Amereida II trimestre. vivir en asombro, S.Cubillos

De Casiopea



TítuloVivir en Asombro
AsignaturaTaller Amereida
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial
1
Alumno(s)Sebastián Cubillos


Vivir en asombro

El contexto americano que se nos expone y presenta como un descubrir en sintonía con nuestra esencia, nos permite analizar desde nuestras experiencias y contacto la forma en que se caracteriza la vida en un habitar.

Nos encontramos sumergidos en nuestra propia existencia cotidiana absorbidos en nuestro preconcepto de mundo, damos al asombro una condición intrascendente, banal, pero es en este donde radica la cualidad humana de prestar atención al mundo de caer en la cuenta de una existencia; el asombrarnos, maravillarnos con el mundo nos permite manifestarnos, dar y darnos cuenta de nuestro ser, cada uno en su individualidad puede manifestarse al mundo desde su impresión abierta y espontanea con las simplezas de este. El taller de américa nace desde este primer momento de asombro con lo nuevo, donde se expone el mundo tal y como debe ser en todo su esplendor sin falsedades al hombre; este en su capacidad de asombro recibe y apropia un sentir americano.


De-volver a la vida

Construir nuestro ser no el hacer, es el sentido de lo propio en el descubrir, en ello Podemos encontrar una base fundamental a la hora de plantearnos ante nosotros mismo y desde allí hacia el vivir, porque el vivir responde a nuestra condición humana de expresarnos en plenitud y libertad; ya que son las experiencias de lo vivido lo que nos define y nos construye a nosotros como seres únicos propios pero colectivos, en esta dualidad de manifestarnos la cual nos permite abordar desde el carácter simple de un goce mundano hasta la complejidad de un satisfacción que transporta nuestra vida a un lugar desconocido.


             “¿Que es la ruta?, es solo seguir partiendo  
                siempre es mantener el rumbo abierto…”


El Miedo del arrojo

Si bien el existir es pertinente a como cada uno de nosotros es o quiere sentirse, en gran medida la actual existencia está condicionada a actos, eventos, deberes injertados en nuestro entorno natural que provocan que el pensamiento colectivo defina el comportamiento personal, y desde allí se funde la creencia del éxito y la costumbre, Este atentado contra lo esencialmente humano hoy por hoy se acepta como lo normal, como lo que debiese ser, pero es al cuestionar esto y aquello al pensar más allá de la comodidad que se nos entrega, que se produce un nuevo abrir una perspectiva innata que nos muestra el camino de metas infinitas que cada uno puede habitar. Al tomar este existir como la base actual de la vida, podemos dar cuenta de cómo el mundo está ciego y a atrapado en las trivialidades del sistema en que se desarrolla, Se puede caer en la cuenta que existe un miedo al arrojó, un miedo al ser como se es, a arrojarse con pasión y ímpetu a lo que realmente importa, el encontrarse a uno mismo, el descubrir en sabiduría y elocuencia el valor del mundo que nos rodea.


              “No es un modo de hacer,  es el modo de ser”


Tal vez vivir

-.Vivir: recordar el futuro tomando al presente sin añorar un pasado que siempre será feliz.- En soledad, es imposible saltar los obstáculos, ya que escalar montañas llenas de tristezas, rodeadas de pobreza es un actuar colectivo. Lograr la meta sin que esta sea una, y que esta no sea más oscura que la vida en tinieblas. Transitar por esta; ser y sentir. No es hasta darnos al encuentro de la sensación de oír al mundo y que una vez ahí, alegrías y risas le den sabor, para no quebrar la conciencia, para aceptar la afrenta que nos muestra la alegría del presente, sin tropezar con lo feliz de lo que ya fue y cuan feliz será lo que nos espera; en este pasar de inmensas piedras que aplastan a los inteligentes, para poner en altar a la vida negra, a seres sin fuerza para enseñar que feliz sería el mundo si no existiera, hoy, mañana, lo que se dejó tras nuestras huellas, dejar de lado lo que hoy cuentas porque no pasará de solo ser, aparentar la vida, aparentar ser feliz.

                 hay que tener esperanza.
Soñar jamás ha nombrado.
Un lugar único en el mundo.
Con eso basta.


El goce del mundo está en maravillarse en adentrarse en lo desconocido, ver desde otro punto de vista, ver desde lo externo; entrar en el mundo del detalle, encantarse con el mundo y como este se ofrece a tus sentidos, disfrutar naturalmente sin prejuicios y preconcepto, es decir, vivir y disfrutar el presente, el regalo de lo nuevo.