Amereida VII, Francisca Rojas

De Casiopea



TítuloAmereida VII, 2do trimestre 2014
AsignaturaTaller Amereida VII
Del CursoTaller Amereida VII
CarrerasDiseño Industrial
Alumno(s)Francisca Rojas

Amereida, Travesía, el regalo, el Presente

Nota 23 ¿Cuántas veces el gratuito juego poético podrá sobreponerse al ánimo de una travesía sin objeto? Creemos que tal sin objeto desvela realmente el continente, su inalcanzable Norte, el que todos llevamos dentro, continente y Norte.


Sin objeto es hacer algo sin objetivo, sin interés, es hacer las cosas por gusto, es ahí cuando nace la gratuidad, y esta hace que surja un modo de habitar en gratuidad .

"La verdadera ciencia y en el arte también, ocurre, acontece y sucede cuando los científicos y artistas operan y obran movidos por la gratuidad, no por el deber, o la obligación, obrando en la gratuidad, surge lo inesperado, lo que nunca se pudo prever en el diseño de los objetivos, lo que se le escapa al cálculo, lo imprevisto, obrar así, permite que surja el regalo y el presente. El objeto está en el futuro, travesía sin objeto, puesta en el presente"

El regalo es lo que deja la travesía en aquel lugar donde marco su viaje, este gratuito gesto es el que los profesores y alumnos dejan en cierto lugar. Es por gusto y amor a lo que hacen, que aparece este regalo.

“Vivir en el presente, vivir en el regalo” Es eso a lo que nos invita amereida, vivir el presente, vivir el regalo, el regalo de vivir, el regalo de obrar, y en época de travesía el regalo de vivir en gratuidad, habitar en gratuidad, regalar por gratuidad, ir a un lugar de américa habitarlo, vivirlo, sentirlo y dejar algo que nos recuerde la experiencia que nos llenó el alma de aprendizajes y experiencias.

"Mantener el rumbo abierto, será un comienzo sin fin como el amor? hacer tal ruta seguir tal rumbo." La hermosura cuenta menos que la ruta, el fin último y superior de toda obra, que es la belleza, es menos importante que la ruta hacia ella. aun cuando consigamos que la belleza sea palpable, es menos relevante que la ruta hecha hacia o hasta ella, la obra no es el objetivo, no vamos en pos de una obra, no es la razón de ser de travesía. Hermosura, armonía, cualquier cosa que se le agregue o quite la hará fea. Inalcanzable norte de cada cual, es equivalente a tener una ruta.. La ruta es solo seguir partiendo siempre, mantener el rumbo abierto. Hacemos travesía para seguir partiendo siempre. Vivimos el presente y hacemos travesía partiendo siempre y viviendo en un regalo.

  • El amor se comienza sin tener el fin por delante. Sino tiene plazo o fin determinado, siempre se seguirá comenzando.

La obra tiene relación con la palabra ocio, hay que estar enteramente abierto para vislumbrar el ocio que necesita una obra para aparecer.

¿no fue el hallazgo ajeno a los descubrimientos — oh marinos sus pájaras salvajes el mar incierto las gentes desnudas entre sus dioses ! — porque el don para mostrarse equivoca la esperanza? ¿no dejó así la primera pasión del oro al navegante ciego por esa claridad sin nombre con que la tarde premia y destruye la apariencia? ¿y ni día ni noche la tercera jornada no llegó como una isla y suavemente sin violentar engaños para que el aire humano recibiera sus orillas? que también para nosotros el destino despierte mansamente desde aquella gratuidad del yerro se abren todavía los grandes ríos crueles de anchas complacencias las montañas solas sobre las lluvias los árboles difíciles dejando frutos en la casa abandonada y aún con otros ¿no buscó el paso su abertura tanteando en la costa como en la noche el ojo su aventura?

¿y no entregó el viento en torno al primer barco su saludo más vasto su inconsolable inocencia sobre las pampas y la dulzura de otro mar blanco inexistente cuya sorpresa guarda la mirada cuando la tierra púdica se entrega?

porque así como el trabajo encubre la mano que se arriesga la seña la verdadera seña miente como el día para salvar de otros usos la noche regalada” y sin embargo escucharon esos extraños la útil y sola melodía del cordaje responder bajo la luz vacía que aún nos llama porque allí el tiempo nace de la guardia


¡ oh desapegos que uno mismo ignora antiguas gentes nocturnas a quienes el peligro abre sus ofrendas y la primera tumba inútil donde con gracia comenzar otro pasado! Qué entre simulacros y fantasmas las gentes de américa sólo imitamos.