Conceptualizando los apoyos y las necesidades de apoyo de personas con discapacidad intelectual

De Casiopea




TítuloConceptualizando los apoyos y las necesidades de apoyo de personas con discapacidad intelectual
Año2010
AutorJames R. Thompson
URLhttp://sid.usal.es/14280/8-2-6
Carrera(s)Diseño, Interacción y Servicios
Cursos RelacionadosTaller de Titulación de Accesibilidad Cognitiva 2019
Proyectos Relacionados¿Qué es un servicio inclusivo?

Introducción

Este artículo es el tercero de una serie de artículos en perspectiva del Comité de Terminología y Clasificación de la Asociación Americana sobre Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD).

El propósito de este tipo de artículos es compartir pensamientos acerca de temas fundamentales relacionados con la terminología, la definición y la clasificación en el ámbito de la discapacidad intelectual, y tratar de encontrar aportaciones desde el ámbito.

1º artículo: Schalock et al., 2007

Se explican los motivos de por que se cambió el termino de retraso mental por el de discapacidad intelectual.

2ª artículo: Wehmeyer et al., 2008

Se distinguen definiciones de discapacidad intelectual operativas y constitutivas. También se produce una reflexión sobre su aplicación para comprender el constructo subyacente del término discapacidad intelectual.

Apoyos y necesidades de apoyos

Los apoyos son recursos y estrategias que mejoran el funcionamiento humano (Luckasson et al., 2002).

Todos necesitamos de una variedad de apoyos para funcionar en el día a día. Sin embargo, los tipos e intensidades de los apoyos necesitados por las personas con D.I. son diferentes.

El concepto de necesidad generalmente se refiere a una condición caracterizada por la ausencia de alguna necesidad requerida. Estas pueden ser entendidas de cuatro modos:

* Necesidad normativa o necesidad objetiva: aquella que un profesional experto o científico del ámbito social define como necesidad en una situación dada a partir de una evaluación individualizada.

* Necesidad sentida: aquella que la persona quiere o percibe como necesaria.

* Necesidad o demanda expresada: es la sucesión de la anterior; una necesidad expresada de apoyo puede ser una persona solicitando servicios.

* Necesidad comparativa: aquella obtenida a partir del estudio de las características de una población que está recibiendo un servicio particular. Si hay personas con las mismas características que no están recibiendo el servicio, estarían en necesidad.

Los autores nos dicen que no ven las necesidades de apoyo para una persona como un reflejo necesario o exclusivo de una alteración de la capacidad humana, sino, como estas necesidades de apoyo de una persona, reflejan una limitación en el funcionamiento humano como un resultado tanto de la capacidad personal como del contexto en que la persona está funcionando.

Las necesidades de apoyo de una persona pueden medirse por medio de autoinformes u otros indicadores como la Escala de Intensidad de Apoyos (Thompson et al., 2004)

Las personas con D.I. requieren la provisión de modelos de apoyos continuos. Prestar apoyos a este grupo posibilita su funcionamiento en actividades diarias en entornos convencionales, pero no elimina la posibilidad de que ellos continúen necesitando apoyos continuamente.

Los apoyos: un puente entre “lo que es” y “lo que puede ser”

Una implicación importante de conceptualizar la discapacidad intelectual como un estado de funcionamiento en lugar de un rasgo inherente es que la discrepancia persona-contexto es tomada en consideración.

Cuando se considera y une “lo que es” y “ lo que puede ser”, el centro de atención de los sistemas de servicio de educación y rehabilitación pasa a comprender a las personas por sus tipos e intensidades de necesidades de apoyo en lugar de sus déficits.