Amereida Clase 2 / La certidumbre no pertenece al Oficio

De Casiopea



TítuloAmereida Clase 2 / La certidumbre no pertenece al Oficio
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Nicolás Molina

La ciencia y el arte son oficios originales, que han acompañado al hombre desde que este ha sabido valerse ante un mundo lleno de complejidades y espacios por descubrir, siendo más que oficios, lo cotidiano llevado a un nivel de desarrollo en que se ha logrado tener un dominio de lo que se hace, llegando a aportar directamente al progreso humano.

Como bien se dijo en clases lo que ambos comparten es el asombro, esa incalculable relación con lo nuevo. Abarcar desde el presente y con ello salir en la búsqueda de la realidad es una situación que requiere de coraje para quien la cumple. Desde ya, si decidimos llamarle científico y artista a quienes llevan a cabo estos dos oficios, también debemos llamarlos como los verdaderos descubridores del mundo.

En su motivo de traer acá la realidad cada disciplina ocupa un método diferente para abrirse camino, es en este punto donde aparece la potencia de lo distinto. Cómo lo expuesto del arte y su expresión, y lo delicado y leve de la ciencia se juntan en una potencia que se funda en la apertura, curiosidad primigenia de saber quién soy, de donde vengo y hacia dónde voy.

Es con lo último que nos damos cuenta del rasgo de estos dos oficios, asociado a un sentimiento de la vida como lo propio. Amor al ser humano, valoración del hombre como un ser pensante complejo que es capaz de adaptarse a los cambios que la naturaleza le impone.


“El sufrimiento del hombre no se debe a la falta de certidumbres, sino a la de la confianza. Hemos perdido la confianza en el mundo, y como perdimos la confianza queremos control, y como queremos control queremos certidumbres, y como queremos certidumbres no reflexionamos.” Humberto Maturana.