Constanza Valdivia-Tarea 03

De Casiopea



TítuloEl Juego como aprendizaje significativo en el proceso de Estimulación Temprana del desarrollo infantil.
AsignaturaTaller de Titulación de Diseño Gráfico 1
Del CursoMódulo Investigación T3 2016
CarrerasDiseño Gráfico
03
Alumno(s)Constanza Valdivia

El Juego como aprendizaje significativo en el proceso de Estimulación Temprana del desarrollo infantil.

  • Nombre: Constanza Valdivia Rojas
  • Carrera: Diseño Gráfico
  • Profesor Guía: Michele Wilkomirsky

Abstract

En el presente escrito, se plantea el concepto de Estimulación Temprana como el desarrollo de habilidades físicas, emocionales e intelectuales presentes en las principales etapas de desarrollo infantil. Se presenta su principal objetivo de presentarse en etapas tempranas del desarrollo del infante y el sentido neurológico de estimular y/o preparar al cerebro ante los futuros estímulos que comprenderán el potenciamiento de información respecto a la diversidad de experiencias en que el ambiente posiciona al infante.

Se señala la teoría de la Estimulación desde una revisión psicológica de la importancia de la actividad lúdica en los procesos cognitivos del infante, derivando en la revisión bibliográfica de dos principales autores respecto a sus teorías del desarrollo infantil mediante la situación ideal del juego, como una experiencia potencial de aprendizaje en virtud de un buen desarrollo intelectual del infante.

De esta forma se busca posicionar el Juego como experiencia lúdica que comprende y considera en su marco de experiencia, la posibilidad de desarrollo positivo del niño, generando un banco de herramientas concretas que le permitirán disponer de metas y límites de forma equilibrada permitiéndole formar en bases sólidas su propia autonomía y reconocimiento de rol ante sus pares. Obteniendo así, la formación de su propia personalidad.

Desarrollo

La Estimulación Temprana, entendida como un servicio de estimulación a desarrollar potencialmente las habilidades del niño (físicas, emocionales e intelectuales), con la intención de maximizar su capacidad hábil y ágil de ejecutar de forma concreta y consistente una actividad o movimiento de la rutina diaria.

En el plano medico se indica que el rol de la Estimulación Temprana se indica como un servicio multidisciplinario, que se ofrece a los niños desde su nacimiento pero que se comienza a implementar desde los 45 días de vida del infante, promoviendo su salud y bienestar en virtud del reforzamiento de sus emergentes competencias en áreas de importante desarrollo integral: Área motriz, Área Cognitiva, Área Sensorial, Área Visual y Área Socio-emocional. Su principal objetivo es prevenir de forma temprana el aumento o posible deterioro/ déficit funcional del niño en alguna de las áreas alcanzadas, que le limiten en el transcurso de un periodo de tiempo correspondiente a la media establecida para el correcto desarrollo de sus habilidades.

Es importante comprender al infante como un ser que centra su desarrollo en el continuo vivir, un ser que se desarrolla en base a los variados eventos sensoriales que ocurren y se generan a su alrededor. El Estímulo sensorial se recibe de forma prolongada en el transcurso de la vida, pero se determina que, de forma natural, el niño presenta periodos sensoriales en que se encuentra pre-dispuesto a aprender y decepcionar una cantidad de estímulos, por ello la Estimulación Temprana genera su trabajo mediante variados eventos de repetición, pensados desde el ambiente socio-afectivo del niño, promoviendo la importancia del vínculo familiar en las terapias, potenciando la calidad de la relación de los padres con el niño y la adquisición de importantes herramientas sociales que formulen una mejor inclusión de este núcleo familiar en el entorno.

Teóricamente, la Estimulación Temprana se justifica como una ventaja de desarrollo que aprovecha la plasticidad del cerebro del infante en su etapa inicial de vida, debido principalmente al estado puro de sus neuronas: la cantidad y calidad que están presentan, una correcta estimulación potencia la conexión de las neuronas y le dan vida útil de funcionamiento a las habilidades del infante. El mayor enriquecimiento del cerebro del infante se vincula directamente con los cinco sentido: vista, tacto, olfato, oído y gusto, estos funcionan como un cable conector que facilitan la entrada del estímulo en la neurona, activando la conexión de estas con sus demás pares. Es una forma de activar poco a poco el cerebro (principalmente si se lleva a cabo la estimulación desde los 45 días de nacido del niño) para su correcto y eficaz desarrollo en el transcurso en que se llevan a cabo las etapas de desarrollo infantil.

Resulta importante señalar que la Estimulación Temprana es un favorecimiento al aprendizaje temprano y no a uno precoz, debido a lo indicado con anterioridad: la estimulación se lleva a cabo cuando las capacidades naturales del niño se ven activadas y se reconocen como lo suficientemente desarrollaras para ser potenciadas a través de un adecuado trabajo profesional.[1]

De forma exógena, se habla del beneficio de la Estimulación cuando se formula un tiempo de estados de desarrollo de esta misma, que comprende la evolución motriz, sensorial y socio-afectiva del infante. Vigotsky señala que las más importantes actividades mentales resultan del desarrollo social del niño en el curso del cual surgen nuevos sistemas funcionales cuyos orígenes deben ser investigados, no en las profundidades de la mente, sino en las formas de las relaciones del niño con el mundo adulto. [2]

Vigotsky desarrolla su teoría Genética Fundamental del Desarrollo en que señala que toda función psicológica existe al menos dos veces, o en dos planos: primero en el social, plano de las interacciones o de la comunicación, para aparecer luego en lo psicológico individual. Esto deriva en su concepto de Zona de Desarrollo Próximo, en que se señala: La distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz. [3]

Vygotsky plantea la importancia de la relación entre el Lenguaje y el pensamiento, proponiendo que la adquisición y uso de este en virtud de las variadas interacciones sociales, permiten desarrollar las funciones superiores señaladas anteriormente: “El lenguaje pasa de ser no solo instrumento de comunicación e interacción social, sino a ser el organizador de las funciones cognitivas y posteriormente de las meta-cognitivas” [3]. Para este autor, resulta importante la interacción del niño con un agente mayor (padres), debido al alcance de reglas y normas que preparan al niño a futuras actividades del mundo adulto, para él, el desarrollo potencial de un niño se genera por medio de su interacción directa con sus pares: lo que se puede llegar a aprender mediante el juego colectivo y la práctica del lenguaje.

Rebatiendo la teoría anterior, durante los años de 1932 a 1966 se encuentra a Piaget, psicólogo destacado por sus importantes observaciones referentes al juego en los procesos de desarrollo infantil. Piaget relaciona el desarrollo de los estadios cognitivos con el desarrollo de la actividad lúdica: las diversas formas de juego que surgen a lo largo del desarrollo infantil son consecuencia directa de las transformaciones que sufren paralelamente las estructuras cognitivas del niño. [4]

Para este autor, el juego es un medio de expresión y condición presente en las etapas de desarrollo del niño. En el Juego Colectivo, el niño aprende a situarse en una situación definida y jerarquizada, el descubrimiento del niño de esta situación le lleva a comprenderse como miembro activo dentro de un marco colectivo de juego, en que se determina en postura y percibe la relación funda entre sus pares y el mismo.

En una comparación teórica, ambos autores proponen la práctica del juego, como una situación de estimulación colectiva debido a sus resultados altamente positivos para el infante y sus pares, resultados que le entregan herramientas esenciales de vida como la autonomía y la definición propia ante el mundo que le rodea.

Actualmente existen múltiples teorías respecto a la importancia de la actividad lúdica dentro de los procesos psíquicos, en las que se plantea al Juego en una de las bases del desarrollo cognitivo del niño, ya que éste construye el conocimiento por sí mismo mediante la propia experiencia, experiencia que esencialmente es actividad, y ésta fundamentalmente juego en las edades más tempranas. El juego se convierte así en la situación ideal para aprender, en la pieza clave del desarrollo intelectual (Marcos, 1985-1987). [5]

De forma que se puede afirmar que cualquier capacidad del niño se desarrolla más eficazmente en el juego que fuera de él. No hay diferencia entre jugar y aprender, porque cualquier juego que presente nuevas exigencias al niño se ha de considerar como una oportunidad de aprendizaje.

El juego es un recurso que permite al niño hacer por sí solo aprendizajes significativos y que le ayuda a proponer y alcanzar metas concretas de forma relajada y con una actitud equilibrada, tranquila y de disfrute. [5]

Bibliografía

1-Regidor R. (2003) Las capacidades del niño: Guía de estimulación temprana de 0 a 8 años,Segunda Edición Revisada.

2-Pereira M. (----) Lenguaje, Pensamiento y Creatividad. Recuperado de: https://www.usfq.edu.ec/publicaciones/para_el_aula/Documents/para_el_aula_13/pea_013_0005.pdf

3-Grenier M.E (----) La estimulación temprana: un reto del siglo XXI . Recuperado de:www.oei.es/inicial/articulos/estimulacion_temprana_reto_siglo_xxi.pdf

4- Unesco (1980) El niño y el Juego, Planteamientos teóricos y aplicaciones pedagógicas. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001340/134047so.pdf

5-Montañés J., Parra M., Sánchez T., López R., Latorre J.M., Blanc P., Sánchez M.J., Serrano J.P y Turégano P. (----) El Juego en el Medio Escolar. Recuperado de: http://www.uclm.es/Ab/educacion/ensayos/pdf/revista15/15_17.pdf

Anexo : Fichas de Lectura

El niño y el Juego, Planteamientos teóricos y aplicaciones pedagógicas

Título: El niño y el Juego, Planteamientos teóricos y aplicaciones pedagógicas

Autor: Unesco

Tipo de documento: Estudio y Documento de Educación

Edición: Publicado en 1980 por la Organización, de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura

Año: 1980

“La teoría psicogenética, fundada por Jean Piaget ve en el juego a la vez la expresión y la condición del desarrollo del niño. A cada etapa está indisolublemente vinculado cierto tipo de juego, y si bien pueden comprobarse de una sociedad a otra y de un individuo a otras modificaciones del ritmo o de la edad de aparición de los juegos, la sucesión es la misma para todos. El juego constituye un verdadero revelador de la evolución mental del niño.” (pág. 7)

“ “En los juegos colectivos, el niño aprende a situarse en el marco de estructuras definidas y jerarquizadas. Este descubrimiento le lleva a comprenderse como miembro del grupo, a determinar su estatuto personal, y después a percibir el grupo en relación consigo mismo y con otros grupos”. Mediante el juego se realiza la acogida o el rechazo del recién llegado. Jugando interiorizan los niños los valores éticos de la sociedad a la que pertenecen. El grupo o la asociación de niños asumen un papel esencial.” (pág. 14)

“Sin los primeros conocimientos debidos al juego, el niño no podría aprender nada en la escuela; se encontraría irremediablemente separado del entorno natural y del entorno social. Jugando, el niño se inicia en los comportamientos del adulto, en el papel que tendrá que desempeñar más tarde; desarrolla sus aptitudes físicas, verbales, intelectuales y su capacidad para la comunicación. Institución que penetra la sociedad entera, el juego constituye un factor de comunicación más amplio que el lenguaje verbal; abre el diálogo entre individuos de orígenes lingüísticos o culturales distintos; permite el contacto entre el psicópata y su terapeuta”. (pág . 14)

“Por su aspecto institucional, por el carácter arbitrario de sus reglas y su forma de transmisión casi obligatoria, por la estructura jerarquizada del grupo de jugadores, el juego constituye una microsociedad a través de la cual el niño realiza su primer aprendizaje de la vida social.” (pág. 14)

La Situación Imaginaria, el Rol y el Simbolismo en el Juego Infantil

Título: La Situación Imaginaria, el Rol y el Simbolismo en el Juego Infantil

Autor: M. Shuare, R. Montealegre

Tipo de documento: Artículo de Psicología

Edición: Revista Colombiana de Psicología

Año: 1998

“Rechazando la explicación de que el niño juega porque le produce placer, rasgo no distintivo, ni exclusivo, ni siquiera predominante del juego, Vygotsky señala que ignorar la esfera de las necesidades (entendidas en un sentido amplio, que abarca desde los impulsos a diversa clases de intereses) y de los motivos de la actividad convierte al niño en un ser que pasa de un escalón evolutivo al siguiente en dependencia exclusiva del mayor o menor desarrollo intelectual. Justamente, dice Vygotsky, todo pasaje, todo avance en el desarrollo psíquico está ligado con un cambio marcado de los impulsos y motivos de la actividad.” (pág. 83)

“Por otra parte, criticando la concepción de que en el juego el niño es absolutamente libre, Vygotsky afirma que allí donde hay juego, o sea donde el niño actúa en una situación imaginada e imaginaria, lo hace según normas o reglas. Esta situación lleva implícitas las normas de conducta correspondientes. Por ejemplo, cuando una niña juega a que es la mamá y la muñeca preferida es su hija, sólo las acciones adecuadas a las normas de la situación imaginada son acciones lúdicas adecuadas y las únicas que la niña realiza. Cualquier intento por parte del adulto para que actúe de acuerdo a otras normas es rechazado de plano, como algo que destruye el juego” (pág. 83)

“Jean Piaget escribió sobre el juego en la década de los 30s y en la de los 40s. En el trabajo temprano "El lenguaje y pensamiento en el niño" de 1923, escribe algunas opiniones sobre el juego, pero realmente se ocupa al respecto en "El criterio moral en el niño", de 1932, donde dedica el primer capítulo al desarrollo de "las reglas del juego" estudiando el contenido del juego de canicas. Aquí en esta obra, Piaget concluye que existen dos etapas en cuanto a las reglas: la de heteronomía, en donde las reglas son trasmitidas por el adulto y son inmutables; y la de autonomía, en donde la cooperación de iguales cambia la noción de norma y se crean reglas como producto del consenso.” (pág. 86)

“En todas estas obras Jean Piaget enmarca sus descripciones y explicaciones dentro de una teoría de estadios del desarrollo: sensorio motriz, simbólico, moral; y precisa en cada uno de los estadios cambios intelectuales, semióticos, de relaciones sociales, etc. Bajo este punto de vista nos presenta: a) seis estadios en el período del desarrollo de la inteligencia sensomotora; b) tres estadios en el desarrollo del simbolismo en el niño; e) cuatro estadios referentes a la práctica de la regla; y d) tres estadios en cuanto a la conciencia de la regla.

Para Piaget el juego de ejercicio es el primero en aparecer y caracteriza los estadios 11 a V del desarrollo preverbal del niño, aquí se ejercitan las acciones sensorio-motrices por el solo placer de dominarlas, de asimilarlas.”

“En concreto, Piaget observa en los estadios IV y V (finales del primer año y principios del segundo) una especie de ritualización en el niño de sus esquemas de acción sensorio-motriz y en el estadio VI (este estadio señala la terminación del período senso-motor) la transformación de esos rituales en juego simbólico. En la teoría piagetiana, el ritual lúdico se convierte en símbolo cuando el niño tiene conciencia de la ficción, es decir que "hace cono si" durmiera, como si comiera, como si bebiera, como si perdiera el equilibrio. Aquí empieza a formarse el esquema simbólico de orden lúdico.” (pág. 86)

Lenguaje, Pensamiento y Creatividad

Título: Lenguaje, Pensamiento y Creatividad.

Autor: Martha Pereira M.

Tipo de documento: Artículo para el Aula

Edición: Articulo de Educación, Universidad San Francisco de Quito

Año: -----

“La relación entre lenguaje y pensamiento es una de las contribuciones más importantes de Vygotsky, quien plantea que el proceso de adquisición y uso del lenguaje, mediado por la interacción social, permite el desarrollo de las funciones superiores. El lenguaje pasa de ser no solo instrumento de comunicación e interacción social, sino a ser el organizador de las funciones cognitivas y posteriormente de las metacognitivas (Vygotsky, 1979; Ivic, 1994).” (pág. 8)

“Como bien conocemos, una de las importantes contribuciones es el concepto de la zona de desarrollo próximo que el autor define como: “La distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz” (Vygotsky, 1979, p.133).” (pág. 8)

“El desarrollo de la imaginación y la creatividad es otro de los importantes aportes de Vygotsky. El autor señala la capacidad del cerebro para combinar elementos de la realidad y crear nuevos conceptos, artefactos, obras de arte, etc., y resalta la importancia de dos procesos clave para la creación: la asociación y disociación de elementos de la realidad. La disociación de los elementos es la base del pensamiento abstracto (Vygotsky, 1979).” (pág. 9)

“Como el mismo autor sugiere, la imaginación y la creatividad pueden favorecerse brindando a los niños la oportunidad de enriquecer sus experiencias, permitiéndoles espacios para el juego no guiado, y fomentando en ellos la toma de riesgos sin temor a la equivocación, a fin de motivar la creación, no para conseguir un producto sino por el puro placer de crear.” (pág. 9)

Jean Piaget, Aportes a la Educación del Desarrollo del Juicio Moral para el Siglo XXI

Título: Jean Piaget, Aportes a la Educación del Desarrollo del Juicio Moral para el Siglo XXI.

Autor: R. Fuentes, J. Gamboa, K. Morales, N. Retamal

Tipo de Documento: Artículo de Educación

Edición: Convergencia Educativa, Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Católica del Maule

Año: 2012

“El desarrollo de la inteligencia de un niño es el resultado, entonces, del constante ajuste al medio externo. Las actividades reflejas que posee el niño en un esquema inicial, se transforman en estructuras luego de adquirir información del medio. La integración de elementos exteriores corresponde a la asimilación, la cual interactúa con estas estructuras de conocimiento anteriores. Esta provoca un cambio en la estructura anterior, fenómeno que se denomina acomodación, que generará un nuevo estado de equilibrio en el individuo, correspondiente a un estado de ordenamiento entre el ambiente externo y el interno del sujeto.” (pág. 57)

“Piaget distingue tres tipos de conocimientos que la persona puede desarrollar: el físico, lógico-matemático y social. El conocimiento físico es el relacionado a los objetos del mundo natural, posee su origen en el ambiente externo y sus elementos. El conocimiento lógico matemático es una abstracción reflexiva, está en el interior del individuo. Por último, el conocimiento social es adquirido por el niño en su interacción con adultos u otros niños. Estos tipos de conocimientos están interrelacionados y su desarrollo es un proceso.” (pág. 57)

“ “El logro de un nivel de desarrollo moral alto o superior depende de la madurez cognitiva pero también de la estabilidad emocional y afectiva que le puedan otorgar las figuras de adultos significativos y cercanos para el niño o adolescente, los que también son claves a la hora de potenciar en ellos la resiliencia”. (Suarez, N. Munist, M. y Kotliarenco, M.A., 2004, citado por Darrigande, 2011).” (pág. 58)

“Se puede determinar entonces que, de acuerdo a los cambios en la estructura mental de los niños en su relación con el ambiente externo, éstos van evolucionando de ser un receptor de estímulos ambientales a un modificador de éste. El niño, entonces, cambia de un juicio moral que proviene del exterior, denominado por Piaget heteronomía, a un juicio autónomo, donde el individuo sabe perfectamente qué es bueno o malo, etapa identificada por Piaget como de moral autónoma, donde el niño posee su propio juicio moral.” (pág. 58)

“Actualmente, en las primeras etapas del desarrollo del niño, se visualiza cada vez más el efecto de la estimulación temprana del ambiente, que sin duda deja de manifiesto un aceleramiento en las etapas del desarrollo evolutivo de estos estadios del desarrollo intelectual. Hoy en día, los niños y niñas han adquirido (desde los adultos, en algunos casos) una mayor “autonomía”, pues tienen atribuciones en la aceptación o rechazo de normas, participan en la toma de decisiones a edades tempranas de la infancia, sin mayor cuestionamiento.” (pág. 65)

La estimulación temprana: un reto del siglo XXI

Título: La estimulación temprana: un reto del siglo XXI .

Autor: Lic. María Elena Grenier.

Tipo de Documento: Artículo de Educación

Edición: Organización de Estados Iberoamericanos, OEI Chile

Año: ----


"Dentro de esta gran masa poblacional infantil de este nuestro mundo de hoy una parte muy vulnerable es la de los niños de 0 a 6 años. Estos niños aun no van a la escuela y son los que mas necesitan de los cuidados y la satisfacción de necesidades por la familia, especialmente las de afecto. Estos niños son potencialmente los más capaces de desarrollarse psíquicamente si cuentan con un medio social y cultural favorable materializado en la persona del otro, entendiéndose este como la familia unido al cuidador especializado y hasta otro niño más capaz." (pág. 1)

"Se impone entonces la necesidad de iniciar la estimulación de los niños desde el mismo momento de la concepción. El hombre es un ser social y alcanza su desarrollo en las relaciones sociales que establece en ese medio a través de la actividad que desarrolla en el y la comunicación con los demás." (pág. 1)

"Otros autores consideran la estimulación partiendo de conceptos emanados de la biología donde un incentivo externo actúa sobre el organismo el que reacciona como resultado de dicha acción, por lo tanto, en este proceso visto de esta manera no identifican la necesaria interacción que se da entre el sujeto y su medio educativo." (pág. 2)

"Existe un consenso en aceptar que esta estimulación a niños que se encuentran en la primera infancia deben contar con la familia en el rol protagónico, esta puede hacer aportes insustituibles al desarrollo del niño donde el matiz fundamental está dado por las relaciones afectivas que se establecen entre esta y el niño. Esta insustituible y valiosa influencia de la familia se expande y enriquece cuando recibe una orientación especial en beneficio del desarrollo del infante. Por lo tanto la necesidad de complementar los aportes insustituibles de la familia con los del saber profesional."(pág. 2)

"La necesidad de que sea oportuna, pues en dependencia del desarrollo fisiológico y psicológico del niño en los diferentes estadios deben condicionarse las influencias pedagógicas de manera que los niños reciban la estimulación que promueva su desarrollo, que no se detenga en reafirmar lo ya logrado, sino que sea un elemento potenciador del desarrollo." (pág. 2)

"Lo interno, es lo externo interiorizado, la inteligencia es en última instancia la apropiación de la esencia de los procesos externos que realiza el sujeto a través de la actividad y de la comunicación. Lo interno ya formado juega un papel en determinado momento, adquiriendo fuerza e independencia importante como una condición para la continuidad y ulterior formación compleja de los sistemas psicológicos. Basándonos en estos planteamientos defendemos con fuerza la necesidad de que el niño se encuentre inmerso en un ambiente de estimulación que por sus características se constituya en una educación desarrolladora." (pág. 3)

"Las bases neurales del desarrollo de la inteligencia están dados en gran medida por el fenómeno de plasticidad, es decir, las posibilidades de maleabilidad del cerebro. Cualquier cambio conductual o en respuesta a estímulos, las diferencias individuales para responder a demandas internas y externas, o el potencial para cambios pueden ser tomados como ejemplos de plasticidad.

Esta referencia a la plasticidad del sistema nervioso en el contexto de la estimulación temprana constituye a mi juicio el fundamento de las inmensas posibilidades del desarrollo infantil, pues a medida que el niño madura ocurre un proceso de diferenciación cerebral que resulta del crecimiento y desarrollo en sí mismo, pero también como producto de la estimulación y el desarrollo de los procesos de aprendizaje, los cuales parecen jugar un papel en la determinación del tipo de organización cerebral que sustentan ciertas aptitudes intelectuales." (pág. 3)

"Al referirnos a los factores exógenos nos afiliamos a los aportes del hoy renombrado científico L. S. Vigotsky los cuales están basados en que “ las más importantes actividades mentales resultan del desarrollo social del niño en el curso del cual surgen nuevos sistemas funcionales cuyos orígenes deben ser investigados, no en las profundidades de la mente, sino en las formas de las relaciones del niño con el mundo adulto”.

Fruto de sus investigaciones es la llamada ley genética fundamental del desarrollo en la cual se señala que toda función psicológica existe al menos dos veces, o en dos planos: primero en el social, plano de las interacciones o de la comunicación, para aparecer luego en lo psicológico individual. El plano primario es el de las relaciones interpsicológicas y es el originario, mientras que el segundo es el de las relaciones interpsicológicas y se deriva del primero." (pág. 3-4)

"Para que realmente la estimulación sea oportuna se hace necesario diagnosticar el desarrollo del niño. Este no tiene solo como propósito determinar el nivel real de desarrollo alcanzado por los niños y las niñas, sino determinar además las potencialidades de los mismos, de cuanto puede promover el desarrollo la participación, la organización y dirección de los adultos o coetáneos." (pág. 4)

El Juego en el Medio Escolar

Título: El Juego en el Medio Escolar.

Autor:Montañés J., Parra M., Sánchez T., López R., Latorre J.M., Blanc P., Sánchez M.J., Serrano J.P y Turégano P.

Tipo de Documento: Ensayo de Revista

Edición: Universidad de Castilla- La Mancha, UCLM

Año: ----

"El juego es una actividad presente en todos los seres humanos. Los etólogos lo han identificado con un posible patrón fijo de comportamiento en la ontogénesis humana, que se ha consolidado a lo largo de la evolución de la especie (filogénesis).

En la segunda mitad del siglo XIX, aparecen las primeras teorías psicológicas sobre el juego. >Spencer (1855) lo consideraba como el resultado de un exceso de energía acumulada. Mediante el juego se gastan las energías sobrantes (Teoría del excedente de energía).

>Lázarus (1883), por el contrario, sostenía que los individuos tienden a realizar actividades difíciles y trabajosas que producen fatiga, de las que descansan mediante otras actividades como el juego, que producen relajación (Teoría de la relajación).

> Groos (1898, 1901) concibe el juego como un modo de ejercitar o practicar los instintos antes de que éstos estén completamente desarrollados. El juego consistiría en un ejercicio preparatorio para el desarrollo de funciones que son necesarias para la época adulta. > Hall (1904) que asocia el juego con la evolución de la cultura humana: mediante el juego el niño vuelve a experimentar sumariamente la historia de la humanidad (Teoría de la recapitulación).

>Freud, por su parte, relaciona el juego con la necesidad de la satisfacción de impulsos instintivos de carácter erótico o agresivo, y con la necesidad de expresión y comunicación de sus experiencias vitales y las emociones que acompañan estas experiencias. El juego ayuda al hombre a liberarse de los conflictos y a resolverlos mediante la ficción.

En tiempos más recientes el juego ha sido estudiado e interpretado de acuerdo a los nuevos planteamientos teóricos que han ido surgiendo en Psicología.

Piaget (1932, 1946, 1962, 1966) ha destacado tanto en sus escritos teóricos como en sus observaciones clínicas la importancia del juego en los procesos de desarrollo. Relaciona el desarrollo de los estadios cognitivos con el desarrollo de la actividad lúdica: las diversas formas de juego que surgen a lo largo del desarrollo infantil son consecuencia directa de las transformaciones que sufren paralelamente las estructuras cognitivas del niño. De los dos componentes que presupone toda adaptación inteligente a la realidad (asimilación y acomodación) y el paso de una estructura cognitiva a otra, el juego es paradigma de la asimilación en cuanto que es la acción infantil por antonomasia, la actividad imprescindible mediante la que el niño interacciona con una realidad que le desborda.

Piaget también fundamenta sus investigaciones sobre el desarrollo moral en el estudio del desarrollo del concepto de norma dentro de los juegos. La forma de relacionarse y entender las normas de los juegos es indicativo del modo cómo evoluciona el concepto de norma social en el niño.

Bruner y Garvey (1977), retomando de alguna forma la teoría del instinto de Gras, consideran que mediante el juego los niños tienen la oportunidad de ejercitar las formas de conducta y los sentimientos que corresponden a la cultura en que viven. El entorno ofrece al niño las posibilidades de desarrollar sus capacidades individuales. La teoría histórico cultural de Vygotsky y las investigaciones transculturales posteriores han superado también la idea piagetiana de que el desarrollo del niño hay que entenderlo como un descubrimiento exclusivamente personal, y ponen el énfasis en la interacción entre el niño y el adulto, o entre un niño y otro niño, como hecho esencial para el desarrollo infantil. En esta interacción el lenguaje es el principal instrumento de transmisión de cultural y de educación, pero evidentemente existen otros medios que facilitan la interacción niño-adulto. La forma y el momento en que un niño domina las habilidades que están a punto de ser adquiridas (Zona de Desarrollo Próximo) depende del tipo de andamiaje que se le proporcione al niño (Bruner, 1984; Rogoff, 1993). A que el andamiaje sea efectivo contribuye, sin duda, captar y mantener el interés del niño, simplificar la tarea, hacer demostraciones... etc, actividades que se facilitan con materiales didácticos adecuados, como pueden ser los juguetes.

Bronfenbrenner (1987), opina que existen motivos para creer que el juego puede utilizarse con la misma eficacia para desarrollar la iniciativa, la independencia y el igualitarismo. Además considera que varios aspectos del juego no sólo se relacionan con el desarrollo de la conformidad o la autonomía, sino también con la evolución de formas determinadas de la función cognitiva. En este sentido, ha comprobado que las operaciones cognitivas más complejas se producían en el terreno del juego fantástico."

"Pero no sólo es importante el papel del juego porque desarrolla la capacidad intelectual, sino también porque potencia otros valores humanos como son la afectividad, sociabilidad, motricidad entre otros. El conocimiento no puede adquirirse realmente si no es a partir de una vivencia global en la que se comprometa toda la personalidad del que aprende."

"El desarrollo infantil está directa y plenamente vinculado con el juego, debido a que además de ser una actividad natural y espontánea a la que el niño le dedica todo el tiempo posible, a través de él, el niño desarrolla su personalidad y habilidades sociales, sus capacidades intelectuales y psicomotoras y, en general, le proporciona las experiencias que le enseñan a vivir en sociedad, a conocer sus posibilidades y limitaciones, a crecer y madurar. Cualquier capacidad del niño se desarrolla más eficazmente en el juego que fuera de él."

"El juego tiene una clara función educativa, en cuanto que ayuda al niño a desarrollar sus capacidades motoras, mentales, sociales, afectivas y emocionales; además de estimular su interés y su espíritu de observación y exploración para conocer lo que le rodea."

"Si nos referimos en concreto al desarrollo cognitivo, se puede comprobar que muchos de los estudios e investigaciones actuales sobre la actividad lúdica en la formación de los procesos psíquicos convierten al juego en una de las bases del desarrollo cognitivo del niño, ya que éste construye el conocimiento por sí mismo mediante la propia experiencia, experiencia que esencialmente es actividad, y ésta fundamentalmente juego en las edades más tempranas. El juego se convierte así en la situación ideal para aprender, en la pieza clave del desarrollo intelectual (Marcos, 1985-1987).

De forma que se puede afirmar que cualquier capacidad del niño se desarrolla más eficazmente en el juego que fuera de él. No hay diferencia entre jugar y aprender, porque cualquier juego que presente nuevas exigencias al niño se ha de considerar como una oportunidad de aprendizaje; es más, en el juego aprende con una facilidad notable porque están especialmente predispuestos para recibir lo que les ofrece la actividad lúdica a la cual se dedican con placer. Además, la atención, la memoria y el ingenio se agudizan en el juego, y todos estos aprendizajes, que el niño realiza cuando juega, serán transferidos posteriormente a las situaciones no lúdicas."

"En las Orientaciones Didácticas Generales de esta etapa educativa se considera que el juego es un instrumento privilegiado para el desarrollo de las capacidades que se pretenden que alcance el niño, por el grado de actividad que comporta, por su carácter motivador, por las situaciones en que se desarrolla y que permiten al niño globalizar, y por las posibilidades de participación e interacción que propicia entre otros aspectos. El juego es un recurso que permite al niño hacer por sí solo aprendizajes significativos y que le ayuda a proponer y alcanzar metas concretas de forma relajada y con una actitud equilibrada, tranquila y de disfrute. Por ello, el educador, al planificar, debe partir de que el juego es una tarea en la que el niño hace continuamente ensayos de nuevas adquisiciones, enfrentándose a ellas de manera voluntaria, espontánea y placentera."