Catálogo C.A

De Casiopea


TítuloProyecto Titulación I - II
Tipo de ProyectoProyecto de Titulación
Período2012-2013
AsignaturaDiseño Gráfico
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Antonia Casali
ProfesorSylvia Arriagada

Taller de Titulación I

Catalogar

La primera parte de este proyecto intenta abarcar la totalidad de las obras que se encuentran en Ciudad Abierta a fin de constatar en forma de catálogo la necesidad de visualizar una relación ordenada de ele- mentos pertenecientes al mismo conjunto, que por su número precisan de una catalogación que facilite su reconocimiento y localización.

Este primer Volúmen llamado “Catálogo, Ciudad Abierta” propone un ámbito de lectura que es capaz de dialogar con cualquier tipo de lector. La edición pretende tratar con el reconocimiento de una obra, apelando a un criterio ético y funcional en cuanto a su forma de lectura. Se intenta constatar, nombrar, ubicar y referir las obras que él contiene.

En un inicio se plantea el problema de cómo y cuál es el modo de constatar y enumerar el total de obras, proyectos, publicaciones, actos y travesías... (entre otros) los cuales muestran el acontecer de nuestra Escuela y la Ciudad Abierta y que reunen el ámbito de Vida, Trabajo y Estudio.

A partir de una primera categorización es posible nombrar objetos materiales (obras, esculturas) que están sujetas a una ficha que registra y resume los datos extraídos sin inferencias. La ficha cataloga, nombra, y refiere de manera objetiva lo que se está viendo con el fín de adoptar un lenguaje universal. Para generar un comienzo, se desprende un primer volúmen que trata la Ciudad Abierta: Dentro de ella se exploran los siguientes puntos:

  • Cartografía. La ubicación geográfica de un lugar determinado que permite la ubicación de Ciudad Abierta en el mundo.
  • Estatutos de la Corporación cultural Amereida. Pretende dar una mirada al carácter fundacional y cómo este ha necesitado estatuírse con el fin de un recorrido.
  • Obras y Esculturas, en una enumeración de edificaciones en su recorrido por ciudad abierta.

Categorías Al comenzar a aborar el material de los sesenta años de trayectoria tanto en la Escuela como en Ciudad Abierta se desprenden grupos en dónde se comienzan a agrupar diferentes categorías de cosas a modo de Inventario. Lo que hay son Obras, Esculturas, Proyectos, Proyec- tos hacia el Exterior, Publicaciones, Personajes, Clases, Travesías, Ex- posiciones (Mundo). Las Categorias, aunque no jerárquicas en su im- portancia, se agurpan y recogen diferentes ámbitos que aúnan la vida, el trabajo y el estudio.

Catca 1.JPG Catca 2.JPG Catca 3.JPG Catca 4.JPG

Formato1acasali.png Formato2acasali.png

Fundamento

El catálogo es por naturaleza una ordenación que permite ubicarnos en el espacio y en el tiempo. Además cuatifica en terminos de cantidad y nos dice sobre lo que hay. ¿Qué supone ordenar la Ciudad Abierta? ¿Cómo ordenar lo que no tiene un orden desde su propia naturaleza? Amereida consituye de golpe una ubicación que no termina de emplazarse, cuyo despliegue es el de construir lugar, el darse así una ubicación en la geografía. Pero es también abrir el espacio a la constitución de un no-lugar (un lugar utópico) de un mapa que no coincide del todo con el territorio. ¿Y qué sorpresa es aquella que constituye el lugar de un no-lugar?

Es preciso entonces recurrir al momento fundacional: la palabra poética. Ella no es sólo gesto arbitrario en la declamación, ella traza las marcas cardinales del territorio. Ella muestra más allá de lo que vemos. Contituye un horizonte que da sentido, siendo la plaza mayor alrededor de la cual se levantaron los edificios fundacionales del azar. Ella consagra los estatutos en una práctica que constituye la obra-ciudad. Este es el desplegarse de la ciudad en su levantamiento como arquitectura, como orden de un espacio y un tiempo que se da como posibilidad siempre otra de al- bergar lo nuevo. Esta hospitalidad a la que se entrega Amereida en su estatuirse. Así, el catálogo quiere corresponderse a este modo de desplegarse de la obra. La detención en las imágenes es transitoria, sólo toma el tiempo necesario para recorrer con los ojos los objetos que la pueblan. Se trata de mostrar un conjunto abierto, cuyas fechas y nombres se confunden con la comunidad de la palabra y la observación. El levantamiento arquitectónico de la obra observado en las imágenes responde como solución a la apertura de un nuevo momento como emplazamiento, un modo distinto de situarse, de habitar y de constituir eso que se llama espacio. Devolver con largueza poética lo que ha sido recibido. Multiplicar el saber de su brevedad. Ese abismo temporal encuentra su sustrato material en la mutabilidad de las arenas, las mismas que dan refugio a edificaciones, esculturas y cantos.

En el presente catálogo, la palabra acompaña a la imagen como apretura de sentido, tal como la palabra poética acompaña la obra en su origen y, al mismo tiempo la verifica y la proyecta. La palabra Amereida es quizá un limite del ha-lugar de la obra y al mismo tiempo es guardián de ese límite, vela en él atendiendo a lo extraño. Algo está de paso y hay que acogerlo.

Taller de Titulación II

El catálogo como tal queda conformado como cuerpo que se remite a su ordenación sobre el espacio que se ha escogido: La Ciudad Abierta. El proceso de ordenación del material se ha concretado en una edición que consta de fotografías que muestran específicamente cada obra. Cada obra que exíste en la Ciudad Abierta queda vinculada a una única forma de ser mostrada. Un nuevo giro sobre la propuesta ya existente le entregará al cuerpo otra forma de representación sobre el tema tratado.

Nueva Propuesta: El Libro Objeto

Luego de haber abordado un catálogo a partir de muchas dimensiones en las cuales se reconoce el mismo, se propone tratar con el "Libro Objeto" Las dimensiones que tocará este nuevo proyecto que parten de el órdenamiento de haber sido catalogadas y se encuentran en una nueva dimensión que ahora aborda la problemática de:

  • Cómo representar el espacio en que se encuentran las obras y en la manera que son dispuestas sobre el espacio.
  • Cual es el cuerpo editorial y gráfico que es capaz de abarcar estas nuevas leyes.
  • Como otorgarle un sentido a la forma que se quiere levantar. ¿Qué es lo que se levanta?

La Tridimensionalidad de la Página

En la nueva propuesta se encuentran una serie de dimensiones que el libro pretende tocar en cuanto a lo que quiere conformarse. La dimensión del relieve y la tridimensionalidad plástica sobre la Ciudad Abierta.

El E.R.E

En Arquitectura el "ERE" es la Estructura Radical de la Extensión, la forma más basica, abstraída de un proyecto arquitectónico que orienta el territorio y le da medida a esa extensión con la que se trabaja.

Caere 1.png

El Despliegue

El despliegue que podrían tener las obras, ó quizás algún razgo en particular, dialoga con el ERE de la obra y con las posibilidades que otorga el papel para que el objeto sea representado. La tridimensionalidad de la obra que en un principio sólo era una fotografía ahora se convierte en un gesto reconocible que se materializa plásticamente.

El Contenido

El contenido del libro nace de un catálogo previo en el cuál es reconocible un espacio y un tiempo determinado. El contenido que debe abarcar la publicación debe estar reducido a un espacio acotado.

  • Contenido Narrativo El contenido Narrativo debe apegarse a un relato que sea capaz de contar de qué forma un despliegue tiene sentido al momento de contar lo que és la Ciudad Abierta.
  • Contenido Plástico El contenido Plástico debe encontrar una fórmula que pueda representar el contenido Narrativo de forma lógica y concordante entre todas las formas.

La Ciudad Abierta

Con el fin de delimitar un espacio con el que se va a tratar, el libro debe abarcar la ciudad abierta como conjunto y debe mostrar otra forma de leer el espacio así como también de mirarlo. La multimedialidad que otorga el levantamiento en papel subvierte la forma tradicional de construir una muestra (un catálogo sobre alguna de sus obras) y sus mensajes serán entregados al juego de la interpretación de cada persona.

El Lector de Ciudad Abierta

¿Para quién vá dirigido el libro?

Muchas personas conocen ó han oído hablar de la Ciudad Abierta. El lugar abarca procesos historicos, personajes, un modo de mirar y un sinumero de particularidades que las personas son capaces de distinguir frente a nuestro modo de hacer, crear y observar el mundo desde nuestro oficio. ¿Cómo entregar esta forma de mirar? ¿Cómo regalar o poner a disposición un cuerpo que sepa medir, mostrar y hacer dialogar a un desconocido con esta propuesta?

La intensión que nace desde el catálogo en primera instancia es una propuesta que dialoga con lo éticamente legible, con lo lógicamente entendible y que comparte reglas universales al momento de mostrar, catalogar y ordenar el espacio. Dentro de lo caótico que podría llegar a ser un libro desplegable, el orden y la misma premisa del catálogo deben ser en primera instancia un lenguaje universal que se pone a disposición de las personas.

¿En base a qué tipo de relato las personas se relacionan con él?

Tiene que existir un relato el cuál tiene que estar sujeto a un tiempo y un espacio. El tiempo es: El Presente y El Espacio es: La Ciudad Abierta. El fin comunicacional es: contar, relatar, mostrar, hacer presente las dimensiones arquitectónicas y el espacio en el que ellas habitan.

¿Cómo se muestra y cuál es su intensión?

Mediante la construcción que va adquiriendo el volúmen del papel y el libro en sí. A través de la enumeración y la separación de elementos los despliegues se van relacionando a modo de presentación de un espacio sensiorial que se quiere hacer visible a otra persona.

Cuales son la dimensiones a abordar

La dimensión plástica que anteriormente utilizaba el recurso fotográfico esta vez utiliza la misma materialidad del papel con el fin de emplazar dentro del libro ciertas proporciones, dimensiones y formas que asocien el reconocimiento de la Ciudad Abierta en un libro que generalmente tiene solamente dos dimensiones. La nueva proposición relaciona una tercera dimensión con la creación de una nueva proposición visual que permita abarcar la extensión constructiva que hay en el lugar el cual ha sido elegido catalogar.

Planteamiento del problema

Definiendo una necesidad

Al momento de plantear un problema es necesario definir una necesidad dentro de el ámbito en el que se está trabajando. En primera instancia, el nacimiento de esta forma recopilatoria a la que llamamos catálogo funciona desde tres perspectivas:

  • la inmediatez: El enumerar al momento de definir “qué hay” funciona de forma eficaz, conciente, maniobrable la cual en cualquier ámbito siempre adquiere un lenguaje apto para la lectura convencional de su contenido.
  • la densidad: La densidad de material en cuanto a cantidad es favorable al momento de mostrar, dar a conocer y nombrar obras dentro de la Ciudad Abierta. Su carácter enumerativo y a su vez rico en términoscuantitativos justifica la necesidad de abarcar el tema de la forma que ha sido abordado.
  • la versatilidad de contenido: Le llamo lateralidad al hecho de que mediante un inventario, una ordenación es posible, viable y amable tocar tres temas simultáneos que quedan considerados de forma grata y abundante. Es decir, a partir de la catalogación y el nombramiento de las obras es posible tocar otros temas que son de igual interés dentro del lector ideal sobre el catálogo como lo son la poesía y al lugar que ella se remite, en este caso América y la Ciudad Abierta.

A partir de lo descrito anteriormente y el estudio próximo a desarrollarse dentro de este capitulo es posible constatar que el catálogo funciona en términos prácticos y que cubre el campo de una necesidad. Cuando detectamos una necesidad dentro del ámbito académico universitario en el que se comienza a desarrollar el proyecto las frases más comunes con respecto al tema son: “Qué es lo que muestra quienes somos” “Qué es lo que cuantifica lo que hemos hecho” “Qué es lo que le entregamos a nuestros visitantes” Cuando pensamos en nuestro lector ideal no hemos pretendido sorprenderlo. La información es entregada de manera universal y extremadamente al alcance de lo convencional. ¿Cómo otorgarle un sentido más didáctico al catálogo? ¿qué de catálogo tiene que quedar y qué otra dimensión es necesaria integrar? Suponiendo que uno de los efectos que se quiere es maravillar ó cautivar al lector hay que pensar en otra forma de contar o de extender las perspectivas acerca del formato.

Al plantear un nuevo tipo de edición (libro, folleto, catálogo etc...) , este debe adquirir las siguientes condiciones generales que el catálogo no tiene, ellas son:

  • forma: la forma de mostrar, probablemente una antítesis a lo que exíste como catálogo actualmente debe recurrir a encontrar la manera de representar la trayectoria sobre las formas que atañen al oficio dentro de la escuela.
  • ubicuidad: Ya que no es exactamente un catálogo sobre obras o piezas de arte, es decir las obras arquitectónicas no responden a un formato de pieza de catálogo hay que otorgarles un sentido de ubicuidad más acorde a su materialidad y dimensión.
  • asombro: debería ser capaz de otorgarle al lector cierta capacidad de asombro frente a lo que se está viendo. Desde un punto de vista es bueno ver las obras como tales; sin embargo es necesario cubrir una dimensión plástica que sea capaz de cautivar desde el más familiarizado lector hasta el mas nuevo.
  • carácter correspondiente al autor: ya se ha mencionado que aquí no existe el autor y que lo que se muestra no son obras de arte. ¿Qué de catálogo ha de tener entonces? ¿Qué carácter que el autor menciona a través de su obra podemos nosotros entregar a través de una referencia directa hacia la obra misma?
  • observación: acerca de la obra exíste una observación previa sobre lo que nos trae la ciudad abierta y lo que significa este no-lugar dentro del trayecto como estudiante o persona perteneciente a ella. Dentro del fundamento del catalogo hay algo que habla de la levedad de este lugar que exíste y a su vez no exíste. La aparición de las obras dentro de la Ciudad Abierta son perceptibles al ojo tanto en su aparición como en su desaparición.

Pareciera que hay un juego entre el despliegue, la forma y lo efímero. Hay que recoger la levedad del papel, la capacidad de movilidad y difusión del libro y las sorpresividad dentro de este volumen que se intenta dilucidar. A propósito de la necesidad, la palabra clave en esta instancia es el regalo. La facultad que tiene un obsequio, un recuerdo y en palabras más acotadas al campo de producción: un producto.

Después de haber definido las condiciones generales en el capitulo anterior, es preciso definir las condiciones específicas que no solo debe abordar el proyecto, sino que estas le otorgarán su definición como producto. Estas facultades, a diferencia de las otras son nombramientos pequeños que abarcan las especificidades:

Contenido Específico

Haslam, Andrew. Creación, diseño y producción de libros. Blume. 2006. Londres

Según Andrew Haslam, Diseñador Gráfico, profesor de teoría y creador del libro “Creación, Diseño y producción de libros” (entre otros) explica que la producción de libros se puede dividir en cuatro grandes categorías: documentación, análisis, concepto y expresión. Estas categorías no se excluyen mutuamente ya que es poco probable que una tarea de diseño se base por completo en un solo punto de vista. Aún así, la mayor parte del diseño incluye un elemento de cada enfoque, aunque no necesariamente en igual medida. Además hay una parte del proceso de diseño que es personal y que el análisis práctico no define fácilmente.

  • Documentación: El diseño gráfico siempre implica trabajar con documentación. Consiste en recopilar y conservar la información a través del texto y la imágen, aunque puede adoptar diversas formas: un informe o sumario, un manuscrito, una lista, un conjunto de imágenes, una fotografía, un mapa, una grabación de sonido, un video.... La documentación figura en la raíz de la escritura y la imágen. Resulta fundamental para la tipografía, la ilustración, el diseño gráfico, la cartografía, los gráficos, las tablas, los diagramas, la fotografía etc.; de hecho, para todos los componentes de un libro. Sin documentación no exíste diseño gráfico ni libros, revístas, periódicos, carteles, embalajes, direcciones web; tampoco existiría el lenguaje visual conservado, sólo los gestos. La documentación resulta fundamental en el mundo moderno; conserva las ideas y permite que estas sobrevivan a la memoria y al habla. Los documentos aportan una forma externa de pensamiento interiorizado. Se pueden reproducir y publicar, lo que permite que las ideas del autor trasciendan el tiempo, sin restricciones debido a la esperanza de vida y a la geografía, y que se puedan presentar de forma simultánea en todo el mundo varios años o incluso siglos después de la muerte del autor. La documentación constituye el punto de partida de un libro. En su estado <<puro>>, es el manuscrito el que se tiene que manipular, organizar y distribuir. La documentación puede convertirse en principal enfoque editorial y de diseño dentro del propio diseño del libro. Una colección de fotografías documentales, por ejemplo informa sobre un hecho, una situación, o un grupo de personas: se trata de documentos visuales que un diseñador organiza dentro de un libro.
  • Análisis: El pensamiento analítico siempre participa en el diseño de un libro. Los volúmenes que se basan principalmente en este enfoque son los que manejan informació factual compleja. Los libros que incluyen mapas, gráficos, diagramas, tablas, índices complejos o referencias cruzadas estan diseñados de manera que el lector pueda comparar y contrastar datos. Un enfoque analítico pretende encontrar una estructura dentro del contenido, los datos o la documentación. Cuando esto no es posible, impone una estructura para que la información resulte más inteligible. El análisis nace del racionalísmo: se basa en la búsqueda de un modelo perceptible dentro de la masa de información.
  • Expresión un enfoque expresivo del diseño, encuentra su motivación en la visualización de la situación emocional del autor o del diseñador. Se guía por el corazón (en algunos casos, por las <<entrañas>>): es visceral y apasionado. Se expresa a través del color, las marcas y el simbolísmo para <<recolocar>> emocionalmente al lector. Éste capta la situación emocional dentro del diseño al tiempo que asimila el contenido. El diseño expresivo rara vez es definitivo o totalmente racional; suele ser lírico y su intensión no consiste en transmitir significado a la mente, sino en plantear preguntas e invitar a la reflexión. Este enfoque contempla el contenido como un punto de partida a partir del cúal se realiza la interpretación. Podría compararse a la relación que establece el compositor y el diseñador, el intérprete (aporta la pieza de su propia interpretación personal) Para algunos diseñadores, este enfoque puede parecer sospechoso porque carece de objetividad y puede tender al exceso. En este enfoque exíste cierta tensión entre la necesidad de respetar el texto original del autor y las ideas individuales del diseñador. En consecuencia, muchos diseñadores que disfrutan con este enfoque se han convertido en autores con el fin de controlar el contenido y la forma del libro.
  • Concepto: El enfoque conceptual del diseño gráfico busca la <<grán idea>>, el <<concepto intrínseco>> que condensa el mensaje. En publicidad, cómics, promociones y creación de marcas, el pensamiento conceptual forma la base de la comunicación. Este enfoque se conoce también como <<grafísmo de ideas>>, y se define por un pensamiento más reduccionista que expansivo: se transmiten ideas complejas a través de elementos visuales sucintos y expresivos que, por lo general, funcionan en relación con títulos ingeniosos o premisas de márketing. El enfoque conceptual casi siempre utiliza dos o más ideas para dar luz a una tercera. El término <<conceptual>> también se puede emplear para describir un enfoque más amplio que el del grafísmo de ideas: por ejemplo, cuando un director de arte es responsable del aspecto visual de una serie de libros o incluso de la producción de toda la editorial. Una serie puede relacionarse a través de un concepto común que define un enfoque en cuanto a la naturaleza y el uso del texto, la fotografía, la ilustración, el número de elementos de la página, la extensión y la forma de los libros, etc. El director de arte que trabaja mano a mano con un editor puede crear estrategias de explicación para los autores y diseñadores de una serie.

A partir de las definiciones anteriores a propósito de enfocar el diseño en términos de la cantidad de información a manejar y de qué forma se planteará la misma.

Con el fin de generar una idea global sobre el tipo de contenido a manejar y captar la visión de los autores (en este caso la Corporación Cultural Amereida) se ha de definir la cantidad de ítems a tocar dentro de la edición en donde mediante reuniones exploratorias se definirá el diseño específico para el tipo de trabajo.

Con respecto a las categorías que han sido recién descritas el proyecto se basa principalmente en la categoría A y C. La documentación es la parte de la información que se maneja sobre la Ciudad Abierta y que ha sido recopilada durante el proyecto de tiutlación 1. La expresión es la parte que durante esta etapa se quiere anexar a lo tratado anteriormente.