Ambito

De Casiopea

PRE-TRAVESIA

                                          Encuentro Tropidelico, recaudación de fondos travesía

En la pre - travesía se propone el concepto de la negritud como luz que guiará nuestro viaje. Comenzamos ,como ámbito, a adentrarnos en la cultura afro en América, para intentar descubrir nuestra herencia oculta. De esta manera, nos hicimos conscientes del desconocido, punto de partida para dar el salto hacia la construcción de lo que seria nuestra experiencia de travesía. Durante este tiempo pudimos construir un cuerpo de taller empoderado, que trabajó comprometidamente por construir la travesía que todos anhelábamos, ya que tanto la gestión de la ruta como el destino estuvo a cargo de nosotros desde su origen. Los trabajos grupales, la experiencia de obra en la ciudad abierta junto con las extensas jornadas de trabajo en la escuela nos regalaron la oportunidad de conocernos y ser capaces de reconocer el valor de cada cual al momento de enfrentarnos a un encargo común. De esta manera fuimos afortunados al poder partir esta travesía como un cuerpo de taller consolidado.Para esto fue fundamental saber los anhelos individuales, los cuales fuimos dilucidando a través de actos basados en el compartir, donde cada uno pudo extender su interioridad y hacer propia la del otro, y de esta manera generar una intimidad de taller.

En vista de todo esto, como ámbito, nos encargamos de recoger esta experiencia común y traslaparla con nuestro origen como estudiantes de esta escuela y nuestro ser americano. Fue entonces cuando comenzamos un exhaustivo estudio acerca del fundamento de la escuela, desde la influencia que el surrealismo europeo ejerció sobre ella y como poéticamente se construye hasta llegar a las travesías. Por otro lado, el concepto de la negritud nos lleva a estudiar la llegada de los esclavos a América y a analizar el sincretismo de éstos con nuestros pueblos originarios y los conquistadores, rescatando la historia y lo que existe hasta el día de hoy. El origen del concepto negritud nos transporta a Francia y al Orfeo Negro de Sartre, el reconocimiento de la raza negra y su repercusión en Brasil a través de sus movimientos vanguardistas, la Antropofagia y el Tropicalismo.

Rescatamos que el empoderamiento de la cultura negra se hizo a través de la cultura y las artes, donde Abdías do Nascimiento, poeta que perteneció a la Santa Hermandad de la Orquidea (Grupo de jóvenes poetas al que Godofredo Iommi también perteneció) y que fue clave en la reveindicación de los derechos de la raza negra en Brasil. El estudio canta el lugar de destino, un quilombo, Campinho da Independencia, una comunidad afro ubicada en la mata atlántica brasilera. Saber cual era el lugar que sería nuestro punto medio del atravesar, dirigió nuestros quehaceres y quereres. Cada grupo comenzó a trabajar en abrir las oportunidades que se nos presentaban al ir adentrándonos en esta realidad todavía distante.De esta manera generamos el vínculo de nuestro taller con la comunidad. En medio de todo esto, como ámbito, consideramos importante acercar todas estas dimensiones al taller, y para esto creamos una carpeta que recopilaba y daba cuenta de tres dimensiones de la travesía: aquello con lo que se partía, aquello que se atravesaba y con lo que nos íbamos a encontrar. En ella intentamos transmitir a todo el taller todas las relaciones e información relevante para partir con una base común a la travesía. Ésta era común para todos y en la portada se distinguía con un símbolo adinkra. Con todo esto dimos inicio a nuestra travesía, rumbo al mar interior americano.

Ambitocartagantt.jpg


Ambitocartagantt2.jpg

TRAVESIA

                                        Actos poéticos 


Esta travesía se realizó al cobijo del presente. Cada día tuvo su regalo, el cual modificó el acontecer cotidiano, dejando los presupuestos y cartas gantts dispuestos ante la sorpresa del viaje.

Comenzamos viajando cuatro días en bus, donde el estar compartiendo día y noche nos despertó el entusiasmo por vivir todo lo que se nos presentaba. Conformamos un cuerpo de taller manifestado en nuestro hogar móvil: el bus. Cada parte de este cuerpo cumplía una función, cada cual aportaba un valor al total y permitía que la travesía se moviera y tuviera un ritmo y formas claras.

Una vez llegados a nuestro destino nos enfrentamos a una nueva manera de co-existir: armar campamento, experimentar celebraciones, adquirir un ritmo constante, comenzar la obra, reconocer el lugar y sus habitantes, complementarnos con ellos y conformar una nueva comunidad entre el habitante y visitante, etc. fueron algunas de las cosas que marcaron nuestra experiencia. Los actos surgieron, en su mayoría, a partir de lo que iba aconteciendo en nuestra vida, lo calculado adquirió un nuevo orden, el hallazgo se encontró con lo que traíamos y nos permitió intensificar la experiencia común gracias al regalo del presente. En este ámbito, surge la ronda como una forma espontánea de reunirnos. Sin preveerlo, nace a partir del encuentro de nuestros cuerpos, una forma que permite conectarnos fisicamente con el otro y asimismo mirarnos unos a otros, enfrentarnos en nuestra realidad y poder vivenciar juntos lo que se nos presenta.

El sonido es fundamental en todo momento, el nos acompaña para dar cuenta del ritmo, el pulsar de un lectura, el latir de un tambor o aplauso, etc. Jugamos con las fuentes sonoras, se cruzan, se mueven, se repiten, se traducen; Aparece lo estudiado a través del juego y la experimentación con él. La mata atlántica nos regala el ritmo mayor, la base, con su densa complejidad de follajes, todos sus corredores son amplificadoeres de los sonidos naturales de la selva, dejándonos inmersos en su magnificencia y supeditados a su pulso.

Gracias a los actos realizados, pudimos encontrarnos profundamente con el lugar, con la comunidad y con nosotros mismos. La poesía fue dándole forma a nuestro viaje y sentido a los momentos que podrían haberse perdido, fue nuestra re-apasionadora y la que nos mantuvo el norte claro. Luego, de vuelta, otros días más de bus dan cierre a nuestro viaje común en busca de develar América. Ellos fueron la pausa contemplativa y la explosión eufórica que pudo dar cuenta por última vez del cuerpo fuerte y claro que construímos durante toda esta experiencia de travesía (tanto antes como durante). Lo espontáneo surgió y celebró nuestro compartir y existencia, nosotros nos regalamos al presente y nos dejamos llevar por el hallazgo.

Nos sentimos tremendamente agradecidos de la travesía que pudimos gestar y recibir. Superó todo lo que alguna vez imaginamos, siendo constantemente sorprendidos por la extraordinaria belleza de todo: la naturaleza, las circunstancias, la gente y su calidez, la obra, la comunión, el viaje, etc. Hubieron imprevistos, claro, pero pasara lo que pasara, todo siempre estuvo bien.




ACTOS POÉTICOS

Acto de partida

A1.png

En este acto hicimos la entrega de las carpetas al taller, cada carpeta lleva un símbolo adinkra cuyo significado será la luz que acompañará a cada uno de nosotros durante la travesía. Para la entrega reunimos al taller en círculo en el patio de primero y, con los ojos vendados, comienzan las siguientes lecturas: primer poema de la carpeta “uma coisa sensacional aconteceu comigo..” Abdías do nascimiento símbolos adinkras Al término de las lecturas se quitan las vendas y cada uno procede a recoger la carpeta que se le ha dejado al frente. A continuación cada uno lee en voz alta el significado del símbolo con el cual aportará al taller durante la travesía.

Juego de salud en Córdoba

A2.png

En una plaza ubicada en medio de calles, nos reunimos en círculo y comenzamos una liberación del individuo a través del despliegue corporal, para así comenzar a contruir un solo cuerpo de taller.


Lectura en el bus

A3.png

En un acercamiento al contenido de la carpeta, elegimos el tema de la negritud y lo abordamos a través de Aime Cesaire.

‘‘Abandonáse estremecidos, a la escucha de toda cosa, ignorantes de la superficie, pero absortos en el movimiento de toda cosa. Despreocupados de contar, pero jugando el juego del mundo. Verdaderamente, los hijos mayores del mundo... carne de la carne del mundo, que palpita con el movimiento mismo del mundo.’’

Se hace un brindis con vino chileno para armonizar el viaje.



Asado con pipa de la paz/ Paraguay

En Paraguay nos reciben con desmedida hospitalidad y el cuerpo de taller de despliega entre las duchas, piscina, la pichanga y el posterior asado, donde la pipa de la paz protagoniza nuestro ánimo. Cerramos la jornada con el regalo de la cueca para nuestros anfitriones.


Acto del encuentro con la extensión

A5.png


Nos reunimos en ronda en una apertura de la carretera y con los ojos cerrados recorrimos la cuneta tomados de las manos, desplegando la ronda linealmente y haciendo estaciones en donde se hacían lecturas. Primer encuentro a ciegas con la extensión. Cuando el cuerpo de taller queda totalmente extendido en este borde, se revela la extensión de golpe, y la vivenciamos como un cuerpo para registrarlo en la carpeta.

“hijos del sol, madre de los vivientes encontrados y amados ferozmente, con toda hipocresia de la nostalgia, por los imigrados, por los traficados y por los turistas. En el país de la gran serpiente. Fue porque nunca tuvimos gramática, ni colecciones de viejos vegetales. y nunca supimos lo que era urbano, suburbano, fronterizo y continental. Perezosos en el mapamundi de Brasil”

Manifiesto antropofago/Oscar Andrade

Acto Sao Luis do Paraitinga

A6.png

“Al temple humilde de las fuentes/ primeras/ a casa bella y desconocida/ a las esplendidas lenguas/ de caras y robusta consciencia/ que en la oscuridad radiante/ celebran gozosas/ claridad casta o preciosa/ aventura.’’ (poema escrito en la obra)

Nos ubicamos en la obra de San Luis de Paratinga entre los pilares quedando formados en dos frentes, desde allí cada uno grita la palabra que representa el estado de la travesía hasta el momento. La fuente sonora recorre la obra, construyendo el movimiento por medio de la voz, luego se cierra el acto con un padecer la obra en procesión, como un solo cuerpo.

El poeta debe ser itinerante de la poesía. Debemos recogerlo todo, nuestros temores y nuestras esperanzas, nuestros impulsos y nuestros desfallecimientos, y partir por los caminos para crear allí anti-sueños.

“Recibamos todos los influjos de vigor y de ternura real. Y en la aurora, armados de una ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades”. [9] Para nosotros toda la realidad insólita y todo maravilloso cotidiano; las vigilias, las iluminaciones y aún los doblegamientos del espíritu. Todo está allí, en la aventura poética. Nos hace falta verdaderamente “cambiar de vida” para cambiar la vida. “Tener ganado el paso” significa no perderse, permanecer fieles y obedientes al acto que nos ha consagrado. Sé bien que hay muchas maneras de ser poeta. Pienso en ciertos escritores. Pienso también en ciertos buscadores de lo desconocido. Pero hablo de poetas de poemas, como lo soy yo y como lo son muchos otros. Me atengo a mis límites y es a mis semejantes a quienes hablo, y a mis semejantes a quienes llamo. (Poema y poesía/ carta del errante, Godofredo Iommi)

Acto de llegada a Campinho da Independencia

A7.png

La comunidad nos recibe con la fiesta del Orgullo Negro en el quilombo. Fue nuestro primer encuentro con la gente del lugar, con sus ritmos, el baile y las caipirinhas. Al término de la jornada nos tomamos de las manos bajos la lluvia cantamos, bailamos y nos abrazamos, acto espontáneo que nace de la euforia de la llegada.

Acto de las mujeres

A8.png

En este acto buscamos encontrarnos con la naturaleza femenina. Fuimos despertando nuestra esencia en una procesión por la selva, entre más profundo penetrábamos por el sendero, más nos uníamos en la tonada Akutumbele, arrullo africano que recibe a los recién nacidos:

A82.png

Akutumbele akutumbele, melele melele

Melesimi melesimi, simimi simimi

Simisaya simisaya, sayaya sayaya

Sayabutu sayabutu, bututu bututu

Butukunda butukunda, kundala kundala

Kundaleli kundaleli, lelila lelila

Lelimanga lelimanga mánganga mánganga

Mángaga o, mánganga o , mánganga o, mánganga o

O mileiko o mileiko.

La comunidad nos escucha y tímidamente se hace parte de esta ronda, que espontáneamente adquiere movimiento y ritmo corporal. Luego de esta comunión preliminar, reunimos a los hombres y visitas del quilombo en el campamento. El lugar fue decorado y las mujeres adornadas con flores y vestimentas coloridas. En la expectación, los hombres fueron vendados y agrupados en la oscuridad. Creamos una atmósfera que emulaba el viento, a través de botellas que de a poco fue envolviéndolos hasta que la ronda de mujeres los encierra en un canto que aparece, primero tímido y suave, pero que progresivamente con fuerza, los va dejando expuestos y contenidos en la oscuridad. El canto apela a esa sensibilidad que todo ser humano acoge en su interior, es un primer recibimiento en este mundo, enfrentarnos a este nuevo y desconocido en la calidez acogedora de la mujer. Luego el silencio, minutos de incertidumbre y la siguiente lectura:

Mujer desnuda, mujer negra vestida de tu color que es vida... mujer desnuda, mujer oscura fruto madura de carne prieta, sombreó extasis de vino negro... y nuestra blancura nos parece una extraña blancura descolorida que impide a nuestra piel respirar: una armadura blanca, gastada en los codos y en las rodillas, bajo la cual, de poder quitarnósla, encontraremos la verdadera carne humana, en carne de color de vino negro. nos creemos sustanciales al mundo, los soles de sus cosechas las lunas de sus mares, solo somos las bestias de su fauna. (Orfeo negro, Paul Sartre)


Mi negritud no es un pedruzco, su sordera avalanzada sobre el clamor del día mi negritud no es una nube de agua muerta sobre el ojo fenecido de la tierra mi negritud no es una torre ni una catedral se sumerge en la carna rojiza del sol se sumerge en la carne ardiente del cielo taladra el agobio opaco en su ardiente paciencia (Orfeo negro, Paul Sartre)

Acto en Paraty

A9.png

En el borde costero de Paraty nos disponemos paralelos al Atlántico frente a nosotros un largo de papeles de colores nos invita a recoger nuestras observaciones y hacer una como cuerpo de taller. Comunicación y observación grupal espontánea, nace desde lo existente.


Acto de la rueda de Jongo

A10.png

Tambor guía de la comunidad y un acompañante de nosotros. Se arman dos rodas, una pequeña interna de ellas y una grande externa de nosotros, nos presentan su baile y nos invitan a bailar con ellas conformando una roda común mayor que esplende de alegría.


Acto Inauguración de la obra

A112.png
A111.png

En el centro de las obras, se reúnen tres mujeres que juntas prenden una antorcha que representa a las tres fundadoras de Campinho da Independencia, cada una de ellas se ubica en una de las obras, y el cuerpo de taller junto con la comunidad se disponen para una procesión de tres estaciones en la que cada uno portaba una vela. Esta procesión es guíada por la musica de Eiliv en el violín. Feria de artesanías: (lectura) Plaza de homenaje a Abdías do Nascimento Mirador (lecturas) Para cerrar la procesión se realiza el juego del ritmo donde cada uno realiza un sonido en armonía a un ritmo base, hasta que juntos armamos una sola melodía, una sola voz, en agradecimiento a la comunidad que nos recibió y permitió realizar este regalo. Con este juego, damos cuenta ritmicamente (armonía) del cuerpo construído por el taller en travesía junto a la comunidad de campinho. Posteriormente realizamos la celebración/banquete de la obra.

Acto con el Atlántico

A12.png


En una parada en Uruguay, nos bajamos del bus y en un despliegue corporal exaltado bailamos bajo la lluvia, y nos encaminamos hacia la playa para encontrarnos con el Atlántico, el otro mar.

Acto de la laguna

A13.png


En el último día de viaje, antes de llegar a Chile, nos detuvimos en Argentina Lujan para realizar la última reunión como cuerpo-taller durante la travesía. Frente a una laguna, el taller se extiende en este parque durante la tarde, disfrutando de la extensión y del agua. Se cierra la jornada con asado ambientado con risas, conversaciones y música.