Catalina Ortúzar Tarea 4 - Módulo investigación T1 2017

De Casiopea




TítuloCatalina Ortúzar Tarea 4 - Módulo investigación T1 2017
Del CursoMódulo Investigación T3 2017
CarrerasDiseño, Diseño Gráfico"Diseño Gráfico" is not in the list (Arquitectura, Diseño, Magíster, Otra) of allowed values for the "Carreras Relacionadas" property.
4
Alumno(s)Catalina Ortúzar

Presencia de la Identidad en Chile

Fotografía de la señalética Bienvenido a Chile, que indica la llegada al país en el paso fronterizo con Argentina a sólo 4 km de la localidad Lago Verde, XI Región de Aysén.

Catalina Ortúzar, Diseño Gráfico, Sylvia Arriagada.

Abstract

En Chile la sociedad en la actualidad se ve segmentada por un multiculturalismo existente, según lo dice Manuel Castells en Globalización, Identidad y Estado en América Latina. Debido a la globalización y el avance en la tecnología y comunicación, el país se incursa en lo externo y deja de lado lo interno, lo propio. Esto se refiere a costumbres y formas de vida locales.

Es así, como persiste en la actualidad una desorientación en cuanto a lo que nos une como población y personas con el territorio, es decir,la Identidad.

En este asunto surgen muchas preguntas acerca de la relación de Chile y su Identidad, las que interceden en la siguiente problemática: ¿Chile tiene Identidad o está perdida?

El objetivo principal es dar una respuesta a la pregunta y proyectar el tema dentro de la actualidad. Secundariamente, se trata de volver a la esencia de la palabra Identidad y darle una segunda vuelta para explicar su significado. Posteriormente, entender cómo se construye y a través de qué criterios. Todo ello con el fin de aclarar términos para localizarse en un estudio concreto y fácil de seguir.

Es un asunto en el que la disciplina del Diseño puede ser relevante y fundamental en el estudio. Se puede crear un proyecto que diseñe un planteamiento de mejora para la problemática, en que la sensibilidad propia del Diseño y su capacidad de hacer visible lo que a veces se pasa por alto, juegan un papel sustancial.

El trabajo a continuación se desarrollará a través de un argumento único que expone la concepción errónea del concepto y cómo la Identidad es construida. Mediante ello, se podrá responder a la interrogante. Se hace uso de un apoyo bibliográfico con citas de profesionales que explican, aclaran y ejemplifican los puntos a considerar que se plantearán.

Identidad Local

Crisis Identidad

Multiculturalismo

Construcción Identidad

Territorio

Desarrollo

Chile en la actualidad es testigo de un estado de multiculturalismo en su extensión. Esto se debe a diversos factores que lo propician y con los que el país interactúa, como la globalización, la industrialización y la hiperconexión inmediata con el resto del mundo. Las grandes ciudades son las que más sostienen esta realidad, que va de la mano con los factores que la incentivan.

Una crisis de identidad en Chile es lo que impulsa a escribir sobre la temática en cuestión. Se discute el concepto de “Identidad”, y más propiamente tal, cómo se construye la identidad.

“El proceso de identificación nacional puede ocurrir a través de distintos medios y con diferentes objetos. Nos identificamos con objetos y símbolos, con prácticas rituales y discursos, con personajes y grupos que movilizan diferentes significados. No hay “un” significado ni “una” representación de la chilenidad.”, Hernán Cuevas, 2008.

En un acercamiento a la palabra, se entiende Identidad como algo que da sentido de orden y pertenencia común. Son condiciones ideológicas difusas que hacen parecer como natural e incuestionable la relación entre una cultura, una lengua y organización política de un territorio, según lo explica Hernán Cuevas en “La Cuestión de la Identidad Chilena”. Es decir, se habla de una Identidad local en Chile.

Entonces, es que ¿Chile perdió su identidad, ha mutado, o nunca tuvo una? Quizás la tiene, pero, ¿No la sabemos reconocer? Estas son preguntas que surgen en un estudio del tema, que culminan en la siguiente problemática: ¿Chile tiene Identidad o está perdida?

Primeramente, no debe considerarse a la cultura como algo determinado y fijo a través del tiempo. La afirmación anterior tiene origen en el contexto en el que nos situamos como sociedad. “La nación ha sido narrada y producida desde una escala que involucra una dimensión amplia y uniforme y que nos remite a una supuesta e inevitable identidad común, una identidad que con el tiempo termina por “naturalizarse” y anclarse en una tradición inmóvil de la que pareciera no es posible moverse.”, Andrés Núñez, Brígida Baeza, Matthew C. Benwell, 2017.

Así es como ha sido entendida la identidad. Sin embargo, existen autores hoy en día que dicen lo contrario: “…la cultura no debe entenderse nunca como un repertorio homogéneo, estático e inmodificable de significados.”, Gilberto Giménez, 2007.

Puesto que ésta siempre se adecúa al espacio y al tiempo. “Flexible, la identidad lo es porque nada, absolutamente nada impide que se modifique.”, Hernán Neira, 2001.

Un primer criterio que construye la identidad es la relación de autoconstrucción entre la persona y la tierra, el sujeto y el paisaje, en el momento en que es habitado. Son entonces las prácticas y la cotidianeidad las que refuerzan esta sensación de identidad. Contempla los modos de vivir y habitar. Entendido como la “estructura de la experiencia del territorio”, como lo dicen Andrés Núñez, Brígida Baeza, Matthew C. Benwell en el artículo “Cuando la Nació queda lejos” del 2017.

Lo que los habitantes expresan en sus tierras se lee como una interpretación de una realidad que se presenta a los ojos y sentidos de las personas. El habitar como lo define Heidegger es “El modo como tú eres, yo soy, la manera según la cual los hombres somos en la tierra es el Baun, el habitar.” Martin Heidegger, 2015, p 2.

Es el simple quehacer diario lo que caracteriza la identidad. “…el nivel de lo cotidiano. Nuestra vida está hecha de esos itinerarios, donde se amarran, todos los días (quotidie) las acciones del trabajo, las conversaciones, la sumisión y el dominio, los encuentros (…) Lo cotidiano debe ser rescatado de las rutinas múltiples, difícil tarea porque en verdad lo constituyen.”, Humberto Giannini, 2004.

Se explica entonces, que las tradiciones y costumbres de una localidad, forman una cultura identitaria al momento que sean practicadas, y no sólo como una palabra usada tipo comodín, como lo es la cueca. “Es decir, la cueca tampoco es del todo chilena. Lo cierto es que se trata de un baile apreciado y muy querido, pero que no es frecuentemente practicado. Ocurre especialmente en un contexto ritual secular celebrado anualmente cada 18 de Septiembre, fecha en que se conmemora la Independencia de Chile. Las autoridades participan activamente y deben bailar en cada inauguración de las fondas o ramadas, que son los lugares de festejo público y que se instalan en todo Chile.”, Hernán Cuevas, 2008.

“…la Patria, la Tradición, la Geografía, la Historia- que termina por invisibilizar prácticas que por ser mínimas o menores acaban instalándose en los márgenes de aquél discurso de escala nacional. En muchos casos, esas prácticas remiten a una cotidianidad que de modo silencioso construye horizontes y cosmovisiones que se desenvuelven lejos del poder hegemónico de alcance nacional.”, Andrés Núñez, Brígida Baeza, Matthew C. Benwell, 2017.

Y precisamente, son estas prácticas a las que se les quiere dar una especial atención.

El habitar del que se habla, es determinado por el entorno en el que se insertan las personas. El ambiente es un factor externo que influye directamente en el qué y cómo accionar.

Por esto, se toma el ejemplo del Sur de Chile y sus pueblos, localidades donde puede comprobarse lo expuesto. El lugar se rodea en un escenario con características de paisajes y climas que definen el comportamiento de las personas en la zona. Siendo, en este caso, el aislamiento y la lejanía sus principales cualidades.

“Complementando lo anterior, se hace evidente que las territorialidades en el sur de Chile, como en cualquier otro lado, se caracterizarán por el sentido identitario, la exclusividad y la compartimentación de la interacción humana. Es decir, las territorialidades se refieren a comportamientos desplegados en el territorio que se relacionan con la idea de cómo (con qué medios, elementos y motivaciones) se llega a habitar y permanecer en un espacio sobre el cual se impone ritmos de vida y formas de interactuar con lo ambiental y con otros, más o menos distintos, más o menos similares.” Francisco The Ríos, 2012, p 498. Un segundo criterio de evidencia de la presencia de una identidad latente, es el lazo emotivo que se genera entre el territorio y la persona. Este tiene un sentido y significado especial para el que habita. “Con esta antropología, el territorio no sólo tiene sentido, sino que también adquiere significados y significa. La Antropología del Territorio se presenta en consecuencia como un pensamiento situado y abierto. Pensamiento situado para conocer la profundidad del tiempo de las memorias territoriales; pensamiento abierto a los imaginarios del tiempo de las transformaciones del territorio.” Francisco The Ríos, 2012, p 502.

Y el significado no puede nacer, sino, de la experiencia de la persona con el lugar: “El lugar, por tanto, es un centro de significados construido por la experiencia. La experiencia es un término que engloba la totalidad de maneras en que los humanos perciben y entienden la realidad a través de sus sentidos y mente: cómo conocen y cómo construyen lo que entienden por “realidad””. Andrés Núñez, Brígida Baeza, Matthew C. Benwell, 2017.

Luego de todo lo expuesto, se puede afirmar que la Identidad es una expresión de una realidad existente. Es el modo de vivir y sentir el lugar. Ésta se construye a través de dos criterios principales: La experiencia del habitar sobre la tierra y el lazo afectivo de la persona con el lugar. El primer elemento se sustenta en el quehacer diario cotidiano y la rutina, pues es allí donde radica más naturalmente la esencia del actuar. El segundo elemento, involucra a los sentimientos y emociones del Ser Humano. Qué sentido le otorga al sitio en base a qué significa el lugar para la persona.

Una vez teniendo claro el concepto de Identidad, se puede responder la problemática antes señalada: ¿Chile tiene Identidad o está perdida?

Chile sí tiene Identidad. Pero no una. Es un país que se forma a través de muchas culturas propias de cada zona, las que son muy distintas entre ellas, y que sólo son posibles de entender realmente estando en el lugar. Es curioso, pues si bien, todos como chilenos podemos entendernos de manera en que sólo nosotros podemos, esto no basta para un análisis más profundo de la Identidad, esto no basta para declarar que Chile tiene una Identidad, ya que para cada pueblo o ciudad, Chile a grandes rasgos será lo mismo, pero en una segunda mirada, comienzan ya a salir elementos que nos empiezan a diferenciar más y más. Chile se construye por muchos Chiles.

Ahora, ¿Está perdida? Esta es una pregunta que queda sonando y no es posible responder por completo. Perdida no está, porque las localidades continúan manifestando sus costumbres y actividades del día a día. Sin embargo, no es fuertemente desarrollada. Lo que lleva a reflexionar para un mañana en cómo se podría reforzar la cultura y dar a conocer a todo el país, para no perderla. Y es aquí, donde el Diseño puede actuar y desarrollar una metodología para mejorar la situación.

Bibliografía

1. Rossetii, Fulvio (2015). Arquitectura y fronteras oceánicas. Dos utopías en la costa de Aysén, Patagonia Chilena. Revista Nodo, 9(19), pp. 9-24

2. Martin Heidegger. (2015). Construir habitar pensar. España: La oficina.

3. Andrés Núñez, Brígida Baeza, Matthew C. Benwell. (2017). Cuando la nación queda lejos. Revista de geografía Norte Grande, 66, pp.97-116.

4. Hernán Neira. (2001). Dinámica de la identidad cultural. Santiago: IV Congreso Chileno Antropología.

5. Enrique Aliste y Andres Nuñez. (2015). Fronteras discurso geográfico, el tiempo y el espacio en investigación sociaL. Revista Chungara de Antropología Chilena, 47, pp. 287-301.

6. Castells, M. (1999) Globalización, Identidad y Estado en América Latina. Santiago de Chile: PNUD.

7. Hernán Cuevas. (2008). La Cuestión de la identidad Chilena. Santiago, Chile: Instituto de Investigación en Ciencias Sociales.

8. Gilberto Giménez. (2007). La Cultura como Identidad y la Identidad como Cultura. Mexico: Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM .

9. Humberto Giannini. (2004). La "reflexión" Cotidiana: hacia una arqueología de la experiencia. : Editorial Universitaria.

10. Francisco Ther Ríos. (2012). Antropología del territorio. Revista Polis, 11, pp. 493-510.