Claudia Araya Tarea 3 - Módulo investigación T1 2018

De Casiopea




TítuloLa revitalización del barrio mediante la transformación del comercio tradicional Los casos de Europa y Chile.
AsignaturaMódulo Investigación T1 2018
Del CursoMódulo Investigación T1 2018
CarrerasArquitectura

La revitalización del barrio mediante la transformación del comercio tradicional: Los casos de Europa y Chile.

Nombre: Claudia Araya

Carrera: Arquitectura

Profesor guía: David Luza

ABSTRACT

Este trabajo se desarrolla en el ámbito del taller de Módulo de Investigación de la carrera de arquitectura de la PUCV, con el motivo de aproximarse a una mejor compresión del área de estudio que plantea el alumno en su hipótesis.

Con este propósito se lleva a cabo la lectura de diversos textos para generar una discusión bibliográfica, en donde se interroga a los autores acerca de los factores que inciden sobre las transformaciones del mercado minorista, y la importancia de su perduración como salvaguardia de la identidad social y cultural del barrio.

Para ello, se aborda la información desde el mercado minorista como concepto general y su valor en el entorno urbano. Esto ayudará a comprender de mejor manera el contexto de los casos de estudio acerca de la reformulación de los mercados de Europa, que se encuentran correlacionados a los cambios socioeconómicos que pueda sufrir un sector determinado. Para finalizar, se presenta del caso de la Vega Central de Santiago en donde la autora da a conocer el riesgo en el que se encuentra la identidad del sector, afectado por el creciente mercado inmobiliario que se ha generado a partir del proceso de gentrificación.

Palabras clave: Comercio tradicional- Mercado municipal - Gentrificación - Revitalización barrial.

DISCUSIÓN BIBLIOGRÁFICA

El siguiente trabajo se lleva a cabo en el contexto de los artículos y libros que abordan como tema central, el comercio tradicional minorista en la conformación y desarrollo del barrio.

La interrogante realizada a los autores surge del declive en el que se encuentra actualmente este tipo de formato de comercio y el impacto que puede generar sobre su entorno la pérdida de espacios públicos que brindan un patrimonio social y cultural a la ciudad. En base a lo anterior, se formula la siguiente pregunta: ¿Es la renovación de los centros comerciales tradicionales un método eficiente de revitalización barrial?

Para introducir el desarrollo de la investigación, se comienza con aquellos textos que profundizan sobre los valores sociales y culturales de los comercios tradicionales.

Según indica el Profesor Alfonso Rebollo Arévalo en la revista Distribución y Consumo de Mercasa, los factores que han influído dentro de la pérdida de vitalidad del centro de las ciudades son las diversas transformaciones en la morfología de la ciudad. Dentro de sus numerosas contribuciones, se destaca su artículo sobre el papel de los mercados municipales en la vertebración de de las tramas urbanas, en donde señala que los mercados municipales ”han sido sustituídos sólo parcialmente por otros comercios de mayor tamaño y en gran número pertenecientes a cadenas sucursalistas o franquiciadas con menor arraigo en sus localizaciones, lo que hace que se disminuyan los intercambios con otras actividades del entorno urbano”(Rebollo, A. 2003. p. 38). Esto tiene como consecuencia un comercio dirigido más bien a la demanda comercial, y que no responde a los factores culturales y sociales de su entorno.

Rafael Gomez Pascual señala que un centro de comercio que se mantega funcionando de manera óptima, cumple un papel fundamental en el mantenimiento de la vida comunitaria del sector. En su artículo -El papel del comercio en la revitalización de los centros urbanos en Europa -explica que “Un centro comercial de barrio con suficiente vida suele funcionar también como centro cultural de la comunidad, confiriendo así al comercio una importante función de cohesión social”.(Gomez, R. 2000. p.71)


Esta visión es también compartida por Javier Casares Ripol, quien señala que los mercados generan amplias repercusiones sobre la calidad de vida de los ciudadanos, como manifiesta en su artículo sobre los mercados municipales y el futuro de las ciudades: “el comercio- y particularmente los mercados municipales- tienen que adaptarse al entorno y servirse de sus valores diferenciales en torno al comercio de calidad y la situación en la trama urbana” (Casares, J. 2003. p. 37).

La relación que generan ambos autores se amplía aún más en el artículo de la misma revista sobre los mercados minoristas como valor de las ciudades, cuya colaboración entre Alfonso Rebollo y Javier Casares dan a conocer la evolución del mercado que en un principio apunta a un comercio funcional; el satisfacer las necesidades de compras de alimentación a un precio bajo. Tras el surgimiento de comercios mayoristas, estos valores han debido modificarse en torno a las nuevas condiciones de demandas de los usuarios, pues el peligro se encuentra en que estos mercados minoristas se vean incapaces de adaptarse al entorno comercial y urbanístico.

El proceso de gentrificación en las transformaciones del comercio.

En muchos casos el comercio mayorista ha causado un proceso de gentrificación, que trae consigo la pérdida de actividad comercial de establecimientos menores. Esto ocasiona que se vean obligados a trasladarse hacia otros sectores o reformular sus ventas para dirigirlas hacia el área del turismo, de la cultura o del ocio. El Maestro y Doctor de geografía Luis Salinas Arreortúa, habla acerca del proceso de gentrificación desde el punto de vista de la transformación que surge el comercio para satisfacer las necesidades de un público perteneciente a un estatus socioeconómico más alto. De ahí surge su estudio que analiza las características principales de las transformaciones de los mercados de Madrid.

La metología de Salinas se basa primeramente en los aspectos generales de las transformaciones de los Mercados municipales de España, para dar paso a las medidas que ha adoptado el Ayuntamiendo de Madrid y finalmente profundiza en dos casos: El mercado San Antón y el mercado Los Mostenses.

Mediante la exposición de estos dos últimos casos el autor identifica como rasgo común el discurso del deterioro, que es un recurso utilizado conmunmente para justificar la reformulación de este tipo de comercio. Concluye entonces que “Para el caso del mercado San Antón, el mercado tal y como se encontraba no se correspondía con las prácticas del barrio, es decir, responde a un proceso mayor de gentrificación. Mientras que para Los Mostenses, las consecuencias de la crisis económica en el barrio da origen al discurso que establece la necesidad de transformar el mercado municipal”(Salinas, L. 2016. p.198).

En el caso de estudio de La Vega Central de Santiago (Chile), la arquitecta María Jesús Arce Sánchez aborda el terma desde otra perspectiva. Ella señala que la idealización de los mercados en conjunto con el reemplazo de la normativa de los usos de suelo ahora destinado al sector de la vivienda, ha generado el interés del mercado inmobiliario que apuntan hacia una clase social más alta. Por consiguiente, se presenta la posibilidad de que ocurra un proceso de desplazamiento del grupo vulnerable que corresponde a los trabajadores de la vega, y que son los que brindan de vitalidad e identidad a este mercado.

En este reporte, la autora da a conocer primeramente los antecedentes generales y la definición del área de influencia del caso de estudio. Esto permite identificar elocuentemente los puntos esenciales de su investigación y a partir de ello, el origen a los subtítulos que ordenan la estructura del texto.

Conclusiones

Existen diversos factores que colocan en compromiso el funcionamiento de los mercados tradicionales minoristas, sin embargo, como lo señalan los autores, aún hay un gran porcentaje de la población que recurre a este formato de compra no solo por una conveniencia económica, sino que además por el ambiente de compra, la proximidad con el cliente y el trato personalizado.

El cierre de un centro de comercio con estas características significa un fuerte impacto también para el barrio en el que se encuentra inserto, pues la naturaleza pública de estos mercados los hace el escenario de los acontecimientos que identifican el lugar.

Después de lo leído se puede afirmar que la revitalización del mercado minorista es una forma de atraer nuevamente actividad a un barrio, sin embargo, se debe cuidar las medidas que se aplicarán para generar los cambios en estos espacios. Ya que si bien los autores concuerdan en que debe existir una reformulación en la oferta comercial para generar interés, este cambio debe estar dado tanto en virtud de las necesidades de la población, como del carácter social que se da en torno a la interacción entre el comercio y el habitante.

Ficha bibliográfica

7. Los mercados minoristas como valor de las ciudades Alfonso Rebollo Arévalo, Javier Casares Ripol. Revista Distribución y consumo, ISSN 1132-0176, Año 2005, págs. 25-32

Los autores señalan que los mercados minoristas son de gran importancia en la calidad de vida de los habitantes, ya que en relación al comercio mayorista, ellos presentan una mejor calidad y variedad de productos, una mayor proximidad y un mejor ambiente de compra. Al igual que la ciudad, los mercados deben evolucionar según las nuevas condiciones de la demanda. Un mercado que funciona de manera óptima ayuda a crear competencia con otros formatos de comercio, que de manera favorable, puede generar un proceso de revitalización en el tejido económico que lo rodea.

“En algunos casos la adaptación ha sido imposible y muchos de estos establecimientos han desaparecido o languidecen con bajos volúmenes de venta, dando lugar a los mercados rémora que restan valor al conjunto de mercados municipales y las ciudades. Los mercados rémora se caracterizan por su obsolescencia funcional, tecnológica e incluso de localización.” (pag. 27)

8. El papel de los mercados en la vertebración de las tramas urbanas Alfonso Rebollo Arévalo. Revista Distribución y consumo, ISSN 1132-0176, Año 2003, págs. 38-41

Indica que las causas de la pérdida de actividad de los mercados tradicionales se hallan principalmente en la disminución de la población, su envejecimiento, o la evolución de las preferencias de compras de los individuos hacia el mercado mayorista.

Sin embargo, aún existe una fuerte demanda local, ya que muchas personas que viven en el centro de las ciudades no posee los medios para trasladarse a zonas más aisladas, que es donde se ubican mayoritariamente los hipermercados.

El mercado tradicional minorista debe tomar ventaja de su proximidad, y de ese modo, regenerar el centro de las ciudades; ya que si este se renueva, los negocios de menor tamaño que se ubican en su entorno también lo harán.

“Estos establecimientos han sido sustituídos sólo parcialmente por otros comercios de mayor tamaño y en gran número pertenecientes a cadenas sucursalistas o franquiciadas con menor arraigo en sus localizaciones, lo que hace que se disminuyan los intercambios con otras actividades del entorno urbano”(pag. 38)

“La renovación y modernización de los Mercados Municipales puede ser motor de la modernización del comercio minorista de proximidad y, por tanto, un motor de la renovación de las tramas urbanas” (pag.41)