Bitácora de San José de Chiquitos

De Casiopea






TítuloBitácora de San José de Chiquitos
Año2015
AutorDoyma Henríquez Atlagić
Tipo de PublicaciónBitácora
CiudadSan José de Chiquitos, Bolivia
Carreras RelacionadasDiseño Industrial
NotaTravesía San José de Chiquitos, Bolivia

9 - 19 de Noviembre

2015


Martes diez

Llegamos a Paraguay en la madrugada, en el vuelo Santiago de Chile - Asunción. Ocho horas de escala antes de Santa Cruz de la Sierra: buscamos donde dormir en el aeropuerto; algunos en los sillones y otros en el piso, lo único más frío que los treinta grados. Salimos a Santa Cruz en la mañana y comienza la travesía. Siguen siendo las tres cuarenta de la madrugada. Llegamos a Santa Cruz a mediodía. Nos dirigimos a la plaza donde está la basílica y almorzamos arroz, una papa, tres albóndigas. A las 4 llegaron Ur Conejeros, André Arancibia y Paz Orellana desde Santiago de Chile. Pedro Garretón los fue a buscar y nos juntamos en el terminal. Casi a las siete sale nuestro bus a San José de Chiquitos. Cuarenta Bolivianos.

Miércoles once

Nos quedamos en una casa colonial que nos prestaron los del Parque. Debimos limpiar y sacar los insectos que hicieron que anoche durmiéramos afuera con Sofía Soto, M. Ignacia Morales, Javiera Martínez y Pedro Garretón. A las seis de la mañana ya contábamos con sol pleno, por lo que estamos en pie temprano. La hora pasa muy lento y para ello sólo podemos mantenernos ocupados. Nos reunimos luego de desayunar. Miércoles once - primer día de travesía. Miércoles dieciocho - último día de travesía. Jueves diecinueve - Avión. Mi grupo de ruta/equipaje debe encargarse de la casa: comenzar grupos de limpieza; mantener en orden y cuidar la basura. Ocho a doce am / dos y media a seis y media. Este es el horario de trabajo que tienen acá, y el que adoptaremos nosotros. Ya que amanece antes de las cinco de la mañana, comenzaremos el día a esa hora. Los grupos de cocina amanecen a las cinco y desayunamos todos a las seis. La obra se realizará en el Parque y la entregaremos el lunes. Pro: la zona está prevista por personas que actualmente trabajan ahí. Compraremos materiales para realizar la maqueta del lugar, que pensaremos y diseñaremos divididos en tres grupos para tener diferentes propuestas. Debemos pensar las señalizaciones del circuito. La obra la realizaremos aquí, en casa, y sólo subiremos a montar. Recorrimos el Sitio Arqueológico Santa Cruz la Vieja y el Sendero, que es este último donde realizaremos la obra. En el Sendero se definen tres estaciones a intervenir: la primera, a medio camino; la segunda, en la altura; la tercera, en lo bajo del sendero.

Jueves doce

Debemos comprender la obra. Al desayuno reflexionamos sobre nuestra travesía anterior y nuestra obra. Nuestra obra ahora: buscamos delinear el borde a través de la obra. Delinearlo. Schönberg invirtió las cosas y terminó componiendo el silencio. Contraste - Armonía para que en la armonía y el contraste distinga. El diseño está discreto y nosotros le daremos un sentido, para esto debemos poner en relieve los elementos. Por ejemplo, el plan de señalética necesita primero plan de planificación (sic) para que todas estén coordenadas entre si. Síntesis. Visualidad. Lecturabilidad. Cuando hablamos de señalética, hablamos de paneles verticales/horizontales, paletas, señas indicativas directivas (aquí, allá) y nominativas (puerta, ventana). Pienso que aquí podríamos hablar de las especies que cohabitan en el Sendero, como animales y plantas, ejemplificando: Drosophila melanogaster - mosca de la fruta. Recibimos, entonces, cinco maderas para hacer pruebas de tipografía que podríamos usar en la señalética. Trabajamos aquí este día con Camila Campos, Mónica Heine y Camila Mesa.

Viernes trece

Amanece diez minutos para las cinco de la mañana. Hoy comenzamos los diseños destinados a las estaciones a través de propuestas junto a Pedro Garretón, maquetas de cartón que cortamos de una caja de mercadería. Tras proponer ideas notábamos que dábamos siempre con la idea de las patas y mejor cuando se concibe con la regla de los triángulos, debido al soporte de la estructura. El día de hoy un grupo se dirige al sitio a delimitarlo con estacas y se dibuja un mapa del lugar. Mientras, en la casa se continúa con la faena de la señalética.

Sábado catorce

Día de cocina. Jefa de cocina - Javiera Martínez. Estamos con Bastián Maluenda, Paz Orellana y Mónica Heine. Desayuno a las seis, pan con huevo revuelto. El almuerzo coincide con un asado que nos invitan los guardaparques. Por otro lado, las faenas continúan, tanto la de señalética como la de construcción, y ambas tomaron forma.

Domingo quince

Supuestamente el día de mañana se entrega la obra. Lunes dieciséis. Hoy trabajamos en cortar la madera para lo que queda de señalética que ha resultado ser la faena más agotadora/larga. En obra cortamos los paneles recibiendo instrucciones, ayuda y consejos por parte de Juan Carlos Jeldes. Los tipos de madera que utilizamos: para los tocos (troncos), Cuchi; asientos, roble; señaléticas, Tajibo.

Archivo:Banca sjc.png
Bancas presentadas el día de la inauguración de la obra
Archivo:Senaletica sjc.png
Señalética del sendero. En él, una de las especies que lo habitan


Lunes dieciséis

Hoy pintamos señaléticas y las propias bancas para crear algo más lúdico. La obra la inauguramos mañana. El miércoles limpiamos todo y nos vamos a Santa Cruz el mismo día. Dentro de la señalética de la biodiversidad se realizó un dibujo que incluía a cada animal señalado anteriormente en los paneles, ahora como un dibujo general. Previo a esto, la faena de unir la señalética.

Martes diecisiete

Hoy antes de mediodía se inauguró la obra en el Sendero, aproximadamente a las diez y media. Lo recorrimos en conjunto con autoridades y guardaparques, haciendo pausas en cada estación. Luego, terminado esto, se dirigieron a una escuela taller de artesanía local. Con Catalina Vergara, paralelamente, vimos la disponibilidad de un hostel en Santa Cruz, con la condición que fuese central y cercano a la catedral: dimos con Loro Loco, ubicado en Suárez Arana, entre primer y segundo anillo. Cuando llegan nuestros compañeros desde la escuela taller, nos dirigimos un rato después a Chochis. Llegamos al Santuario Mariano de Chochis después de aproximadamente dos horas de viaje. Llegamos cuando el sol estaba casi puesto y nos devolvemos cuando la noche es más que oscura, sólo logramos vernos nuestras propias manos gracias a la luz de la luna.

Archivo:Viaje chochis.png
Camino al Santuario de Chochis

Miércoles dieciocho

Hoy nos levantamos temprano a limpiar y sacar todas nuestras cosas para abandonar el lugar. Nos dirigimos, entonces, a Santa Cruz en dos trufis (furgones) y demoramos notablemente menos que el viaje de ida a San José. Llegamos, nos establecimos, y salimos. Al volver esta noche, en el hostal se realiza una especie de cierre de travesía, una especie de ágape: un asado y ensalada chilena.

Jueves diecinueve

Hoy a las seis de la mañana estuve de pie. A las ocho ya estaba lista para salir al centro a croquear y ver lo último de Santa Cruz antes de devolvernos, porque a las doce ya tenemos que estar todos de vuelta en el hostal para estar a las dos en el aeropuerto, entrar a la sala de embarque antes de las cuatro y viajar a las cinco. El hostal estaba relativamente cerca del aeropuerto, o el viaje se nos hizo corto porque no nos queríamos ir. A las cinco, hora local, es nuestro vuelo desde Santa Cruz a Santiago de Chile, con una escala en Iquique a las siete cuarenta que apenas nos alcanza para la salida a policía internacional, recoger nuestro equipaje y entregarlo de nuevo por la conexión. Nuestro vuelo a Santiago sale a las nueve un cuarto y llegamos a las once y media. Nos regresamos a Viña pasado la medianoche.