Christian Fuenzalida Canales-Sede UNESCO Paris

De Casiopea



TítuloEL DISEÑO COMO HERRAMIENTA ARTICULADORA
AsignaturaPresentación de las Vanguardias
Del CursoPresentación de las Vanguardias a la Contemporaneidad 2019
CarrerasArquitectura
1
Alumno(s)Christian Fuenzalida Canales
EL DISEÑO COMO HERRAMIENTA ARTICULADORA ENTRE LAS ARTES Y LA INDUSTRIALIZACIÓN

La segunda mitad del siglo XIX será el espacio histórico que potenciará el surgimiento de nuevas teorías en el mundo del arte, provocado por la necesidad de adaptarse a una realidad nueva: la Revolución Industrial, realidad que trae consigo cambios en las estructuras económicas y sociales debido al desarrollo de las tecnologías de producción. Provocando grandes migraciones poblacionales del territorio rural a la ciudad, para formar parte de la nueva estructura industrial, y, contribuyendo a la aparición de un nuevo estamento social, el obrero.

Dentro de este contexto comienza a darse las primeras respuestas artísticas, por ejemplo William Morris (1834-1896) fue un artista multidisciplinar de fuerte ideología socialista que reivindicaba la equiparación entre artistas y artesanos.

“Morris comenzó a pensar en el diseño en "artes menores", es decir, en enseres que el hombre usaba en su vida diaria, y así comenzó la fabricación de utensilios y muebles hechos con gusto antiguo y con mano artesanal. Con esos diseños pretendía romper con la burda fabricación en serie y el gusto zafio victoriano en las casas del ciudadano medio, y poner un poco de estética en los enseres ordinarios”

López Folgado, V. “William Morris (1834-1896)”. Alfinge: Revista de filología. N.º 16, 2004. p. 2.7


En 1919 Walter Gropius funda la Bauhaus, una academia de arte que propugnaba la libertad artística en la confluencia de la academia de bellas artes y la escuela de artes y oficios. Con la finalidad de llevar el arte a la industrialización, una respuesta artística ante el momento histórico, que intentaba poner a disposición de los artistas y artesanos las nuevas herramientas industriales, siendo así los artistas quienes dieran forma a la industria y no viceversa.

“La idea principal era recoger todas las disciplinas artísticas bajo el paraguas protector de la arquitectura y vincular tales manifestaciones con la cultura industrial que, desde finales del siglo anterior, estaba cambiando Europa Estados Unidos”

Vega Pindado, E. “Diseño y consumo en tiempos de crisis I. La desintegración de la Bauhaus”. Paperback, 9, 2009. pp. 3-6.


El desarrollo artístico de Gropius desde principios del siglo XX le permitió relacionarse con arquitectos, pintores y escultores de toda Europa. Esto le llevaría a configurar su equipo docente en 1919 en torno a una serie de personalidades de las distintas disciplinas.

“Los talleres de la Bauhaus eran realmente laboratorios para desarrollar nuevos diseños prácticos para artículos de uso diario y para el mejoramiento de los modelos para producción en masa. Para crear tipologías que relacionarán todas las demandas técnicas, estéticas y comerciales… Era necesario un cuerpo de hombres de cultura general pero a la vez versados en los campos prácticos y mecánicos del diseño así como en sus leyes teóricas y formales”

Gropius, Walter. Op. cit., p. 24.


En 1925 el cuerpo docente estaba compuesto principalmente por ex alumnos, hecho que conlleva a una concepción más cercana a la industria como parte de la sociedad, sino que además cumplían el prototipo de artista completo capaz de cubrir los perfiles del maestro de la forma y maestro artesano. Frente a esta posición se pretendía otorgar un nuevo papel del artista que se viese reflejado en una nueva construcción social y constructiva de una nueva realidad acorde a la sociedad del momento. En este marco, pareciera ilógico que la Bauhaus evolucione, pues a pesar de ser uno de los principales fundamentos, la visión inicial en torno a la estructura procedente de los talleres artesanales pasa a un segundo plano, para dar paso a una línea pedagógica funcional que se apoyaría en la industria, en la producción en serie.

Las tendencias de cambio que van produciéndose dentro de la Bauhaus pueden observarse en el Plan de Estudios de 1925, que queda resumido como:

“el trabajo práctico de experimentación en construcción de casas y mobiliario. Desarrollo de modelos standard para la industria y la artesanía” Wingler, H. Op. cit., p. 129.


El departamento de arquitectura que fue dirigido por Hannes Meyer (1889-1954), ex alumno, logró que tomase peso en el plan de estudios de la Bauhaus gracias al desarrollo de una enseñanza técnica y muy funcional. Haciendo que el resto de talleres se transformaran en materias auxiliares de la construcción. Como podemos ver la búsqueda de creaciones prácticas para la sociedad en los distintos talleres, pareciera conllevar un acercamiento al uso de los mismos hacia la arquitectura, perdiendo el desarrollo individual libre del alumnado, que eran elementos de gran peso, pero, durante la evolución del programa pedagógico de la escuela, van evolucionando a un modelo totalmente opuesto en el que predominaba, la importancia de la producción en serie y el freno al libre albedrío del artista. Consolidación de esta etapa coincide con el desarrollo de talleres que van tomando relevancia, no solo por sus diseños novedosos, sino porque marcaban una verdadera evolución en el diseño por coincidir con los propósitos de la Bauhaus de desarrollar un arte práctico y al alcance de la sociedad.

Finalmente es este arte práctico, el que desliga completamente a la Bauhaus del arte, al dejar a la arquitectura como el paraguas en el cual se resguardan el resto de las artes, se provoca un horizonte imparcial, un horizonte que lleva como fin la industrialización, en vez de la renovación del arte. Porque al ser la arquitectura un oficio ligado directamente a la economía, donde se mezcla la ingeniería con el arte, se puede generar arquitectura con ausencia de arte y con un exceso de industrialización. Por otra parte está el arte, que en su naturaleza carece de economía, y cuando la tiene es tan solo un medio.

“La revolución de noviembre de 1918 marca el final de la Guerra y el nacimiento de la República. Los cuatro años de contienda rompen vidas y truncan expectativas, pero también hacen tabla rasa con el pasado y crean un nuevo sentimiento donde arte y sociedad deben ir unidas, el pueblo no debe quedar exento de la experiencia artística y la arquitectura es la mayor expresión que compila el resto de manifestaciones, por tanto los arquitectos serán los principales precursores y motores de esta nueva época”

Ibídem, p. 47


Por ende como conclusión se propone al diseño como la herramienta articuladora ideal entre las artes y la industrialización, debido a que es la que no olvida ni la economía, ni el libre albedrío de la creación, desde mi punto seria el diseño que comienza en el arte y la estética y termina en lo práctico, se presenta como una idea ya sea de una necesidad tanto creativa como social y termina expresada como un objeto social artístico. Siendo el punto medio entre el arte y la industrialización, y que permite la proliferación de la artesanía (arte y diseño) y la arquitectura (diseño e industria).



FONTENEY_ SEDE UNESCO - PARIS

CHRIS FUENZALIDA LAMINA FONTEN.jpg

CHRIS FUENZALIDA FONTENEY 1.jpg CHRIS FUENZALIDA FONTENEY 2.jpg CHRIS FUENZALIDA FONTENEY 3.jpg