Camilo Fernández

De Casiopea


Sin-foto.png
Camilo Fernández



Nacimiento
Rel.Alumno
CarreraDiseño Industrial


4 DO 2011

Casos Constructivos

1.VOLANTÍN/COMETA

2.MANO PAPEL

3.ESFERA/MOLDURA CAJA DE HUEVOS

4.MANO DE YESO

5.MANO ALUMINIO

6.MANO PAPEL 2

7.MANO FINAL

TALLER DE CONSTRUCCIÓN

1.CROQUIS FERIA EN CARBONCILLO

2.ESCENAS EN TINTA

3.ESCENA CON INCORPORACIÓN DEL TERCER COLOR

4.ESCENA DE PRUEBA STENCIL

5.ESCENA INDIVIDUAL CON INCORPORACIÓN DEL ROJO

6.COMPOSICIÓN GENERAL BLANCO Y NEGRO

7.COMPOSICIÓN GENERAL CON INCORPORACIÓN DE ROJO

8.COMPOSICIÓN FINAL

Taller

Estudio del habitar cotidiano

En el encargo se pretende a través del plano tridimensional mostrar las mismas coordenadas del encargo anterior (plano bidimensional), estas ubicadas en una plano de papel que en su parte más baja tiene un volumen tridimensional con un delante y un detrás que exponen la lectura de las coordenadas

Estudio del habitar en el barrio

La figura inspirada en las coordenadas del habitar cotidiano en el barrio, muestra cuatro puntos claves, de la avenida diego portales en el sector de recreo. Estos puntos se refieren a esquinas se han vuelto puntos de reunión de la gente, haciendo que estos lugares se conviertan en vernaculares y que se han intervenido por misma influencia de las personas y po ende han quedado en el lugar. Las coordenadas indican la jerarquía de cada uno de estos lugares por su uso, tránsito etc.

Estudio de la ciudad abierta: Quebrada

DESDE LA PROFUNDIDAD AL HORIZONTE

Como primer elemento de la dualidad se presenta la profundidad que posee la quebrada, que a la vez es un elemento en común que posee cada una de estas ubicadas en Ciudad Abierta. Durante las observaciones en terreno realizadas de día en la quebrada se pueden identificar diversas coordenadas que el suelo establece como características propias de la quebrada (contextura física del suelo, transición del tipo de suelo, la huella, sensaciones físicas que produce la quebrada a lo largo de su recorrido) que se hacen presentes durante todo el recorrido en descenso de la quebrada. Estas coordenadas establecen el cómo se desarrolla el tipo de suelo de a lo largo de la quebrada, desde su parte más alta hasta la más baja.

Coordenadas del suelo

La primera coordenada que se establece es reconocer de manera física el suelo, por lo cual el recorrido del terreno es fundamental para establecer las características que este va desarrollando a lo largo de toda la quebrada, así podemos establecer genéricamente cada tipo de suelo que se va recorriendo a medida que se desciende por esta. El primer tipo de suelo que se establece es de similares características al de plano del cerro, compuesto por pasto y maleza seca como una capa superior, que inmediatamente por debajo posee una capa de tierra muy seca comprimida y dura. Este suelo es reconocible en la parte alta de la quebrada antes de entrar por completo a la zona más boscosa de esta. La transición del suelo se va dando a medida que se va descendiendo por la quebrada, y comienzan a desaparecer las características del suelo anterior, por ejemplo en esta zona, el pasto comienza a desaparecer y la humedad del suelo comienza a aumentar lo cual hace que se comience a reconocer un suelo mayoritariamente blando. En un comienzo del recorrido el caminar es firme, poco errático y de huella legible. Continuando con el descenso se identifica otro tipo de suelo en el cual abunda una capa de hojas seca caídas de los árboles, humedecidas por influencia de la quebrada, esta capa, llamada “Mülch” está mezclada con raíces y ramas delgadas ya secas que hacen que el suelo sea muy blando y elástico, estas características del suelo hacen que El caminar por esta zona sea torpe y desequilibrado, cualidades que aumentan mientras el descenso prosigue. Continuando con el recorrido a la parte baja de la quebrada comenzamos a reconocer una mayor humedad del lugar, comienzan a desaparecer las ramas y el suelo se vuelve todavía más blando y barroso, lo que nos hace reconocer un tercer tipo de suelo. Este suelo, pertenece a la parte baja de la quebrada que en un comienzo es el que posee la mayor humedad del los tres, identificándolo por las raíces podridas que comienzan a aparecer y producen un aserrín que hace el suelo más esponjoso y un poco más seco, a medida que se continúa bajando por la quebrada este suelo comienza a volverse más arenoso con una huella legible y de caminar inestable. El contenido de esta profundidad declara entonces la lectura que se hace del suelo de la quebrada durante su descenso físico, y cómo ésta es percibida por quien la recorre, además identifica las etapas que la quebrada misma declara con sus distintas alturas y a la vez tipos de suelos

EL HORIZONTE QUE SE ABSTRAE DE LA PROFUNDIDAD

Como segundo elemento establecido de la dualidad se declara al horizonte de la quebrada, que más que un elemento físico empírico a la vista, es una abstracción de la profundidad de la quebrada durante la noche. Este horizonte comienza a desarrollarse a medida que el sol se esconde y la luz natural disminuye. En una primera parte se reconoce la sombra natural de la quebrada, que es la más constante durante el día y es la que entrega la profundidad a la vista desde afuera de esta, esta sombra está dada por los distintos tipos de altura de la vegetación que se encuentra en la quebrada, y por ende es constante.

1.Ya con la puesta del sol en su inicio, comenzamos a reconocer la expansión que se da en la sombra natural hacia las paredes de la quebrada, esta expansión se desarrolla en forma de “V” que cada vez en más amplia a medida que la luz se retira de la quebrada.

2.En una tercera etapa del atardecer la expansión de esta sombra ya cubre aproximadamente la mitad de la quebrada, y esta forma de “V” se comienza a desvirtuar, transformando la quebrada, dándole una profundidad más parecida a una “U” como se denota en el esquema, ya en esta etapa no se identifica cual es el sendero de descenso de la quebrada y las paredes de esta son las únicas que poseen luz.

3.Ya con un atardecer más avanzado vemos como esta expansión de la sombra en forma de “U” es más amplia y comienza una metamorfosis mucho más notoria de la quebrada, la profundidad de esta comienza a disminuir y se dejan de reconocer las reales dimensiones que la quebrada posee.

4.Con el atardecer en su última etapa, y brindando sus débiles y finales haces de luz la quebrada ya no posee profundidad real, y sólo se vuelve una apariencia visual. La expansión de la sombra hacia la paredes de la quebrada ha hecho que la forma de “U” que poseía esta en la etapa anterior se extienda de tal manera que comienza la formación de un horizonte.

5.Ya con una ausencia casi completa de luz, se hace imposible reconocer la verdadera magnitud de la quebrada en cuanto a profundidad y dimensiones totales, y vemos como se forma una silueta negra que forma un horizonte al mismo nivel del cerro, y formando parte del horizonte de este mismo. Ya completa la “metamorfosis” de la quebrada en cuanto a su profundidad se comienza el reconocimiento de las coordenadas declaradas en la profundidad.

6.Estableciendo al horizonte como contraparte en la dualidad, reconocemos las coordenadas anteriores como planas, y poco legibles. Por lo cual la parte sensorial e instintiva toma parte del recorrido y reestablece las coordenadas, declarándolas ilegibles pero palpables a la huella.


Dualidad 1

En la propuesta del primer bastidor la forma intenta mostrar los tres niveles con respecto al tipo de suelo de la quebrada, además mostrar la inclinación y profundidad de estas. las coordenadas se van desarrollando a medida que se desciende por la quebrada.

Dualidad final

Proyectos