Conocimiento, Diseño y los Lenguajes Disciplinares ¿Cómo investigamos en las disciplinas del Diseño?

De Casiopea


TítuloConocimiento, Diseño y los Lenguajes Disciplinares ¿Cómo investigamos en las disciplinas del Diseño?
Tipo de ProyectoProyecto de Titulación
Palabras Clavelenguajes disciplinares, investigación, investigación de diseño, investigación proyectual, conocimiento, generación de conocimiento
Período2019-2020
AsignaturaTaller de Titulación - Primer Semestre 2020 - Iván Ivelic
Del CursoTaller de Titulación - Primer Semestre 2020 - Iván Ivelic
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Camila Crohare
ProfesorIván Ivelic
URLhttps://youtu.be/eB8IwkcIfeQ

Conocimiento, Diseño y los lenguajes disciplinares.

Contexto.

Para comenzar, explicaremos para contextualizar que: Entendemos el Diseño como un campo de conocimiento que reúne ‘el conjunto de experiencia, habilidades y comprensión; recogidas de la cultura material, que se incorporan al arte de planear, inventar, fabricar y hacer’ (Cross, 1982) que alberga disciplinas como la arquitectura, diseño de objetos y urbanismo. Dentro de este campo existen distintas maneras de generar conocimiento, que han sido sujeto de interés de estudio. Generando una discusión académica sobre qué conocimientos genera el Diseño y cómo lo hace. En el contexto de la investigación, la arquitectura genera nuevos conocimientos desde la investigación histórica (retrospectiva), la investigación teórica y más recientemente la investigación que hace uso de la metodología de modelos (prospectiva). Estos caminos de inquisición han logrado establecerse en el campo de la investigación, por su potencial de replicabilidad. Sin embargo, existen, en el campo del Diseño, otros caminos llamados lenguajes disciplinares, que, a pesar de generar y transmitir conocimientos, no han sido explorados vastamente en el campo investigativo. Entendemos a los lenguajes disciplinares como, procesos que culminan con la capacidad de:

  1. Generar proyectos; es decir ideas previas a ser ejecutadas, que se expresan vía un conjunto de recursos gráficos y/o tridimensionales.
  2. Fabricar cuerpos tangibles artificiales llamados artificios (obras, objetos, etc), que existen en el mundo por sí solos y no solo como la representación de una idea.

Por otro lado, es importante entender por qué los conocimientos producidos por el Diseño no han sido validados. Y si bien, dentro de las disciplinas del campo del Diseño, somos capaces de aceptar que los lenguajes disciplinares son generadores de conocimiento, generalmente esta validación ocurre en un contexto educacional de pregrado, o bien, en procesos específicos que alimentan más bien una teoría personal con respecto a algo puntual. Parecemos vacilar al aceptar a los lenguajes disciplinares como generadores de conocimiento en el contexto formal y complejo de la investigación. Pues, hay que ser capaces de respaldar dicha afirmación. En este sentido existen dos grandes aspectos que contribuyen a este titubeo.

  1. La baja instrucción, formación y fomento de estudiantes de pregrado de disciplinas del Diseño en conducción de investigación.
  2. Incumplimiento histórico al establecer al Diseño como campo de conocimiento. Parte de sus virtudes se le atribuyen a los campos de las humanidades y las ciencias.

Estos aspectos forman un círculo vicioso, pues, debemos producir investigaciones explorando el tema de la generación de conocimiento en el campo del Diseño, para establecer que el campo del Diseño es igual de válido que los campos de las Ciencias y las Humanidades. Por lo mismo es difícil validar a los lenguajes disciplinares como lenguajes investigativos generadores de conocimiento. El Diseño se hace cargo vía sus lenguajes disciplinares de expresar conocimientos tácitos, es decir aquellos que no se pueden verbalizar o definir de manera escrita con certeza o facilidad. Esta es la principal forma que tenemos los diseñadores, para adquirir nuevos conocimientos. Sin embargo, debemos ser capaces de establecer de manera clara cómo los lenguajes disciplinares generan conocimiento, y así permitir plantearlos en un contexto investigativo. De este modo, parece necesario definir las maneras en que estos lenguajes disciplinares permiten que el Diseño sea capaz de investigar ¿Se pueden ubicar en la estructura de la investigación? Y si es así ¿Dónde? ¿Por qué? Es también relevante preguntarse ¿Qué se puede investigar desde, con o través de los productos de los lenguajes disciplinares? Tomando en cuenta que nuestra formación en arquitectura promueve la producción de distintos cuerpos artificiales, tanto tangibles como virtuales, es especialmente interesante preguntarse ¿Qué dimensiones de la arquitectura sólo se pueden investigar con o través de artificios? Debido a que, como arquitectos nos encontramos en una constante indagación, en la vida práctico-profesional, parece también importante preguntarse ¿Dónde se ubican los artificios, o productos de los lenguajes disciplinares en la generación de nuevo conocimiento en arquitectura?

Hipótesis.

De esto se desprende la hipótesis que declara que: “Dentro de las disciplinas del Diseño, los lenguajes disciplinares generan conocimientos teóricos y prácticos, que para considerarlos lenguajes investigativos, debemos ubicarlos en la estructura de la investigación.”

Objetivo general, específicos y metodología.

Con el propósito de comprobar esta hipótesis nos planteamos como objetivo principal “Comprender el conocimiento y cómo se genera en las disciplinas del Diseño, así como también, cómo validarlos en el campo de la investigación.”. Y a partir de este proponemos los siguientes objetivos específicos Conocer el estado del arte de esta discusión. Comprender qué es conocimiento, qué implica generarlo desde disciplinas de Diseño, y cuáles son sus bases epistémicas. Evaluar dónde tienen una ubicación válida los lenguajes disciplinares en la estructura de la investigación (¿El proyecto o la obra pueden ser la hipótesis? ¿Pueden ser parte de la metodología?). Estos objetivos se desarrollaron vía la revisión de fuentes secundarias, análisis de contenido y revisión de casos.

Conclusiones

En un principio se abordó la problemática de cómo se investiga en Diseño, desde una base muy fundamental. En el sentido, que fue necesario definir: conocimiento, investigación y Diseño, así como también, entender como se pueden relacionar estas tres dimensiones. Este entendimiento se obtuvo en un estudio preliminar donde se hizo revisión de variadas fuentes secundarias, así como también mediante conocimiento empírico, específico de la formación profesional en la disciplina de la arquitectura. En relación a lo propuesto en el primer objetivo “Conocer el estado del arte de esta discusión” se reconocen los distintos enfoques que ha tomado la investigación en disciplinas de Diseño en las últimas décadas. Estos enfoques incluyen, pero no se limitan a por ejemplo, la investigación teórica, histórica y proyectual. Podemos discutir también que, si bien, conocer el estado del arte, es un objetivo bastante amplio, fue importante establecerlo, para ser capaz de reunir en un solo lugar, las dimensiones que le competen a la generación de conocimiento que se lleva a cabo en el campo del Diseño. Es así que podemos dar cuenta, que, si bien este tema ha sido explorado, es relativamente nuevo en el campo de la investigación, y, por lo tanto, existe completamente fragmentado y disperso, en múltiples fuentes de distintas disciplinas. Damos pie al comienzo de la investigación con la definición de conocimiento. Y establecemos que la relación entre inteligencia espacial, conocimiento de Diseño, lenguajes disciplinares e investigación, yace en que todos tienen en común que de alguna u otra forma, son la manera en que nos relacionamos con el mundo, y, profundizamos en nuestro entendimiento de él. Por último, el desarrollo de una discusión bibliográfica nos permitió definir que:

  1. El Diseño es un campo de conocimiento, que a su vez es producto de la inteligencia espacial.
  2. El Diseño se compone por distintas disciplinas, entre ellas, la arquitectura, el diseño de objetos, el urbanismo, etc. Y cuando hablamos del Diseño, incluimos a todas las disciplinas que le componen.
  3. El Diseño genera conocimiento desde y con sus lenguajes disciplinares, que los entendemos como las acciones de fabricar y/o proyectar.
  4. Las manifestaciones o productos de los lenguajes disciplinares son el producto en sí de las acciones de fabricar y/o proyectar, es decir: planos, maquetas, croquis, cursos del espacio, artificios, obra, prototipo, modelo, etc.

Por otro lado, el segundo objetivo “Comprender qué es conocimiento, qué implica generarlo desde disciplinas de Diseño, y cuáles son sus bases epistémicas” se desarrolla vía la revisión de fuentes secundarias, así como también haciendo análisis escrito del contenido obtenido de dichas fuentes, para lograr reunir en un solo lugar las bases que permiten comprender qué se requiere del Diseño para poder producir conocimiento en el contexto de investigación. ¿Qué es conocimiento? El conocimiento es la externalización de un proceso que se origina en la inteligencia, que busca profundizar y/o desarrollarla. Es decir, el conocimiento es la manifestación de una inteligencia. Y, entendemos a la inteligencia como un potencial compuesto por un conjunto de saber-cómo, con un sistema de reglas propio, que permite sentar bases para la adquisición de conocimiento, vía la búsqueda de dicho saber-cómo. Asimismo, los conocimientos del campo del Diseño requieren corporalidad, física o virtual. Es por esto que, inteligencia espacial y Diseño van de la mano, pues la primera es la capacidad de percibir el mundo de manera precisa, vinculado al mundo concreto y el segundo es la conciencia de las cuestiones del mundo material. De esta manera afirmamos que, para ser capaces de producir conocimiento en el campo del Diseño, es necesario hacerlo desde los lenguajes que le son inherentes, a estos les hemos llamado lenguajes disciplinares, que a su vez, definimos como las acciones de fabricar y proyectar. Somos capaces de reconocer dos ramas de conocimiento en el Diseño, el especulativo: que es aquel que no se expone a validación, y el conocimiento investigativo: que es aquel que se expone a validación, pudiendo formalizarse como una investigación. Así comprendemos que las bases epistémicas del Diseño se encuentran en la visibilización de sus procesos. Pues, son precisamente estos, que dan cuenta de marcos que estructuran las disciplinas del Diseño. Al mismo tiempo es la visibilización de estos procesos que fomentaría el desarrollo de aspectos que pueden aportar a la solidificación de la base epistémica, tales como:

  1. Validación social.
  2. Discusión pertinente a la forma que toman dichos procesos.
  3. Investigar haciendo uso de procesos propios del campo.

Finalmente, el tercer y último objetivo “Evaluar dónde tienen una ubicación válida los lenguajes disciplinares en la estructura de la investigación” se pudo desarrollar mediante la revisión de casos desde fuentes secundarias, para construir una guía hacia el establecimiento del campo del Diseño junto con sus lenguajes disciplinares en el campo investigativo. En este sentido, las aseveraciones más valiosas a rescatar, es que para aceptar a los lenguajes disciplinares como lenguajes investigativos requerimos de:

  1. Validación social, tanto de profesionales de las disciplinas del Diseño, así como de usuarios.
  2. Plantear de manera formal, la ubicación experimental de los lenguajes disciplinares del Diseño, en la estructura de la investigación, para así validarlos como lenguajes investigativos.

Si bien, logramos concluir que, efectivamente los lenguajes disciplinares como generadores de conocimiento poseen una ubicación válida en la estructura de la investigación. Existen muy pocos antecedentes que aseguren, o defiendan, una ubicación por sobre otra. A pesar de que existen antecedentes de los lenguajes disciplinares tanto como pregunta de investigación, hipótesis, metodología y resultado. En ninguna de estas instancias se explica si la ubicación por la que se opta es la única posible, o si es la opción que mejor colabora con el propósito de la investigación. Entonces afirmamos que, se requiere ubicar de manera experimental a los lenguajes disciplinares del Diseño en la estructura de la investigación, para afirmar con certeza si es que logran generar conocimiento en cualquier posición, o en alguna/s específica/s. Por último, logramos concluir que, efectivamente, “Dentro de las disciplinas del Diseño, los lenguajes disciplinares generan conocimientos teóricos y prácticos, que para considerarlos lenguajes investigativos, debemos ubicarlos en la estructura de la investigación.” Sin embargo, queda aun pendiente, establecer de manera clara y certera, cuáles son esas ubicaciones, pues esta investigación, logró afirmar parcialmente que podrían ser hipótesis, definición del problema, metodología y resultado. Pareciera que, de alguna manera los parámetros dentro de los cuales se debe posicionar la elección de la ubicación de los lenguajes disciplinares en la estructura de la investigación, implican contextualizar dicha decisión. Y de cierta manera, forzar la explicación de un proceso (la elección) que, más bien, nos parece intuitivo.

Proyecciones

Establecemos es importante, fomentar la exploración de la investigación en el campo del Diseño, haciendo uso de los lenguajes disciplinares, como componentes de la estructura de la investigación, para poder así tener un mayor entendimiento de cómo se lleva a cabo este tipo de investigación. Por otro lado, contemplamos que la insistencia en este modo de investigar robustecería las bases epistémicas del Diseño, estableciéndolo como un campo innegable de conocimientos, así como las disciplinas que lo componen y los lenguajes mediante los cuales expresan conocimiento. Finalmente, especulamos que, el desarrollo y progreso de este tipo de investigación, tendría un impacto práctico en el ejercicio de las disciplinas del Diseño. Por ejemplo, en arquitectura, se podría llevar a cabo investigaciones experimentales, sobre proyectos de vivienda social, reactivación de barrio, rehabilitación patrimonial, etc. Mencionaremos brevemente, como ejemplo, el proyecto del edificio Tassara en barrio Puerto, en la ciudad de Valparaíso. Pues este proyecto, reúne esas tres dimensiones, y al mismo tiempo, busca establecer un modelo, que se anhela sea replicable, para más inmuebles en el mismo sector. El proyecto plantea, rehabilitar el inmueble, mediante la instauración de un programa de vivienda social, a la cual se accede vía un subsidio de arriendo. Así como también, rehabilitar y mantener el local patrimonial “Bar Liberty”. Lo que se espera, traiga una reactivación al barrio, y otorgue vivienda a habitantes de la zona que se han visto afectados por emergencias locales, forzándolos a vivir en malas condiciones. (Astudillo, 2018 y SNGP, 2020) Parece absolutamente necesario mencionar la noción que el conocimiento obtenido en esta investigación podría tener un efecto en el mundo concreto, puesto que, como profesionales del campo del Diseño, es importante visualizar cómo seríamos capaces de relacionar lo explorado en esta tesis, con el oficio, que se relaciona directamente con el mundo material. Así es como finalmente suponemos que los dos grandes temas que se pueden continuar explorando, teniendo como base esta investigación, y por lo tanto cualquier otro autor referenciado son:

  1. Proponer las manifestaciones de los lenguajes disciplinares del Diseño como distintos componentes de la estructura de la investigación, para poder conocer si generan conocimientos en cualquier ubicación.
  2. Proponer la investigación de Diseño, que ubica sus lenguajes disciplinares en la estructura de la investigación, como un modo de abordar el oficio.

Sin lugar a dudas estos son temas increíblemente interesantes de explorar y , es el anhelo de este trabajo, poder sentar bases para que sea más expedito hacerlo.