Canto XXXIII

De Casiopea



TítuloCanto XXXIII
AutorDante Alighieri
Páginas1
Imágenes2
Ancho 21,5 cms.
Alto 26 cms.
Fecha1995
ColecciónTraducciones
FondoIommi-Amunátegui
ConjuntoCarpeta 03
Número de Ingreso004
NotaEl original no tiene fecha; el conjunto en general de la Carpeta 03 es de los años 90, proponemos para este poema 1995. El poema corresponde a la traducción del Canto XXXIII del «Paraíso» en La Divina Comedia de Dante; versos 1 al 30.
PDFArchivo:Canto XXXIII.pdf
Código
IOM-TRA-IAM-C03-CAN-995-004



Virgen madre
                            hija de tu hijo
humilde y alta más
                                     que creatura
término fijo
                       del eterno consejo
tu eres aquella
                            que la hermosa natura
conduciente tal
                            que su hacedor
no desdeñó hacerse su hechura

En el vientre tuyo se reencendió el amor
por cuyo ardor
                           es la eterna paz
que ha guardado
                                esta flor

Aquí para nosotros eres
                                           meridiana antorcha
de caridad
                  y abajo
                              entre mortales
eres
       de la esperanza
                                      fuente vivaz

Mujer
           eres tan grande
                    que quien
                                       quiere gracia
                                                           y a ti no recurre

Su desear quiere
                                 volar sin alas

Tu benignidad
                             no sólo recorre
a quien pide
mas muchas veces
libremente
                     al pedir precede

En ti misericordia
                                  en ti piedad
     en ti magnificencia
                                            en ti se suma
cuanto en creatura
                                   hay de bondad

Ahora éste
                  que desde la última laguna
del universo
                        hasta aquí ha visto
las vidas espirituales
                                         una a una
te suplica
                 por gracia de virtud
tanto que
                  pueda con los ojos elevarse
más alto
                     hacia la última salud

Y yo
       que nunca por mi ver no ardí
más que lo que hago por el suyo
                                                              todos mis ruegos
te ofrezco
                   y ruego que no sean escasos.

---

Fondo Iommi-Amunátegui / Carpeta 03:

---