Catalina Angulo: Taller de amereida VIII

De Casiopea



TítuloLa ruta, La belleza y el presente
AsignaturaTaller Amereida VIII
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Catalina Angulo

NOTA 46. AMEREIDA II

“También el olvido es bello, olvidar, por ejemplo, que el arrojo es la travesía y no la vida de un obstáculo, en este caso, el perro. Pero la hermosura cuenta menos que la ruta y esto sí que es difícil aprenderlo. ¿Qué es la ruta? Es sólo seguir partiendo siempre, es mantener el rumbo abierto. ¿Será un comienzo sin fin, como el amor? Hacer tal ruta, abrir tal rumbo, tal vez de tales cosas, interrogaba Kant a los capitanes de barcos balleneros, aquellos que Melville dijo que buscaban la ballena blanca y tal vez Ajab sea el nombre de la musa de toda pura travesía.”

LA RUTA, La belleza y el presente

Al tener en frente de nosotros una obra, lo primero que vemos es su aspecto físico, es decir, su belleza, nos quedamos con lo que obtenemos en una primera instancia. Pero esta situación, no es la que nos muestra la belleza de las cosas, sino que podemos conocer la belleza descifrando la ruta que han seguido. La ruta, es el recorrido o transcurso que va tomando la obra, son las diferentes direcciones que definen porque la obra es así.

A través de la ruta, la obra se va modelando, va tomando diferentes sentidos y direcciones, que dan cabida a su forma. Por lo tanto la obra que tiene una ruta, no es una mera obra vacía, sino una llena de riqueza interior, que es la que modela su forma.

Puede que una mera obra de arte sea la mas bella, pero seguirá siendo mas vacía que una que sigue un transcurso, una ruta.

“ No quiere decir que la belleza sea inalcanzable, sino que aún cuando en alguna obra la alcancemos, aún cuando consigamos la belleza expresada, palpable y sensible en una obra de arte, de arquitectura, de diseño o de cualquier tipo, esa belleza es menos relevante y tiene menos valor que la ruta hecha y recorrida hacia o hasta esa belleza” (Jaime Reyes)

La obra de travesía es un ejemplo importante de la belleza y la ruta, ya que estas tienen todo una relación entre el lugar, los habitantes que modelan su forma, y se le agrega el valor de ser un presente,

No vamos a las travesías teniendo una obra pensada anteriormente, o prefabricada, sino que se va con la idea de darle la forma a la obra, darle sentido a través de lo que nos dicta el lugar, del recorrido que toma la travesía, de la gente, etc, todo eso solo se puede hacer en el mismo lugar, cuando ya se conoció, ya se tomo un sentido de lo que envuelve a la travesía. A demás de toda la riqueza que le da forma a obra, el lugar, los actos, existe una riqueza que le da mas valor a la obra, el presente, el cual es un fin que le otorga una belleza sin igual, única, que es acorde al lugar, sus actos, hitos y personas.

El sentido de la travesía, el lugar, los actos, la gente, el presente, son los que marcan la ruta que modela la obra, son los que le entregan una gran belleza interna, mas potente que una mera belleza externa.

Travesia primer año Corral 2012

La travesia nos hace vivir el presente, el cual es un regalo, algo maravilloso que tiene la capacidad del asombro, el cual debemos encontrar a través del oficio, que nos permite abrir lo original, salir de lo conocido para llenarse de coraje y entrar en algo desconocido pero completamente asombroso. Lo desconocido permite darnos cuenta de realidades que no vemos simplemente, algo infinito, que causa inquietud, pero a la vez nos atrae con su sorpresa. El amor a el oficio, al diseño, es lo que nos incentiva a adentrarnos en algo desconocido, probar cosas nuevas, sorprendernos con lo que ira a resultar. Sino hay amor al oficio, es tan solo un cumplimiento, algo completamente ordinario, que no se atreve a profundizar en algo desconocido.

¿Qué es el asombro? El asombro es la impresión en el animo de alguien, es algo inesperado, pero es algo inesperado que causa gratitud, es un regalo, un presente. Lo que buscan las travesías, es entregar el presente, un regalo, cultivando el asombro.

Podemos ver también que a través de los actos de Ágapes que dan lugar en ciudad abierta, se intenta cultivar esta sorpresa, construir algo que cause asombro en el otro, que sea algo inesperado, completamente original. A través de la construcción de un elemento que oculte en su interior un presente, que queda en evidencia a través del despliegue, que deja ver lo que se encuentra al interior.

Esta forma de regalar el presente, cultiva el asombro tanto en la forma en que la estructura cambia su forma y se despliega, como cuando deja de ocultar lo que se encuentra en su interior. En las travesías también se cultiva la capacidad de asombrar a el otro a través de la obra, que es un presente, regalo que da vida a la travesía y al oficio. La capacidad de regalar el presente, y la capacidad de asombrar a otro, es lo que da vida al oficio. En el oficio el asombro es la búsqueda de una manera para provocar, es atreverse a lo desconocido y mostrarlo a los otros.

Entrega de la plaza "archipiélago" a la comunidad de corral. Travesia corral 2012

Lo que tienen en común las obras de travesía y los actos de ciudad abierta, es el trasfondo que tienen, todo el recorrido que se genera para caer en una forma que tiene como sentido máximo el regalo, y el asombro, que le entrega el valor máximo de belleza a la obra. Todo se construye a través del oficio, el amor hacia el oficio, es el que nos permite tener la pasión para encontrar la belleza interna de las obras.