudios conducentes a la obtención del grado académico de Licenciado en Diseño con menciones y al título profesional de Diseñador tienen como objetivo general formar un Diseñador con capacidad altamente creativa, mentalidad crítica y conocimiento profundo que le permitan responder con eficiencia a su momento, interpretar correctamente el contexto social, contribuir al mejoramiento de la calidad de vida, con una formación equilibrada en aspectos tecnológicos, humanísticos y proyectuales.

De este artículo se extrae las siguientes aptitudes que luego se compararán con respecto a las habilidades que se desarrollan al hacer uso de los mapas conceptuales en la educación:

  1. Capacidad creativa
  2. Mentalidad crítica
  3. Conocimiento profundo
  4. Interpretación del contexto social

Pensamiento crítico, creativo y metacognitivo

La autora Josefina Baes en su libro "Enseñar a pensar para aprender mejor" (2000)[8] condensa todas estas aptitudes en un párrafo, que considera un aspecto que aún no ha sido tratado, pero que es fundamental en el ejercicio de las variables descritas: Metacognitivo.

"En el pensamiento de buena calidad se reconocen, al menos, tres características: que sea crítico, capaz de procesar y reelaborar la información que recibe, de modo de disponer de una base de sustentación de sus propia creencias; creativo, es decir, generador de ideas alternativas, de soluciones nuevas y originales, y metacognitivo, o sea, estar capacitado para reflexionar sobre sí mismo, para percibir sus propios procesos de pensamiento como objeto de examen."

Para esta afirmación, Baes, J. (2000), se basa en la infusión de pensamiento propuesta por Swartz y Perkins(1989)[9] que declaran que la actividades de metacognición son indispensables para mejorar el pensamiento ya que ayudan a generar una autonomía intelectual en donde el sujeto reconoce sus propios procesos de pensamiento. Comparando sus modos de razonar con el entorno social aprendiendo de la interacción con otros. También, de esta manera, puede seleccionar aquellos procesos que le permiten resolver exitosamente los problemas que se le presentan y desechar los procesos que no le sirven. En el último postulado está la clave de la metacognición, ya que contempla la experiencia del error como una validación personal del aprendizaje.

Mapas conceptuales: Novak, J (1988) dice que el mapa conceptual se desarrolla en el tiempo, y que evoluciona a partir del reconocimiento de los errores: "...debe dibujarse varias veces, ya que el primer mapa conceptual que se construye tiene siempre, casi con toda seguridad, algún defecto: puede que haya sido difícil mostrar relaciones jerárquicas importantes entre conceptos, o puede que algunos conceptos con significados íntimamente relacionados estén situados en posiciones opuestas del mapa, de tal modo que aparezcan conexiones cruzadas que atraviesen todo el papel."[10] En este contexto el evaluador actúa como guia entre el ideal y el proceso de realización mismo, donde su rol se destaca por ir guiando la propuesta hacia un óptimo.

Diseño: En las estrategias de enseñanza del diseño se desarrollan los prototipos a través del ensayo y error, en donde el diseñador avanza en sus propuestas una vez evaluado los problemas que va contemplando el objeto en desarrollo[11] Esto mismo se refleja en todo su desarrollo como profesional, en donde a partir de su experiencia va decidiendo qué es lo que sirve y no al momento de llevar un proyecto adelante.

Por último se puede afirmar que los métodos de aprendizaje significativo, y su evidencia a través del mapa cenceptual, se presentan como un par a la hora de hablar del oficio del diseño, ya que el profesional de esta área es fundamentalmente todo lo que estas teorías plantean, cosa que no se refleja en otros oficios. Esto le brinda al diseño otra profundidad, más allá del ámbito estético y superficial con el que se le piensa regularmente.

Conclusiones

En síntesis el mapa conceptual actúa como un recurso en la evolución del pensamiento, permitiendo evidenciar el desarrollo, por medio de nombrar y relacionar, las distintas habilidades cognitivas que los postulados teóricos defienden. Además la forma en que se emplea por parte de los docentes permite decir que las habilidades que se pretenden lograr a través de su realización están íntimamente ligadas con las competencias del diseñador, que como se dijo antes, son fundamentalmente tener una mirada crítica y creativa con respecto a las solicitudes.

Referencias

  1. Novak, J., Gowin, D. (1984) Learning How to Lern. Cambridge University Press; 1 edition
  2. Recurso web disponible en: [1]. Visto el 28 de mayo, 2014.
  3. Taky D.M (2000). El Currículum orientado hacia un aprendizaje efectivo. Santiago: IRIDEC- Instituto de Investigación, Desarrollo y Capacitación (pág. 55).
  4. Recurso web: Colaboración en la Construcción de Conocimiento Mediante Mapas Conceptuales. Disponible en:[2]. Visto el 29 de mayo, 2014.
  5. Novak, J., Gowin, D. (1984) Learning How to Lern. Cambridge University Press; 1 edition
  6. Beas, J., Santa Cruz, J., Thomsen, P., Utreras, S. (2000) Enseñar a pensar para aprender mejor. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile (pp. 59-79).
  7. Universidad de Chile. (1997). Reglamento de la carrera de Diseño: Decreto exento Nº 002917 del 26 de marzo de 1997. Disponible en: [3]. Visto el 27 de mayo, 2014.
  8. Beas, J., Santa Cruz, J., Thomsen, P., Utreras, S. (2000) Enseñar a pensar para aprender mejor. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile (pág. 17).
  9. Perkins, D. y Swartz, R.(1989) Teaching thiking issues and approaches. U.S.A: Midwest Publications.
  10. Novak, J., Gowin, D. (1984) Aprendiendo a aprender. Barcelona: Ediciones Martínez Roca (pág. 16).
  11. Recurso web: Decreto Académico 7/2001, Taller de Diseño Industrial 3ª Etapa. Disponible en:[4]. Visto el 29 de mayo, 2014.