Camila Herman - Módulo Investigación - TIV

De Casiopea



TítuloUna lectura sensitiva del valor del decurso para proponer un recorrido significativo de valor contemplativo en la apropiación de los espacios
AsignaturaMetodología de la Investigación
Del CursoMódulo Investigación T1 2015
CarrerasDiseño Industrial
4
Alumno(s)Camila Herman


Una lectura sensitiva del valor del decurso para proponer un recorrido significativo de valor contemplativo en la apropiación de los espacios

nombre: Camila Herman

profesor guía: Marcelo Araya

fecha: 16.05.15

Nota previa

Es a partir de la idea de proyecto de proponer un modo de recorrer la parte alta de las quebradas de Valparaíso, creando una nueva circulación a pie como nueva parte del paisaje porteño.

Con ello, aparece el cuestionamiento del habitar en Valparaíso en sus pliegues morfológicos que dicen de una particularidad geográfica que se vivencia en el atravesar. Este modo específico de cruzar el territorio, se hace real a través del diseño de un recorrido cuyo fin es mostrar una lectura sensitiva del valor del decurso para en el ocio, construir una bella experiencia.

Se afirma entonces que el recorrido cobra valor en cuanto a mayor sea la cantidad de experiencias que puedo recoger en la distancia, preguntándonos cómo se puede medir ésa experiencia

Abstract

Se identifica a Valparaíso en función de su peculiar topografía, visto a través de un manto que lo cubre, desde la ceja que muestra la lengua de tierra que se asoma ante el Pacífico hasta las singulares curvas de nivel que conforman un suelo aterrazado.

Observando el volumen general de Valparaíso es que se entiende su morfología como ciudad anfiteatro presentada hacia el Pacífico. Es bajo esta mirada que observamos una realidad territorial que unifica el casco urbano y los cerros, el calce de la región configurando así pliegues donde se habita. Proponiendo un habitar; El ocio del recorrido como necesidad humana respecto de la apreciación del espacio para significar. Entiéndase significar como forma de aprehender, apropiar, comprender, habitar y elogiar el paisaje. En un andar sensible que se va construyendo en función de lo que ante ojos y pies aparece de modo sensible.

Es entonces que se atraviesan los pliegues de la ciudad registrando en croquis y observaciones se levanta información desde la experiencia del andar entre lo plegado. Entendiendo la topografía en función de un acontecer propio, otorgando así identidad al lugar y apropiándose de la escala del caminante. En un primer momento, se consideran como herramientas de expresión urbana que otorgan información y percepción del espacio por medio del hábito de andar en el vacío; son las pendientes, los suelos, laderas, cimas, particularidades del terreno aspectos de dibujo a recoger. Se resalta la experiencia de habitar, atravesando los pliegues, puesto que es en lo empírico del registro para proyectar una forma de andar por la ciudad.

Por consiguiente, se quiere estudiar nuevas formas de espacios más significativos que respondan a una dimensión territorial con el fin de comprender la ciudad en su propia escala.

Así, particularmente se quiere recoger la imagen del paisaje. Desde la cima falsa que se muestra para el caminante por la condición de escorzo que presenta Valparaíso para el que lo recorre a pie hasta el fondo de la quebrada. Registrando las cualidades espaciales del lugar mediante detenciones, haciendo referencia a la luz o sombra que rodea, así como texturas. Para entonces diseñar nuevas rutas de recorrido que muestren la ciudad puerto desde el pie que atraviesa la ciudad como una posibilidad real de movilidad y habitabilidad a la ciudad; así redescubrirla y tener nuevos flujos como parte del paisaje cotidiano e ir desarrollando así una lectura oriunda de Valparaíso.

Palabras claves: (3 a 5)

recorrido, expresión, territorio, caminata

Desarrollo

Introducción

< Hemos escogido el recorrido como una forma de expresión que subraya un lugar trazando físicamente una línea. El hecho de atravesar, instrumento de conocimiento fenomenológico y de interpretación simbólica del territorio, es una forma de lectura psicogeográfica del territorio > (Careri, 2009) [1]

Se afirma que la acción de atravesar el espacio surge de un impulso natural de desplazarse para encontrar alimentos, bienes, cobijo y elementos indispensables para la sobrevivencia. Sin embargo, tanto alguien solitario o para el hombre que vive en comunidad, una vez que se sacian las necesidades básicas , andar adquirió una arrojo simbólico que permitió al hombre habitar en el mundo.

Se sabe que el testimonio más antiguo de la existencia del hombre es la impronta de un recorrido realizado hace 3.700.000 años, y que ha quedado solidificado en el barro volcánico. Las improntas de estos pasos, descubiertas a finales de los años setenta, fueron dejadas por un Australopitecus Afarensis por un hijo suyo mientras deambulaban en posición erecta. (Guilaine,1989) [2]

Así es como lo simbólico cobra valor en lo religioso, motivo de numerosas peregrinaciones. Estas reconocidas por ser desplazamientos de personas persiguiendo una devoción o un lugar sagrado para una cultura determinada, reconociendo no solo el ir y venir como sentidos últimos del viaje, sino que también su recorrido es un fin en si mismo pues en la medida que se avanza, van cambiando los significados del espacio atravesado, otorgándole valores a las distancias recorridas. De esta forma, el hombre empieza a establecer relaciones con el territorio que empíricamente conoce.

De esta forma es que se propone un tipo de relación con el territorio en Valparaíso que se constituye en un modo de recorrer el suelo porteño, reconociendo así el accidente geográfico en cuanto se atraviesa y por la particularidad del pliegue topográfico otorgarle un significado al recorrido. Abarcándolo tanto con los pies como con la mirada para con una lectura sensitiva del valor del decurso proponer un transitar significativo de valor contemplativo en la apropiación de los espacios, en cuanto el paisaje nos lo va develando

< Todos los espacios son geográficos porque están determinados por el movimiento de la sociedad, de la producción. Pero tanto el paisaje como el espacio provienen de movimientos superficiales y profundos de la sociedad, una realidad de funcionamiento unitario, un mosaico de relaciones de formas, funciones y sentidos [...] Paisaje: su realidad; todo lo que vemos, o que nuestra visión alcanza es el paisaje. Este puede definirse como el dominio de lo visible, lo que la vista abarca. No sólo está formado por volúmenes, sino también por colores, movimientos, olores, sonidos, etc. > (Santos, 1996) [3]


La particularidad geográfica de Valparaíso se conoce a pie

< El anfiteatro geográfico de Valparaíso, situado entre los paralelos 32º 27’ y 32º 29’ latitud sur, está formado por terrenos en talud natural que circundan la costa en torno a una bahía. La ciudad se asienta en el encuentro del valle interior de Quintil con el mar, donde los cerros conforman un pequeño arco – entre cerro Artillería y cerro Alegre -, inicio fundacional de la ciudad, que posteriormente se expande en un arco mayor hasta Playa Ancha al poniente y cerro Barón al oriente, configurando el anfiteatro completo >. (Kapstein, 2009) [4]

Se habla de la particularidad de la ciudad puesto que es una ciudad que posee un accidente geográfico radical, de estar atravesada por grietas de modo transversal. Así es como Valparaíso se muestra de modo lateral solo con perfiles de cerros, traducidos a líneas que marcan las cimas de los cerros, lo que no se llega a ver son las grietas de las quebradas. En esta lógica de fondo de quebrada, hondonada, quebrada, ladera cima y lomo, es que se nombran los pliegues como una manera de abstraer la forma que se reitera en el territorio.


< Para conocer Valparaíso se dice normalmente: "Vamos a ir por la calle del borde, Errázuriz, luego subiremos a Avenida Alemania y así veremos los cerros, para luego bajar a dar una vuelta en lancha por la bahía". Estos son todos ejes que, en semicírculos, muestran el largo de la ciudad en directa relación con el mar, con su borde. Es siempre una mirada desde fuera. Para el porteño la relación que tiene con la ciudad es otra, la de habitar el pliegue. Una mirada desde dentro, comprometido con la trama urbana, ese trazado particular que sigue las huellas diseñadas hace siglos por la erosión del agua lluvia, el mar abrasivo, los animales, las personas. Valparaíso se comienza a entender en sus grietas, transversales todas. Ahí está su orden esencial. Del mismo modo como no se entiende la cordillera de los Andes en un dibujo de elevación —ignorando sus valles y cajones precordilleranos—, en Valparaíso hay que internarse en la quebrada, que es lo más profundo de los cerros. De esa forma nos daremos cuenta de que la quebrada casi siempre es ciega, sin salida, por lo menos no la salida convencional del automóvil; debemos bajarnos de él y caminar. > ( Araya, 2009 ) [5]

< Entre los pliegues de la ciudad han crecido espacios de tránsito, territorios en constante transformación a lo largo del tiempo. > (Careri, 2009)[6]

Es al caminar, particularmente en Valparaíso, se hace entre sus pliegues, experimentando sensorialmente que se encuentra el sentido de atravesar el territorio a pie, porque la caminata propone un ritmo que es propicio para la contemplación de lo próximo y lo lejano, recorriendo también con la vista.

Otro autor que confirma ello es Francesco Careri; < El andar pone también de manifiesto las fronteras interiores de la ciudad, y revela las zonas identificándolas. De ahí el bello nombre de Walkscapes, que define muy bien el poder revelador de esta dinámica, poniendo en movimiento todo el cuerpo- el individual, pero también el social- con el fin de transformar el espíritu de quien a partir de ahora ya sabe mirar. > (Careri, 2009) [7]


El ocio del recorrido como necesidad humana respecto a la apreciación del espacio para significar

Se esclarece el concepto de ocio para ayudar en la precisión del discurso

ocio descanso, diversión; inacción cesación del trabajo. Proviene del latín otium tiempo disponible para hacer algo por gusto o no por deber. De la misma familia: negocio. Siendo la negación del ocio el nec otium : ocupación, que hacer (Gómez de Silva, 2012) [8]

< Una de las primeras actividades colectivas y multitudinarias de ocio por parte de los habitantes de una ciudad era ir a representaciones teatrales en escenarios construidos fuera de las polis griegas. Tener que salir de lo urbano para adentrarse a una travesía a lo natural ha sido siempre una impronta del esparcimiento ciudadano. Torneos y Juegos Olímpicos eran los paradigmas del ocio y su escenario era lo abierto y el aire libre de la naturaleza > (Canelo, 2012) [9]

Afirmando con las palabras de José Canelo es que se vuelve a lo abierto y el aire libre de la naturaleza como escenario para desde el recorrido otorgarle valor a la distancia atravesada, dejando de lado la urgencia e inmediatez de abarcar un territorio

< Las posibilidades de construcción de ciudad a través del habitar son particulares a cada uno y tiene que ver con las rutas que armamos ya sea por preferencia estética (reiteración) o por una cuestión funcional (rapidez). Así la ciudad se conforma desde el habitar por la experiencia de cada cual que determina la forma en que se habitan las ciudades. > (Frigolett, 2009) [10]

Para efectos de esta investigación, se plantean rutas de preferencia estética como nombra Luisa Frigolett, para que en el decurso del trayecto sean más la cantidad de experiencias sensitivas que se pueden recoger por mayor distancia atravesada, y así enriquecer lo vivenciado. Acumulando de esta forma un registro sensorial que dice de cómo es el territorio, aspectos como iluminación, tamaño, profundidad, ángulos de visión, contraste de color.

Ante esto surge la pregunta

¿ son medibles las constataciones sensoriales de un espacio determinado con el fin de homologar situaciones y así concluir en que un recorrido es más o menos virtuoso en cuanto a su expresividad ?

Para ello se revisan lo que dicen algunos autores sobre la percepción del espacio, como James Gibson que estudia la percepción en el ambiente natural y enfatiza la conexión entre las percepciones de una persona y su movimiento en el entorno

< El acto de percepción depende de una interacción entre el organismo y el medio ambiente [… ] No hay percepción del espacio sin una superficie continua de información básica. > (Gibson, 1974) [11]

Por ello es que se insiste en que el registro de las cualidades expresivas del territorio se hace a través del andar y de empíricamente atravesar el suelo, acuñando el concepto de Gibson respecto a la superficie continua de información.

< Las diferentes relaciones ecológicas entre la persona y el ambiente físico, hacen que la exploración real y la necesidad de moverse por el espacio para utilizarlo, permitan tomar contacto con la naturaleza expresiva. > (Gibson, 1974) [12]


Sumando a lo anterior, y a partir de lo leído es que se afirma que este proceso permite descubrir en el entorno diferentes atributos o posibilidades de uso del territorio pues éste es una imagen llena de información que se interpreta.

Es porque la información que nos regala la imagen y la vivencia se percibe que volvemos a lo que nombraba Milton Santos obre el paisaje como el dominio de lo visible que no sólo está formado por cuerpos y volúmenes sino también por matices, colores, movimientos, olores, sonidos, etc.

Pues también afirma que < Nuestra visión depende de la localización donde uno se encuentra, bien sea el piso, en un piso bajo o alto de un edificio, en un mirador estratégico, en un avión, etc. El paisaje adquiere escalas diferentes y se presenta de formas diversas a nuestros ojos, según donde estemos, ampliándose cuanto más se sube en altura, porque de ese modo desaparecen o se acentúan los obstáculos de la visión, y el horizonte vislumbrado no se interrumpe. > (Santos, 1996) [13]

Con esto se relaciona lo que dice Frigolett respecto al avistamiento < La relación de avistamiento que logra obtener las medidas mayores de la ciudad dando cuenta de toda la extensión. > (Frigolett, 2009) [14]

Continuando con Santos, < La dimensión del paisaje es la dimensión de la percepción, lo que llega a los sentidos. Por eso el aparato cognitivo tiene crucial importancia en esa aprehensión, por el mero hecho de que toda nuestra educación, formal o informal, se ha llevado a cabo de forma selectiva, y por lo tanto diferentes personas presentan diversas versiones del mismo hecho […] Nuestra tarea es la de superar el paisaje como aspecto, para llegar a su significado. La percepción no es aún conocimiento, que depende de su interpretación y será tanto más válida cuando más limitemos el riesgo de considerar verdadero lo que sólo es apariencia. > ( Santos, 1996) [15]

Respecto a las percepciones sensoriales es que el autor Edward Hall explica de manera muy clara los receptores sensoriales que miden una dimensión del espacio en el que se está. Respondiendo en parte la pregunta, pues es posible medir de manera sensorial los significados de los espacios.

< Para entender al hombre, tenemos que saber algo de la naturaleza de sus sistemas de recepción y de cómo la información recibida de ellos se modifica por la cultura. El aparato sensorial del hombre se divide en dos categorías: 1] Los receptores de distancia, relacionados con el examen de los objetos distantes, o sea los ojos, los oídos y la nariz. 2] Los receptores de inmediación, empleados para examinar lo que está contiguo o pegado a nosotros, o sea lo relativo al tacto, las sensaciones que recibimos de la piel, las mucosas y los músculos. […] No sólo hay una gran diferencia de cantidad y género en la información que pueden tratar los dos sistemas de recepción sino también en la cantidad de espacio que pueden sondear eficazmente. > (Hall, 1972) [16]

Consideraciones finales

Con el estudio presentado, se concluye y de alguna forma se completa la afirmación citada de Francesco Careri en el inicio del discurso, pues se concluye en la propuesta de una lectura oriunda del territorio pues se dice de sus condiciones sensitivas, comprendiendo así la propia escala desde el caminante que vivencia lo significativo de Valparaíso en su atravesar de pliegues.

Anexo: Fichas de lectura

número uno

Marc Armengaud, Matthias Armengaud, Alessandra Cianchetta 2009. Paisajes Nocturnos. Barcelona. Editorial : GG, Editorial Gustavo Gili

C1 < El paisaje es mostrado desde una aproximación que manifiesta una sensibilidad ambiental, estética y formal más compleja>

C2 < Examinar la movilidad consiste en aislar el esquema de la ciudad territorio, dibujar su estructura con herramientas nuevas >

C3 < Que las infraestructuras resulten habitables significa aprender a considerar las ciudades como nuestra naturaleza: por la noche, los barrios son nuestros bosques y las vías de comunicación son nuestros ríos >

C4 < La noche es flexibilidad. La experiencia del territorio sensible es la experiencia propia de una travesía nocturna y la capacidad para cuestionar los usos estáticos e institucionalizados del día es una componente estructural de la noche y del movimiento >


número dos

Careri, Franco

2009 walkscapes, el andar como práctica estética

Barcelona

Editorial Gustavo Gili

El autor confirma el transitar como una forma de expresión del sujeto trashumante y una manera de aprehender el espíritu visible del lugar así como de hacer registro sobre lo que muestra el paisaje.

C1 < Hemos escogido el recorrido como una forma de expresión que subraya un lugar trazando físicamente una línea. El hecho de atravesar, instrumento de conocimiento fenomenológico y de interpretación simbólica del territorio, es una forma de lectura psicogeográfica del territorio > C2 < la formación de un nuevo paisaje no se correspondía ni con el de las representaciones clásicas dibujadas por el poder, ni con sus formas vernaculares, que él observaba con predilección. Este paisaje inédito ha sido creado por las carreteras y por las nuevas formas caracteriza por la movilidad y el cambio, y es en las inmediaciones de estas vías de comunicación donde se producen los encuentros, como también, sin duda, u nuevo tipo de solidaridad. >

C3 < El andar pone también de manifiesto las fronteras interiores de la ciudad, y revela las zonas identificándolas. De ahí el bello nombre de Walkscapes, que define muy bien el poder revelador de esta dinámica, poniendo en movimiento todo el cuerpo- el individual, pero también el social- con el fin de transformar el espíritu de quien a partir de ahora ya sabe mirar. >

C4 < La acción de atravesar el espacio nace de la necesidad natural de moverse con el fin de encontrar alimentos e informaciones indispensables para la propia supervivencia. Sin embargo, una vez satisfechas las exigencias primarias, el hecho de andar se convirtió en una acción simbólica que permitió que el hombre habitara el mundo. Al modificar los significados del espacio atravesado, el recorrido se convirtió en la primera acción estética que penetró en los territorios del caos, construyendo un orden nuevo >

número tres

Kapstein Glenda,

Diciembre 2009

Ciudad anfiteatro

Revista ARQ 73

En el artículo, la autora nombra desde su morfología cómo es la ciudad, así el lugar de asentamiento de las ciudades les confiere un carácter formal general, con el que se les suele denominar e identificar: ciudad mancha, ciudad colina, ciudad cuenca, ciudad anfiteatro, refiriéndose a esta última; Valparaíso

C1 < Valparaíso forma parte del borde costero oriental del océano pacifico; su forma de ciudad anfiteatro que mira al norte y al mar la identifica y su geografía de cerros le da carácter y escala. >

C2 < La imagen propone formas nuevas, sugerentes de una geometría inscrita en la topología con pliegues, fractales y bordes. En este caso fractales naturales como por ejemplo los dibujos que realiza el viento en la duna >

C3 < El anfiteatro geográfico de Valparaíso, situado entre los paralelos 32º 27’ y 32º 29’ latitud sur, está formado por terrenos en talud natural que circundan la costa en torno a una bahía. La ciudad se asienta en el encuentro del valle interior de Quintil con el mar, donde los cerros conforman un pequeño arco – entre cerro Artillería y cerro Alegre -, inicio fundacional de la ciudad, que posteriormente se expande en un arco mayor hasta Playa Ancha al poniente y cerro Barón al oriente, configurando el anfiteatro completo. >

C4 < La estrecha planicie al borde del mar, en el sitio origen de la ciudad, no permitió implantar una trama planificada –ortogonal o damero- sino una adaptación de ella a las condiciones geográficas existentes en el lugar. >


número cuatro

Brickerhoff John

2011

Las carreteras forman parte del paisaje

Editorial Gustavo Gili [GGmínima]

El ensayo hace un recorrido histórico por el significado que han ido adquiriendo los caminos y las carreteras como parte del entorno humano construido. Las preguntas planteadas en este escrito van dirigidas a quienes utilizan las sendas, los caminos y las carreteras, y remite al sentido que cobran los lugares que atraviesan.

C1 < La odología es la ciencia o el estudio de las carreteras o de los recorridos y, por extensión, el estudio de las calles, las autopistas, las sendas y los caminos, de cómo se utilizan, a dónde conducen y de cómo nacieron. La odología forma parte de la geografía, del planteamiento de la ingeniería / en tanto construcción /. Es por ello que la disciplina tiene un futuro brillante >

C2 < Las carreteras, las calles, los callejones y las sendas ya no pueden identificarse exclusivamente con el desplazarse de un lugar a otro. Cada vez más las carreteras constituyen el escenario de trabajo, de ocio, de relaciones sociales y de agitación. En realidad, para muchos se han convertido en el último recurso de privacidad, de soledad y de contacto con la naturaleza. >

C3 [ refiriéndose a las sendas ] < ningún otro espacio en el paisaje moderno resulta tan versátil >


número cinco

Anderson Edgar

1967

Plants, Man, and Life

Boston

Editorial Berkeley

Un relato escrito de manera informal sobre sus teorías y sus viajes botánicos a México y Guatemala, donde se narra la compleja historia de la domesticación de las plantes y de cómo nuestro paisaje se han transformado por la migración de muchas plantas salvajes y cultivadas.

C1 < Si quieres saber qué parte del paisaje en el que pasas tus días es auténticamente americano, observa los alrededores de tu ciudad a mediados de otoño. A medida que el hombre se desplaza por la tierra, lleva consigo su propio paisaje, sea consciente o inconscientemente >



número seis

SCHELLING Wilhelm Friedrich

1959

La relación de las artes figurativas con la naturaleza

Buenos Aires

Editorial Aguilar

Traducción del alemán y prólogo de CASTAÑO Piñán Alfonso Se exponen algunas nociones generales sobre la filosofía natural de Schelling, pasando después a exponer con algún detalle su doctrina estética de las artes figurativas

C1 < La naturaleza y el espíritu están íntimamente unidos y constituyen en su composición todos los fenómenos del mundo real, que sólo se diferencian entre sí por el grado en que ambos están combinados: la naturaleza es el espíritu visible, y el espíritu es la naturaleza invisible. >

número siete

Santos, Milton

Metamorfosis del espacio habitado

1996

Barcelona

En el libro, el autor brasilero dice de la relación entre el paisaje como una realidad única que todos vemos pero de forma distinta de interpretar en base a la percepción

C1 < Todos los espacios son geográficos porque están determinados por el movimiento de la sociedad, de la producción. Pero tanto el paisaje como el espacio provienen de movimientos superficiales y profundos de la sociedad, una realidad de funcionamiento unitario, un mosaico de relaciones de formas, funciones y sentidos >

C2 < Paisaje: su realidad; todo lo que vemos, o que nuestra visión alcanza es el paisaje. Este puede definirse como el dominio de lo visible, lo que la vista abarca. No sólo está formado por volúmenes, sino también por colores, movimientos, olores, sonidos, etc >

C3 < Nuestra visión depende de la localización donde uno se encuentra, bien sea el piso, en un piso bajo o alto de un edificio, en un mirador estratégico, en un avión, etc. El paisaje adquiere escalas diferentes y se presenta de formas diversas a nuestros ojos, según donde estemos, ampliándose cuanto más se sube en altura, porque de ese modo desaparecen o se acentúan los obstáculos de la visión, y el horizonte vislumbrado no se interrumpe.>

C4 < La dimensión del paisaje es la dimensión de la percepción, lo que llega a los sentidos. Por eso el aparato cognitivo tiene crucial importancia en esa aprehensión, por el mero hecho de que toda nuestra educación, formal o informal, se ha llevado a cabo de forma selectiva, y por lo tanto diferentes personas presentan diversas versiones del mismo hecho […] Nuestra tarea es la de superar el paisaje como aspecto, para llegar a su significado. La percepción no es aún conocimiento, que depende de su interpretación y será tanto más válida cuando más limitemos el riesgo de considerar verdadero lo que sólo es apariencia.>

número ocho

Frigolett, Luisa

Apuntes de título

2009

Valparaíso

Luisa describe breve anotaciones sobre Valparaíso y su forma de habitar que dice de la experiencia apropiarse de la ciudad.

C1 < Las posibilidades de construcción de ciudad a través del habitar son particulares a cada uno y tiene que ver con las rutas que armamos ya sea por preferencia estética (reiteración) o por una cuestión funcional (rapidez). Así la ciudad se conforma desde el habitar por la experiencia de cada cual que determina la forma en que se habitan las ciudades. >

C2 < La relación de avistamiento que logra obtener las medidas mayores de la ciudad dando cuenta de toda la extensión. >


número nueve

Gibson, James Jerome

La percepción del mundo visual

1974

Buenos Aires

Ediciones Infinito

El autor estudia la percepción tal como ocurre en el ambiente natural y enfatiza la conexión entre las percepciones de una persona y su movimiento en el entorno. Trata en su libro expresividad de la naturaleza y del paisaje.

C1 < El acto de percepción depende de una interacción entre el organismo y el medio ambiente [… ] No hay percepción del espacio sin una superficie continua de información básica. >

C2 < Las diferentes relaciones ecológicas entre la persona y el ambiente físico, hacen que la exploración real y la necesidad de moverse por el espacio para utilizarlo, permitan tomar contacto con la naturaleza expresiva. >


número diez

Hall Edward

La dimensión oculta

1972

Editorial Siglo XXI

El autor inglés describe sensorialmente cómo los sentidos perciben la realidad, cuestionándose e inventando el concepto de proxémica para tratarlo a modo espacial y en la relación del hombre con el entorno

Referencias Bibliográficas

  1. Careri(2009), Walkscapes
  2. Guilaine(1989), La Préhistoire d’un continent à l’autre
  3. Santos(1996) Metamorfosis del espacio habitado
  4. Kapstein(2009), Ciudad Anfiteatro
  5. Araya(2009), Las aguas ocultas de Valparaíso
  6. Careri(2009), Walkscapes
  7. Careri(2009), Walkscapes
  8. (Gómez de Silva,2012), Breve diccionario etimológico de la lengua española
  9. (Canelo,2012), Arquitectura del juego, forma y modo de una nueva recreación urbana. Habitar lúdico en deriva y el espacio público de la ciudad contemporánea.
  10. (Frigolett,2009), Apuntes de título.
  11. (Gibson,1974), La percepción del mundo visual
  12. (Gibson,1974), La percepción del mundo visual
  13. (Santos,1996), Metamorfosis del espacio habitado
  14. (Frigolett,2009), Apuntes de título
  15. (Santos,1996), Metamorfosis del espacio habitado
  16. (Hall,1972), La dimensión oculta.