Amereida Angeles Muñoz

De Casiopea



TítuloTaller de Amereida IV Angeles M
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Maria de los Angeles Muñoz

CLASE 1

La poesía abre lo original

Que significa que la poesía abre lo original? Que la poesía abre una concepción del mundo, abre el pensamiento en un mirar mas allá de lo que se ve porque incluye la imagen del pensamiento y la expresa en una palabra – palabra del sentimiento interior - un sentimiento estético. La poesía pienso que abre a través del sentimiento estético, un acto, un acto lleno de contenido formal porque logra nombrar de manera personal unas realidad visible.

Si tomamos a Vicente Huidobro en su monumento al mar; descubrimos América, esa América descubierta desde el corazón, la América amada.

“… He aquí el mar, el mar que se estira y se aferra a las orillas el mar que envuelve las estrellas de sus alas el mar con su piel martirizada y los sobresaltos de sus venas con sus días de paz y sus noches de histeria.

Y al otro lado qué hay al otro lado Que escondes mar al otro lado El comienzo de la vida largo como una serpiente O el comienzo de la muerte mas honda que tú mismo Y mas alta que todos los montes… He ahí el mar El mar abierto de par en par He ahí el mar quebrado de repente Para que el ojo vea el comienzo del mundo…”

El mar construye el borde de la extensión americana y su original, quiebres y bahías – lo propio de cada lugar.


CLASE 2

El umbral de lo abierto.

El hallazgo de la voz de Godofredo en una clase – regalo que es puro presente. Umbral abierto porque nos permite aventurarnos en el rostro de América a través de la palabra poética. Abierto como el pacifico en Valparaíso que se abalanza hacia el mar. “La ciudad que se contempla a si misma” a partir del umbral abierto que es el plano luminoso del Pacifico. “Cuando conocí el mar, conocí la tierra, la Iglesia de Valparaíso que desde el amanecer hasta las 5 de la tarde luchaban con el mar”. Alberto Cruz

“Amereida es esto: el mar interior de América… Esto lo dice Amereida después de su propia travesía: mientras no se revele el Océano Pacífico, el Mar Interior no se va a revelar nunca. El uno por el otro, el Pacífico por el Mar Interior y el Mar Interior por el Pacífico. América va a adquirir mundialidad sólo por el Pacifico.”

                                                                                                        Godofredo Iommi 

El umbral de América es el Pacifico abierto que construye su borde, el borde del mar interior. Es el plano luminoso que lo une y conecta con el resto del mundo y por el cual fue descubierto. Es el horizonte que lo orienta con la salida del sol y su atardecer desde donde el cual desaparece de manera única cada día después de 10 hrs de un espacio entre de la vida, donde se da cabida a descubrir esa América.


CLASE 3

Audentes fortuna iuvat – “La fortuna sonríe a los osados”

(La Eneida de Virgilio)

Lo nuevo como experiencia nos enfrenta a numerosos y muy distintos desafíos que sólo algunos gustan de enfrentar. Cuando significante y significado varían, nos vemos enfrentados a lo no convencional. Dificultad para reproducir el mensaje y comprender. Experiencia de lo desconocido, presencia de lo nuevo, deseo de conocer, apropiar y “nombrar”.

Pero ¡Alto! Cómo enfrentar lo nuevo, cómo desprendernos de nuestras categorías y abrirnos a otras desconocidas, ¿Se debe? ¿Se puede? Apropiación versus contemplación. Lo hago mío, lo transformo. Lo dejo libre, lo admiro. Amor posesivo, amor desinteresado… “¿No fue el hallazgo ajeno a los descubrimientos?! ¡La Sorpresa de lo nuevo! Ante lo nuevo, nos llama la atención el respeto y la humildad del observador. Ante lo nuevo actitud de contemplación, ante lo nuevo entrega y apertura desinteresada. Ante lo nuevo asombro, sin juicios, sin prejuicios para contemplar el rostro real de nuestro objeto, de nuestra América, para acercarnos a Amereida.


CLASE 4

Microcosmos

En el afán de llevar las experiencias al límite, de conocer lo que nadie ha conocido, de dominar la naturaleza en fin, en el afán de conquistar el mundo, ese “macro mundo”, nos hemos alejado tanto de nuestro propio yo, que finalmente, la tierra más desconocida, el lugar más olvidados e inhóspito puede llegar a ser nuestro propio corazón, el “microcosmos”. ¿Quién invita al hombre de hoy a ahondar en el misterio de su propio ser? ¿Quién invita al hombre de hoy a contemplar, explorar y conquistar las desconocidas tierras de su propia identidad? ¿Cómo nos acercamos, como enfrentamos “lo nuevo” que hay en nosotros mismos? El resultado de los avances de este mundo y la relación del hombre con sus propios logros nos hacen presagiar que en la medida en que este se dedica más en explorar y conquistar el macrocosmos, más se aleja de la conquista interior del microcosmos, su propia alma. Y ese, es el gran desafío. El gran desafío que crea identidad y carácter, el gran desafío que define al hombre no sólo que sobre vive, si no que vive en la América de hoy. Al hombre que verdaderamente conoce, que conoce y aprende desde adentro hacia afuera, el hombre que crea, el hombre que es capaz de contemplar. El mundo de hoy, sumido en el relativismo y la incertidumbre, precisa de un nuevo hombre dueño de su propio corazón, conocedor de los misterios de su propio ser, un hombre libre de las ataduras de lo vertiginoso del tiempo, de los alienante del quehacer veloz y sin sentido, que sea capaz de explorar y conocer el mundo desde su propio corazón, respetando, amando.


CLASE 5

Lo abisal.

Límite sin fondo, amplio, de aparente caída libre. Hechos incomprensibles, modificadores. ¿Intervenir? Nuestra América está siendo permanentemente acontecida por este tipo de sucesos. Son parte de ella, no la modifican, la constituyen, por eso los respetamos, también los contemplamos, observamos, damos cabida al trance dentro del espacio dinámico de permanente creación y cambio. Permanente creación y cambio, algo propio de América y que nos permite construirla. Tan cambiante como sus climas que van de Polo a Polo. Como su gente que reúne todas las culturas. Lo variante de América es su riqueza, su posibilidad de creación.

Caritas urget nos por nuestra América. Que sea ese el impulso del corazón, el impulso que lleve a la observación, a la acción, a la intervención. El impulso a abrazar lo incomprensible, lo abismal de América, que no es poco, que está siempre presente y que toma formas tan variadas de las cuales podemos ser testigos directos, observar y “aprehender” con un lápiz y un papel.


CLASE 6

La condición poética tiene la voz

Que significa tener voz? Que es la voz? Una señal - una transmisión, es tener algo que decir y decirlo. Al tener algo que decir soy capaz de nombrar y ese nombrar finalmente construye. Construir a través de la palabra. Porque puedo construir a través de la palabra? Porque la palabra declara – toma algo de lo que ve como si hiciera visible algo de lo que ya se ve. Le da cuerpo, espesura al regalo concreto de lo que veo. Podríamos decir que la voz es una espesura, espesura de la creación, que espera que la palabra poética la nombre, la contemple, la formule, le regale la voz. América entera grita que le den voz.

CLASE 7

La poesía abre la ventana a lo desconocido

La poesía abre la ventana a lo deconocido, nos deja ver, permite entrar y salir, nos da herramientas para movernos en el abismante espacio desconocido. ¿Cómo se descubre América? ¿Cómo se construye? Lo visto, lo observado es más que la palabra que lo define. Mirar las cosas de frente, decir las cosas por su nombre, nombrar en la libertad del lenguaje poético para abrir el mundo y no cerrar en categorías estáticas, para dar peso a la existencia de las cosas, contener y aprehender realidad. Inmortalizar experiencias, espacios, realidades en la libertad de la palabra y el lápiz, en la libertad de un dibujo poético o de un poema dibujado. Abrir el mundo a preguntas inexistentes, dar a conocer lo desconocido, lo oculto, lo que está detrás de las apariencias de las cosas, de las categorías convencionales.


CLASE 8

Don, encontrarse con lo que no he buscado

Don por Don. El regalo implica gratuidad e impulsa a la reciprocidad, a la gratitud y a la devolución del don enriquecido y potenciado. América como regalo, como descubrimiento de lo nuevo, como un abrirse de a poco al don, impulsa e impulsará finalmente a una entrega gratuita y desinteresa en gratitud por el inesperado regalo recibido, por medio del pacifico. De que manera devolvemos de manera gratuita a esta América el regalo de su ser de polo a polo? Al contemplarla, al recorrerla en su inmensidad, al caminarla, respirarla y apropiarla con el ojo y la mano. De esta forma nos invita a ser siempre de nuevo descubierta, a ser siempre de nuevo recibida como un regalo para generar en cada corazón la gratitud y el deseo de donarse de manera gratuita. América necesita ser descubierta una y otra vez, descubierta en sus cambios deseosos de la conquista de la observación, deseosos de la riqueza de la experiencia y deseosos del trabajo que implica devolver la mano.