Conferencias 2 y 3

De Casiopea


Segunda Conferencia “The Other coherence”

Mark West, University of Manitoba, Canada


Se introduce el tema con una serie de dibujos hechos con lápiz de mina en papel, para ilustrar los puntos siguientes que presentará en la conferencia como la representación “gráfica” de lo que puede ser aplicado arquitecturalmente en cuanto a propuestas formales.

El profesor se refiere a estas propuestas o imágenes representativas como “arquitecturas ficcionales” pues no son una propuesta real y construible, si no una muestra de la plástica lograble con la propuesta. Algunos de estos dibujos tienen detalles constructivos. Otros están basados en maquetas y módulos previamente construidos. 

Una muestra de 5 dibujos son en base a los dibujos de “muñecas” de un colega, de las cuales se toma su forma original, se hace una abstracción y se genera una arquitectura a partir de esto.

Todas estas “arquitecturas” ficcionales son posibles, debido a la tecnología de hormigón orgánico que se emplearía para llevarlas a cabo. En el laboratorio de la universidad se prueba la constructibilidad de las propuestas dibujadas. Todos los modelos presentados son creados con moldes de tela flexible. Paños planos y continuos de tela, no cocidos ni pegados. Se crean a partir de “jugar” con los materiales, un método muy poderoso de utilización de creatividad, muy conocido por los artistas, pero no por los ingenieros. La idea es el de ser un hibrido de constructor, ingeniero, artista y arquitecto. Sumado a este juego, se encuentra la música, que forma una parte importante en el desenvolvimiento creativo de este ente integral.

Se cuenta en el laboratorio con un grupo de “prueba estructural” para realizarle pruebas de fuerza y resistencia a las propuestas construidas en el taller. Después de tener una maqueta, levantamiento de la propuesta, se construye un prototipo en escala real. Este es un método de trabajo utilizado tanto para los estudiantes como para los clientes y socios en un nivel industrial/profesional.

Empleo del Hormigón; Generalmente el hormigón se vierte en moldes rígidos, entonces el resultado final es igualmente rígido, pero cuando se vierte en un molde flexible, tela u otro, cobra vida y recuerda sus orígenes como “fluido”. Y toma formas extrañamente biológicas, lo que está fuera de nuestro control, por lo que carece de la intervención “humana”.

Algunas de las intervenciones fueron realizadas por Miguel Eyquem, David Jolly y alumnos de la ciudad abierta en ritoque, como parte de la arquitectura experimental ahí presente.

Vigas estructurales: La flexibilidad de los moldajes textiles provee un método simple de moldeado de vigas de sección variable siguiendo su perfil del diagrama de momento flector (para una carga de diseño dada). Esta muy conocida estrategia para minimizar el peso muerto no ha estado disponible para moldear estructuras de hormigón para edificios, debido a los altos costos asociados con formar curvas a partir de materiales para moldajes de paneles rígidos. La habilidad de una delgada membrana tejida para formar curvas que sigan el natural flujo de fuerzas producidas por el trabajo de flexión de una viga, quita esta limitación técnico económica. Podemos ahora dar forma a vigas de sección variable altamente eficientes con un alma que cambia en proporción al momento flector. Traducción Original, David Jolly.

La idea es reducir la cantidad de concreto y la cantidad de acero necesaria para construir una viga estructural. En el estado actual del proyecto, se están solucionando algunos problemas técnicos, finalmente se espera reducir un 33% la cantidad de hormigón y un 40% en la cantidad de acero utilizado.

Debido a que se ha vertido el hormigón en una “tela” esta deja salir las burbujas de aire y el líquido en exceso que pueda tener el hormigón. Para usar aun menos concreto, se han hecho experimentos rociando telas con hormigón y el resultado ha sido satisfactorio, lo que es bastante sorpresivo debido a las características del material. Sin embargo todas las experimentaciones de mantos curvos y de curvas naturales en la aplicación del concreto han sido exitosas hasta el momento.

La tela utilizada en este prototipo tecnológico, es una tela especial con un lado plástico y el contrario suave y “alfombrado”, que se agarra al hormigón debido a su rugosidad.

Las geometrías de las tensiones naturales producidas por los moldajes textiles son fácilmente invertibles para producir geometrías de pura compresión perfectamente apropiadas a la fortaleza de compresión del concreto.

Las formas flexibles permiten la producción simple de geometrías estructurales altamente eficientes usando el natural ‘inteligencia’ busca -formas de una membrana textil tensada- en particular las muy eficientes vigas curvadas y cáscaras de compresión con perfiles que naturalmente producen un suave y eficiente flujo de fuerzas.

El molde se endurece con un textil de fibra de vidrio, para que el molde no pierda la forma. Las formas complejas de los moldes resultan de la caída, y los pliegues de un paño, lo que le da esa apariencia orgánica.

Las siguientes son imágenes de los moldes y procesos constructivos para el proyecto de unos muros en un orfanato de Tanzania, “Teatro TunaHaki”

Luego de abordar un pedido por parte del arquitecto jefe del proyecto, para diseñar la fachada de concreto del teatro. Primeramente porque existe una gran deforestación en Tanzania.

En un comienzo la petición había sido que la fachada fuera diseñada con moldes prefabricados, pero eso daría por resultante un lado como “espalda” por lo que afectaría la belleza del proyecto.

La siguiente imagen es para los muros exteriores de un proyecto en Corea. En primera instancia se querían unas paredes de hormigón que se pudieran “levantar” luego de su construcción. La manera de “entregar” este proyecto, puede ser tan sencilla como enviar fotos, dibujos y textos sobre el procedimiento a seguir. Por la facilidad que este método ofrece al proyectador.


La siguiente propuesta fue para un edificio donde se necesitaba un soporte y un techo para la entrada de la construcción. Se propuso un techo de planos sobrepuestos sostenidos por pilares orgánicos en forma de árboles. El primer problema que surgió, fue que ninguna constructora estaba dispuesta a calcular ni presupuestar el techo, pues no tenía una forma definible. Por lo que se trabajo la forma de manera de que fuese calculada como forma plana y suma de curvas definidas. Luego hubo unos problemas con la forma orgánica de las uniones, pero se decidió por esconder la unión misma, haciendo parecer que los “troncos” de los árboles surgían desde bajo el suelo.