Aplicación del co-diseño en los barrios de Valparaiso

De Casiopea



TítuloTarea 3
AsignaturaMetodología de la Investigación
Del CursoMódulo Investigación T1 2015
CarrerasDiseño Gráfico
3
Alumno(s)Javiera Escudero


Fichas de lecturas

Lectura 5

  • Título: El diseño como negocio. Un análisis conciso de la problemática de emprender la profesión del diseño, vista como un negocio
  • Autor: Jorge Piazza
  • Año: 2006
  • Capítulo:
  • Tipo: Libro

Resumen En este libro se aborda el diseño como una empresa, haciendo una panorámica del estado actual de esté, frente a los paradigmas del mercado. Su enfoque se direcciona hacia el diseño como un hecho comercial, un resultado de la sociedad mercantil y del crecimiento de la industrial empresarial que ve en el diseño una herramienta eficaz para alcanzar sus expectativas comerciales, posicionado al diseño como un actor relevante en la toma de decisiones para la estrategia empresarial.

El diseño como un negocio nos brinda un análisis conciso de la problemática de emprender la profesión del diseño vista como un negocio.

Previene al futuro profesional de la necesidad de trazar estrategias y modificar el habito de ser reactivo frente al mercado, por una actitud proactiva, sustentada en la especialización como herramienta primordial


Lectura 6

  • Título: El oficio de diseñar. Propuestas a la conciencia crítica de los que comienzan
  • Autor: Norberto Chavez
  • Año: 2006
  • Capítulo: Diseño, mercado y utopía. De instrumento de transformación social a medio de dinamización económica.
  • Tipo: Ensayo

Resumen El diseñador “comprometido” incurre frecuentemente en esta actitud: denuncia el carácter antisocial de ciertos usos del diseño; pero no indaga los orígenes profundos de las necesidades concretas que los motivaran que tiene que ver con la lógica de los respectivos encargos. En esa crítica de superficie se inscribe la amplísima mayoría de los textos dedicados a la reivindicación de la conocida frase “La función social del diseño”.

“Nos guste o no, en el mundo en que vivimos hay que transformar al país en producto y, por lo tanto, dotarlo de una marca. A los olvidadizos conviene recordarles que ésta es una sociedad de mercado y, por ello, tal como lo vaticinara el maestro, todo ha devenido mercancía”


Lectura 7

  • Título: Diseño inclusivo: La participación activa de las personas en las soluciones de diseño
  • Autor: Claudia Isabel Rojas, Henry Enrique García
  • Año: 2013
  • Capítulo: Diseño inclusivo y hábitat en el espacio público
  • Tipo: Articulo

Resumen Tres conceptos básicos orientaron la preparación de este documento: la inclusión, la participación y la transformación. El artículo, reflexiona y expone algunos proyectos de inves- tigación en los que la participación activa de las personas, permitió comprender de manera precisa los inconvenientes que desde sus expectativas poseen los sistemas o proce- dimientos al servicio de la sociedad. La participación, facilitó igualmente la evaluación tanto de los métodos como de las estrategias de trabajo aplicadas en cada una de las comuni- dades relacionadas con los proyectos, los cuales se ejecutaron bajo las directrices principales de la investigación etnográfica y la investigación acción.

La particularidad de esta propuesta inclusiva, radica en el acompañamiento y seguimiento de las personas participantes durante todo el proceso de investigación y diseño, que se valida especialmente en casos en donde los beneficiarios cor- responden a grupos con problemáticas sociales específicas, que abarcan desde limitaciones económicas hasta limitacio- nes cognitivas o físicas. Por esta razón, los proyectos referidos atendieron siempre pequeños grupos como sujetos de análisis, seleccionados de acuerdo con las particularidades de cada estudio. Finalmente, y a manera de conclusión se propone al diseño inclusivo como una estrategia de transformación social desde la cual se postula, que son únicamente las persona.

“Es a partir de estos comportamientos y acciones en el habitar con los espacios y objetos-mobiliario, que los habitantes de los barrios de origen informal, desarrollan de forma individual y/o colectiva en el entorno próximo de la vivienda, un espacio público de uso colectivo, bien sea -la calle, la plaza o el parque-, al cual se integran los antiguos residentes, los nuevos residentes, los visitantes y los transeúntes.”


Abstract

Aplicación del Co-diseño para el desarrollo físico y social en el Barrio Florida de Valparaiso

Función del diseño en el Proyecto social en el barrio

Hoy en día existen proyectos sociales destinados al desarrollo de barrios que se encuentren en una situacion de vulnerabilidad social y física, los cuales estan a cargo de un ente ejecutor quien se preocupa de implementar el proyecto en su totalidad en el barrio. En este sentido, el cerro Florida de Valparaíso fue uno de los barrios elegidos por el Municipio para ser intervenido bajo el proyecto social “Quiero Mi Barrio” el cual tiene una duración de 24 meses.

El oficio del Diseño puede aplicarse de variadas formas dentro del mercado y se desarrolla dependiendo de las exigencias que este tenga, en este escenario cambiante, el Diseño participativo, o más bien, el co-diseño, tiene como objetivo empoderar a los usuarios del servicio en la toma de decisiones en el proceso de diseño, haciéndolos partícipes activos desde sus experiencias, ideas, proyecciones, etc. para lo que ellos creen que es necesario mejorar, en este caso puntual, en el barrio, mediante distintas actividades que el diseñador crea necesarias para canalizar el imaginario de la población y llevarlas a lo concreto, lo cual, no sucede en todos los casos ya que no siempre el proceso de creación está centrado en el usuario. Esta realidad suele verse en diseños, o metodologías de diseño empresariales y de negocios, las cuales satisfacen solo a una parte de los actores en juego.

El co-diseño cumple su función de involucrar a la población en el proceso para lograr un resultado que se acerque a la realidad del barrio, en contra posición a lo que sucede con otras metodología que defienden la condición del diseño como algo al servicio del mercado.

Palabras claves

  • Diseño participativo
  • Co-diseño
  • Barrio
  • Metodologías

Objetivos generales

Establecer y otorgar un lugar al diseñador para desarrollar una metodología participativa e inclusiva entre los actores que involucren el proceso en los barrios que participen en proyectos sociales.

Objetivos especificos

  • Definir los distintos conceptos que involucren la palabra "diseño" (diseño social, diseño como negocio, co-diseño, diseño participativo, etc)
  • Identificar a los acotes de la población que se pueden ver involoucrados en el proceso de diseño
  • Mostrar las distintas metodologias que ofrecer el oficio para la correcta implementación de programas sociales en el barrio

Discusión Bibliográfica

Se presentan las visiones de distintos autores que tiene una palabra sobre el diseño participativo en comunidades o barrios y otros que defienden el oficio desde las necesidades empresariales y de mercado, las cuales no se centran necesariamente en la realidad y expectativas del usuario y la población en general.

  • Dice María Hidalgo en su libro "Diseño aplicado a iniciativas de Emprendimiento Social", diseñar es, en esencia, crear soluciones, según este concepto, se debe revalorizar el diseño introduciéndole en la sociedad para devolverle su verdadera función social.

“Las soluciones ya no pueden ser más técnicas, sino sociales”,es decir, hacer partícipe a la población en la toma de decisiones y dentro de su espacio, dejar que entren como actores en la teoría de la comunicación". Es decir, asignarle un rol importante en todo el proceso y estrategia comunicacional dentro de su hábitat.

Otro autor que apoya esta versión es Ángela Pinto Rangel en su publicación "Sentidos del Diseño".

“No hay pérdida alguna cuando hablamos de humanizar una empresa o un producto, cuando hablamos de bienestar social, todos somos parte de eso”. Sin embargo muchas veces, cuando el diseñador se desenvuelve profesionalmente en un tipo de mercado meramente empresarial y de negocios, las practicas sociales que involucren al o los clientes no forman parte del proceso de diseño.

  • El co-diseño representa la necesidad de enfocar el oficio hacia un trabajo inclusivo con la realidad de la población que son a quienes va dirigido el servicio o producto. Pero también hay quienes afirman que el diseño puede funcionar como una empresa frente a los requerimientos del mercado ya que ven el diseño como un hecho comercial.

“Nos guste o no, en el mundo en que vivimos hay que transformar al país en producto y, por lo tanto, dotarlo de una marca. A los olvidadizos conviene recordarles que ésta es una sociedad de mercado y, por ello, tal como lo vaticinara el maestro, todo ha devenido mercancía”, afirma el ensayista Norberto Chavez en su publicación El oficio de diseñar. Propuestas a la conciencia crítica de los que comienzan

Desarrollo

Introducción: La estrategia de comunicación

En un mercado que se mueve y se transforma con rapidez y a grandes magnitudes, la profesión del diseño se mueve con ello, y es en este proceso donde van apareciendo distintas oportunidades de ejercer la profesión ya sea en el área artística, publicitaria, comercial, textil, etc. Y dentro de las diferencias que puedan dividir el oficio hay un punto que es igual para todos, tiene que ver con la capacidad de comunicar algo, capacidad que solo el diseñador podria manejar a la perfección y con ello lograr armar una estrategia comunicacional, ya sea, para una empresa, para el cliente, para un barrio, etc.

“Una estrategia de comunicación es una serie de acciones bien planificadas que se propone lograr ciertos objetivos a través del uso de métodos, técnicas y enfoques de comunicación”[1].

Dicho esto, cualquiera sea el encargo del diseñador, este cuenta con objetivos claros a lograr mediante metodologías y distintas técnicas que el profesional crea competentes para lograr aquellas metas planteadas dentro del proceso. Ahora bien, ¿A quienes se incluyen en el proceso de diseño?

El co-diseño y otras metodologías de diseño

Como ya mencionamos anteriormente, el diseñador puede implementar distintas metodologías en su área de trabajo y según sea su encargo. Todo servicio o producto que se diseñe es para otro, para un cliente, usuario, población, etc. En este sentido el co-diseño o Diseño participativo forma parte de las metodologías inclusivas del diseño en la cual hay una participación activa de la población en el proceso para que así el resultado sea el más satisfactorio de acuerdo a sus propias necesidades e ideas.

“Las soluciones ya no pueden ser más técnicas, sino sociales”[2].

Es decir, hacer partícipe a la población en la toma de decisiones, dejar que entren como actores en la teoría de la comunicación. Un ejemplo de esto y una manera de aplicar esta metodología es en espacios donde se agrupan gran cantidad de personas, barrios, comunidades, etc.

Diseño participativo a escala barrial

Ya mencionamos la importancia de hacer partícipe a la población en el proceso de diseño, y visto a escala barrial cobra aún más importancia los métodos de diseño que se pueden ocupar.

El programa Ministerial “Quiero Mi Barrio” es un proyecto social que busca recuperar los espacios públicos y fortalecer las redes de lo vecinos en barrios vulnerables a través de actividades y obras que favorezcan el desarrollo social y físico del barrio, dicho esto, dentro de este proyecto participan distintos actores que hacen funcionar y sustentar el programa en el barrio, el más importante, los vecinos.

El co-diseño se preocupa de hacer jornadas de participación ciudadanas en las cuales se desarrollen actividades para poder canalizar las ideas de los vecinos para mejorar la calidad de vida en su barrio. Mediante las herramientas que el diseñador disponga, los vecinos van opinando y hablando desde su experiencia, expresando lo que ellos creen necesario mejorar.

“Es a partir de estos comportamientos y acciones en el habitar con los espacios y objetos-mobiliario, que los habitantes de los barrios de origen informal, desarrollan de forma individual y/o colectiva en el entorno próximo de la vivienda, un espacio público de uso colectivo, bien sea la calle, la plaza o el parque, al cual se integran los antiguos residentes, los nuevos residentes, los visitantes y los transeúntes.”[3].

Sin embargo existen otros procesos de diseño en la realidad que continúan desconociendo la importancia de considerar las necesidades de las personas, e insiste en proyectar de acuerdo con las normas establecidas y las demandas del mercado aun cuando al establecer las normas tampoco se ha involucrado a los individuos que serán beneficiados con el servicio o producto.

“Nos guste o no, en el mundo en que vivimos hay que transformar al país en producto y, por lo tanto, dotarlo de una marca. A los olvidadizos conviene recordarles que ésta es una sociedad de mercado y, por ello, tal como lo vaticinara el maestro, todo ha devenido mercancía”[4].

En contraste con otras metodologías de diseño en las que el planteamiento de las políticas y el sentir de las personas generalmente han sido asuntos aislados, y en donde no se aprecia el valor de sus contribuciones como seres sociales a los diferentes procesos, surge la necesidad de considerar la transformación del diseño hacia un término más amplio que contenga el ámbito social.

Reflexiones acerca de la participación barrial en procesos de diseño

Sin duda que la participación ciudadana en el proceso de diseño humaniza mucho más los resultados junto con el empoderamiento de los vecinos

“No hay pérdida alguna cuando hablamos de humanizar una empresa o un producto, cuando hablamos de bienestar social, todos somos parte de eso”[5].

Si bien el oficio ofrece una variedad de herramientas y metodologías para el desarrollo de la profesión en el mercado, no todos incluyen al usuario en el proceso lo cual es vital para alcanzar un resultado de mejor calidad y de acuerdo a sus expectativas y no al gusto del diseñador o del encargo.

El diseñador se transforma en un canal, en un puente de información entre los usuarios (vecinos) y la empresa (Programa social). Este rol es de suma importancia para otorgar la sostenibilidad y sustentabilidad del proyecto en el barrio ya que le da responsabilidad a los habitantes sobre su espacio que los identifica como tal.

Dicho lo anterior, el desempeño de un diseñador en equipos multidisciplinarios no muchas veces es considerado, depende del profesional integrarse a la mesa de trabajo. Con la aplicación de procesos participativos puede demostrarse la importancia de un comunicador visual que canalice información de ambas partes para entenderse y hacer la experiencia del proyecto algo satisfactorio para el barrio.

Bibliografia

  1. Paolo Mefalopulos y Chris Kamlonguera, 2008, Diseño participativo para una estrategia de comunicación, Los principios para el Diseño de una Estrategia de Comunicación
  2. Hidalgo Maria, 2012, Diseño aplicado a iniciativas de Emprendimiento Socia, Diseñar es, en esencia, crear soluciones
  3. Claudia Isabel Rojas, Henry Enrique García, 2013, Diseño inclusivo: La participación activa de las personas en las soluciones de diseño, Diseño inclusivo y hábitat en el espacio público
  4. Chavez Norberto, 2006, El oficio de diseñar. Propuestas a la conciencia crítica de los que comienzan, Diseño, mercado y utopía. De instrumento de transformación social a medio de dinamización económica.
  5. Pinto Rangel Angela, 2011, Sentidos del diseño gráfico, “De lo social”, no utópico