Christian Tomelic - El tiempo de la Bau Haus

De Casiopea



TítuloEnsayo - El tiempo de la Bau Haus
AsignaturaPresentacion a las vanguardias
Del CursoPresentación de las Vanguardias a la Contemporaneidad 2019
CarrerasArquitectura
2

EL TIEMPO DE LA BAU HAUS. Una búsqueda de sentido a través de la industria

Estas palabras son para ver aquello que pasó tiempo atrás, y hoy portamos, es decir su presencia en nuestro cotidiano.

Primer Manifiesto Bau Haus

El tiempo de la Bau Haus, para motivos de este ensayo, explorará el sentido de la industria, dentro del afán de encontrarse con un espíritu alemán renovado, tras el desaire de la guerra*, por sobre la virtud, de establecer relaciones con el entorno inmediato, mediante la colaboración y participación de todos, en una construcción de sentido.

  • 1914-1918. Imperio aleman, Austria-Hungría, Italia, Reino Unido, Francia, Imperio ruso.

Desde 1851, en las grandes exposiciones universales, donse se exhibían los adelantos técnicos y culturales, Inglaterra se alzó como potencia industrial prominente de Europa. Siendo a la vez pioneros en reformas en los procesos educativos para artesanos en las academias. Los alumnos tenían que diseñar por si mismos, en lugar de copiar modelos dados.*

  • El movimiento Art and Craft, por ejemplo, reacciona a la indutrialización, en una búsqueda de cuidar la forma en que se utilizan los materiales, intentando mostrar el cómo se construyeron las cosas, sin dejar de lado el respeto por el creador, su ambiente de trabajo, dándole importancia a lo doméstico y lo cotidiano.

Luego, en Alemania, en el contexto de la primera guerra mundial, Henry van de velde, belga a cargo del instituto de artes y oficios, al verse enemigo de la incipiente guerra, junto al consejo de rectores, en búsqueda de una solución, buscan a quien tuviera trayectoria patriótica para que manteniese con vida la visión del instituto en una escuela que pudiese funcionar durante el periodo bélico. Se escuchó el nombre de Walter Adolf Georg Gropius, arquitecto, voluntario del ejercito, oficial de caballería, de familia aristocrática proveniente con artistas y docentes de trayectoria.

La trayectoria de Walter Gropius se remonta a 1910 cuando se integra a la oficina mas prestigiosa de Alemania, la de Peter Behrens, quien junto a Le Corbusier y Mhies Van Der Rohe, se les encarga el diseño del edificio, logo y las lámparas de la compañía general de electricidad fundada el año 1883, AEG. Tres años mas tarde Gropius funda su propia oficina, donde le encargan la creación de una fábrica de zapatos FAGUS, luego en 1914, realiza una fábrica modelo con oficinas, en Colonia, Alemania, lo que lo convierte en el arquitecto clave de la renovación alemana, superando el clasicismo resistente de Peter Beherens.

La guerra termina y Alemania se ve derrotada, la sociedad destruida en sus fundamentos. El aire que se tiñe en estos momentos, resulta en lo que hoy conocemos como expresionismo alemán, relatando la horrorosidad del sin sentido, de los enfrentamientos violentos. En pintura se manifestó como respuesta al impresionismo, uno guiado por la captura del color bajo una luz natural, y el otro, manifiesta la percepción del sujeto frente a la realidad. En cine esto se manifestó en el uso del plano holandés, donde la linea del horizonte se gira, trayendo cierta incomodidad. manipulando la realidad, ángulos de picada y contra picada (extremos) y un fuerte contraste, siendo antecedente del cine negro, denotando asi la incertidumbre de la vida y la necesidad de encontrar un nuevo sentido.

En este panorama, en 1919 y por sugerencia de Henry van de Velde, Walter Gropius reanuda los contactos establecidos con el Ministerio de Estado del Gran Ducado de Sajonia-Weimar, con miras a la creación de un centro de asesoramiento artístico para la industria, la artesanía y los oficios manuales. Walter Gropius se convierte en director de la academia de bellas artes, que incluye la antigua escuela de artes y oficios. Dando inicio a la Bau Haus cuya primera sede aparece en Weimar. Instalándose, con una primera mirada, romántica, meciánica, casi mística, en sintonía con la búsqueda de un espíritu renovado.

Bruno Taut contemporáneo, desde un aire medio onírico, pregona una arquitectura de cristal, templos para el alma, ubicada en las altas montañas. Una arquitectura de la regeneración, donde el vidrio es sinónimo de una pureza primitiva y el paradigma de la inocencia, un mundo interior onírico que en lugar de afrontar los problemas sociales e ideológicos y sociales de la época se aislaba de ellos, encerrándose en burbujas de cristal, ajenas a la razón mecánica.

Templos para el alma. Bruno Taut
Templos para el alma. Bruno Taut

Los talleres se organizan con Maestros y discípulos, dentro de los cuales destaca Johanes Itten, vegetariano, recomendado por la esposa de Walter Gropius, Alma Malher, quien se destacó por ser el único con formación pedagógica, y el mas influyente dentro de los primeros años de la Bau Haus, debido en parte a que era quien pasaba mas tiempo dentro de la bau haus, y quien inventó el curso introductorio de seis meses, en donde se despojaba al alumno de sus previos de ideas, para entrar en contacto directo con el mundo material por medio de la sensorialidad. Todo esta expresividad alemana, quedaría mermada, de manera casi abrupta por el neoplasticismo holandés y el constructivismo ruso, el último desde la geometría y el uso del color, combinaba: formas con texto, estableciendo un nuevo sentido propagandístico. Indicando una nueva orientación con la idea del arte como respuesta a las necesidades de la sociedad. Se pretendía eliminar las diferencias entre artistas y artesanos además de intentar vender sus propios productos realizados en la escuela para dejar de depender del Estado que hasta ese momento era quien los subsidiaba. En este ambiente de espontaneidad, aparece un nuevo integrante que se unió como maestro, Joseph Albers, quien fue el primer docente formado en esta escuela. El enseñaba que el material debía explotar y no disfrazar las fuerzas inherentes de este. Las construcciones en papel hechas por Albers establecieron un cambio de paradigma, pues se encaminaba hacia un pensamiento racional, mas ligado a la ingeniería que al artista. La concepción del arte se entendía ahora como puesto al servicio de las grandes masas mediante el fomento de la industria. En 1923 el gobierno exigió a la escuela muestras de lo que estaban trabajando por lo que se realizó la Primera Exposición de la Bauhaus. Herbert Bayer, fue un estudiante de la Bau Haus, quien hizo los primeros afiches y catálogos de la exposición, mostrando el nuevo cambio venidero. Moholy-Nagy reemplaza a Johanes Itten. Marcando la transición del romanticismo expresionista a la racionalidad técnica. Se predica una reconciliación entre la industria y el arte, abandonando el trayecto de busqueda y misticismo por lo material. Se abogaba por un arte comunal, basado en la idea y no en la inspiración.

A su vez, el edificio fiat, y la colonia Törten, ponía de manifiesto el advenimiento de la velocidad con la incorporación del taylorismo y el fordismo.

Por otro lado Osckar Schlemer concebía el cuerpo como la entidad que reunía todas las artes y proponía a la vez que el cuerpo del actor entrara en tensión con todo el espacio de la caja escénica. En las celebraciones de la Bau Haus, también revelaban esta relación sin jerarquías, poniendo de manifiesto una relación socio-cultural que entraba desde la experimentación pero con un gran sentido de ludicidad. Lamentablemente la fama bohemia de la escuela, no estableció relaciones con su contexto inmediato; quizás esto se vio influenciado por esa necesidad de seleccionar a quienes poseían mayor sensibilidad con respecto a sus materias de estudio, desligándose del pensamiento medio de la época.

En sus primeros años, la Bau Haus a raíz de esa "traición" que suponía el progreso industrial al ligarse con la tecnología bélica, se vio una necesidad de poner nuevamente el valor sobre lo humano, y su naturaleza espontánea, pero que con el paso de los años debido a la creciente inercia que ya se había iniciado con la era industrial, vuelven a ligarse a ella ya con una nueva esperanza de expandir justamente ese nuevo ideal fundador de la escuela.

Lamentablemente las torres de cristal en las altas montañas, mutó paulatinamente, a aquellos enormes rascacielos en la ciudad de Chicago, ya no templos para el alma, sino símbolos del progreso económico, es decir afán de dinero, el cual tras la ideología del vidrio como material que evoca la transparencia del alma, pone su énfasis inconscientemente ya no en esa cualidad, digna de virtud, honestidad y amor por el entorno, sino en esa distancia que ofrece el vidrio, aquella que ve hacia afuera, pero adormece los sentidos del viento, del aroma, del otro, resaltando la burbuja en que ya se encontraban, amando la industria como herramienta pero sin hacerse cargo de su real impacto. Hoy el paisaje urbano es fruto de esta relación con la maquina, que fomenta la insensibilidad y el adormecimiento de los sentidos en su relación con un otro cualquiera sea. La Bau Haus, desde el momento en que decidió no hacerse cargo de sus vecinos, perdió el real sentido del amor por lo humano y sus relaciones.

El oficio de la arquitectura y el diseño, posee hoy una resonancia, de rol social, de sustentabilidad, basado en un conocimiento consciente del impacto en el territorio, es decir, observar las relaciones que genera el edifico en su espacio-tiempo, comunicando la necesidad social y medio ambiental de integrar, donde cada construcción deja patente lo aprendido y lo que queda por aprender. Distinto a lo que ofrece la modernidad con su revolución industrial, sobre todo, si caemos en cuenta que lo dicho, es una historia Europea, de la cuál hoy, nosotros, americanos, nos hace persistir en ese sentido original.

En América los habitantes del territorio, nacieron desde el punto de vista occidental colonizador como alteridad, el otro como diferente, pero no igual. Precisamente, por no semejarse al modelo de hombre y cultura europeos, fueron alejados de los principales procesos de desarrollo del poder colonial. La modernidad se presentó como una opción alternativa para fincar la identidad de una cultura que se extendía a otro continente, más allá de su lugar de origen. Con el tiempo y el mestizaje, se llegó, incluso, a desconfiar de los elementos raciales propios, existiendo una gran desconfianza sobre nuestras capacidades y aptitudes, por eso siempre se esperó que las soluciones vinieran de fuera, de Europa o de los Estados Unidos. Lo que nos ha llevado a un bombardeo de artefactos de consumo, nublando nuestra identidad, desarraigándola del lugar. La modernidad es un fenómeno eminentemente de origen europeo y luego, un fenómeno globalizador, activamente incorporado, adaptado, contextualizado en todas sus dimensiones institucionales en América Latina. En consecuencia, la modernidad en Latino américa no es exclusivamente endógena, pero tampoco absolutamente impuesta. Porque nuestra trayectoria hacia la modernidad es simultánea al proceso de, construcción de la identidad. Dentro de esta historia de la modernidad, las maquinas y la industria fueron el eje desde el cual se pensó la sociedad, sobretodo, la velocidad comenzó a manifestarse. En Europa este nuevo componente trajo consigo una mejora en la economía, lo que llevo a una carrera para ver quien se establecía como potencia. La Bau Haus en este sentido quiso ser parte de esta competencia.

Bibliografia|Youtube

100 años de Bau Haus|El código (1/3)|Dw documental.

100 años de Bau Haus|El efecto (2/3)|Dw documental.

100 años de Bau Haus|La Utopía (3/3)|Dw documental.

Fundación Juan March|El tiempo de la Bau Haus.

Bau Haus|El rostro del siglo XX

Chicago Federal Center. Mies Van der Rohe. Tercer y último director de la bau haus.