C1: Término Ciclo 1 TDH 2018 - Brindis San Francisco / Alfredo Sepulveda

De Casiopea



TítuloC1: Término Ciclo 1 TDH 2018 - Brindis San Francisco / Alfredo Sepulveda
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras Clavebrindissf
AsignaturaTaller de la Diversión del Hábito
Del CursoTaller de la Diversión del Hábito 2018
CarrerasDiseño, Diseño Industrial
Alumno(s)Alfredo Sepulveda
ProfesorRicardo Lang, Eloisa Pizzagalli

Acto San Francisco

El sábado en la mañana, sólo quedaba la parte de cocina y de montar los elementos. Afinar también unos detalles en los bastidores, como colocar los últimos y diseñar un manto que cubra los elementos cuando se encuentren montados.

Faenas

La llegada a Ritoque fue a montar los últimos bastidores, que luego de haber descubierto todos los detalles no demoró más de una hora. La gran faena para ese día fue la parte de cocina, que involucraba la realización de los 540 bocados y la crema de zapallo para los 540 invitados. La faena se llevó a cabo en la parte baja de Ritoque, con toda la indumentaria necesaria y la mayoría de personas. En la parte superior unas pocas se quedaron ordenando la escena y preparando todo para la llegada de los bocados que debían ser montados. En varios viajes, se iban llevando los bocados para que se armaran los elementos y pudieran ser insertados en el marco. El tiempo jugó en nuestra contra como suele hacerlo. El vino era tema aparte, cerca de 60 botellas fueron destapadas y servidas durante el acto por nosotros mismos. La sopa, al estar cocinada y llevada a la parte superior fue distribuida en varios bowls que se llevaron a los pies de los múltiples bastidores y desde ahí servida a los invitados del acto. Entre las fogatas, la crema caliente, el vino y el bocado, se desenvolvió el acto de San Francisco en el ágora de los huéspedes en ciudad abierta. Por último quedó el orden y la organización de lo que sería el desmonte de las estructuras, realizado algunos días después.

BastidorFinalSF.jpeg

Conclusión

Las últimas dos semanas fueron completamente destinadas a ese momento del día sábado en el acto de San Francisco. Desde la idea de lo que íbamos a organizar, cómo lo íbamos a hacer y con que fundamentos fue desarrollado en este breve tiempo. Nuestra escasa experiencia y nulo conocimiento de lo que íbamos a tratar, nos llevó a un desconocido que nos obligó a poner todo a prueba. Desde nuestras habilidades constructivas, hasta las culinarias lo que fue toda una aventura. Los errores principalmente por faltas de medida o adversidades con los materiales, nos llevó a cuestionarnos un sinnúmero de incógnitas que en grupo a mi juicio supimos resolver. La cantidad de personas tampoco era la ideal considerando el trabajo que este acto requería. Sin embargo, las faenas puestas a prueba dilucidaron un correcto orden y resultados favorables para la construcción del acto. En cuanto a lo que se tenía pensado se realizó y cumplió con todo lo que existía al principio, dejando de lado el bocado que resultó distinto a lo inicialmente dicho.